Los coptos y el ejército egipcio

La primavera árabe fue el gran acontecimiento mundial a principios de este año. Cayeron los dictadores de Túnez, Egipto y el coronel Gaddafi ha perdido el poder en Libia sin saberse su paradero. No fueron revoluciones contra Estados Unidos, contra Israel o contra Europa. Los movimientos nacieron de dentro y el ejército no los reprimió como es el caso de Siria.

Manifestación copta con cruces en El Cairo

El problema es cómo va a canalizarse aquella explosión social en contra las dictaduras. En Egipto fue el Ejército el que inclinó la balanza en contra de Mubarak y a favor de los manifestantes. Es el mismo ejército que ha controlado el país durante más de medio siglo. Y es el Ejército el que va a supervisar el proceso electoral que va a abrir las urnas en las próximas semanas.

La incógnita sobre si la transición sería democrática, de corte occidental, ha planeado sobre los observadores internos y externos de la política egipcia. Los enfrentamientos entre cristianos coptos y la policía se saldaron el domingo con 24 muertos. Los cristianos coptos, que constituyen el 10 por ciento de la población egipcia, se han sentido marginados desde la caída del dictador Mubarak. Hace unos días se destruyó una iglesia copta cerca de la presa de Hasuan con el pretexto de que no cumplía los requisitos del urbanismo local.

Evidentemente, fue un pretexto para fomentar un sentimiento anticristiano que se ha recrudecido en los últimos meses. El domingo se organizó una manifestación de protesta ante la sede de la televisión nacional. Había también musulmanes. La protesta adquirió un aire de confrontación con las fuerzas armadas que se precipitaron con tanques contra la multitud y dispararon a matar. El primer ministro Essam Sharaf lamentó los incidentes y señaló manos nacionales y extranjeras para desestabilizar Egipto. La reacción del ejército fue desproporcionada. Muchos cristianos creen que hay una corriente de simpatía entre los radicales islamistas y elementos de las fuerzas de seguridad.

Los manifestantes exhibían cruces en las protestas. El gobierno tiene que asegurar que las elecciones serán limpias y ha de garantizar el derecho de las minorías como es el caso de los coptos que son tan egipcios como el primero porque están en los bordes del Nilo desde los primeros tiempos del cristianismo.

Egipto es el lugar de nacimiento de los Hermanos Musulmanes, un movimiento que ha intentado hacerse muchas veces con el poder en el país y que ha sido controlado por Nasser, Sadat y Mubarak. El peligro está en que este movimiento intente rematar la revolución con un régimen de corte coránico y que no acepte una democracia abierta y libre.

Si estas confrontaciones no se controlan, Egipto podría entrar en un período de guerra civil larvada. El gobierno, el gran imán de Al Azhar, los dirigentes coptos y los militares intentan tranquilizar los ánimos con el slogan de que todos somos egipcios. Sería un desastre que las revoluciones de la primavera árabe derivaran en confrontaciones que podrían conducir a un régimen totalitario religioso.

5 comentarios

  5 comments for “Los coptos y el ejército egipcio

  1. dogbert
    11/10/2011 at 00:10

    Leo un informe de «Transparencia Internacional España» titulado «Transparencia, Corrupcion y estado de Derecho».
    España tiene el «honor» de ser uno de los tres paises europeos (junto con Chipre y Luxemburgo) que no tiene una Ley de Acceso a la Informacion Publica.
    Esto como lo llamamos? democracia?. No.
    Es del todo necesario impulsar la tranparencia y la rendicion de cuentas en España.
    De todo, singularmente de lo publico, de lo de Vd. de lo mio, de lo de todos.

  2. dogbert
    10/10/2011 at 23:40

    Lo de «Regimen totalitario religioso» que remata el articulo del Sr. Foix, me suena.
    Claro que ahora estamos en el Siglo XXI y son tiempos de otros totalitarismos como el financiero que ya ni siquiera es sutil.
    Salir a manifestarse cruz en mano por mucha primavera poltica que pueda haber habido, tambien tiene su cosa.
    Es paradojico pero estamos volviendo a la tribu, a la etnia, a la religion como enfrentamiento, como bunker, como boomerang al fin.
    Es sorprendente.
    El decrecimiento general inexorable debe resucitar tambien aquella doctrina Estrada, que resumida asi pelin a pluma gruesa venia a decir de que cada cual se ocupe de su casita (estado o region) y que el futuro ira fluyendo segun los intereses y deseos de los afectados.
    Y mire Sr. Foix se viene una republica coranica en Egipto que hi farem.

  3. Paqui Doblas
    10/10/2011 at 20:17

    lo de los centros religiosos que no cumplen la normativa de urbanismo me suena mucho. Parece que en todas partes cuecen habas. ¿Insinua acaso el señor Foix que en Catalunya, los políticos que no permiten el funcionamiento de las mezquitas es para crear un sentimiento antimusulmán?

  4. 10/10/2011 at 19:58

    Sr.Foix: He visto recientemente un documental sobre la muerte de Anwar el-Sadat, por lo visto estaba condenado por muchos hacía mucho tiempo, tenía más enemigos de los que uno se puede permitir, dentro y fuera de su país…

    http://www.youtube.com/watch?v=rhu-YgCyPz4

Comments are closed.