La cobdícia dels europeus

Europa presenta avui una estampa de desmoralització envoltada per la cobdícia, el fracàs de les polítiques econòmiques, la fragilitat de l’euro i les tensions entre el països del nord i les poblacions del sud ofegades per les conseqüències de la crisi amb les seves retallades i ajustos radicals. Europa, i més concretament la zona euro, sembla esbotzar-se per l’ortodòxia dels bancs centrals europeus, per les recomanacions canviants del Fons Monetari Internacional i pels deutes adquirits per economies que van estirar més el braç que la màniga durant molt temps. Els que pensem que la crisi d’Europa s’arreglarà amb més Europa, més complicitat institucional, més pensar en el conjunt que en els problemes concrets i particulars, ho tenim difícil aquests dies en què la pau mundial, l’estabilitat econòmica i financera sembla que recaiguin sobre Europa. No n’hi ha per tant. La crisi no ha tingut el seu epicentre a Europa sinó a Wall Street, que sembla voler imposar les mesures terapèutiques a un mal provocat precisament pels seus alts executius, la majoria dels quals ocupen els mateixos càrrecs, o millors encara, que el 2008.

Imatge de cobdícia

Vull recordar el discurs de Jorge Semprún, traspassat fa uns quants dies, que pensava en Europa com la millor solució per evitar els dramàtics conflictes del segle passat. Deia Semprún que “el meu cas és el d’un antic leninista, que era, per tant, autieuropeu, que descobreix com en el projecte europeu s’obre un horitzó possible per practicar una democràcia radical. La transformació es produeix quan, essent comunista, m’enfronto amb la realitat espanyola i descobreixo que és més important la democràcia, amb capitalisme i mercat, que els hipotètics avenços socials d’una dictadura del proletariat”. Afirma Semprún que Europa no fou un invent de les esquerres, sinó dels democratacristians que convertiren Alemanya i França en el gran motor d’un projecte supranacional que féu de la democràcia un dels seus pilars essencials.

Europa s’ha anat fent a poc a poc, dos passos endavant i un enrere, amb crisis gairebé endèmiques, amb lideratges de gran nivell i amb personatges grisos i sense carisma, amb èpoques d’esplendor econòmica i amb situacions crítiques com la que ens toca viure avui. Què és el més important? Al meu entendre és que Europa ja no és la incubadora de guerres internes i externes. No és el centre del poder polític en el món. Però si una realitat és un mirall per a la resta del món, aquesta realitat és Europa. Per això, potser, hi ha tants intents d’erosionar el seu lideratge institucional en el món.

Quan, l’any 1918, Woodrow Wilson, Lloyd George i Georges Clemenceau, els vencedors de la Gran Guerra, s’asseien a París a firmar el Tractat de Versalles, controlaven el món. Tenien la facultat d’atorgar el dret d’un poble a tenir estat, repartien els territoris europeus que havien format part dels quatre imperis vençuts, traçaven les fronteres i decidien qui governaria en els nous països. També decidien com es dividiria l’Orient Mitjà i tots els territoris de les potències caigudes. Això certament ja no és així. Europa ha après molt de les seves errades i ara estem en un moment en què és més necessari que mai repassar el passat per evitar equivocacions que ens puguin portar als vells enfrontaments, sempre latents al continent al llarg de la història. Hem après a conviure en la diversitat i passem la major part de les nostres vides en companyia de la diferència. Això no vol dir, naturalment, que cadascú no hagi de ser responsable dels seus actes, tant en l’àmbit personal, com en el col·lectiu i el nacional.

La idea que grecs, irlandesos i portuguesos han pagat cara la seva gosadia de convertir-se en nacions riques amb els diners dels altres és ben certa. Però no és menys certa la pràctica dels bancs europeus i americans, però sobretot francesos i alemanys, de voler fer grans fortunes amb les condicions amb què dipositaven els seus diners en aquests petits països, als quals se’ls permetia una gran relaxació de les seves regles financeres. Ha estat la cobdícia de tots plegats, d’estats, de bancs, d’institucions financeres, de governs i de particulars el que ha desfigurat aquella idea tan genuïnament enriquidora de la solidaritat entre pobles, cultures i creences del gran mosaic de països que formem part avui dela Unió Europea i de les seves subdivisions, com és la zona euro.

