El régimen de opinión

La democracia de opinión ha irrumpido con la fuerza habitual en estos comienzos de curso político. Las opiniones circulan masivamente en todas direcciones, las hay para todos los gustos, desde todas las perspectivas, hasta el punto que da la impresión que lo que ocurre es lo que se dice y no lo que pasa. Con un añadido interesante que es que la responsabilidad de las opinadores termina en el momento en que han emitido su juicio, mientras que los que gestionan los intereses de las gentes pueden verse obligados a cambiar de estrategia por lo que ha expresado esta o aquella opinión.

Padres fundadores de la democracia americana

Son las reglas de juego y las sociedades libres sólo avanzan cuando se ejerce la crítica legítima desde todos los ángulos posibles. Pero la realidad de los hechos no la conforman las opiniones sino los hechos mismos. Puede parecer una verdad de perogrullo pero podemos encontrarnos en una situación en la que la verdad mediática, a veces también la demoscópica, se desarrolla al margen de lo que está ocurriendo. Los que participamos con frecuencia en el régimen de opinión estamos en condiciones de hablar sobre cualquier tema, a cualquier hora, aunque desconozcamos los pormenores de una noticia que acaba de producirse. Depositamos nuestra opinión y nos quedamos tan tranquilos.

Un ex director del Times de Londres, William Rees-Mogg, solía decir que los periodistas tenemos que tener un criterio sobre cuanto ocurre pero hemos de cambiar de opinión cuando los hechos así lo aconsejan. En otras palabras, un régimen de opinión corre el riesgo de encastillarse en fortificaciones opinativas que contemplan los hechos como simples contingencias que no tienen por qué modificar las opiniones inalterables.

Hemos pasado de aquella definición en el periodismo norteamericano de que los hechos son sagrados y las opiniones son libres a un nuevo paradigma en el que las opiniones son sagradas y los hechos libres.

No, los hechos son los que son por muchas opiniones que se viertan sobre ellos. Siempre he mantenido que hay muchos lectores y oyentes que saben más sobre cuestiones concretas que los que opinamos sobre ellas. La novedad positiva en estos tiempos de cambios profundos es que esas personas pueden expresar también sus opiniones y arrebatarnos el privilegio individual o colectivo de monopolizar la opinión. Es un cambio de largo alcance.

Publicado en La Vanguardia

12 comentarios

  12 comments for “El régimen de opinión

  1. Julia
    06/09/2010 at 22:53

    Bueno, mi opinión es que este país se nos hunde, que esto ya no aguanta ni un día más, que esta gente que nos dice gobernar no saben nada de nada de cómo sacarnos adelante, que viven en su mundo, cobrando cada mes y pensando la mejor manera de que les llegue la jubilación, eso si, sentados en sus despachos y viviendo del cuento, es mi opinión y por lo que escucho cada día la de miles de personas más que como yo estamos hasta el moño de esta historia.

  2. Albert
    06/09/2010 at 20:25

    Sr. Foix: Poder opinar libremente y con respeto es la esencia de la Democrácia. Pues opinar criticando es lo más facil. Pienso que dar una opinión, de la realidad, con buen criterio y buen sentido común es más dificil.

    Pienso que los periodistas viven de las noticias, mientras que la gente de la calle, en general, las viven, las sufren ó las disfrutan. Depende.

    Por ello, pienso que existen 2 realidades. La realidad opinada y la realidad vivida. ö también la realidad con la que la persona se identifica. Que no es la realidad anunciada a bombo y platillos.

    Un ejemplo: Las caceroladas que duranon varios días contra el anuncio de la intervención del gobierno Español y con el Presidente Aznar al frente, de la intervención en Irak.

    La gente de la calle tuvo el presentimiento y sentido común para desconfiar de la opinión que se le daba, para justificar la intervención.

    • 09/09/2010 at 10:15

      32 Tendencias de cambio
      Juan Freire y Antoni Gutiérrez-Rubí
      Prólogo de Francis Pisan
      ———————————–
      El trabajo de Antoni Gutiérrez-Rubí y Juan Freire, para quienes comprender lo que se avecina forma parte de la cultura digital de hoy.
      No se trata, por supuesto, de predecir el futuro. Sí de descubrir sobre qué mañanas se abren las puertas de las transformaciones en curso.

