La justicia y la corrupción

Miguel Blesa cuando dirigía Caja Madrid

Miguel Blesa cuando dirigía Caja Madrid

El ingreso en prisión incondicional de Miguel Blesa, el directivo todopoderoso de Caja Madrid, puede ser el comienzo de la depuración de responsabilidades judiciales de quienes durante años pensaron que desde la banca se podían cometer todo tipo de tropelías.

Caja Madrid ya no existe y está engullida en la quebrada Bankia que ha tenido que ser rescatada con veinte mil millones de euros para que no desapareciera del mapa financiero español. Miles de perjudicados han puesto demandas.

Caja Madrid fue un exponente de las viciadas y perversas relaciones entre el poder político y el poder financiero. Miguel Blesa era el hombre de confianza de José María Aznar. Otro hombre del Partido Popular, Rodrigo Rato, se hizo cargo de Bankia cuando el banco estaba a punto de entrar en la zona de desguace.

Los casos de corrupción afectan a los socialistas andaluces, a los populares valencianos, a los convergentes catalanes. Es bueno que todos estos casos se aireen. Es cierto que la justicia va lenta, que no tiene medios suficientes, que a veces parece errática. También que todos los jueces no son iguales y cada uno interpreta la ley según su criterio profesional.

Pero el caso es que la corrupción que es descubierta llega a los tribunales que siguen su curso. No es cierto que ahora hay más corrupción que en otros tiempos. Hay la de siempre. Lo que importa es que, una vez descubierta una irregularidad, y con todas las garantías jurídicas para todos, se instruyan los sumarios hasta llegar al juicio oral y esperar la sentencia que dicte el juez.

No puede haber impunidad para nadie. Un país que se acostumbre a la corrupción, que viva aceptando que estas prácticas forman parte del paisaje político o social, es un país que no progresa, que se resiente en sus libertades y que aleja la equidad de sus horizontes vitales.

No se acabará con la corrupción. Pero el hecho de que los casos descubiertos salgan en los periódicos y acaben en los tribunales es una señal de vigor cívico y judicial que contribuye a vivir en una sociedad más decente.

 

 

 

17 comentarios

  17 comments for “La justicia y la corrupción

  1. elena fabregat
    06/06/2013 at 11:10

    Y para rematar el panorama …el papel de la fiscalía.
    Si Montesquieu levantara la cabeza!

    • Rosamaria
      06/06/2013 at 11:18

      Ah !!…però hi han fiscals ??

    • elena fabregat
      06/06/2013 at 11:47

      Rosamaria : en temps remots.

      I aviat «nou fitxatge» al TSJC….ja em porto les mans al cap!

      • Rosamaria
        07/06/2013 at 09:01

        Ni que ho diguis…..!!!!
        Ni fiscals, ni sindicats…!!!
        NO ANEM GENS BÉ !!!

  2. dogbert
    06/06/2013 at 00:45

    Estaria bien que lo de Blesa fuera el inicio de un desfile de facinerosos hacia la trena. Esperemos que no sea una pantomima, que no sea un calenton momentaneo de un juez que se ha sentido agraviado porque el tal Blesa se cachondeaba via correo electronico de la justicia y los jueces, que prepotencia xD, y por fin esperemos que de caerle alguna pena no se deshilache via estos indultos que con toda discrecion pero en cantidad van dispensando tanto populares como socialistas.

    Hay que empezar por alguna parte y bien esta lo de Blesa, que pase el siguiente, sin aglomerarse.

  3. 05/06/2013 at 22:08

    Sr.Foix: Ulpiano definió la justicia y dejó dicho que .-Iustitia est constans et perpetua voluntas ius suum cuique tribuendi; «La justicia es la constante y perpetua voluntad de dar (conceder) a cada uno su derecho»… Los derechos son: «honeste vivere,alterum non laedere et suum quique tribuere»… «vive honestamente, no hagas daño a nadie y da a cada uno lo suyo»…
    Sin más comentarios.

    • Àfrica
      06/06/2013 at 00:32

      Que fácil sería la vida si se aplicaran…

  4. Josep M. Palá
    05/06/2013 at 20:23

    Per quan fer neteja a casa nostra? Per quan
    netejar el cas Palau ? Surts de casa i et tapen la boca amb el fastigós cas Millet i cía.
    Et fa caure la cara de vergonya…

    • ina sole
      05/06/2013 at 20:55

      el cas Millet fa fastic, es una vergonya, el país que tapa la corrupcio es complice, si us plau, un clam contra MILLET, ell mateixz s´ha confesat lladre.

  5. Rosamaria
    05/06/2013 at 20:10

    http://economia.elpais.com/economia/2013/05/21/actualidad/1369145513_005116.html

    L’ únic castigat del cas Gurtel va ser el jutge Garzón.
    El cas Blesa, porta el mateix cami.
    Aquest és el pais que tenim….VERGONYANT !!

  6. Rosamaria
    05/06/2013 at 20:02

    http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/04/21/actualidad/1366562428_951722.html

    He posat uns quants enllaços per tal de poder-nos fer una idea general de la mena de pais en el que vivim i complementar la gran definició del Sr. Foix.

  7. Rosamaria
    05/06/2013 at 19:53

    …»No puede haber impunidad para nadie. Un país que se acostumbre a la corrupción, que viva aceptando que estas prácticas forman parte del paisaje político o social, es un país que no progresa, que se resiente en sus libertades y que aleja la equidad de sus horizontes vitales»….

    És la definició més exacte que he sentit mai d’ España. Hauria de sortir als llibres de text.

  8. àgata
    05/06/2013 at 19:31

    Mentre a Catalunya tinguem persones com Arcadi Calzada donant lliçons a les tertúlies no sembla que es vulgui fer net.

Comments are closed.