A nosaltres no ens queda més remei que ser europeistes. No veig cap altra sortida per a una societat com la catalana, en què, per vocació i per història, sempre hem volgut agafar-nos en aliats europeus, encara que en l’hora decisiva de la Guerra de Successió fóssim abandonats pels austríacs i també pels anglesos, tal com es fa palès en aquell pamflet, The deplorable history of the Catalans. Tant se val. En aquests moments en què sembla que la cobdícia i els diners ho són tot, també dins d’aquella certa idea d’Europa que molts tenim cal reivindicar la política i la seva complexitat, el respecte a l’altre amb totes les seves dificultats, defensar les institucions i fer d’Europa el lloc comú on s’apaguin totes les guspires que tan sovint han causat violència i destrucció.

Ja sé que no és qüestió de bons desitjos ni de somnis. Potser ens hem d’acostumar que Europa no sigui només una central de distribució de fons i d’ajuts. Això és molt necessari però no és el més important. Encara que sembli inoportú, vull recordar el que Helmut Kohl digué a la Universitat de Lovaina, just abans de deixar la cancelleria: que la seva aposta per Europa era que no hi hagués més guerres al segle XXI. Hi estic molt d’acord. El problema no és l’euro. El problema és la convivència, la pau i el progrés entre tots els pobles que formem part d’una mateixa civilització.

Publicat al diari Avui el 22-6-2011

22 comentarios

  22 comments for “La cobdícia dels europeus

  1. Ramon
    27/06/2011 at 19:34

    Desde hace algún tiempo, Europa se ve inmersa en incesantes conflictos. Cada uno achaca al otro la responsabilidad en la crisis del euro, señala acusadoramente a un pueblo o a una parte de Europa, creando así las condiciones para que surjan divisiones, rencores y, finalmente, cada uno se repliegue sobre sí mismo.

    Estos bandazos inquietan a los mercados y crean el riesgo de provocar una crisis de confianza y de acción. Para hacer frente a esta situación, los jefes de Estado y de Gobierno deben mostrar coraje político y visión: deben expresar sus convicciones europeas.

    Más allá de nuestras divergencias políticas, los presidentes de los grupos PPE, S&D y ALDE en el Parlamento Europeo, queremos hacer sonar la alarma ante la crisis de confianza que atraviesan nuestros países.

    Queremos reafirmar alto y fuerte que los 500 millones de europeos sólo saldrán vencedores de la crisis si refuerzan su cohesión, y no jugando cada uno por libre.

    Si los europeos quieren salvar, y reforzar, lo mejor que han logrado en mucho tiempo -trabajar y vivir cada vez mejor y más unidos-, deben aceptar algunas verdades.
    Primera verdad: no puede haber euro sin integración económica

    Los europeos se enfrentan a una elección clara: si desean conservar el euro, deben decidirse a hacer converger sus políticas económicas, es decir, sus políticas presupuestarias, fiscales y sociales.

    Se trata de dotarnos de una gobernanza capaz de neutralizar los desequilibrios macroeconómicos en el seno de un espacio económico aún heterogéneo. Para evitar que esta gobernanza se perciba como un «dictado de Bruselas», como sucede actualmente en las calles de Grecia o de España, hay que reforzar la dimensión parlamentaria, al tiempo la europea y la nacional.
    Segunda verdad: las cartas sobre la mesa

    Aunque la crisis actual es la más profunda que haya conocido Europa desde su creación, existe una gran tentación de contentarse con soluciones del día a día, dejando para mañana aquello que hoy costaría menos solucionar. Pero no podemos permitirnos el lujo de ignorar los problemas.

    Durante años, e incluso décadas, los gobiernos de nuestros países, tanto de derecha como de izquierda, han dejado crecer el déficit y han prometido más de lo que podían dar. En algunos casos, incluso han ocultado la realidad de las cuentas públicas. Es hora de volver a las soluciones duraderas.

