La nostalgia y el realismo

Nigel Farage, uno de los principales impulsores del Brexit, un personaje exótico, populista y xenófobo

Nigel Farage, uno de los principales impulsores del Brexit, un personaje exótico, populista y xenófobo

Una de las imágenes que ha dejado el Brexit es la exclamación de unos jóvenes ingleses lamentándose de que no podrán viajar libremente por 27 países europeos si la separación de Gran Bretaña acaba ratificándose.

La mayoría de los británicos han rechazado la realidad de la diversidad cultural y étnica que viven desde hace años, principalmente en las grandes ciudades, pensando que se podía recuperar la pompa y circunstancia de tiempos victorianos a la que Edward Elgar puso música y que se ha convertido en un himno nacional en la reserva para las grandes ocasiones.

No ha sido fácil vivir en la diversidad y hemos tenido que aprender lenta y pacíficamente, con sangre y lágrimas muchas veces, el arte de vivir en la diferencia. Se ha dicho, recuerda Bauman, que el universalismo inherente al espíritu europeo consiste en su capacidad para conversar con el
extranjero.

El espíritu de la victoria del Brexit no es un fenómeno que pueda acotarse a una parte mayoritaria de los británicos que se expresó en las urnas hace una semana. Un relato semejante recorre las sociedades continentales con mayor o menor intensidad. Es un relato que está ganando terreno desde Francia hasta Hungría pasando por Holanda y Austria. Indiferencia y falta de respeto al diferente.

Europa ha olvidado que es la patria de la memoria, de una memoria inquietante y devastadora, con decenas de millones de muertos a sus espaldas en el siglo pasado a causa del nacionalismo de los estados. La Unión Europea ha cometido errores. Pero no tantos como para construir un discurso decadente que ya expresó con desgarro el alemán Oswald Spengler en la primera mitad del siglo pasado.

La Europa que conocemos hoy es la historia de un éxito de convivencia, de progreso y de libertad. Parece que esta Europa que ha derribado casi todas las fronteras se sienta más insegura y quiera atrincherarse levantando los viejos límites que se pactan en la Paz de Westfalia de 1648. Esta Europa que quieren defender los ingleses desde fuera, maniobrando a favor de sus intereses, significa el retorno a las vie-jas confrontaciones entre los pueblos europeos.

Estos días he paseado por la mítica Fleet Street de Londres, donde hace una generación se concentraban todos los diarios y todos los periodistas. Hoy es un espacio ocupado exclusivamente por el Tribunal Supremo, el Temple Bar y las Lincoln’s Inn que vieron el comienzo de la carrera jurídica y política de Tomás Moro, una persona que se habría jugado posiblemente la vida de nuevo para luchar contra la men­tira ambiental junto con su amigo humanista Erasmo de Rotterdam. La nostalgia se ha impuesto al realismo. Europa debe reflexionar con Paul Valéry y volver de nuevo a sus tres pilares definitorios: la religión de Israel, la filosofía griega y el derecho romano.

Publicado en La Vanguardia el 30 de junio de 2016

9 comentarios

  9 comments for “La nostalgia y el realismo

  1. Joan Martorell i barberà
    01/07/2016 at 10:51

    BREXIT

    La Gran Bretanya, mai ha estat Europa, sempre ha anat a la seva:a favor de França quan tenia por del alemanys o a l’inrevés…i amb un ull a la seva antiga colònia d’Amèrica.

    Els catalans en tenim una inesborrable experiéncia:quan la Guerra de Succesió, els anglesos es van posar a favor dels Austrias i en contra dels Borbons:A favor de les llibertats de Catalunya en front de l’absolutisme borbónic; però quan el l’arxiduc Carles va esdevenir hereu de l’Imperi Austríac , ens van entregar, sense cap escrúpol a les mans de Felip de Borbó, i a Utrecht es van em butxecar Menorca i…. Gibralta!!! i nosaltres vam perdre les nostres institucións (la Generalitat el Consell de Cent).

