Estrategias de confrontación

Cartel electoral de Artur Mas en las elecciones de 2012 con el lema “la voluntad d’un poble”.

Sólo la posteridad dirá si ha valido la pena tensionar de tal manera Catalunya y también España para acabar en una situación de bloqueo en las relaciones políticas entre catalanes y entre catalanes y españoles. En el viaje que se inicia con la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut del 2010 se han roto muchos platos.

El acelerón en la primera manifestación masiva de la Diada del 2012 sugiere a Artur Mas adelantar las elecciones con aquel ­célebre cartel mesiánico que llevaba por ­título “La voluntat d’un poble”. Un pueblo que siempre ha huido de unanimidades como se ha demostrado en todas las elecciones. Era más definitorio este eslogan que la fotografía de los carteles en los que Artur Mas se parecía a un Charlton Heston afeitado y con ropa clásica de paisano.

Desde el primer momento, la Convergència i Unió que lideraba a la sazón Artur Mas no supo distinguir entre la parte y el todo o, lo que es lo mismo, no entendió que la pluralidad política en Catalunya seguiría siendo parecida y no se vería afectada por las manifestaciones de cientos de miles de catalanes en las Diades posteriores y en otras ocasiones de concentraciones masivas. El resultado de aquel error de cálculo se saldó con la pérdida de 12 de los 62 escaños que CiU tenía en el Parlament.

En vez de reflexionar sobre los resultados del 2012, Artur Mas siguió adelante como si nada hubiera ocurrido. Este fue su segundo error. CiU, sin que nadie se diera cuenta, empezaba el camino de desintegración, primero con la separación de Unió y luego con la desaparición de Convergència y de las siglas que la sucedieron, que ahora se quiere gestionar desde Waterloo causando otra división en los restos que quedan de aquel movimiento ideado por Pujol. En las memorias de Duran Lleida se baja al detalle con datos y fechas del divorcio en el seno de la coalición nacionalista conservadora que había gobernado Catalunya casi un cuarto de siglo.

Repasando los resultados de aquellas elecciones aparecen dos fuerzas minoritarias que tendrían una gran importancia hasta hoy. Ciudadanos conseguía nueve diputados y la CUP entraba en el Parlament con tres escaños. Albert Rivera se proyectaba ya hacia la política española con un discurso radical contra el nacionalismo catalán y David Fernàndez presidía el grupo de tres diputados cuperos empezando con el célebre abrazo personal a Artur Mas, a quien sus correligionarios posteriores mandarían a la papelera de la historia en enero del 2016. La designación de Carles Puigdemont fue rápida, en un fin de semana, en un debate de investidura de urgencia y con un programa de gobierno tan ambiguo como incierto.

Entiendo que haya quien promueva una vuelta de Artur Mas para recuperar la centralidad y, sobre todo, para ocupar nuevamente el poder, que en estos momentos ejerce el president Quim Torra como delegado de Puigdemont, que desde la sede del Consell per la República de Waterloo hace y deshace listas y se bate dialécticamente con Marta Pascal, que se atreve a cuestionar que Catalunya se pueda dirigir desde Waterloo y que se pueda regir desde la emotividad desbordada. De aquella CiU del 2012 sólo ha quedado la nostalgia.

Quim Torra parece más interesado en los símbolos y en la recreación histórica de lo que ocurrió en Catalunya en los años treinta del siglo pasado que en la gestión de gobierno. Al repetido “no es no” de Pedro Sánchez respecto a un referéndum en Catalunya si sigue en la Moncloa contesta Torra con un “sí es sí”. Es evidente que desde Waterloo se prefiere seguir con la confrontación con España sin tener en cuenta los efectos adversos para los intereses de la mayoría de la sociedad catalana y para el conjunto de España y de Europa.

No sé si Catalunya será un día un Estado independiente. Lo que sí parece evidente es que siguiendo el guion trazado por Artur Mas a partir del 2012 no se va a alcanzar una independencia yendo contra España y sin contar con Europa. El independentismo tendrá que reconocer sus errores estratégicos y no recrearse tanto en las equivocaciones del Estado, que han existido. Las dos estrategias confrontadas han llevado a Catalunya ante los tribunales y han perturbado la convivencia polí­tica a medio y quizás a largo plazo.

El romanticismo de Puigdemont choca con el realismo de Junqueras, que lleva puestas las luces largas desde su largo, inexplicable y poco justificado cautiverio en prisión preventiva, igual que el de sus compañeros encarcelados. No es extraño que sea difícil, por no decir imposible, una candidatura unitaria. Unos siguen con el choque frontal y otros intentan ampliar la base para conseguir la independencia con un calendario asequible, largo posiblemente, pero mucho más realista que el emprendido por Artur Mas en su día.

Publicado en La Vanguardia el 10 de abril de 2019

14 comentarios

  14 comments for “Estrategias de confrontación

  1. Bet
    12/04/2019 at 01:59

    Si no apareixen nous polítics de centre, assenyats i que poguem confiar…..acabarem votan a la CUP o a VOX.

    • r1
      12/04/2019 at 18:31

      o a PACMA…

  2. Bet
    12/04/2019 at 01:30

    Artur Mas ha estat un President desastrós. Val més que es dediqui a cuidar de la família i a disfrutar de les terres menorquines.