    Desde esta óptica, hay que decir alto y fuerte que el precio por un fracaso de la unión monetaria y económica sería demasiado alto, sobre todo para Alemania.
    Tercera verdad: La unión hace la fuerza

    La Unión Europea es la mejor arma posible para que la Europa política se convierta en realidad e influya en la globalización. Para regular los mercados financieros, combatir el cambio climático y preservar nuestro nivel de vida, un continente que une su soberanía y sus recursos dispone de muchos más medios que cualquier Estado nacional.

    Decir esto no resulta muy popular. En nuestros días, hace falta coraje para declararse pro-europeo.

    Aquellos que juegan la carta nacional, con ayuda de una prensa a menudo euroescéptica cuando no abiertamente anti-europea, encuentran rédito en las urnas. Al alimentar la ilusión de que la vuelta al Estado nación, presentado como idílico, es factible y deseable, algunos políticos ponen en peligro el futuro de los europeos.
    ‘Deberíamos sentirnos orgullosos’

    Sí, ha llegado el momento de hablar de nuevo por el bien de Europa. Razones no faltan. Hemos logrado realizar un proyecto político único en su género, un proyecto que el mundo envidia y del que deberíamos sentirnos orgullosos. Fundándonos en los valores de la libertad, la solidaridad, la justicia social, la igualdad de oportunidades y de desarrollo sostenible, hemos creado el espacio económico más potente del mundo.

    Los europeos compartimos, cada día un poco más, los mismos valores y las mismas esperanzas. En Europa, el éxito económico y la cohesión social se consideran las dos caras de la misma moneda, porque la libertad va siempre unida a la responsabilidad.

    La Unión Europea es una realidad que, aunque imperfecta, merece ser defendida. Si no existiera, habría que inventarla. Para reforzarla, para garantizar el futuro del euro, los europeos y sus dirigentes necesitan el mismo coraje clarividente de los padres de Europa.
    http://www.elmundo.es/elmundo/2011/06/22/union_europea/1308777566.html

  2. Albert
    23/06/2011 at 05:39

    Sr. Foix: La cobdicia dels europeus i també podriem afegir la cobdicia dels chinesos, brasilers, indis, paquistanesos, nortamericans, sudamericans, africans, australians, ect.ect.

    En fi. La cobdicia humana. Que per alguns no te pas limits, ni ética ni cap sentiment cap els altres.

    Es per aquest individus/es com una malaltía psiquica ó mes be es com si fosin jugadors de la ruleta dels casinos de joc.

    I que no en tenen mai prou de diners acumulats i amassats.

    Encara que al seu costat convisquin amb millons de persones que passam misería, necessitat, desesperança i fam.

    Penso que: Necessitem un nou organisme ó institució mundial que vetlli pel benestar de la societat humana i controli aquest joc dels trileros de turno d’aquest tipus ó diguem que controli alguns dels individus que practican l’enginyería financera per robar directament el capital dels demes incautos ó innocents i confiats.

    I que desequilibren aixis tota l’economía mundial i a tota la humanitat, ect. En realitat haurien d’esser jutjats i considerats criminals. Per tot el mal, guerres i morts que provoquen i causen.

    • Albert
      23/06/2011 at 05:54

      P.D. Vegis conjuntament la corrupció, els corruptes i els corruptors. Que marxant junts amb la cobdicia i els conbdiciosos.

      Hi vegís també de pas a tots els paraisos fiscals autoritzats pels cobdiciosos i companyia. Que aixis segurament els goberns no tindríen deficit ni tampoc els estats estarien al borde de la fallída.

      Realment tot forma part de la cobdicia humana mes fastigosa i criminal.

      • Ramón
        28/06/2011 at 00:49

        El problema de Grecia no es de raiz financiera es mas de raiz económica, un pais es un asunto relativo lo que debe, lo que importa es si un día pagara lo que debe. Asusta la deuda de Japón ? en principio no, porque tienen capacidad de respuesta, tienen base industrial, tecnológica, investigación, patentes, industrias potentes exportadoras. De momento las soluciones europeas son soluciones de patada hacia delante, ganar tiempo, para ver que pasa en el G-2, y para tener listas las nuevas normas en 2013, posiblemente con dos alternativas, dentro con mas unión fiscal o maletas para irse fuera.

