Ernest Lluch, un tarannà

Es diu que el temps tot ho difumina i esborra. També el pas de les persones que queden presents en la memòria personal i col·lectiva de forma molt subtil i selectiva. La figura de l’Ernest Lluch no ha fet si no créixer des de que un dimarts del mes d’octubre de l’any 2000 queia assassinat per aquells que no toleraven les seves idees de pau i concòrdia. Els hi feia nosa.

Ernest Lluch

L’Ernest era una persona normal però molt cultivada. Era un home divertit que desplegava una curiositat universal i a la vegada concreta. Tenia amics a tot arreu i coneixia les històries més insospitades de molta gent. La conversa amb l’Ernest esdevenia sempre enriquidora i vivaç, desperta. Escoltava i xerrava pels descosits perquè del seu pou de cultura i humanitat en sortien tota mena de temes i raonaments.

Aquest tarannà no era mai vulgar i sempre tenia un punt d’erudició. Encetava qüestions que et deixaven descol·locat. I si volies desconcertar-lo tenies que anar per la subtilesa dels detalls. Recordo que un dia vaig citar en un article un llibre d’un historiador hongarès, István Bibó, i m’envià un paper amb aquella lletra seva ordenada, pulcra, amical, en el que em mostrava la seva sorpresa per haver detectat aquell autor que es pensava que a Espanya era un secret només compartit per Miguel Herrero de Miñón i ell mateix.

En les seves investigacions sobre els catalans vençuts del segle XVIII va regirar molts arxius i documents de l’època. Coneixia el que hi havia a Viena, anava pels pobles de Catalunya on hi quedaven petjades dels austriacistes, anava a Oliana on va néixer Vilana Perles, visitava unes monges de clausura d’Esplugues de Llobregat que guardaven correspondència de les guerres carlines i es passava hores subratllant textos i papers. Recordo que una setmana abans de la seva mort es presentà a la tertúlia radiofònica que cada dilluns teníem per parlar del Barça i es va treure de la butxaca un retall d’un diari madrileny en el que es perfilava ja la campanya mediàtica que la propera primavera veuríem en tants llocs sobre el País Basc. Això, em digué, portarà molta cua, ja ho veuràs. Fou gairebé una profecia.

Tenia la teoria de que els bascs ens compliquen la vida. Des d’un costat i des de l’altre. Bascs son, insinuava, Savater, Mayor Oreja, Pradera, Unzueta, Juaristi, Arzalluz… tots ens diuen el que tenim que fer i pensar i com que no coincideixen entre ells sempre acabem tenint problemes. Una de les seves últimes crítiques de llibres fou sobre un assaig de Juan Pablo Fusi sobre Espanya que es publicà després de la seva mort a una revista valenciana. Parlava precisament de la influència dels escriptors, pensadors i tertulians bascs en el moment present. Me l’havia explicat fil per randa aquella nit abans de parlar del Barça des de els més inesperats punts de vista.

Com és força conegut, l’Ernest no era “nuñista” però tampoc “gasparista”. S’havia presentat a la candidatura de Lluís Bassat perquè entenia que l’equip més emblemàtic de Catalunya necessitava una regeneració que malauradament encara no s’ha produït. Però no posava llenya al foc a la Junta esperant que les coses es reconduïssin. Penso que hauria estat una mica trist per tot el que ha passat enguany, ell que anava al Camp Nou regularment, podria dir religiosament, aprofitava per enraonar amb la penya d’amics, prenia un llibre si s’avorria, xiulava quan intel·lectualment ho veia necessari, construïa un discurs sobre el club, els jugadors, els tècnics, la directiva… que repetia durant uns quants dies.

Després hem sabut que la seva afecció a la Real Sociedad de Sant Sebastià era tant real que n’era soci accionista, molt minoritari, però accionista. Mai vaig saber si el seu barcelonisme radical digerí adequadament el resultat de l’última vegada que el Barça jugà a Donosti i que guanyà per sis gols a zero. Ell hi era perquè freqüentava molt sovint la capital de Guipúscoa.

