La ventana indiscreta

La vulnerabilidad de los mayores se ha acentuado por el coronavirus que les ha situado en situación próxima al descarte social.

En las azoteas que se vislumbran desde mi terraza he visto estos 50 días de confinamiento cosas que no había observado nunca. En la cita de las ocho de la tarde se abren ventanas y balcones para el ritual aplauso en apoyo del personal sanitario y todos aquellos que han mantenido los servicios mínimos para que los demás pudiéramos sobrevivir al estado de alarma.

Con vecinos de edificios adyacentes ya nos saludamos como si nos conociéramos de toda la vida a pesar de que no sé cómo se ­llaman ni quiénes son. En un balcón de unos cuatro metros enfrente de casa sale un señor a media tarde con sombrero blanco y camina rápido, parece que para hacer unos ­kiló- ­metros. Más allá, dos individuos practican el boxeo con el habitual ritmo pugilístico, otros juegan a tenis de mesa y siempre sale la misma señora para regar las plantas al caer la tarde.

Me ha venido a la mente aquella espléndida película de Alfred Hitchcock, La ventana indiscreta , estrenada en 1954 con la estelar intervención de James Stewart y Grace Kelly. Por fortuna no han desfilado crímenes ni muertos enterrados en ningún jardín, sino la vida ordinaria de mucha gente que mirábamos a la calle con nostalgia de los tiempos del bullicio y la densa contaminación.

Contemplar Barcelona acariciada con el sol de poniente, clara y limpia, parecía una estampa de las primaveras en Sicilia o en las islas griegas. El silencio de las ruedas fabricaba claridad y las escasas voces de humanos llegaban nítidas a los pisos altos. Es posible tener una ciudad más habitable aunque habrá que inventar maneras más soportables que el obligado confinamiento de la mayoría.

He pensado que la reclusión voluntaria no ha sido tanto porque Pedro Sánchez ha dictado un estado de alarma sino porque el miedo a no contagiar o ser contagiado se ha ­apoderado de la atmósfera vital de todos los vecindarios. Los de aquí y los de cualquier parte del mundo, también de los municipios como en el que nací, cuyo alcalde envía recomendaciones sensatas por móvil sobre lo que se puede o no se puede hacer. Pero como es provincia de Lleida y se considera que mi casa es segunda residencia, resulta que no sé cuándo podré cuidar el huerto o andar sin rumbo por los campos cubiertos de trigales y árboles floridos.

La entrevista al gran actor Josep Maria Pou, publicada en este diario el domingo, me hizo reflexionar. El titular decía: “Este virus me ha hecho darme cuenta por primera vez de mi edad”. Dice Pou que lee esta pandemia como “una hostia de la naturaleza por habernos creído dioses”.

He consultado las célebres Conversa­ciones con Goethe , de J.P. Eckermann, en las que el poeta romántico alemán, desde su ­casa ajardinada de Weimar, cuenta que “la naturaleza no entiende de bromas: siempre es veraz, siempre es seria, siempre es severa. Ella siempre tiene razón, mientras que los fallos y errores tenemos que atribuírselos en todo momento al hombre. La naturaleza desprecia a todo aquel que no esté a su ­altura”.

El coronavirus, al margen de su procedencia y de las derivadas políticas, económicas y sociales que ya han fabricado una gran crisis, nos ha marcado las pautas de conducta. Hemos sido clasificados por edades y por nuestro historial médico particular. Las franjas horarias para pisar las calles con ciertas limitaciones responden al llamado factor de riesgo, aquel estado en el que según los epidemiológicos es toda circunstancia o situación que aumente las probabilidades de una persona de contraer una enfermedad o cualquier contingencia que afecte a la propia salud y a la de los demás.

