Patriotas y traidores

Los populismos se mueven en el mundo de la mentira, sin debates ni matices ni oposición

En las páginas de Opinión de la edición digital del The Guardian aparece destacada la figura de C.P. Scott sobre una frase escrita por él en 1921 y que ha pasado a la posteridad: “Los comentarios son libres pero los hechos son sagrados”. Scott dirigió durante 57 años el Manchester Guardian, desde 1872 a 1929, y es considerado un periodista mítico desde los tiempos en los que Manchester era la capital de la revolución industrial, a caballo entre los condados de Lancashire y Cheshire.

Esta frase figuraba en la portada del diario que en 1959 eliminó la palabra Manchester de su cabecera y en 1964 se trasladó defini­tivamente a Londres para seguir siendo uno de los periódicos más liberales del espectro de la prensa británica. Se ha ironizado sobre que The Times era leído por los que gober­naban el país y The Guardian por aquellos a los que les gustaría gobernar el país, mientras que el Financial Times es leído por los dueños del país.

El hecho es que un diario fundado en 1821 es hoy un referente que choca con la polaridad que se ha establecido entre los hechos y las opiniones. La periodista y politóloga Anne Applebaum lo describe en su libro reciente, Twilight of democracy, al decir que siempre han existido diferentes opiniones, pero ahora lo que hay son diferentes hechos sobre una misma realidad hasta el punto de que es muy difícil distinguir entre las teorías conspirativas y los relatos verdaderos. Hemos ­llegado a un punto en el que las opiniones pueden tener más fuerza que los hechos objetivados. La tertulia tiene tanta o más credibilidad que la información contrastada.

Applebaum analiza el declive de las democracias liberales siguiendo los análisis recientes que hace de Gran Bretaña, Estados Unidos y Polonia, país que conoce bien por estar casada con un exministro de Defensa y de Asuntos Exteriores de ese país.

El populismo no puede prosperar sin enviar mensajes falsos repetidos una y mil veces. También emite certezas que bajan río abajo confundidas por las aguas turbias de la mentira. El populismo del partido Ley y Justicia en Polonia, los brexiters en Inglaterra y los republicanos que han aceptado como hechos ciertos los centenares de mentiras que ha tuiteado Donald Trump a todas horas del día han conducido a una inestabilidad democrática en esos países.

La mentira ha ido frecuentemente acompañada por ataques personales a quienes pensaban distinto e, incluso, a funcionarios de las administraciones que no se plegaban a decisiones arbitrarias basadas en falsedades. Cuando Donald Trump apoyaba el miércoles pasado la insurrección y el asalto al Capitolio de Washington lo hacía basándose en que él había ganado las elecciones sin aportar pruebas que lo demostraran. Los escrutinios de los estados habían confirmado la victoria de Biden, los jueces del Supremo, de tendencia mayoritariamente conservadora, se pronunciaron en contra de su demanda y Mike ­Pence, su vicepresidente y presidente del Senado, confirmaba la derrota de Trump, minutos antes de que la turba entrara con violencia en el Congreso.

Los populismos han introducido un mundo en blanco y negro, de buenos y malos, de patriotas y traidores, de amigos y enemigos. Sin debates ni matices. Son partidarios de que no haya instituciones neutras que se rijan por las leyes al servicio de todos.

Benjamin Disraeli, un primer ministro conservador de la época victoriana, el que inventó la mística del imperio, decía que ningún gobierno puede mantenerse sólido mucho tiempo sin una oposición temible. Pero las críticas tienen que pasar por el tamiz del debate y la discusión y nunca basarse en hechos inciertos o mentiras agresivas.

Publicado en La Vanguardia el 13 de enero de 2021

  14 comentarios por “Patriotas y traidores

  1. Tras leer las reflexiones de
    @jack
    Hay que señalar que debe ser la primera vez que las grandes corporaciones multinacionales de EEUU han parado un golpe de Estado. Cambio de paradigma…. (añado….Bueno los medios de comunicación tampoco lo han apoyado)

  2. Sr. Foix : Mirando la foto de este Factor humano, la expresión de su rostro, de sus ojos, de su boca, de su brazo extendido, su dedo indice señalando a algo ó a alguien amenazante, ect. … ya no necesito ó no necesitamos opinar sobre el personaje ó individuo…. Que además es Multimillonario y Presidente de uno de los paises mas poderosos del mundo.

