O crecer o agonizar lentamente

Angela Merkel, ideóloga de la austeridad

Europa vive momentos frágiles que pueden deshacer el camino andado en los últimos sesenta años. Todo parece deslizarse hacia el descontento, el miedo y la desconfianza. Se fragmentan los parlamentos, aparecen partidos extremos, entran conceptos populistas y xenófobos en todos los niveles de las administraciones.

Las crisis de calado como la que está recorriendo Europa afectan transversalmente a todas las sociedades y todos los sectores. La austeridad se aplica con criterios homogéneos sin tener demasiado en cuenta la situación de las personas. Aumentan peligrosamente las bolsas de pobreza y disminuyen las posibilidades de volver a empezar proyectos personales y colectivos. Estamos atravesando una frontera invisible entre un pasado de éxitos políticos y sociales y un futuro cargado de incógnitas. Venimos de un largo periodo sin guerras entre los países que por primera vez en muchos siglos han olvidado sus diferencias para unirse con su propia identidad y cultura en un proyecto común.

Aunque la situación sea extremadamente compleja, hay que pensar que lo era mucho más cuando Europa surgía de sus cenizas tras dos guerras mundiales sanguinarias y sembraba las semillas del perdón, la solidaridad y la construcción de sociedades prósperas y libres. De aquel grito silencioso pero elocuente de ¡basta! entre Adenauer y De Gaulle surgió la futura unidad europea que estaba desgarrada.

Es inútil hacer vaticinios sobre cómo se enderezarán los problemas europeos. Pero en 2013 se va a reconstruir la Unión Monetaria y Económica para que sea irreversible. Eso es lo que está en las agendas de Alemania y Francia, a pesar de los criterios dispares entre Merkel y Hollande.

Se ha aprobado la unión bancaria europea y la integración presupuestaria. Alemania ya se está dando cuenta que su política de austeridad extrema afecta a sus índices macroeconómicos y habrá que volver a aquel capitalismo social de mercado que impulsó el canciller Erhard. O crecer o someterse a una agonía lenta.

Habrá que estar a la altura del momento pensando en la Europa de las personas que sólo será posible si las instituciones reciben el impulso regeneracionista de los políticos y gobiernos de la Unión. No se trata sólo de buenos deseos. Si Europa se resquebraja desde arriba, los conflictos y tensiones se multiplicarán desde abajo y volveríamos a las andadas.

Publicado en La Vanguardia el 25-12-2012

 

 

6 comentarios

  6 comments for “O crecer o agonizar lentamente

  1. panolian
    26/12/2012 at 01:24
  2. Ramón
    26/12/2012 at 00:52

    Hoy sale una entrevista en LV, de un asesor de Usa que dice que solo la Merkel tiene un plan….creo que su plan tiene sus riesgos, pero si no es su plan (union monetaria,fiscal,economica y bancaria) que otro plan hay ? Una desmembración de Europa. Esto no le interesa ni a china ni a Usa, portanto el plan de Merkel seguira adelante….el problema es el encaje con los paises del sur muy endeudados y poco industrializados….la solucion es reindustrializar estos paises con filiales de sus empresas alemanas….en caso contrario hay alto riesgo de colapso europeo

  3. 26/12/2012 at 00:35

    Muy buen artículo pero siento discrepar con la idea «unirse con su propia identidad y cultura». El único lazo de unión europeo es el monetario y todos sabemos dónde nos está llevando. Pienso que tenemos una Europa bonsái porque han cortado sus raíces.
    @dioniseducation

  4. 25/12/2012 at 22:11

    Sr.Foix: La Canciller Merkel hace tiempo que se me cayó del burro, de sus actuaciones transpira un olor a revanchismo histórico que empieza a molestar hasta en su mismo país, sus acciones parecen decir, » ya que yo lo pasé mal en su momento en la Alemania del Este, ahora os toca a vosotros probar qué es no tener ni para encender la calefacción»…

  5. Jordi P.
    25/12/2012 at 22:10

    M’ha agradat la idea que expressa el Sr. Foix «d’unir tots els pobles d’Europa en un projecte comu, cadascun amb la seva pròpia identitat i cultura». Si es respecten les identitats de tots els pobles (també del poble català) i ens unim amb projecte comu, serà mes fàcil sortir de la crisi actual. Les guerres europees foren produïdes per no respectar la justa independencia dels pobles veïns. La pau només pot venir del respecte a les persones i als pobles.
    Un magnífic missatge pel dia de Nadal!

Comments are closed.