La unidad que no llega

Artur Mas, Oriol Junqueras y Joan Herrera en una sesión del Parlament

Artur Mas, Oriol Junqueras y Joan Herrera en una sesión del Parlament

Todos los escenarios siguen abiertos al cerrarse el debate de política general en el Parlament. La unanimidad que se respiraba en las calles de Barcelona en la Diada no se trasladó a la Cámara los dos últimos días. La unidad que pide el partido de gobierno para el proceso de construcción nacional tiene muchas aristas y ha sido imposible alcanzarla hasta ahora.

El president Mas trazó tres escenarios respecto a la consulta del 9-N. Un escenario de violencia, otro escenario de proceso de desintegración del Estado y un último de pacto con el Gobierno Rajoy. Ninguno de estos escenarios es contemplado por Artur Mas, que manifestó estar en un escenario desconocido en el que encuentra serias dificultades.

Lo más relevante del debate de ayer fueron las ofertas para ayudar a un president que no sabe cómo salir del objetivo que se marcó en el 2012 y que consiste básicamente en celebrar una consulta el próximo 9 de noviembre. En su intervención inicial dejó caer la posibilidad de convocar elecciones anticipadas si el Estado prohíbe el referéndum. Salió Oriol Junqueras ofreciendo la entrada de ERC en el Govern para blindar la consulta. Mas no aceptó el gesto de Junqueras. Supongo que pensaría que si el referéndum es declarado inconstitucional se encontraría en el trance de tener que acompañar a Esquerra en un proceso de desobediencia civil y sacar las urnas a la calle, sea cual fuere la posición de las instituciones del Estado. Entre la legalidad española y la legalidad catalana, es la segunda la que hay que seguir, afirma Junqueras.

El problema es que Mas se mueve en las arenas movedizas de lo desconocido e incierto. Es improbable que en unas semanas se forme un gobierno de coalición con el único objetivo de salvar la consulta del 9 de noviembre. Es difícil que Oriol Junqueras consiga que el Parlament apruebe sacar las urnas a la calle contraviniendo la legalidad española. Iré con usted, viene a decir Junqueras, hasta despeñarnos juntos. Mas no tiene prisa.

La novedad que aportó unos ratos de tranquilidad a Artur Mas fue la propuesta de Miquel Iceta cuando le ofreció ir de la mano hasta el final de la legislatura para salvar lo que se pueda del Estado de bienestar, del contrato social, y para buscar una solución pactada con Madrid. Todo Gobierno, dijo Iceta, tiene derecho a equivocarse, pero no tiene derecho a situar al país fuera de la ley. El mundo, en todo caso, no terminará el día 9 de noviembre, ironizó el líder de un PSC al que no le interesan unas elecciones anticipadas porque se encuentra convaleciente después de las últimas sacudidas sufridas por el partido que durante más de treinta años ganó siempre las elecciones generales y municipales en Catalunya.

Parecía hace unos días que Oriol Junqueras tenía la sartén por el mango. En cierto modo, todavía la tiene porque se siente el más genuino representante de la gran manifestación de la Diada. El problema es que cuando la calle se traslada a la política no se expresa con la unanimidad esperada. El propio Artur Mas se dio cuenta de esta trampa nacida del voluntarismo político en las elecciones anticipadas de hace casi dos años en las que pedía una mayoría excepcional y recibió un castigo que restó doce diputados a CiU. De aquella legislatura precipitadamente acortada, nació otra que lleva camino de ser igualmente breve.

La política es todo menos ficción. Los griegos la entendieron como la forma de arbitrar los intereses contrapuestos de los ciudadanos. Artur Mas tiene facultades para disolver el Parlament y también para aceptar la oferta de Junqueras para blindar por unas semanas la consulta. El problema vendría el día 10, tanto si hay referéndum pactado como si se recurre a la desobediencia civil. El president puede escuchar los cantos de sirena de Miquel Iceta y blindar su legislatura hasta el 2016. Ni CiU ni PSC se encuentran en momentos idóneos para acudir a las urnas.

En todo caso, estamos ante la posibilidad de haber perdido otros dos años por haber centrado la política en un solo y único objetivo. El Gobierno Rajoy no entiende lo que ocurre en Catalunya y piensa que dejando al ministro García-Margallo que persista en sus amenazas se va a resolver un conflicto que lleva más de un siglo condicionando la política española. Si Rajoy decidiera suspender la autonomía catalana, se añadiría un nuevo episodio en el largo memorial de agravios.

España no es Gran Bretaña. Pero tampoco Catalunya es Escocia. Lo que sí debería ser común es el talante democrático, el respeto y el debate que se precisan en situaciones tan delicadas como las que se vivirán mañana en Edimburgo o las que se van a producir en Catalunya en los próximos tiempos. Pretender que todo siga igual entre España y Catalunya me parece una quimera. El escenario de la confrontación política abierta no beneficiaría a nadie. El posibilismo y el pacto son las únicas salidas asumibles si son aceptadas por todas las partes. Vicens Vives, un tanto denostado por el soberanismo vigente, no ha caducado. Decía el académico que no tendremos aliados «si no vencemos los factores explosivos de nuestro temperamento y eliminamos todo histerismo en los días de responsabilidad suprema». Ya sé que no es políticamente correcto pasar la palabra a Vicens Vives. Pero es bueno releer Notícia de Catalunya.