      Es hora de cambiar nuestras obsoletas bolas de cris¬tal, de sustituirlas por rejillas de lectura (sistema de in¬terpretación, conjunto de elementos para descodificar) de las transiciones de un mundo cada vez más complejo.

      Una de las primeras virtudes de la rejilla es que obliga a entrelazar disciplinas, a establecer interrelaciones entre tendencias en sectores aparentemente inconexos, a aña¬dir complejidad.
      Su objetivo no es cantar el futuro. Es, de manera mucho más humilde y realista, ayudarnos a entender los rumbos del presente.

      “Las empresas deben ser conscientes de la necesi¬dad de adaptarse con rapidez a tres tipos de cambios que significan: cambios en los modelos de organización; cambios en la comunicación; y cambios en el concepto de valor y la gestión del talento”

      -Transformaciones tecnológicas
      -Transformaciones políticas
      -Transformaciones de la información
      -Transformaciones de los modelos de negocio
      -Transformaciones en las organizaciones
      -Transformaciones en las relaciones
      – Transformaciones urbanas

      pdf.completo y gratuito en:
      http://www.gutierrez-rubi.es/wp-content/uploads/2010/09/32Tendencias_de_cambio.pdf

  3. Alex
    06/09/2010 at 18:36

    Habalndo de opiniones, la del ex alcalde de santa coloma esta mañana en TV3 no tiene desperdicio.

    —En una entrevista a TV3, Muñoz ha asegurado hoy que miembros de
    la ejecutiva del PSC -partido del que fue suspendido de militancia
    tras su detención-, contribuyeron «a título personal» a la colecta
    que se organizó para que pudiera pagar la fianza de medio millón de
    euros -impuesta por el entonces juez del caso, Baltasar Garzón-,
    según ha informado la emisora en un comunicado.

    «Hemos devuelto una parte del dinero, pero otra parte no, porque
    los donantes nos han dicho que no lo necesitaban y que lo
    devolviéramos cuando estuviésemos en condiciones de hacerlo», ha
    indicado.

    En cualquier caso, Muñoz ha asegurado que desconoce si ha sido
    expulsado o suspendido de militancia en el PSC, porque no se lo han
    comunicado.

    «Dos segundos después de que (la Guardia Civil) llamara a la
    puerta (y le detuvieran), yo ya sabía y me imaginaba que el partido
    me daría la espalda. El PSC funciona estrictamente así», ha
    apuntado.—

    Dijo también que lo que él hacía lo hacían otros alcaldes y están libres,¡¡¡ahí queda eso!!!.

    • Ramón
      08/09/2010 at 22:51
    • Ramon
      10/09/2010 at 09:13

      Los periodistas, los abogados, los economistas no pueden decir todo lo que saben, simplemente porque decirlo agravaria mas la situación. Pero al final se sabra como funciona todo, en el mejor de los casos antes de 10 años se deben de encontrar modelos alternativos, antes de que todos se den cuenta de la realidad, y no de la realidad inventada.
      Estamos en un mercantilismo dirigido, no es capitalismo, ni un capitalismo de estado No es culpa ni del estado ni de los bancos, es culpa de las redes vinculares entre ambos.

  4. 06/09/2010 at 18:08

    Sr.Foix: La opinión pública se ha transformado en una nueva forma de poder, pero esa misma opinión pública se puede transformar en la peor de las opiniones cuando carece de la más mínima base de conocimientos. Opinar desde la propia conciencia o con unos mínimos de sentido común sería deseable siempre, cambiar de opinión no es malo, es hasta saludable mentalmente, que un mismo suceso genere opiniones contrarias es normal, lo mismo nos sucede cuando miramos un cuadro, pocas veces coincidimos en lo visto. A menudo después de leer las opiniones de mis compañeros pienso que si volviera a escribir y opinar mi comentario sería diferente, lo que si tengo claro es que cuando alguien emite su opinión con insultos o gritos es que esa opinión carece siempre de argumentos y ultimamente escucho demasiados gritos e insultos…

  5. francis black
    06/09/2010 at 18:04

Comments are closed.