la fuerza del poder blando

El “soft power”, concepto puesto en circulación por el profesor Joseph Nye, es más poderoso que el “hard power” o poder duro

Se atribuye al profesor Joseph Nye el haber acuñado el concepto de soft power muy bien explicado en un célebre libro publi­cado en el 2004. El poder blando, mucho más que el poder duro de las armas, del Pentágono, de la CIA y del dominio de los mares, hizo que Estados Unidos ganaran el siglo XX casi por goleada.

Desde Hollywood a las grandes universidades americanas pasando por Silicon Valley y los centros médicos de Houston, la pax americana se impuso por su atractivo más que por la fuerza de las flotas que surcaban los mares con ejércitos repartidos por el mundo.

El poder blando anglosajón tiene el instrumento del inglés como la lengua franca de la comunicación y los negocios, los principios de las libertades democráticas y una estabilidad política sometida a las habituales sacudidas y crisis de toda sociedad libre.

Un presidente como Trump no puede romper la flexibilidad de la política americana por mucho que se empeñe. Pero sí que ha empezado a dar muestras de que Estados Unidos ya no es aquel espejo liberal, abierto, adaptable a los cambios, sin perder sus referentes. Ha dejado de contar con los aliados, gobierna con el capricho de sus tuits mañaneros y los que han abandonado el barco de su administración cuentan que sus reacciones son fruto de la improvisación y las amenazas. No parece capacitado.

El poder blando que caracteriza a las democracias occidentales lo vemos en peligro en la paralización de Estados Unidos, en las divisiones irreconciliables del Brexit, en las protestas multitudinarias en Francia y en la incapacidad de Suecia de formar un gobierno tras las elecciones del mes de septiembre.

La Unión Europea sigue siendo un enorme poder blando a pesar del Brexit y de las convulsiones internas con la fuerte irrupción de partidos xenófobos, euroescépticos y ultranacionalistas. El líder de los liberales europeos, el belga Guy Verhofstadt, acaba de decir que en un mundo lleno de incertidumbres la Unión Europea ha sido, es y será una roca de estabilidad. Siempre, claro está, que pueda mantener su unidad.

En el conflicto catalán el poder blando ha sido sustituido por el poder duro lo que ha supuesto un aumento de la desconfianza mutua y la disminución de los atractivos que se ha ganado a pulso.

Ha habido, en Catalunya por lo menos, mucha astucia, muchos gestos y gestas, gran despliegue propagandístico, una república quimérica, días históricos cada dos por tres, concentraciones constantes… Desde España se ha recurrido hasta ahora a la ley y al ordeno y mando. El resultado para las dos partes no puede ser más nefasto. La confrontación es inútil y poco inteligente.

Catalunya tiene que recuperar el poder blando que ha desplegado en los dos últimos siglos con Barcelona como capital de la cultura catalana y castellana, un ejemplar sistema sanitario, unas escuelas y universidades de primera línea y un centro de investigación competitivo internacionalmente. Y un gobierno competente, que hoy no es el caso.

Publicado en La Vanguardia el 27 de diciembre de 2018

9 comentarios

  9 comments for “la fuerza del poder blando

  1. Josep Ramón
    29/12/2018 at 11:03

    Me encanta lo de poder blando.
    De todas formas uno se pregunta para qué sirve y se ansía tanto el poder. Digo yo que será para ejercerlo y entonces ya deja de ser blando.
    Recuerda aquello de: mano de hierro con guante de seda.

  2. R
    28/12/2018 at 19:03

    Guy Verhofstadt,,,, a pesar de los comentarios el ser Guy, es de los mas sensatos de europa.

  3. Albert.
    28/12/2018 at 09:47

    Sr. Foix y compañeros/as del foixblog :

    El PODER BLANDO SI, pero respaldado por el PODER FUERTE y el Gran capital invisible, pero que es real. En este caso el poder de la fuerza de Estados Unidos, que Europa no tiene ni lo uno ni lo otro.

    • Albert.
      29/12/2018 at 08:55

      P.D.

      Lo grave viene cuando los Caines corruptos de cada Estado, llegan a apoderarse del poder invisible y crean … ” Rio revuelto para ganancia de pescadores ”

      Vease el Brexit en Inglaterra y Europa, America first de TRUMP, comflicto Cataluña-España, ect. ó las naciones del mundo del Petroleo ó las materias primas principales de Africa, America, ect, ect. y en cada nación idem de idem con su rio revuelto.

      Pero los que van de Bar y Cenas de bracete con los del Peix al Cove, aun siguen haciendolo y sin inmutarse…

  4. Francesc
    27/12/2018 at 22:13

    Desde hace mucho que creo que España no se sabe vender (poder blando), ni fuera ni dentro.

    En cuanto a lo de los americanos que sí que está muy bien lo del poder blando pero eso ha sido efectivo alternándolo con esto: https://www.youtube.com/watch?v=aWpr4WIUAEU

  5. Sinera
    27/12/2018 at 21:58

    De poder blando pasó a poder blandengue años ha. Actualmente ya solo le queda a Europa el poder blandiblu. Lo que diga el blandiblu belga no es más que propaganda blandibludense. La realidad ya es muy otra. Buenos días! Y los sueños ya no son.

  6. R
    27/12/2018 at 20:08

    Poder compartido…me gusta el termino poder blando, pero creo que es mas pragmatico o acertado el poder compartido, porque en el fondo cada una de las partes lo que busca es tener su parcela de poder.
    Pero ahora no es cuestion de poder es cuestion de cumplir las leyes por un lado y al mismo tiempo tener la fuerza para cambiar las leyes, o la constitución.

  7. dogbert
    27/12/2018 at 20:03

    Poder blando? pero que me esta contando Sr. Foix!
    Oximoron tope. El poder de verdad de toda la vida es (muy) duro.
    Que vayamos haciendo filigranas semanticas esta muy bien y distrae mucho en estos entornos flaccidos, buenistas y papanatas, pero no nos lleva a ninguna parte.
    Y lo de la astucia catalana tambien tiene tela.
    I dema els Sants Inocents!

    • Sinera
      27/12/2018 at 22:10

      Blandiblu pero viscoso como las palabras entrelazadas que nos pretenden vender para seguirnos viscoseando y manoseando ad infinitum. Como dices, nos quedan los Santos Inocentes. Ai la mare!

Comments are closed.