Las leyes no escritas de los dioses

Leonarda, la joven expulsada de Francia

Leonarda, la joven expulsada de Francia

Es interesante el debate que se libra en Francia sobre la inmigración. Acaba de presentarse una iniciativa para que en el país de las libertades se debata el derecho de ser francés a todo aquel que nazca en Francia. El derecho del suelo, el ius soli, podría ser negado a los hijos de los inmigrantes no regularizados, los refugiados y los que han solicitado asilo político.

El caso Leonarda ha puesto sobre el tablero político si todos los ciudadanos de la Unión Europea tienen los mismos derechos, especialmente si son gitanos o gentes venidas de Rumanía y Bulgaria, dos países miembros de la Unión. Manuel Valls, ministro del Interior, ha tomado la iniciativa al expulsar a Kosovo a Leonarda, una joven escolar que iba de excursión y que fue obligada a descender del autobús para ser deportada. El presidente Hollande le ha permitido regresar a Francia pero sola, sin su familia, a lo que ella, por ahora, se ha negado.

El Frente Nacional de Marine Le Pen podría obtener resultados espectaculares en las próximas elecciones municipales. La derecha de la UMP ha propuesto privar de la nacionalidad francesa a los hijos de los clandestinos. La novedad de esta situación es que la derecha y los socialistas se alinean sutilmente con el Frente Nacional respecto al tratamiento de los inmigrantes.

Estos posicionamientos dividen al Partido Socialista y también a la derecha. En los dos casos, tanto el ministro Valls como los representantes de los conservadores escuchan los ruidos demoscópicos y actúan en consecuencia, es decir, cambian de posición por miedo a perder unos votos, unos cargos o unos sueldos.

Es bien sabido que la democracia se forma de mayorías, pero no puede perdurar si no tiene en cuenta los derechos de las minorías. El límite que no es aconsejable traspasar es el de la dignidad de la persona. Acaba de publicarse que un millón de catalanes no dispondrá de calefacción el próximo invierno. Los que pasarán frío no son unos pocos. Pero no están organizados ni su precariedad tiene voz en las instituciones. Son los descartados que han salido de los circuitos del interés de los políticos que apenas pisan la calle, muy atentos desde sus despachos a lo que digan las encuestas y no a lo que necesita la gente que se siente huérfana o poco representada.

Quizás pueda ser cierto el clamor del doctor Stockmann en Un enemigo del pueblo de Ibsen cuando dice que la mayoría tiene la fuerza pero no la razón. Siempre hay que regresar a Antígona que es el choque entre las leyes oficiales y «las leyes no escritas de los dioses». Antígona está en minoría y es despreciada por su padre. Pero tiene razón. Su causa es todavía invocada como justa más de veinte siglos después de ser escrita por Sófocles. Los descartados, pobres, inmigrantes, los sin trabajo, sin calefacción, sin esperanza, merecen debida atención.

Publicado en La Vanguardia el 24 de octubre de 2013

5 comentarios

  5 comments for “Las leyes no escritas de los dioses

  1. Santiago Casán Cava
    24/10/2013 at 17:37

    Des de l’època de Napoleón, a l’Europa continental la nacionalitat ve determinada prioritàriament pel «ius sanguinis», és a dir per la nacionalitat dels pares (així és a Espanya i m’imagino que també a França), mentre que el «ius solis» s’aplica bàsicament a Amèrica, terra d’inmigració (si no ho fessin així, els nascuts allí de pares inmigrants es quedarien sense nacionalitat). Això explica que la Leonarda, tot i que sembla que va nèixer a Itàlia, no tingui reconeguda la nacionalitat francesa ni la italiana, sinò kosovar, com els seus pares.

  2. 24/10/2013 at 16:45

    Sr.Foix: creiamos haberlo visto todo y ya ve Vd como cada día nos sorprendemos con alguna novedad que nos deja helados…el llamado estado del bienestar se va quedando en cueros, mientras quienes tendriamos que luchar por su supervivencia creemos que su desnudez nunca nos alcanzará a nosotros…craso error…

    • Àfrica
      24/10/2013 at 19:38

      Helados y alelados,Bartolomé. Cuando la gente se levanta y manifiesta su malestar,parece que lo único importante es cuadrar las cifras de manifestantes, no lo que reclaman.

  3. Teresa Huguet Termes
    24/10/2013 at 14:33

    M’ha agradat molt la seva reflexió, Sr. Foix. El segueixo sovint i penso que vostè representa una de les més brillants i justes ments dints el panorama de la premsa i l’anàlisi política actual al nostre país (li podem el nom que li posem). Com de millor ens aniria a tots si els polítics d’ara haguessin llegit els clàssics. Com va escriure el cèlebre J.P. Postgate, llatinista de Cambridge, l’any 1902, a «The Fortnightly Review»…»Si aquests estudis cauen en desgràcia, com Llucifer, no hi haurà esperança d’un segon Renaixement».
    Una cordial salutació,
    Teresa.

  4. Rosamaria
    24/10/2013 at 14:25

    Excel.lent article, Sr. Foix.

    Disortadament la política i els politics han oblidat el que hauria de ser el seu primer i únic objectiu : el servei del poble, per submergir-se de ple en una lluita pel poder i ambició.

    LAMENTABLE, UNA VEGADA MÉS !!

Comments are closed.