    ¡ Su cara es el espejo de su alma. No nos engaña ! …. ¡ Es un FACTOR HUMANO, … desequilibrante y muy conflictivo y despota de poder y riqueza. ! Como el FACTOR humano Hitler, pero con billones de dolares, ect….pero igual de destructivo.

  3. Se pueden manipular los hechos, pero más difícil es manipular los efectos de las decisiones políticas; se pueden buscar culpables de los resultados ajenos a los, o las, que decidieron, pero los resultados (los auténticos hechos) son tozudos: si una persona es más pobre aunque sea patriota, es más pobre. Si se desencadena una guerra podremos explicar lo que queramos, pero los que estarán en el campo de batalla pueden morir aunque sean muy patriotas; e incluso morir, en general, por mentiras o intereses oscuros.

    Opino, no es un hecho, que el concepto de patriota es antiguo y primitivo. Somos sociedades que debemos colaborar de buena fe y en paz; la identidad principal es la de la especie humana en un sentido espiritual no solo biológico que es el que predomina ahora. No somos leones o gacelas, tenemos una responsabilidad para saber que ningún territorio nos pertenece y que tampoco, aún menos, ninguna persona. Ser libre es desprenderse de identidades transitorias (naciones, estados, ideologías…) y amar, transcender nuestra condición biológica que es la base del deseo de poder y de la tribu.

    • completamente de acuerdo con el segundo párrafo. biológicamente estamos diseñados para la supervivencia de la especie/tribu, como tantas otras. espiritualmente estamos preparados (o deberíamos estarlo) para trascender eso y buscar un bien superior y universal.

  4. CRITERIS SOBRE PATRIOTISME

    1. Qui i que es un patriota? Qui i que es un traïdor? “Patriota: persona que ama la seva pàtria”. “Traïdor: que traeix. Trair: Violar la fidelitat que devem a algú o alguna cosa” (Diccionari de la Llengua Catalana). Per uns, la seva pàtria és Espanya. Per altres, Catalunya. Per uns tercers les seves pàtries son Espanya i Catalunya o Catalunya i Espanya. També hi ha la pàtria europea. I els apàtrides. Aquesta varietat és un fet, no una opinió. En periodisme, bon periodisme, els comentaris son lliures però els fets son sagrats. Cal respectar aquesta varietat. Cal respectar la pàtria de cadascú, de tots.

    2. Qui es patriota?… ¿qui demana que s’investigui el cas de Juan Carlos I o qui s’oposa a aquesta investigació?

    3. Qui es patriota?… ¿qui imposa el sistema judicial espanyol o qui defensa la justícia europea en cas de que hi hagi conflicte entre ambdues instàncies?

    4. Qui es patriota… en cas de conflicte ¿qui fa prevaldre la Constitució espanyola o la Declaració Universal dels Drets Humans?

    5. Qui es patriota… ¿qui defensa l’establishment vigent o qui denuncia que institucions del règim com, per exemple, la judicial i la policial encara estan condicionades pel “atado y bien atado” del franquisme?

    6. ¿Es patriota o no qui promou i defensa els drets i les llibertats de totes les persones i de tots els pobles, inclòs el poble català?

      • un patriota es en el peor de los casos alguien dispuesto a matar a otros por una bandera. en el mejor de los casos, alguien dispuesto a llamar traidores a los que no piensan como él. en catalunya debemos de tener la tasa más alta de europa tanto de patriotas como de traidores.

  5. Los periódicos saben distinguir los hechos de las mentiras??
    Porqué no se ha seguido aquí las ya viejas recomendaciones?
    A que jugaban los periodistas?
    Sería para imponer sus opiniones?
    Las de TV3 separatistas, las de La 1, sujetas a interés del gobierno de turno?
    Ante tanta información gratuita como o que diarios sobrevivirán ?
    Solo con la política expuesta por el diario británico.
    Salud a todos

    • Pero podemos pensar por nosotros mismos. Si un gobierno no hace nada o se distrae en asuntos que parecen una calle sin salida, la conclusión está clara. Si otro gobierno dice a y hace b sin explicar por qué, pues igual. Lo más importante es gobernar con prudencia y justicia, si no nos hacen la vida más fácil es que o no saben, no pueden o no quieren.

  6. Declive de la democracia.
    Un mundo en blanco y negro.
    Populismos.
    Tot plegat todo muy simplon mas que simple, en una sociedad mas simplona que simple.
    Poco rebaño, malos pastores y eso si, mucho borrego.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *