Expulsión de los mendigos

Un mendigo en una calle nórdica

Un mendigo en una calle nórdica

Noruega es el país más rico de Europa en renta y en bienestar. Se separó de Suecia en 1905, no forma parte de la Unión Europea, pero sí de la Alianza Atlántica. Sus reservas energéticas le permiten gestionar una economía sin crisis a la vista. Son unos cinco millones de habitantes que se sienten europeos y occidentales.

El Gobierno conservador de la señora Erne Solberg ha acordado prohibir la presencia de mendigos en las calles. La coalición de gobierno se sostiene por el Partido del Progreso, una fuerza de corte xenófobo que ha conseguido que esta decisión entre en vigor el próximo primero de julio. Las penas para un mendigo que no se aparte de la vía pública pueden ser una multa o, en algunos supuestos, hasta tres meses de cárcel. En la exposición de motivos de esta ley se indica que en un solo día se detectaron en Oslo 194 mendigos.

En la práctica, se trata de cerrar el paso a los inmigrantes de Europa oriental, muchos de ellos de Rumanía, que son de etnia gitana. Esta música de fondo en contra de los inmigrantes ha penetrado en el discurso político de muchos países europeos. Los resultados de las elecciones europeas del 25 de mayo en Inglaterra y Francia indican hasta qué punto la xenofobia, revestida de sentimiento patriótico, ha llegado a penetrar en el electorado de países en los que el desprecio al otro no se traducía en las urnas.

Sin ir más lejos, nos enteramos esta semana de que el Partido Popular de la ciudad de Tarragona ha pedido un censo de mendigos para expulsarlos de la ciudad. Los vecinos, dice el comunicado oficial del PP, «no tienen por qué impedir entrar en un cajero o en los comercios, o ser molestados en plena calle». Así de claro.

Se acercan las elecciones municipales y es muy probable que la inmigración sea uno de los ejes principales de la campaña. Cada semana observamos cómo cientos de subsaharianos intentan atravesar las alambradas de Melilla para entrar en zona europea. Se juegan la vida para llegar a una Europa que los encerrará en centros especiales y, si no mueren por el camino, lo más normal es que sean devueltos a sus países de origen si se consigue averiguar su procedencia.

Las escenas de esos viajes hacia la incertidumbre y la exclusión se repiten constantemente en el sur de Italia y en Grecia. En la larga frontera entre Estados Unidos y México se levantan muchos kilómetros de muros. También entre Israel y Palestina. Se calcula que unos 200 millones de personas van con la mochila a cuestas en busca de lugares de acogida y huyendo de la persecución, el hambre y la miseria.

No es una crisis local sino global. El papa Francisco lo decía en una entrevista a este diario: «Descartamos toda una generación por mantener un sistema económico que ya no se aguanta». Pero pocos lo admiten. Y los perjudicados son cada vez más, presagiando nuevas e inesperadas crisis.

Publicado en La Vanguardia el 19 de junio de 2014

0

9 comentarios

  9 comments for “Expulsión de los mendigos

  1. 20/06/2014 at 10:23

    Encuentro normal que las autoridades quieran expulsar a los mendigos de las calles, de lo contrario nos encontraríamos los ciudadanos con mendigos alargando la mano en cada esquina y en cada entrada pública especialmente iglesias. Existe otro medio de ayudar a esta gente y se llama Servicios Sociales. Además los mendigos callejeros dan una mala imagen para el turismo. En cuanto a los morenos que asaltan las vallas no hay solución, y los gobiernos hacen su obligación de reforzar las vallas. O tal vez la solución la tendríamos si necesitáramos mano de obra pero con la mecanización del campo y la industria ya no sabemos que hacer con esta gente. Pero los que asaltan las vallas son unos atletas que quiere decir muy fuertes, que quiere decir que han comido bien, y etc, no son los famélicos, ni los enfermos, y etc. y luego de pasar las vallas se les da el premio del bocadillo y la estada gratis en nuestros países, ¿¿quien puede decir que los tratamos mal??’. Cierto que nuestro Primer Mundo es derrochador de recursos pero abrirles las puertas a estas gentes no solucionaría nada, más bien empeoraría, la solución es aguantar como se pueda.

  2. Albert
    19/06/2014 at 19:55

    Sr. Foix: » Expulsión de los mendigos «… Y no tienen verguenza en admitirlo.

    En España, ya tenemos mendigos españoles.. ¿ Que hacemos…Los expulsamos…? Y los que van de Bar y de Cenas… ¿ Que dicen ó que hacen ?… Dicen… ¡ Hay que hacer…Hay que hacer…! y no hacen nada.

    Al buen entendedor…

  3. Joan
    19/06/2014 at 13:15

    Es de estudiar a Noruega… Y també a raonar l’ex paraules del Papa Francesc.. Moltes gràcies

  4. 19/06/2014 at 11:54

    Sr.Foix: la pobreza mental y la miseria ética es la que debería estar prohibida…

    • Rosamaria
      19/06/2014 at 14:41

      BRAVO !!

  5. Rosamaria
    19/06/2014 at 11:34

    Em costa trobar les paraules justes, les més adequades, per a que, sense ser insultants, indiquin clarament, el menyspreu que m’ inspiren tota aquesta gent, que, asseguts – segur – a primera fila de misa de 12 els diumenges, ordenen escombrar els carrers……de brossa humana…

    • 19/06/2014 at 11:55

      Como diría Rosamaria…¡¡¡BRAVO!!!

    • 19/06/2014 at 21:02

      Rosamaria:
      Les persones que van a Missa normalment col·laborant amb Càritas, Mans Unides, Intermón Oxfam, Setem, Vols,…i altres ONG´s.

      Cáritas duplica desde el inicio de la crisis el número de personas atendidas
      «Dicen que salimos de la crisis, es una buena noticia, pero no vemos sus consecuencias», dice el arzobispo de Barcelona
      http://www.lavanguardia.com/vida/20140619/54409196949/caritas-atiende-2013-doble-personas-inicio-crisis.html

      • Rosamaria
        20/06/2014 at 13:44

        M’inspiren molta més confiança Càritas, Intermon ( de la qual en sóc socia..) Mans Unides…..etc , que no pas l’arquebisbe.

Comments are closed.