Desde la ventana indiscreta que cada uno administra como le parece hemos visto ­desfilar eufóricos y desatados a los depor­tistas por la mañana, de 6 h a 10 h. Luego hemos entrado los del factor de riesgo, de 70 años para arriba, que caminamos más tranquilos perfectamente tapados con masca­rillas y ­observando las distancias reglamentarias, de 10 h a 12 h. A continuación, desde el me­diodía hasta las 18 h, son las horas de las familias, los de factor de riesgo reapare­cemos de 19 h a 20 h y cierran el ciclo los de salud más robusta hasta las 23 h, en plena ­noche. Una fragmentación horaria y por edades que ­incorpora una cierta visión darwinista de la vida.

El virus ha implantado también la distancia social, un concepto que me parece muy frágil porque debería ser más bien distancia física. El lenguaje marca siempre las tendencias. Los políticos de todos los signos han comprado las ideas que suministran las grandes bases de datos y gestionan a su conveniencia aquellos aspectos humanos más delicados, como son la seguridad y la salud aun a costa de recortar libertades y autonomía. A lo que hasta ahora era seguridad para limitar libertades hoy se suma la sanidad ­individual y colectiva.

Josep Pla decía que lo que más le preocupaba al final de sus días era no caerse escaleras abajo y no pasar frío en la cama. Ser un factor de riesgo no debería comportar un descarte por el hecho de arrastrar los achaques propios de la edad. Es también una cuestión de dignidad mientras no se perjudique la salud de los demás.

Publicado en La Vanguardia el 6 de mayo de 2020

9 comentarios

  9 comments for “La ventana indiscreta

  1. Albert Peris
    07/05/2020 at 09:41

    Sr. Foix : » La ventana indiscreta » … Hemos visto durante años, las manifestaciones de quejas y reclamaciones, tanto en condiciones de trabajo y tambien de salarios, ect, de los médicos/as, enfermeras/ros y todo el resto del personal sanitario y hemos visto y comprobado la falta de sentimientos, atención, ganas de escuchar y atender e interpretar sus quejas justificadas plenamente, … dirigidas directamente a los poderes públicos de cada gobernanza de turno, que ha habido de cada partido político que ha gobernado. No hay colores políticos, pero la falta de atención hacia la Sanidad, es real.

    Bién cara la estan pagando con su vida, esfuerzo personal y dedicación, todo el personal sanitario,… sin excepción. Además de toda la sociedad del malestar en general, sin olvidar a la sociedad del bienestar, ect.

    Dicho esto, paso a referirme a la grande ola, que ya se atisba cercana, del grandisimo maremoto devastador de vidas humanas y haciendas de la Recesión Económica, financiera, bursatil, empresarial, de perdida de puestos de trabajo a gran escala, de la obtención del modus vivendi básico del ser humano, ect. ect. pero que observo que la sociedad lo empieza a percibir, pero con mucha indolencia, falta de previsión, ect. y opino que ello será mucho peor que la pandemia del Covit-19, porque el Estado está en quiebra y no va a tener ingresos dinerarios, ect. por parte de la sociedad humana sin puesto de trabajo. Es lógico.

    Pero me pregunto : ¿ Que previsión se está haciendo sobre ello ?
    Ahora, al ejecutivo gobernancial, solo les preocupa, de buena fe, disponer las normas y las condiciones de … A que hora podrá la gente entrar ó salir de casa, hacer deporte, ir al trabajo, ect. según cada edad ó condición, ect.

    Pero de los emprendedores empresarios, creadores de artículos, consumidores, cotizantes al estado y a la Seguridad Social, ect. no se habla demasiado…Y son tan necesarios e inprescindibles, como los médicos y todo el personal sanitario, ect.

    Aviso para navegantes talentudos y previsoresde del tsunami de la Recesión económica más grave de nuestra historia, que ya está aquí.

    Para el buen entendedor ó entendedora.

  2. Albert Peris
    06/05/2020 at 18:21

    Sr. Foix : » La ventana indiscreta » …Toda la humanidad estamos temerosos, con eso de la pandemia del Covit-19 ó Corona virus. Ese invisible asesino,
    que está en todas partes y en todo el aire que respiramos.