  3. Ramón M
    23/06/2011 at 02:22

    Sobre Europa, esta claro, Europa es la bisagra en el G-2, es la solución,trabajar de forma coordinada nos permitirá competir contra los países que van emergiendo, Brasil,Rusia,India, Sudafrica.
    Como bien dice Susana del Rio «Es importante apostar por Europa y sus logros. Y hacer visible lo positivo. Juntos.»
    Hay una puñetera tendencia a mostrar solo lo que no funciona de Europa, de las ayudas a España, los fondos estructurales que suman 3 planes Marshall rapido se olvidan. O bien se olvidan del grado de apertura que permitio tener mas empresas exportadoras que son las que ahora nos estan salvando.

  4. Ramón M
    23/06/2011 at 02:15

    Todos los banqueros son iguales ? todos los politicos son iguales ?
    http://www.tv3.cat/videos/3586830/Joan-Mele-un-banquer-poc-habitual

    Que es el mercado ?…
    «Aquí lo que ha fallado rotundamente ha sido tanto la política con minúsculas como la acción irresponsable de los lobbies: es decir, los causantes del desastre son sujetos bien identificables y concretos, ya sea que trafiquen en la banca o pastoreen sindicatos, y no una entidad abstracta y, como tal, desprovista de intenciones cual es el mercado. Por otro lado, los únicos mercados concretos y localizables que conozco son los de abastos, donde se amontonan cabezas de pescado y hortalizas y, a pesar de su olor a vísceras, no pueden concitar en su humilde existencia todos los males de nuestro presente».A,Gonzalez
    Los mercados (no los de abastos, sino los otros) son un pilar fundamental de las sociedades libres, una construcción irrenunciable que debemos mejorar con el esfuerzo de todos, promoviendo políticas y mecanismos que vigilen y limiten las prácticas oligopolistas y que posibiliten y fomenten la radical igualdad de oportunidades. Porque no hay mejor mecanismo para asignar precios y recursos en el sistema productivo. Y dicho esto, hay que decir también que pretender aplicar las reglas de mercado a los ámbitos que por su naturaleza no se rigen por esta lógica es una majadería (o una perversión) equiparable a servirse del código penal para solventar disonancias en una asamblea de vecinos, o de la teoría de juegos para el análisis clínico. A.Gonzalez

  5. dogbert
    22/06/2011 at 23:38

    Creo que la codicia es un pecado capital para los católicos, no estoy seguro. Si que tengo claro que la codicia es uno de los pecados del Capital. Con mayúscula.
    Para los capitales domesticos con minúscula muy pequeñita, como el mio, es de pura logica conservarlo y no irlo dando asi por las buenas. Ya que el dinerito si se va dando, se acaba. Y tampoco es eso.
    El capital no material, como los sentimientos son otra cosa, si Vd reparte los (buenos) sentimientos le retornaran corregidos y aumentados y cada vez será mas rico.
    Y circulara por la vida mas ligero, mas optimista mas positivo y no necesitara para este capital inmaterial tener ninguna cuenta estructurada, ni estar al loro de la penúltima emision de cedulas, ni en si queda libre una cajita de seguridad en su entidad de crédito.
    Ya hoy jueves es dia de verbena, les sugiero hacer la típica lista de cosas malitas para quemar en la hoguera que les pille mas cerca.
    Interioricen cositas buenas, buenos sentimientos y repártanlos. Con ganas, con sinceridad, con afecto, con amor (aplinquelo de manera discrecional y ordenada a la tipología de cada receptor/receptora, no fessim la de riure!)
    Sean buenos, sin fanatismo por favor, repartan amor en el sentido mas amplio posible, a raudales y sentiran el retorno. Dense uno o varios premios. Sueltense, aligérense, no sean codiciosos y sean muy felices.

    • Africa
      24/06/2011 at 08:49

      Dogbert, qué fácil seria la vida si hiciéramos lo que propones!Un saludo.

