Las lenguas no se pelean

Idiomas, el pasaporte paraa el mundo

Idiomas, el pasaporte para el mundo

Las lenguas no se pelean, sino que hablan, comunican, se prestan palabras y tratan de entenderse, se traducen entre ellas y no quieren imponerse. La lengua es lo más íntimo de cada uno y sale del interior con la mayor de las naturalidades. Son los poderes públicos quienes arrastran la lengua para imponerla, protegerla o ensalzarla. La introducción del estudio obligatorio del ruso fue una de las primeras exigencias de Moscú cuando Lenin ya no creyó en la cárcel de los pueblos de los zares sino que exigió el mantenimiento del imperio que se había extendido hasta los confines del Pacífico y el Asia Central en tiempos de Pedro el Grande.

De la misma manera en la Polonia y Hungría de entreguerras se propugnaba la expulsión del ruso como un idioma que amenazaba las lenguas nacionales. Una ocupación inteligente y amistosa de un territorio sería la de hablar y fomentar el habla local que es el síntoma más claro del respeto a la cultura existente.

No hay lenguas grandes o pequeñas. Todas tienen la misma dignidad y la misma importancia. Es inútil y absurdo politizar las lenguas que se resisten a ser erosionadas o destruidas por acciones de las leyes de los gobiernos.

En estos tiempos globalizados por todo tipo de artilugios tecnológicos existe una mayor garantía para la preservación de las lenguas que conviven sin molestarse en la gran nube del ciberespacio, sin fronteras, sin límites de tiempo y espacio, sin las pretensiones de quienes piensan erradicar el idioma del adversario, del enemigo o simplemente del competidor.

Hoy es el día del Libro, que es uno de los más viejos instrumentos de transmisión de lenguas y pensamientos. Los libros no son como los hombres que nos asedian con su palabrería y nos resulta eludir su presencia. Los libros no nos importunan si no los llamamos. Mi biblioteca es mi reino y en ella trato de que mi gobierno sea absoluto, decía Montaigne. El poeta Joan Margarit lo expresaba de forma más contundente y definitiva: la libertad es una librería.

Las lenguas perduran por la libertad intrínseca de cada persona de hablar lo que aprendió de sus padres. El idioma no puede ser una lanza del político para someter a otros. Una auténtica mente abierta será aquella que, sin perder su identidad lingüística, intente comprender la lengua de los otros. Cuantas más, mejor.

Publicado en La Vanguardia el 23-04-2013

9 comentarios

  9 comments for “Las lenguas no se pelean

  1. helena
    27/04/2013 at 13:34

    El momento que vivimos nos está deparando amargos momentos a esta sociedad nuestra que siempre fue bilingue y que ahora unos y otros tratan de arrebatarnos. Muy tarde el gobierno central quiere revertir una situacion que muchos al principio cuando se impuso nos parecia que tenia que tener una paridad y quizas ese era el momento de haber actuado.
    Ahora solo se ven talibanismos por ambas partes, mucha tristeza…esta no es la Cataluña que yo quiero, esperemos que las urnas tengan mas sentido comun que politicos y medios de comunicacion.

  2. Jose A Garcia
    23/04/2013 at 18:59

    Sr. Foix: Estoy de acuerdo con lo que expone, pero creo que la historia de la humanidad se ha decantado más por la imposición de lenguas e ideas que por la colaboración. El poder de algunas lenguas es tan grande que su conocimiento es deseado y además necesario, aunque no sea la lengua materna ni la de muchos páises: es el caso del inglés. Es una lengua franca, es cierto, pero no lo es porque las distintas culturas la hayan escogido de modo libre y democrático. De todos modos, soy consciente de la necesidad de mejorar mi inglés, porque gracias a él puedo comunicarme con muchas personas en distintas partes del mundo. Hay aplicaciones en internet muy interesantes, hace dos días mi mujer utilizó un traductor para poder leer un folleto en japonés, y el resultado no fue muy deficiente.

  3. dogbert
    23/04/2013 at 17:59

    Los más vendidos
    Víctus al margen, en ficción catalana también se sitúan en el ranking de los más vendidos el Premio Ramon Llull L’estiu que comença (Planeta) de Sílvia Soler, Plans de futur (Proa) de Màrius Serra, La marinada sempre arriba (Columna) de Lluís Foix y La reina descalça (Grijalbo) de Ildefonso Falcones.

    Enhorabuena Sr. Foix!

    • 24/04/2013 at 08:02

      No está mal ese poker de libros…

  4. Rosamaria
    23/04/2013 at 14:00

    Sr. Foix, ha mirat d’enviar-li aquest article al ministre Wert ..??

    • Àfrica
      23/04/2013 at 15:17

      No cal,ja pots xiular que si l’ase no vol beure….

      • 23/04/2013 at 16:46

        SANT JORDI GLORIÓS

        Sant Jordi té una rosa mig desclosa,
        pintada de vermell i de neguit;
        Catalunya és el nom d’aquesta rosa,
        i Sant Jordi la porta sobre el pit.

        La rosa li ha contat gràcies i penes
        i ell se l’estima fins qui sap a on,
        i amb ella té més sang a dins les venes
        per plantar cara a tots els dracs del món.

        Josep Maria de Segarra (1894-1961)

  5. 23/04/2013 at 10:03

    Sr. Foix:
    Hi ha moltes llengües unes més parlades i altres menys.
    Però totes enriqueixen la cultura, la ment, la intel·ligència, i els sentiments de les persones.
    I d’aquestes hi ha la llengua de la mare que mai s’oblida.
    Com més llengües es coneixen més rics som culturalment parlant.
    La llengua ha de ser eina de comunicació i diàleg, i mai moneda de canvi dels polítics de torn.

  6. 23/04/2013 at 09:34

    Sr.Foix: Joan Margarit lleva razón, la libertad es una librería… y además ha demostrado que la arquitectura puede ser también un camino que lleve a la poesía…

Comments are closed.