Allí hi havia fet moltes amistats en el món de la política i de la cultura. Passejant per la Concha, em digué un dia, vaig veure a un cardenal jubilat, monsenyor Suquia, que també caminava per la avinguda dels tamarinds. Vàrem parlar una estona i més tard, per la mateixa avinguda, avançava el bisbe Setien amb qui vaig enraonar una altra estona. Es curiós, afegia, com entre ells dos gairebé no és parlaven perquè tenien punts de vista no del tot coincidents, es saludaven cordialment però prou, i jo en canvi podia mantenir un conversa amb tots dos.

Aquesta era una de les notes que definien la personalitat de l’Ernest. Era un home de diàleg inclús en les situacions més delicades i extremes. El dia abans de que l’assassinessin em comentava que el proper cap de setmana tornaria a Sant Sebastià, a la Universitat del País Basc. No ho facis ara perquè tot està molt complicat, li deia. Però ell em contestà que ho tenia que fer perquè si no a aquella gent “no els hi podria mirar més a la cara”. El que no sospitava ni jo tampoc que no arribaria a anar-hi perquè el matarien al dia següent a Barcelona.

Ernest Lluch no era un heroi ni un savi petulant. Era una persona entranyable, contradictòria en molts aspectes, humà, apassionat per unes quantes coses, entre elles la Catalunya que ell creia com a reial i possible, xafarder simpàtic, amant dels llibres, de les biblioteques, de la universitat.

El que ell no es pensava ni jo tampoc és que a mesura que passa el temps hagi esdevingut una mena de referència tant pel seu tarannà com pel seu humanisme i la seva bonhomia.

Resum de la intervenció al  Cercle d’Economia en complir-se 10 anys de l’assassinat d’Ernest Lluch, el 21 de novembre de 2000. La taula rodona fou presidida per Salvador Alemany i com a ponents hi intervingueren també, Enric Coromines, Antón Costas i Javier Solana.

Barcelona, 17 de novembre de 2010

10 comentarios

  10 comments for “Ernest Lluch, un tarannà

  1. Tomppa
    24/11/2010 at 08:25

    http://www.abc.es/20101121/archivo/ernest-lluch-asesinato-201011192055.html … era de GAL ? Doncs sant no era, oi ? Si entenc correctament GAL no és exactament per ‘pau’ però suposo que en nom de defensa d’unitat de estat espanyol és pot crear martirs sense cap problema però altre costat no. Algú em pot confirmar si això es veritat que Arnest Lluch formava part de GAL que practicava terrorisme d’estat o no ? Sóc contrari de matança de qualsevol motivació però especialment critic quan més grans fa mal a més petits i única culpable és més petit.

  2. Albert
    19/11/2010 at 00:53

    Un exemple a seguir. El seu assassinat no va tenir sentit. Encara que assassinar mai te sentit. Volía al dialeg. Pero a algú li molestaba. En fi.

  3. 18/11/2010 at 20:35

    Recordo l’article-necrològica que li va dedicar Jon Juaristi, en el que ni tan sols és va molestar en dissimular l’odi que li tenia. Fernando Savater va ser una mica més civilitzat.

    • 18/11/2010 at 21:33

      Brian, creo que artículos como este de Ernest Lluch dieron en la linea de flotación de determinadas ideologías vascas.

      Sabino Arana y Sanchez Mazas

      Periódicamente, aparecen artículos que glosan los aspectos menos democráticos y más extraños a la actual cultura que están inscritos en la obra de Sabino Arana. Son artículos que normalmente los escriben personas que podríamos denominar progres. Es un terreno ya conocido y espectacularmente rentable ante quienes ignoran la situación de las ideas políticas y sociales a fines del siglo pasado y comienzos de éste. Recuerdo que estos pasajes de la obra de Arana también me sorprendieron desfavorablemente cuando los leía en un volumen de Obras Completas editadas, si recuerdo bien, en el Buenos Aires del exilio. Mantengo mi extrañeza y también mi separación.

