Las lágrimas de Bush

El general David Petraeus compareció en el Senado para dar cuenta de la situación en Iraq donde ejerce el cargo de comandante en jefe de las tropas norteamericanas. Se ha reducido la violencia y la seguridad ha mejorado en el país invadido en marzo de 2003. El general Petraeus es el militar que mejor ha gestionado un conflicto al que no se le ve salida militar ni política inmediata.

Todos sus antecesores han fracasado, han muerto cientos de de miles de iraquíes y los soldados norteamericanos fallecidos superan los cuatro mil. En la ceremonia celebrada para rendir honores a uno de ellos, la cara del presidente Bush se inundó de lágrimas abundantes.

Petraeus pidió que el Pentágono retrase la retirada de las tropas complementarias al menos 45 días, coincidiendo con la recta final de las elecciones presidenciales. La guerra de Iraq ha sido un fracaso político porque el gobierno elegido democráticamente es incapaz de controlar una situación explosiva que se produce en la capital o en cualquier otro rincón del país. Petraeus no entiende por qué el gobierno Maliki fracasó en su intento de reducir la tensión y la violencia en la ciudad de Basora donde han muerto cientos de personas en los últimos días y desde donde se controla la mayor parte del petróleo que sale de Iraq.

La nueva legalidad tras el derrocamiento de Saddam Hussein es incapaz de que el país funcione bajo mínimos. Decía Zbigniew Brzezinski, consejero de seguridad nacional con Jimmy Carter, que “la guerra de Iraq es una calamidad estratégica y moral de dimensiones históricas, comenzada a partir de hipótesis falsas. Está perjudicando la legitimidad de Estados Unidos en el mundo. Los daños civiles colaterales y ciertos abusos están ensuciando nuestro prestigio moral. Tuvo su origen en impulsos maniqueos y la soberbia imperial y está intensificando la inestabilidad regional”.

Las lágrimas del presidente Bush reflejan seguramente sentimientos sincieros. Pero indican también la evidencia de un fracaso al confundir la verdad con la voluntad política. No necesitó la verdad para dar un golpe de fuerza. Es más, quiso demostrar que no la necesitaba para imponer su ley sino lo que le interesaba.

El caso de Iraq pone de relieve que la guerra para resolver los conflictos internacionales ha quedado algo obsoleta. La idea de “clausewitziana” de que la acción militar termina conduciendo a la solución política, no sirve en la mayoría de escenarios que están planteados hoy en el mundo.
Bush metió a Estados Unidos en un conflicto con la idea de que la fortaleza de sus ejércitos, al margen de la ley,podría democratizar Oriente Medio. No ha sido así. Aunque Iraq entra tangencialmente en la campaña electoral, el próximo presidente o presidenta lo tendrá difícil para salir de una guerra tan innecesaria.

6 comentarios

  6 comments for “Las lágrimas de Bush

  1. Anonymous
    12/04/2008 at 18:38

    Mr Bush yesterday sought to reach out to Muslims with a speech at Washington’s Islamic Centre in which he promised new initiatives to rally moderate voices in the Arab world. He said: “I have invested the heart of my presidency in helping Muslims fight terrorism and claim their liberty.” But the Pew survey showed that a global crisis in confidence over Mr Bush’s handling of world affairs was most apparent among Muslims in the Middle East, where many said that they had more faith in Osama bin Laden.

  2. Anonymous
    12/04/2008 at 17:36

    ///ENRIC///

    Bush se equivocó con esta guerra, una guerra que como Vietnam no tiene solución viable para su país, por mi puede llorar todo lo que quiera.

  3. Anonymous
    12/04/2008 at 07:43

    ¿Que hay que hacer con los dictadores que matan cuatro millones de personas?.

    Mejor la tanquilidad con los dictadores asesinos que acciones para acabar con ellos. Antes algunos decían "Better red than dead"; ahora podrán decir " Better slavery than troubles".

    ¿No hubiera sido mejor una acción contra Hitler (6 millones de personas muertas, sin contar las de la guerra) o contra Stalin (40 millones de personas muertas, sin contar las de las guerras)?.

    13.000 soldados americanos muertos en la batalla de Okinawa que duró unos días.

    Los dictadores (Tito, Sadan, etc.) a base de fuertes represiones consiguen, además de otros fines, evitar que salgan las tensiones internas de los paises. Pero una vez desaparecen surgen con más fuerza. ¿Que ha pasado en los Balcanes?.

    El problema actual de Irak es que han aparecido las tensiones agazapadas – que, por otro lado, todo el mundo conocía – entre diversas comunidades: Chiitas, Sunitas y Kurdos.

    No es uan lucha de los Irakies contra USA; de hecho mucho apoyan y quieren su presencia, sino una lucha entre irakies.

    Durante la época de Sadan los Sunitas (minoría) tenían dominadas a las demás comunidades y ahora estas se han revelado mientras qeu los Sunitas no aceptan perder los privilegios que tenían.

    Estas tensiones estaba ahí y hubieran aparecido en el momento que hubiera desaparecido, cualquiera que hubiera sido la forma, la fuerte presión que las mantenía sometidas.

    Todos los que sufren son nuestros hermanos; impidamos que conceptos pretéritos (la nación como ámbito interno de actuación soberana)sean barreras para impedir luchar por la liberación de las personas.

    Demos tiempo al tiempo.

  4. Africa
    11/04/2008 at 22:43

    Sr Foix:Por mi,Bush puede llorar todo lo que le queda de vida,no me emociona ni me da pena.A buenas horas se acuerda del drama que ha originado,no son más que lágrimas de cocodrilo…

  5. Anonymous
    11/04/2008 at 14:59

    Las lágrimas de Bush son lágrimas de impotencia, no sabe cómo salirse del lio en que ha metido a su país y es culpable de la situación económica en la que deja tras su mandato a sus ciudadanos, es lamentable, dificilmente encontrarán un presidente peor.

    Un saludo, J.Vilá.

  6. BartolomeC
    11/04/2008 at 08:27

    Sr.Foix: Recuerdo que mi abuelo cuando yo era niño y me veía llorar siempre me decía ¿tiene solución tu problema?, al decirle yo que si, el me respondía, entonces… ¿Por qué lloras?. Creo que las lágrimas de Bush denotan un drama, que el problema de Iraq no tiene solución para él.

Comments are closed.