    A Utrecht els fills de la Gran Bretanya es van donar per satisfets quan la delagació Espanyola els aclarí que els catalans tindrien els mateixos privilegis que les dues Castelles, tan estimades pel rei Felip de Borbó

    De fet, peró, com a català només em fio de Catalunya… potser amb aixó sóc una mica anglés oi?no ,en absolut, Catalunya és Europa fa dos mil anys, i serà Europa quan Europa sigui més que un embrió.Anglaterra fins el segle XI va ser viking

    A la BBC els hi suggeriria un programa que els hi podria muntar en Toni Soler “vikingia·”

    JOAN MARTORELL I BARBERÀ

    carretera de TERRASSA 30

    08230 MATADEPERA

    telf 937870535

    DNI39054045E

    © 2016 Microsoft Términos Privacidad y cookies Desarrolladores Español

  2. Albert
    01/07/2016 at 09:07

    Sr. Foix: Esperemos a ver que dice, como reacciona y que decide el gran capital británico de U.K…de toda la Commonwealth, el gran capital de las naciones de Europa y el idem de U.S. …que es lo que en realidad importará.

    Porque a fin de cuentas el Referendum de por si no es nada, sin contar con la opinión decisiva de la City.

    Si estos poderosos…invisibles,… pero decisivos Sres. del Gran Capital deciden que para sus intereses el Brexit, debe ser anulado, pues eso se hará, sin duda.

  3. 30/06/2016 at 16:34

    Sr.Foix: dicen que cualquier tiempo pasado fue mejor…y esa es la añoranza que ha triunfado en Inglaterra…

  4. José A. García
    30/06/2016 at 14:42

    Un error de la UE ha sido aplicar una política de austeridad basada en la ideología del neoliberalismos que promueve un individualismo feroz. Europa no ha sabido reaccionar ante una ideología que destuía los contratos sociales establecidos sin ofrecer ninguna esperanza a cambio. Esta situación es ideal para los populistas de todo tipo: una presa fácil para excitar las emociones, la ira y el odio al diferente.

    El sonriente Sr. Farage ha mentido, ha engañado, como ha reconocido. Y al parecer en el país donde no se tolera la mentira esta no tiene ningún efecto (no ha dimitido por mentir en la campaña) ¿Donde he visto esto, creo recordar algo parecido en nuestros paises?; quizás comienzan a parecerse a lo que ellos llaman despectivamente PIGS.

  5. francis black
    30/06/2016 at 14:15
    • 01/07/2016 at 09:52

      “deu homes encara no són una ciutat, i cent mil ja no són una ciutat”. …

      • francis black
        01/07/2016 at 11:40

        «¿Qué es hoy la ciudad para nosotros? Creo haber escrito algo como un último poema de amor a las ciudades, cuando es cada vez más difícil vivirlas como ciudades. Tal vez estamos acercándonos a un momento de crisis de la vida urbana y Las ciudades invisibles son un sueño que nace del corazón de las ciudades invivibles. Se habla hoy con la misma insistencia tanto de la destrucción del entorno natural como de la fragilidad de los grandes sistemas tecnológicos que pueden producir perjuicios en cadena, paralizando metrópolis enteras. La crisis de la ciudad demasiado grande es la otra cara de la crisis de la naturaleza. La imagen de la “megalópolis”, la ciudad continua, uniforme, que va cubriendo el mundo, domina también mi libro. Pero libros que profetizan catástrofes y apocalipsis hay muchos; escribir otro sería pleonástico, y sobre todo, no se aviene a mi temperamento. Lo que le importa a mi Marco Polo es descubrir las razones secretas que han llevado a los hombres a vivir en las ciudades, razones que puedan valer más allá de todas las crisis. Las ciudades son un conjunto de muchas cosas: memorias, deseos, signos de un lenguaje; son lugares de trueque, como explican todos los libros de historia de la economía, pero estos trueques no lo son sólo de mercancías, son también trueques de palabras, de deseos, de recuerdos. Mi libro se abre y se cierra con las imágenes de ciudades felices que cobran forma y se desvanecen continuamente, escondidas en las ciudades infelices.»

        Italo Calvino en prologo de Las ciudades invisibles

  6. francis black
    30/06/2016 at 13:36

    Unitat, diversitat

    Els homes que admeten la diversitat i la discussió solen ésser de bon tracte, i els que creuen que tot és u i el mateix són violents í tenen sempre l’estaca a punt. Aquesta és una paradoxa de gran rendiment per a comprendre la vida.

    [«Notes sobre André Gide» – El passat imperfecte]

    Josep Pla

  7. dogbert
    30/06/2016 at 13:05

    Vaya remate contundente, valiente y acertadisimo el de su magnifico articulo Sr. Foix.

    Nada a decir, respeto y chapeau!

Comments are closed.