    Pero la humanidad del año actual 2021, parece que ya ha olvidado que el propio ser humano es mucho más asesino que ese dichoso virus.

    Recuerdo en mis vivencias reales, vividas in situ, que durante la 2ª guerra mundial, murieron, debido a la actuación exclusiva del ser humano, más de 60 millones de personas. Y no digo en que condiciones vivieron, sufrieron y murieron.

    En fin, lo dejo porque es escalofriante e indignante lo que paso, en aquel entonces. Mucho peor que lo que nos hará este virito Covis-19…

    Comparado con lo que hizo el ser humano, con el propio ser humano, en aquel entonces.

    De todas formas, luego nos vino la paz, que ha durado más de 70 años.
    Aunque hay muchos varios paises que durante estos mismos 70 años, han vivido guerras similares, en varias naciones del mundo.

    ¡ No hay mal que por bien no venga !

    No comment.

    • Albert Peris
      06/05/2020 at 18:45

      P.D. Es indecente e inhumano, que, mientras millones de personas … Abel…, dan su vida y su esfuerzo vital, más allá del deber, para ayudar a salvar a los demás humanos, comprobamos que al mismo tiempo hay los …Cain…, que se están especulado con el precio y la necesidad,… enriqueciendose millonariamente, con todos los artículos que usan los sanitarios, médicos, enfermeras/os, ect.ect.

      Igualito que ocurrió, durante la Guerra Incivil española y la 2ª Guerra Mundial, ect.ect…

      No comment…

  3. RamonM
    06/05/2020 at 17:23

    La naturaleza sigue su curso, no estamos y el paisaje va cambiando. En el caso del virus, veremos si al final es culpa o de una regulación laxa de seguridad sanitaria en China. Sobre los cambios, los veo mas en los niños, que de esta etapa se acordaran toda la vida, que de los mayores, porque si hay vacuna, en menos de tres meses despues, seguiremos a las andadas, pasaremos del sobrevivir al vivir….cada uno a su manera o nivel.

  4. Francesc
    06/05/2020 at 14:10

    Muy buena crónica

  5. 06/05/2020 at 12:52

    ALARMA A L’ESTAT… DES DE LA TERRASSA DE CASA

    1. Des de la terrassa de casa, seguint el debat al Congrés per la ràdio, es veu un veí passejant amb el seu gos. Escoltant el que es diu sobre la gestió del coronavirus es podria parlar mes aviat d’alarma a l’estat espanyol que d’estat d’alarma.

    2. Alarma a l’estat perquè Pedro Sánchez, per conservar el seu cabdillisme de “única autoridad competente”, trenca l’acord parlamentari que el va portar a la presidència del Govern, dona un desesperat cop de volant, i es llença al precipici posant-se en mans d’un partit ultra conservador i en liquidació com es Ciudadanos, encara liderat per Inés Arrimadas.

    3. També alarma a l’estat perquè Sánchez s’agafa a la crossa de l’abstenció d’una formació política basca i d’un líder als que el PSOE i ell mateix menyspreen. Posen en dubte, en privat i en públic, el caràcter democràtic d’EHBildu i del seu principal líder Arnaldo Otegui que ha passat llargues temporades a la presó.

    4. Arrimadas, la nova sòcia de Sánchez, va qualificar de “infame” i “indecent” una entrevista que TVE feu a Otegui. Va comentar: “Es la major humiliació a les víctimes del terrorisme. Otegui es un terrorista condemnat i inhabilitat”. Va criticar al PSOE per “blanquejar a Otegui amb diner de tots els espanyols”. I durant la intervenció de la portaveu de Bildu, Merxe Aizpurua, en la investidura de Pedro Sánchez, els diputats del trifachito (PP, VOX, CS) proferien crits de “assassins”, “terroristes”, “viva España”.

    5. L’estat espanyol cau en un alarmant triangle (Sánchez, Arrimadas, Otegui) de les bermudes. Vaticini…. Sánchez, per la seva mala gestió i desesperació, acabarà cremat. Arrimadas, pel seu oportunisme i demagògia, s’enfonsarà encara més. Otegui, ja vacunat de tot, sortirà enfortit entre els abertzales que frueixen del concert econòmic.