Publicado en La Vanguardia el 17 de septiembre de 2014

10 comentarios

  10 comments for “La unidad que no llega

  1. 18/09/2014 at 09:33

    Iceta és hàbil
    Diu una cosa,
    però en el fons en diu una altra

    Diu: vull consulta pactada.

    Pero no diu que no vol una consulta
    sobre la sobirania de Catalunya
    que és la qüestió de que es tracta.

    Diu consulta pactada,
    però amb qui?
    Amb el Govern del PP de Rajoy/Faes
    que envia fiscals
    i vol fer de Catalunya un gran camp de concentració?

    Amb qui vol pactar?
    amb el PSOE que estrena una direcció
    que afirma que votar es dividir la societat?

    Iceta és hàbil
    però ensenya el llautó

    • Rosamaria
      18/09/2014 at 10:14

      Totalment d’ acord.
      Iceta no és del tot aigua clara. Té plecs que no ensenya, però que se li endevinen.

  2. Albert
    18/09/2014 at 05:47

    Sr. Foix: El problema que nos hace iguales a Cataluña con Escocia, es que todo viene provocado por una custión de intereses y de poder.

    Y a simple vista ha habido y hay una abuso de poder decisorio y de intereses de cada gobierno central que junto con el verdadero ninguneo que se ejerce realmente sobre los que no se les deja ó se les prohibe, el poder decisorio sobre su destino, creatividad, emprenduría y lo más importante una excesiva presión fiscal impositiva muy voraz y desequilibrada con los ingresos reales de cada cotizante. Sea trabajador por cuenta propia, autonomo ó empresario pequeño, mediano ó mediogrande.

    Y a mi entender este es el verdadero problema de Escocia, de Cataluña y de cualquier otra zona autonoma de las Españas.

    También pienso que es el partido PP de Cataluña, el que tiene que estar unido con la ciudadanía, interpretarla y ayudarla.

    Es decir todos los partidos políticos, de Cataluña unidos sin excepción, pero no para conseguir la independencia, que es lo de menos, sino para conseguir que todos los ciudadanos tanto de Cataluña como del resto de las Españas, tengamos un trato más justo, más ético y más equilibrado de reparto de las cargas fiscales impositivas ( hasta ahora abusivas. Tanto si vienen desde el poder del gobierno central como desde el poder autonómico de la Generalitat.)…y un reparto equilibrado de poder real decisorio y de los intereses que conlleva.

    La diferencia y el desequilibrio que se crea, entre el que ejerce el poder real decisorio y sus intereses y el productor cotizante que lo soporta por la fuerza.

    Y que se agraba cuando existe abuso de poder decisorio y de abuso de ninguneo total por tierra, mar y aire, incluida la lengua propia.

    Esto es lo que hay que ver y tener en cuenta. Cosa que el poder no quiere ver ni tener en cuenta.

    En resumen: Pienso que este es el problema real de la ciudadania de Escocia, de Cataluña y también la de muchas zonas autonómicas de España. E incluso de cualquiera del mundo.

    • Albert
      18/09/2014 at 06:03

      P.D. Aclaración. Me siento apolítico de partidos. He nombrado elPP de Cataluña… simplemente porque es el que actualmente ejerce el poder también en el gobierno central de España.

      Y si hubiera sido el PSC/PSOE también los habría nombrado. De la misma manera.

      En este caso es al PP/C de Cataluña a quién se refiere la únidad con la ciudadania. Tanto de Cataluña como del resto de España.

      Para conseguir que la fiscalidad impositiva y sumada total, tanto del gobierno central y de las autonomías, sea totalmente ética, equilibrada y justa.

      E igualmente aplicado al equilibrio, ética y honradez, del ejercicio del poder decisorio ejecutivo y real sobre toda la ciudadanía.

  3. panolian
    18/09/2014 at 00:14

    Scotland always!

  4. dogbert
    17/09/2014 at 21:02

    El Sr. Mas no ha sabido hacer una lectura de la realidad y viene equivocandose desde el dia de su primera investidura.
    Estamos perdiendo mucho tiempo en entelequias y juegos de artificio que sumados a los dos nefastos tripartitos nos dan un balance muy magro para esta Nacion sin estado de la que formamos parte como paganos y nunca como sujeto principal, los ciudadanos.
    Nos merecemos otra cosa: Una clase politica que cada mañana vaya a su trabajo pensando en lo sustantivo de su quehacer, que tema la reaccion de la ciudadania si no hace las cosas bien, de buena fe, con honestidad y conviccion.
    Es urgente una renovacion total.

    • Albert
      18/09/2014 at 05:13

      Estoy de acuerdo, dogbert. Es la realidad. Y se puede aplicar también a toda España, incluida Cataluña.

  5. francis black
    17/09/2014 at 19:08

    A ver que hace Junqueras con una gran mayoría. Espero que fiche técnicos de fuera, alemanes, franceses…. La política no es lo nuestro.

  6. ROBERTO MARTIN
    17/09/2014 at 18:39

    Sin variación en el panorama. Prepararse para votar. SI y SI. Pero elecciones.

  7. 17/09/2014 at 18:36

    Sr.Foix: todavía no se ha hecho la digestión de las últimas elecciones anticipadas…por no hacerse no se ha realizado ni una lectura minimamente lógica…ni por unos ni por otros,ni por los de aquí ni por los de allí…y no sólo hemos perdido dos años, hemos perdido la confianza necesaria en quienes deberían resolvernos estos problemas en lugar de tirarnoslos encima…

Comments are closed.