      Sin embargo, conozco perfectamente que los hijos, los nietos y los biznietos de Sabino Arana no han partido de estos fragmentos en acción política concreta, sino de lo que podríamos denominar su impulso para el reconocimiento de la personalidad vasca y la defensa del vascuence como lengua propia del país. Me parece que harían bien sus descendientes considerando que esta parte discutible de la obra de Sabina Arana solamente constituye una protohistoria del PNV. Un impulso que debe ser reconocido, o que yo al menos reconozco, como un factor decisivo en la reciente historia del País Vasco y en la defensa de sus características nacionales. Pero me parece, como acaba de declarar Román Sudupe, que un PNV moderno tiene que arraigarse con mayor énfasis en la obra más reciente de José Antonio Aguirre. Lamento que este hombre, con algunos rasgos comunes con el político que Hugh Thomas ha considerado el más importante del siglo XX, Franklin Delano Roosevelt, aparezca muy desdibujado entre los suyos. Tan desdibujado que, en una reciente comida que mantuve con dos amigos en el batzoki del barrio donostiarra de El Antiguo, me sorprendió que su fotografía estuviera colocada en un buen lugar.

      Me parece que hace bien quien continúa preocupándose por los citados fragmentos de Sabino Arana, como es el caso de Antonio Elorza, pero no creo que se estén preocupando por estragos que pueda ocasionar en la actualidad. Lo dice quien no es de la parroquia pero conoce cuál ha sido el comportamiento del nacionalismo vasco al lado de la libertad y de la autonomía. Otra cosa, insisto, es que sería preferible que se estableciera una línea de demarcación más precisa y que destacara más la figura del modernizador lehendakari Aguirre.

      A mí me preocupan muchísimo más que los fragmentos de Arana los de Rafael Sánchez Mazas. Veo con preocupación que a una parte de los estudiantes de enseñanza secundaria del conjunto de España se les hace leer una novela de este bilbaíno de adopción. Me refiero a La vida nueva de Pedrito de Andía. Es una novela de fácil lectura y de una estructura y de una técnica realmente destacable, pero con unos contenidos falangistas absolutamente indiscutibles.

      He podido comprobar, además, que en algunos institutos se explica que ésta es una obra que no tiene nada que ver con la ideología de su autor. No solamente lo dicen algunos profesores, sino que he podido leer cómo un crítico literario como García Posada, o un notario como Juan José López Burniol la consideraban recientemente una obra intocada y absolutamente angélica en relación con las ideas políticas del autor.

      Subrayarlo es altamente necesario, puesto que no se puede olvidar que Rafael Sanchez Mazas fue el autor de la letra del himno falangista Cara al Sol o que como el grito de ¡Viva España! le parecía poco, se le ocurrió proponer, y consiguió, que fuera sustituido durante el franquismo por el de ¡Arriba España!. Fue también el autor de la Oración del ausente que le encargó el fundador de la Falange, José Antonio Primo de Rivera. Podríamos añadir que fue quien, en 1923, en las páginas de ABC, propuso que a los catalanes, a los gallegos y a los vascos se nos marcara con una letra E. Una propuesta que no puede ser considerada con la superficialidad que lo ha hecho López Burniol, puesto que algunos amigos de Sánchez Mazas consiguieron que fuera realidad en la Alemania de los años treinta.

      Los defensores de que los estudiantes se pueden formar con la aludida novedad consideran que en Sánchez Mazas hay un periodo posterior a 1939. Olvidan de entrada que entre esta novela de 1951 y una publicada en 1915, Pequeñas Memorias de Tarín, hay una gran similitud, tal como ha destacado Ignacio Eleizalde. Por matices supuestamente racistas se está discutiendo si hay que retirar de los institutos norteamericanos Las aventuras de Huckelbery Finn, de Mark Twain. Además hay que recordar que ese supuesto gran cambio de Sánchez Mazas a partir de 1939 no es posible, puesto que en 1957 publicó un libro con sus artículos que contenían las posiciones más acentuadas de un nacionalismo españolista dictatoria y excluyente.