  6. José A García
    06/05/2020 at 12:28

    No conocemos en su totalidad a la naturaleza. Le asociamos voluntad e intención, pero la ciencia no lo puede hacer. Lo que si es evidente es que la naturaleza ha acumulado mucha experiencia a base de prueba y error, se tardaron más de 1.000 millones de años para la aparición de pequeños oragnismos celulares más complejos que luego dieron a los pluricelulares. Toda la evolución está encerrada en la gestación de un nuevo ser.

    El ser humano posee la propiedad de transmitir información de modo alternativo, no solo mediante las mutaciones genéticas que son lentas y aleatorias. Después de varias decenas de miles de años parece evidente que nuestra inteligencia social es precaria. Ahora, los viejos, usemos las palabras auténticas, se ocultan, no se tiene en cuenta su sabiduría obtenida por la experiencia vital, no son modernos, no sirven a una sociedad que no valora al ser humano.

    Es una evidencia que con las capacidades tecnológicas y el conocimiento actual toda la humanidad podría vivir con dignidad. Otra evidencia es que eto no ocurre, el capitalismo es culpable de esta situación, no la idea como tal sino su aplicación: los países ricos siguen colonizando la mayor parte del mundo, no necesitan enviar ejércitos solo robar la riqueza de los países pobres e indefensos. Dejar morir a niños en África no genera una verdadera indignación, se lava la conciencia enviando ONGs y manipulando a esos pueblos. Las minas de oro de Sudáfrica no las explotan los sudafricanos, y por ello los beneficios se van a países europeos. Todo el mundo es una colonia de una monoría, sigue existiendo la esclavitud con otros modos, menos brutales más sofisticados.

    La democracia que creemos tener es un ritual con limitaciones, recordemos lo que ocurrió en Grecia, España y Portugal por ordenes de la UE, se incumplió nuestra constitución. Y la consitución europea fue detenida porque dos países votaron en contra (Francia y Holanda), no cinco, creo, como era preceptivo. Es eso democracia, es evidente que no existe el pueblo europeo, ni una comunidad europea, ni la identidad europea. Antes está Alemania, Francia, Holanda, Italia, España. Europa está muriendo como antes pero esta vez sin guerras por suerte, pero el norte desprecia al vago sur, y el sur está explotado por el rico norte, que deja migajas para controlar mejor las economías y hacer negocio con el sufrimiento. Pero a la UE le sobra la U de unión, sería mejor CE, Control Europeo. Alemania ha conseguido expandir su territorio de facto. Ahora que es quien controla toda la UE veremos como actúa.

  7. dogbert
    06/05/2020 at 12:27

    La Terra Ferma pot esperar Sr. Foix.
    La Natura va fent lo que toca.
    Despres de tant de temps ara descubrim gent al nostre voltant que ni sabiem que existien.
    Estem en un tempo nou i rar, on encara lo mes inmediat es anar en compte de no anar escalas aball.
    Lo trascendent es inmediat i lo inmediar pot ser trascendent.

    • José A García
      06/05/2020 at 12:33

      La natura no fa res. És un sistema aleatori sense intenció. Si creiem en Deu si que podem pensar que pot haver-hi intenció, o que tenim llibertat per a escollir. La natura és una representació narrativa que fem nosaltres i li donem personalitat com un personatge d’una novela.

      Això sí, posa a prova a una espècie que creu que és lo més avançat de l’univers, i no és cert, som uns ignorants. Ara tenim la pandèmia, però fa més de 40 anys que tenim un canvi climàtic i no fem res. Ara hem vist com es viure en una ciutat sense contaminació, però no farem res, primer és l’economica encara que sigui injusta perquè està acumulant la riquesa en una minoria que fa patir a millons de persones a tot el món. Aquest sistema econòmic es immoral.

Comments are closed.