  3. rM
    10/04/2019 at 22:15

    “La gente quiere pasar página, quizás sin renuncias, pero seguro que sin más disparates. Conseguirlo, ciertamente, tendrá que ver con la capacidad del Tribunal Supremo de ofrecer una sentencia justa y moderada, que forme parte más de la solución que del agravamiento del problema político que persiste en Catalunya y, también, con la conclusión de un ciclo electoral en el que los nuevos alcaldes y diputados que salgan elegidos tengan más madera de bomberos que de pirómanos, sean más partidarios de vincularse al optimismo que al resentimiento, que sólo cronifica el dolor y la rabia” S.Vila https://www.lavanguardia.com/opinion/20190410/461573105737/contra-pronostico.html

  4. Roberto Martín
    10/04/2019 at 20:38

    Magnífico artículo de obligada lectura por todos.

  5. dogbert
    10/04/2019 at 20:26

    The Astut returns!
    Que barbaridad, la enesima escision de junts x que faci falta ahora con Marta Pascal esta preparando la vuelta al ruedo del astut (en febrero vence su inhabilitacion para cargos publicos)
    Estamos en un pais patetico.
    Mesias de pa sucat amb oli. No tenemos arreglo.

  6. carlos
    10/04/2019 at 20:14

    Estamos viviendo una epoca que cada vez parece mas la de los años 30, con un exceso de salvapatrias y políticos de medio pelo cuyo único objetivo es su propio interés personal y el de su tribu.
    Tiempo de banderas y de mengua del conocimiento y la información.
    ¿Esto tiene futuro ? Yo soy poco optimista

  7. Albert.
    10/04/2019 at 14:03

    Sr. Foix : ” Estrategias de confrontación ” y el … No vivir la realidad… como hizo Adolf Hitler y su equipo. Y como está haciendo Donald Trump y su equipo. Ó estan haciendo muchos otros cuando …NO VIVEN LA REALIDAD.

    Recordemos una vez más lo que decía… Mr. Winston Churchill : ” Los políticos solo miran por el beneficio de su partido y los estadistas miran el bienestar de las generaciones futuras. ”

    Pero no hay estadistas, pues solo hay pretendientes a ocupar el poder decisorio del gobierno y presuntamente, el enriquecerse a mansalva.

    Antes de ser elegidos para gobernar, todo son promesas, ect, pero luego no hay nada más.

    Pero ninguno de ellos ó de ells hablan de puestos de trabajo, salarios bajos, viiviendas con alquileres altisimos con precuios abusivos, ect, de la burbuja de la vivienda, de los pisos patera ó de pisos alquilados a turistas a precios altisimos, ect. que perjudican asi el ser alquilados a precios asequibles, ect.
    La venta ambulante en la calle, de artículos copiados de marcas famosas, ect, que hacen la competencia a las tiendas que pagan alquiler e impuestos, ect.

    Las pensiones congeladas, los millonarios sueldos de los privilegiados con un puesto de trabajo ó de grandes directivos de empresas multinacionales, de turno o de deportistas de élite, ect.

    Además de que casi todo lo consumimos fabricado en China, alegando que es más barato, pero luego el gobierno nos subió el IVA desde el 15 % hasta llegar al 21 % y aumentó todos los demás impuestos sumados a la estratosfera, ect.

    Asi que : ¿ A quien votaremos ? Respuesta : A aquel que nos parezca menos ladrón, ó menos carcelero ó menos fusilero.

  8. José A García
    10/04/2019 at 11:44

    En los análisis de la situación nunca se menciona la impredicibilidad de la vida. Los políticos nos hablan de supuestas certezas que no están en sus manos. Recurren a comparaciones históricas y con hechos que pertenecen al pasado, y que no se repetiran del mismo modo. Un país puede llegar a ser independiente pero lo que ocurrirá para ello no lo sabe nadie, comparar con procesos de otros países (pacíficos o cruentos) no sirva ya que en nigún caso ocurrirá lo mismo.

    La política es la busca del poder para aplicarlo. En general, el poder no se aplica para el beneficio del conjunto de la sociedad, es un mito que perdura. Pensamos que en la democracia eso está asegurado pero la experiencia nos muestra que no es así. El que gobierna tiene una ideología, y la aplicará aunque produzca injusticias en una parte de la sociedad, la defenderá diciendo que es la voluntad democrática; pero las minorías tienen derechos que muchas veces se ignorar o se presentan como inconvenientes.

    No hemos de olvida el papel colonial de las democracias actuales en los conflictos en Africa. Europa, con su aparente ética superior, ha desvastado ese continente, lo ha esclavizado, le arrebata sus riquezas (junto con China y los EEUU) Aún tenemos mucho que mejorar en la UE, y más aún cuando han vuelto los demonios antiguos… Hemos vuelto a olvidar nuestro pasado de arrogancia y supremacía, que algunos han vuelto a activar para nuestra vergüenza.

    En vez de tratar de mejorar este mundo, solo hablamos de dinero, de PIB, del orgullo nacional, pero muy poco de si lo que hacemos es ético o moral y de si aumentamos o reducimos el sufrimiento de la personas. Por ahora lo hemos aumentado en Europa también. Y en Catalunya también, y en España también…

    • r1
      10/04/2019 at 18:52

      Exacto

  9. R
    10/04/2019 at 10:58

    Si Mas es el pacto, es la negociación es la estrategia bienvenido sea, Si Mas es el fracaso, la agonia, el destrozo de su partido y su coalición, y el tapar su basura interna, mejor que se que en casa.
    De momento ante la devacle de frentismo en la ex CiU, a rio revuelto ganancia de ER. Aunque se les escape Comin…..a dia de hoy mala eleccion, porque no le veo recorrido ni a Torra ni a Puigdemont, estan ya muy quemados, con sus contradicciones y falta de plan viable.

Comments are closed.