      Por otra parte, la argumentación de La vida nueva de Pedrito de Andía contiene aspectos realmente poco ejemplares. Así, el protagonista realiza escenas de violencia como disparar balas –siempre va armado- lanzar un hacha a dar o descalabrar a un adversario de una manera violenta. Cuando se enfrenta a alguien, Pedrito lanza el insulto de puercos judíos, mientras que él se define como cristiano.

      Hay una frase significativa cuando se enfrenta con un niño inglés al etilo de los tebeos radicalmente falangistas de Roberto Alcázar y Pedrín: “Vas a tocar la cara de tu padre, lechuzo, pero no la de este cristiano”. La violencia del protagonista, basada en el peor militarismo, hace que desee que cuando sea mayor haya grandes guerras y que prefiera un cielo de banderas a un cielo de nubes. Delante del Árbol de Guernica cita a España, por encima de la cual sólo está Dios, sin referencia alguna al País Vasco. Algún día habrá que estudiar si de aquel nacionalismo españolista autoritario y violento como el de Sánchez Mazas, forjado por un núcleo bastante amplio de intelectuales vascos, no existe, lamentablemente, un reflejo en las juventudes autoritarias del nacionalismo radical vasco.

      Por todas estas razones me preocupa mucho más que una parte de nuestra juventud se continúa formando con una novela falangista como es Vida nueva de Pedrito de Andía que unos fragmentos de Sabino Arana que, siendo rechazables, no han sido los que han dado continuidad a la vertebración íntima de la fuerza política que estableció. Lo escribo estando situado en otros parajes ideológicos, pero explicando las cosas como me parece que son”( Ernest Lluch)

      • 19/11/2010 at 00:28

        Bartolomé,
        Sería osado por mi parte emitir juicios o tomar partido por unos hechos y unos personajes -Sabino Arana y Sanchez Mazas- que no conozco mas que de oídas. Han pasado además muchos años. Hay no obstante una realidad que permanece inmutable: los nacionalismos se realimentan y se enconan mutuamente.

        Ernest Lluch, hombre por lo demás sabio, sensato y cultivado, quizá cometió algunos errores llevado por su afán de comprender y amar al pueblo vasco, pero la saña con la que fue combatido por los autodenominados «no-nacionalistas» -dime de qué presumes y te diré de que careces- incluso después de su absurda muerte, solo se entiende desde el fanatismo más irracional. Fanatismo que está en la raíz de esa realimentación que digo arriba.

  4. francis black
    18/11/2010 at 17:53

    Diez años, me gusta lo de contradictorio, las personas contradictorias son de las que te puedes fiar más, los otros, los que lo tienen todo clarísimo siempre acaban diciéndote lo que has de hacer, pensar , sentir…..

    • Ramón
      19/11/2010 at 12:49

      Las personas no somos perfectas, somos contradictorias, porque se argumenta, se falla, se aprende, se re-aprende….

      Si algo he aprendido en esta vida es no fiarme de los gurus, que tienen muchas veces el apoyo de la prensa, porque toca lo que toca cuando toca.

  5. 18/11/2010 at 16:34

    Sr.Foix: Ernest Lluch era además de una gran persona un magnífico deportísta, solía ir por las instalaciones deportivas de la UB de la Diagonal, hablaba con todo el mundo, lo mismo con Agustín el encargado del pabellón, como con los jugadores y entrenadores de basquet o rugby, corría, sudaba, se duchaba y volvía a su casa, era una persona entrañable, una persona buena, en todo el sentido de la palabra.

    • Alex
      20/11/2010 at 11:43

      Una persona buena, por eso le mataron.

  6. Ramon
    18/11/2010 at 16:14

    Un ejemplo a seguir.
    Me indigno muchisimo su asesinato, tan inutil como los otros. Pero este me afecto aun mas por la cercania.

Comments are closed.