  6. 22/06/2011 at 18:32

    Es parla molt últimament del Tractat de Versalles per recordar, a propòsit de Grècia, que no es poden imposar a una nació condicions denigrants i impossibles de complir. Aquí s’acaben els paral·lelismes, perquè no és comparable la Grècia d’ara amb l’Alemanya d’aleshores. Però els perills ara son uns altres: Grècia podria ser l’inici d’una desestabilització econòmica i social que podria arrossegar Portugal, Espanya, Itàlia, Irlanda, Bèlgica… i al darrera la resta d’Europa. Saber quins errors s’han comès és important, perquè no es pot fer una teràpia sense un bon diagnòstic previ, però més enllà de buscar culpables i causes cal buscar solucions, i en el punt a que hem arribat, Europa, o se’n surt conjuntament o no se’n sortirà.

    • 22/06/2011 at 22:16

      Problemas nuevos requieren soluciones nuevas Brian.

  7. francis black
    22/06/2011 at 15:18

    Alain Touraine

    La economía mundial da signos de recuperación. ¿Es eso realmente la salida de la crisis?

    En el plano puramente económico, no hemos salido verdaderamente del estancamiento. En Estados Unidos, la capacidad de creación e innovación es tan importante que se puede hablar de elementos de arranque. Pero en Europa, el único país que está saliendo es Alemania, donde han tenido la inteligencia de mantener la sociedad industrial. La situación en Francia, en Italia, no es brillante. En España, hay un 21 % de paro… Y hay tres países en situación difícil. ¿Se puede hablar de salida de la crisis con los casos de Grecia, Irlanda y Portugal?

    Pese a todo, la situación no es tan dramática como la que se produjo tras el crack del 29.

    Ciertamente, hemos evitado 1929. Hemos conseguido, pese a las dificultades, hacer algo para salvar la zona euro. Y los países europeos, salvo excepciones, han entendido que encerrarse, cerrar las fronteras como propone en Francia Marine Le Pen, sería una catástrofe, que abandonar el euro no es una solución. Hemos evitado lo peor. Pero no se puede decir que las cosas se han recuperado. Y esto pasa en un mundo que está en pleno crecimiento: América Latina, India, Corea, China… incluso África.

    ¿La hegemonía mundial se está desplazando con la crisis?

    El gran fenómeno es el desplazamiento hacia los países nuevos. Es el hecho más importante. Los americanos han perdido mucha influencia, pero los europeos todavía más. Hoy no cabe imaginar a Europa como un elemento fundamental de la economía mundial. No hemos salido, no salimos, de la crisis porque no podemos salir sin un cambio cualitativo, profundo, cultural, político, social… y estamos muy lejos. Abordamos pequeños problemas con enormes dificultades.

    ¿Es un declive inevitable?

    Nada es inevitable. Aunque hay que entender que salir de la crisis implica cambiar de visión, cambiar de paradigma, de representación de un tipo societal nuevo. Lo que es extremadamente difícil. En el siglo XIX, en Europa –Inglaterra aparte– el pensamiento industrial tuvo muchas dificultades para imponerse.

    No encontramos el camino…

    En Europa, y esto es algo extraordinario, han desaparecido los actores sociales y políticos. En la derecha no hay nada nuevo.El único cambio es la penetración de las ideas de la extrema derecha. El único movimiento importante hoy en Europa es la xenofobia. Y la izquierda está en retroceso. El problema fundamental es que los actores de la sociedad industrial han desaparecido y no han sido reemplazados. La extrema derecha es un contra-actor. Estamos en un continente sin actores. En un mundo vacío donde no hay grandes movimientos sociales. En la Europa de los últimos años había movimientos de cierta importancia, vinculados a la deslocalización industrial, al cierre de empresas. Después del inicio de la crisis en 2007 se terminó, porque la gente está en una situación mucho más difícil.

    Usted habla en su libro del silencio de las víctimas de la crisis. ¿A qué lo atribuye?

    No tengo respuestas suficientes. Pero es el problema más importante. La gran cuestión son los dominados, el pueblo, los trabajadores. Las fuerzas de oposición ya no son los trabajadores.

    En España han roto ese silencio los indignados.

    La ausencia de respuesta de los países europeos a la crisis ha comportado una crisis política. Los electores, sobre todo los jóvenes instruidos, tienen la conciencia de que se encuentran frente a un vacío político. En varios países, y no sólo en España, ha habido movimientos parecidos de ruptura. No se trata en absoluto de revolución, sino de la conciencia de no estar ya representados. El movimiento español parece una manifestación desesperada de una izquierda abandonada y engañada. Estos movimientos reclaman con urgencia nuevas proposiciones del sistema político. Es la ausencia de propuestas para salir de la crisis la que causa la indignación.

    Si ya no son los trabajadores la principal fuerza de oposición, ¿quién puede serlo?

    Ésa es la gran cuestión… Se puede responder de tres maneras. Se puede decir, de entrada, que en este mundo global la única respuesta con sentido debe ser mundial, es decir, ecologista. Aquí hay una capacidad de acción incontestable. La segunda es la respuesta a la mundialización. Pero los altermundialistas, que se han movilizado formidablemente, no tienen ningún asidero político. Es un movimiento de opinión que no deviene movimiento político. En tercer lugar, yo había formulado la hipótesis, que se ha revelado errónea, de que entre las principales fuerzas estaría el feminismo. No se ha producido

    http://www.lavanguardia.com/cultura/20110612/54169291662/el-unico-movimiento-importante-hoy-en-europa-es-la-xenofobia.html

    • Ramón M
      23/06/2011 at 02:02

      Para ver que ha cambiado, es interesante leer el ultimo dossier de la vanguardia: China. Poder y fragilidad.
      http://www.project-syndicate.org/commentary/koike19/Spanish
      Libros:
      -El Siglo de China: De Mao a primera potencia mundial -Ramón Tamames (2007)

      -Enfoque asiático:
      http://www.casaasia.es/governasia/boletin4/pdf/boletingovernasia_china.pdf

      -Observatorio de politica China http://www.politica-china.org/
      The China Boon project htpp://chinaboom.asiasociety.org
      -La transformación de China. http://anuarioasiapacifico.es/especiales/china.html
      -China stands up. http://www.project-syndicate.org/series/china_stands_up/description
      -Iberchina: http://www.iberchina.org/
      http://www.chinadialogue.net/
      http://www.ecrfr.eu/content/programmes/C11/
      http://chinadigitaltimes.net/
      http://www.adb.org/Environment
      http://www.cefc.com.hk/

      Conferencias TED:
      Martin Jacques: entendiendo el ascenso de China
      http://www.ted.com/talks/lang/eng/martin_jacques_understanding_the_rise_of_china.html
      Joseph Nye nos habla sobre los desplazamientos mundiales de poder
      http://www.ted.com/talks/lang/eng/joseph_nye_on_global_power_shifts.html

    • Ramon M
      23/06/2011 at 08:50

      Francis, Alain da con las claves: «el desplazamiento hacia los paises nuevos»
      Que ha cambiado realmente estos ultimos 30 años ? Los paises emergentes que han entrado en escena, si lo miramos humanamente, ya les tocaba, vivir mejor, salir de la miseria, pero hemos de ser conscientes que con el modelo actual economico-financiero, implica que nosotros vivamos un poco peor. El ajuste es hacia un nuevo equilibrio, porque el modelo esta basado en mas crecimiento es mas deuda para Occidente, y no podemos endeudarnos mas. El problema es que la globalizacion debe ir en ambos sentidos si solo funciona en un sentido se provocan deficit comerciales, y aumento de paro. En resumen es una tonteria dar la culpa a mercados, a politicos o a bancos, porque los siempre han funcionado de la misma forma, el punto clave que ha variado han sido los desequilibrios economicos globales.

