La historia y los mitos nacionales

La estatua ecuestre de Leopoldo II en Bruselas no resiste a la visión crítica de su mandato y a los millones de congoleses que eliminó.

Los historiadores son con frecuencia un peligro para los mitos nacionales. El relato histórico no es estático sino que está sujeto a la visión de quienes escriben sobre el pasado. George Orwell escribe en 1984 que el que controla el pasado controla el futuro y el que controla el presente contra el pasado. Es decir, un sistema político tiene que tener una visión cohesionada de la historia que apoye su discurso.

La historia se reescribe con cada cambio del cuadro dirigente y se pide a los lectores de las bases de datos que eliminen por si mismos aquellos puntos convertidos en indeseables. Las dictaduras son propensas en modificar los hechos, borrar fotografías, cambiar discursos. Se cuenta que en las islas Solovertskiye se acababa a tiros con las gaviotas para que no pudiesen llevarse consigo los mensajes de los prisioneros.

Todo lo que sea aportar nuevas luces sobre el pasado es un enriquecimiento para el presente y para el futuro. La muerte de George Floyd, un negro de Minneapolis, por la asfixia provocada por la rodilla de un policía ha causado una explosión de ira en Estados Unidos y en Europa que se ha traducido en una condena enérgica del racismo.

No se ha detenido en una crítica a la indiferencia de Donald Trump a un video que ha dado la vuelta al mundo y que muestra la impiedad de la policía hacia un ciudadano negro. Ha dado un salto que ha salpicado a las políticas colonialistas y racistas de las metrópolis europeas. Figuras intocables del colonialismo británico, belga y francés han sido apeadas o derrocadas de sus pedestales. Han sido arrojados al agua o destrozados con martillos.

En el fragor de las pasiones levantadas por la muerte de Minneapolis se ha llegado incluso a pintarrajear la sólida escultura de Winston Churchill en Westminsdter acusándole de racista. El que más hizo para derrotar a Hitler, el racista más abominable de la historia, tiene que ser protegido por una gran caja de cartón para que su recuerdo no sea víctima de los golpes destructivos de los exaltados. Fue racista en sus andanzas juveniles por África pero el balance de su carrera no son las del periodista de las guerra de los Bóers.

Es muy arriesgado aplicar criterios de hoy para juzgar los hechos del pasado. Es una paradoja que los méritos de un gran personaje, aún del mejor, dependan tanto de quien se encargue de describirlos por vez primera y los vaya modificando en generaciones futuras de acuerdo con los datos nuevos que aparezcan o de las tendencias historiográficas.

El pasado nunca está muerto, ni siquiera está pasado, decía William Faulkner. En solo diez días después de la muerte de George Floyd se ha buceado en la historia de la guerra civil norteamericana, se ha despojado de su gloria al general Lee, se ha descabalgado al rey Leopoldo II de los belgas, se ha desautorizado a Baden Powell, fundador de los boy scouts y se ha puesto en duda el prestigio de grandes exploradores, militares y políticos colonialistas europeos del siglo XIX.

Juzgar el pasado con los criterios de hoy puede ser útil para cambiar alguna calle, apear esculturas, enviar al baúl de la historia a personajes caídos en desgracia. Pero es inútil borrar una etapa larga o corta de la historia. Apear a Cristóbal Colón de la columna del final de las Ramblas me parece un despropósito. O de las peanas de las que se le ha derribado en Estados Un idos.

Ernest Renan posiblemente tenía razón cuando escribió hace más de un siglo que “el olvido histórico, incluso el yerro histórico, constituyen factores sustanciales en la formación de una nación”. Que se debata sobre nuestra historia es necesario. Pero no para cambiarla sino para explicarla mejor.

En la actualidad ya no hay redadas de judíos ni campos de exterminio. No obstante, como decía Todorov, tenemos que conservar viva la memoria del pasado: no para pedir una reparación por el daño sufrido, sino para estar alerta frente a situaciones nuevas y sin embargo análogas.

7 comentarios

  7 comments for “La historia y los mitos nacionales

  1. BartoloméC
    17/06/2020 at 12:23

    Sr.Foix: revisar el pasado, cuando no se es capaz de analizar el presente, es un error histórico que se repite siglo tras siglo…

  2. R
    16/06/2020 at 18:22

    Al final, otro tema mas para perder el tiempo, y ademas poder desviar la atención, tranquilos la semana que viene tendremos tema nuevo

  3. Albert Peris
    16/06/2020 at 18:18

    Sr. Foix : Condemnem les estatues que representen a personatjes, que sabem que heran traficants i comerciants. d’esclaus de totes les races i colors, pero ens oblidem i pasem per alt, que la nostre propia societat humana, civil, eclesiastica, religiosa, notarial, judicial, militar, médica, ect, ect. ho va venir tolérant i permetent, durant 3 llargs segles, amb la bendició urbi et orbi …

    I encara en el día d’avui existeix l’esclavitut moderna, de trevall en horaris maxims i salaris minims. Com tambe existeix encara en alguns paisos, l’esclavitut real, encoberta, pero tolerada. Inclus en les grans ciutats i capitals.