      • francis black
        23/06/2011 at 10:15

        Hoy Foix habla de China y creo que el nuevo dossier La vanguardia también, el tema del desplazamiento es si ese desplazamiento economico hace que los valores socialdemocratas que tenemos en Europa queden obsoletos o por contra un mayor bienestar comporta adquir una serie de valores de libertad individual y en consecuencia esta forma de vida se generalizara, esto junto con los recursos naturales creo que son los dos grandes dilemas en el tema de las economias emergente un tercero es lo que podemos perder nosotros si queremos competir con estas economias si no adquieren nuestro modelo de sociedad, creo que lo perderiamos todo, tanto si buscamos competir como si renunciamos.

        Tres puntos de debate:

        Una sociedad emergente pedira más derechos individuales, más bienestar global o no y se implantara un sistema nuevo desde estos estados.

        Hay recursos naturales para nuevos millones de consumidores a nuestro ritmo.

        Europa que posibilidades tiene, competir haciendo perder derechos a su población o no competir y pasar a ser marginal.

        ….

        Si alguient tiene la solución que la patente.

        • Ramon M
          23/06/2011 at 11:29

          Si lei el dossier, y lo compare con los articulos de project syndicate http://www.project-syndicate.org/series/china_stands_up/description y las conferencias del sr.Pavon.
          http://www.youtube.com/watch?v=gK0mzhv_mKg&NR=1
          Esta claro en China hay riesgos: Presion democrafica, derechos humanos…dependencia energetica, dependendia de sus dolares almacenados, dependencia de nuestra compras… Esta claro hay limites, pero sobretodo porque no es el caso de China, hay India que viene apretando, hay Rusia, hay Brasil, hay Sudafrica… Europa tiene futuro, solo si trabaja de forma unida, mas coordinada.

  8. Josep
    22/06/2011 at 15:16

    AMIC LLUÍS. Així ho emtengueren els evangelitzadors franciscans d’Europa, Giacomo de la Marca; Joan de Capestrano i els altres fills de sant Francesc d’Assís. Reevangelitzar EUROPA amb la Pau i el Bé i l’ajut de l’Esperit de Déu i la nostra, Així sortirem de totes les crissis…….. I demà, a Berga, Corpus i Patum. Un abraçada. Josep

  9. pep
    22/06/2011 at 13:41

    Hola Lluís, bon article i millor acabament. Les dos ultimes línies son el resum del que convé a Europa i deixem-nos de diners i pensar més en el be comu, que es el que du a la pau i millora la convivència entre els ciutadans. Al meu poble de petit recordo que encara es feien pregons pels carrers i el pregoner convocava per ordre del Sr. Alcalde, un home de cada casa per anar a arreglar els camins del terme municipal, no cadascú el seu; i així tot el que afectava a la vida de la comunitat i d’aquesta manera vam conviure amb armonia anys i més anys. Que atractiu es el be comú oi?
    He de dir que els meus avis no esperaven cap subvenció i res de l’estat,només confiaven en Déu nostre senyor i amb el seu esforç personal. De petit sentia que els avis només demanaven que l’Estat no es posés en cap més guerra, ben mirat es un bon desitg oi? Com han canviat les coses aquests últims anys, que ho hem esperat tot de l’Estat.

  10. Luisildo
    22/06/2011 at 11:25

    Sr. Foix, un bon article. A les seves conclusions que el problema es la convivència, la pau i el progrés de tots els pobles que formen part d’una mateixa civilització, en el cas d’Europa el veig més acusat. Intentem anar tots a la una en la major part de les coses, però cada vegada més penso que les diferències són majors del que ens pensem. I mentre cada país pensi en només els seus interessos econòmics i no en el bé comú, no anirem de cap manera.

  11. 22/06/2011 at 11:09

    Sr.Foix: Los ejecutivos causantes del problema fueron recompensados, hicieron una buena estafa y eso tiene premio en Wall Street y en la China, nosotros tenemos un agujero en la línea de flotación y no damos abasto para achicar la deuda creada por nuestra falta de criterio y control, no hay guerras en Europa, cierto y nos alegramos, pero en miles de hogares se libra una batalla diaria contra la miseria.

    Por cierto, cuando pueda nos pasa el teléfono del oculista del señor de la foto…

Comments are closed.