  4. 15/06/2020 at 12:52

    L’ESPANYA MITIFICADA DE FERNÁNDEZ DÍAZ

    1. Historia i els mites nacionals… com el protagonitzat per Jorge Fernández Díaz i la seva Espanya mitificada… que és eterna… Per això declara que Benet XVI li va dir un dia que “el diable vol destruir Espanya… perquè sap els serveis prestats per Espanya a l’Església de Crist”… com la missió espanyola a Amèrica.

    2. Però els papes Benet XVI i Francesc desmitifiquen aquesta Espanya de cops militars i dictadures. Desmenteixen el que diu Fernández Díaz, devot del sinistre Valle de los Caidos i afinador de fiscals contra el sobiranisme català democràtic i pacífic.

    3. Benet XVI, al tornar d’un viatge a Brasil i Veneçuela l’any 2007, va afirmar: “No es pot ignorar les ombres que varen acompanyar l’evangelització del continent llatinoamericà, ni el sofriment i les injustícies infligides pels colonitzadors a les poblacions indígenes”.

    4. L’argentí Jorge Bergoglio / Papa Francesc, en el llibre “Sobre el cielo y la tierra” (2013), deixa clar que “hi hagué abusos dels espanyols, perquè evidentment vingueren a fer negoci en aquestes terres, a emportar-se l’or”. Alhora precisa: “Fou gran l’esforç de promoció que tingueren molts homes de l’Església que no volien entrar en tripijocs amb el poder civil espoliador”. Posa l’exemple de Frai Bartolomé de las Casas, “defensor dels indis davant els atropellaments dels conqueridors”.

    5. Fernández Diaz ha de comparèixer al Congrés per explicar el pla satànic contra Espanya i proposar mesures per combatre’l. ¿Per la via democràtica? ¿amb resistència passiva? ¿cercant un pacte internacional encara que sigui amb estats republicans, laics i federals? ¿amb el terrorisme d’estat dels GAL? ¿amb la guàrdia civil de Tejero i de los Cobos? ¿les camises azules de José Antonio?¿amb comandos feixistes dels guerrilleros de Cristo Rei? ¿demanant la protecció del dictador Franco, caudillo de España por la gracia de Dios? Blasfèmia? “Blasfem es recórrer al nom de Déu per justificar pràctiques criminals, reduir pobles a servitud, torturar o donar mort. Abusar del nom de Déu per cometre un crim provoca el rebuig de la religió” (Catecisme de l’Església Catòlica. Punt 2148).

  5. Luis Bcn
    15/06/2020 at 10:50

    Buenos días

    Hace un tiempo , una chica de origen peruano , me hizo responsable como español de la colonización y según ella genocidio que en su tierra se cometió .

    Lo curioso es que su apellido era Olivas , con lo cual parecía más sencillo que pidiera responsabilidades a sus ascendentes de las tropelías que ahí cometieron ( o no ) .

    Porque aparentemente los míos se quedaron en España .

    Alguno suyo , con seguridad , embarcó para ahí .

  6. Albert Peris
    15/06/2020 at 07:36

    Sr. Foix : » La historia y los mitos nacionales «… He leido y meditado su artículo y pienso que, el ser humano llevamos en nuestra herencia genética, componentes heredados del ADN, de muchisimos de nuestros antepasados, tanto, los más cercanos, como los más lejanisimos.

    En realidad cada ser humano, llevamos en nuestro ADN, componentes genéticos del bien, como tambien componentes idem, del mal.

    El hecho de que el ser humano siga a un dirigente de mente bipolar, con facilidad de palabra, que sepa embaucar con las palabras adecuadas, dirigidas a la mente profunda e infantil, del ser humano, diciendole directamente, lo que su mente, tambien bipolar y sin criterio, quiere oir, porque también lo piensa y quiere realizar.

    Tal fué el caso que podría explicar el éxito y seguimiento multitudinario de Adolf Hitler, convertido en lider de parte de millones de seres humanos bipolares. Que le creyeron, le siguieron, le secundaron e incluso ejecutaron a ciegas sus ordenes, enseñanzas y discursos.

    En resumen : Cada nueva generación repite los mismos errores y comportamientos de sus antecesores, tanto para el bien como para el mal.

    El último ejemplo, es la época actual que se vive en España, Cataluña incluida.

    No tenemos cura. En plena Pandemia mortal de Coronavirus y de cercanisima recesión económica explosiva, tenemos que en el Parlamento español y el catalán incluido, sus señorías no respetan la dignidad del interlocutor, ect.

    Esos nos llevan a España, Cataluña incluida a padecer, miseria, sangre, sudor, lágrimas por el terorismo que provoca las palabras insultantes y faltas de respeto a la dignidad del interlocutor parlamentario.

    • Dolors
      16/06/2020 at 01:38

      Totalment d’acord amb que voler jutjar amb paràmetres actuals fets tan llunyans no aporta gairebé res.
      Voler enderrocar l’estàtua de Colon es repeteix de tant en tant. Penso que va ser un visionari que va aconseguir arribar on ningú ,a Europa, pensava que hi podia haver un continent.
      Si és per racista també hauríem de destruir la casa Amatller i demés edificis modernistes ja que molts van ser edificats per fortunes fetes amb el comerç d’esclaus.
      Hem d’acceptar la nostra història i aprendre d’ella

Comments are closed.