Trump, odio, división y autoritarismo

Seguidorers fanáticos de Trump asaltan el Capitolio de Washington.

Quedan dos semanas con Donald Trump con poderes presidenciales en Washington. Tiene facultades para alentar un golpe de Estado contra el país que preside por no querer aceptar los resultados de las elecciones. El presidente electo, Joe Biden, ha pedido que Trump interrumpiera el asalto de sus seguidores al Capitolio, un golpe de estado que sería calificado como tal si hubiera sido perpetrado en Bielorrusia o en cualquier país con escasos antecedentes democráticos.

Los manifestantes que asaltaron el Capitolio por la fuerza protagonizaron una ruptura democrática, impensable para quienes hemos transitado por las estancias del Senado y de la Cámara de Representantes en muchas ocasiones. Los asaltantes eran la anécdota pero la categoría era el discurso y las mentiras de Donald Trump que durante años ha alimentado el odio y la división en una sociedad que tiene sus contrapesos para frenar los abusos de cualquier presidente.

Han conseguido detener las sesiones de las dos Cámaras, han utilizado la violencia y han postrado en el suelo a los senadores y representantes que se asustaron por la violencia. Las escenas guardaban bastante similitud con lo que ocurrió en el Congreso español el 23-F de 1981. El hecho es que el trámite de que el Congreso confirmara la victoria de Biden no se ha producido.

Donald Trump no puede acabar como presidente después de haber impulsado un intento de golpe de estado. No es posible que pueda ocurrir en las dos semanas que quedan hasta el discurso inaugural previsto para el día 20 de enero. Trump ha intentado por la vía judicial, por pedir el recuento, por acusar de trampa a Biden, para no abandonar la Casa Blanca a partir del 20 de enero. Ni los tribunales, ni la opinión pública, ni sus más próximos colaboradores, ni el vicepresidente Pence le han seguido en el delirio de negar con pruebas la victoria electoral de los demócratas de Joe Biden.

El problema es que el trumpismo está basado en la mentira, en las conspiraciones de los adversarios, en repetir sin aportar pruebas que las elecciones han sido manipuladas. Hay que tener en cuenta que más de 70 millones de americanos le votaron el 3 de noviembre. Este es el problema. Muchos de esos votantes piensan que Trump tiene razón y que Biden y los demócratas no tienen derecho a ocupar la Casa Blanca.

Los hechos son más fuertes que las opiniones. Habrá un antes y después del día de hoy. Joe Biden tiene el objetivo de coser las heridas producidas en los últimos cuatro años proponiendo la decencia, el respeto, la democracia y el pluralismo en el sistema que más tiempo ha garantizado las libertades de todos los ciudadanos.

La cuestión está en si el trumpismo sobrevivirá a un Donald Trump fracasado, autoritario, tiránico y mentiroso.

  14 comentarios por “Trump, odio, división y autoritarismo

  1. Sr. Foix : Pienso que la Democracia es deseada, pero frustrante, porque se malinterpretan sus valores.

    Pensamos que tenemos el derecho y la libertad de hablar, decir y actuar libremente en todos nuestros actos y acciones, pero eso, no es verdad, en la realidad no somos tan libres como creemos.

    A los que si les va muy bien la Democracia es a las Mafias organizadas y a los Gansters mafiosos del Crimen organizado.

    Cuando la Dictadura Franquistasolo mandaba una sola, pero al morir Franco, se fueron instalando en España enteraenseguida, con la Democracia, …. 950 Mafias extranjeras, con sus Capos inclidos, ect.

    La Democracia para ellos es una bendición, que aproechan a su aire. Pues hacen lo que les da la gana, con la libertad total de la Democracia, mal interpretada y mal dirigida, por los gobiernos actuales de turno.

    No critico a los gobernantes.La culpa es de la Democracia mal interpretada por todos.

    Es que aun somos IDIOTAS … ( en griego ) y no nos damos cuenta de quela Democracia quenocontrola a las 950 Mafias, más es una CORRUPTOCRACIA, incluso peor que una DICTADURA…con Democracia orgánica.

  2. Sr. Foix : El mérito de Trump, es que dice a la gente, lo que la gente quiere oir. Igual que hacia el Furer … Hitler. Y se demuestra que hay muchos
    millones de personas que lo sienten como su lider. Lo mismo que a Hitler.

    Para los que han asaltado el Capitolio y el Congreso de los EE.UU es su Furer ó Lider. Y hacen y ejecutan lo que Trump les indica. Como hacían con el Furer … Hitler.

    Entonces… él es el culpable principal ó inductor venerado, seguido y obedecido sin pensar y a ciegaS.

    Muchos de entre ellos/as, podrían llegar a ser las nuevas SS.
    Aunque parezca imposible ahora. Pero asi ocurrió, en la época aquella.

    Yes…. Sir.

  3. Ayer, viendo y leyendo las noticias, me senti huérfano. Porque de forma más o menos consciente, EEUU representaba hasta ahora el “padre” de la democracia. El Estado, que siendo la mayor potencia mundial, y una democracia consolidada, puede intervenir para evitar que en otros estados se produzcan situaciones no democráticas. Pero con lo que está ocurriendo en EEUU con estas elecciones, con un presidente que no acepta el resultado electoral, y millones de seguidores, el “padre” ha caído en falta, y nos hemos quedado huérfanos. Es deseable que el partido republicano se reforme y pueda, sino borrar, hacer olvidar esa mancha y el mundo occidental pueda recuperar a su “padre”

  4. ELS TRUMP D’ESPANYA

    1. Una de les claus mes determinants de l’actuació de Donald Trump és la negativa a acceptar els resultats de les eleccions. Per aconseguir-ho ha intentat manipular els sistemes judicial i mediàtic, i ha impulsat una mena del 23-F espanyol (1981). Tot plegat crea una situació d’autoritarisme, odi, divisió.

    2. ¿Qui son els Trump d’Espanya? ¿Qui són els que no accepten els resultats de les urnes a Catalunya? ¿Qui son senyores i senyors de PP, PSOE, Podemos, Ciudadanos, VOX, aparells judicial, policial, mediàtic?

    3. ¿Qui va dir, en castellà evidentment, i va practicar allò de “ser rotas es el destino más noble de las urnas”? Fou el feixista espanyol José Antonio Primo de Rivera que continua enterrat al lúgubre Valle de los Caídos, fet que no es permès ni passa en cap país de l’Europa democràtica.

    4. La qüestió és si el trumpisme sobreviurà a un Donald Trump fracassat, autoritari, tirànic, mentider. Es un interrogant. El que no és un interrogant és que després de la mort del dictador Francisco Franco, estigui on estigui enterrada la seva mòmia, el franquisme en versió postfranquisme 2021 sobreviu a les institucions del règim espanyol.

  5. Una interpretación

    Hasta aquí podíamos llegar. Los hechos que han sucedido en el Capitolio de los Estados Unidos en Washington D.C. son intolerables y podrían ser calificados como un un intento de golpe de Estado. En España nos recuerdan vivamente al 23 de febrero de 1981: aquella intentona golpista del teniente coronel Tejero con un grupo de guardias civiles que secuestró durante horas a todos los diputados reunidos para la votación del que seria presidente Leopoldo Calvo Sotelo. En aquel momento el Secretario de Estado Alexander Haig dijo que se trataba de «un asunto interno» y esto sentó muy mal a la clase política española. Cuando el rey Juan Carlos I paró el golpe fue aclamado por todos, incluido el gobierno estadounidense, que elevó al monarca como «el campeón de la democracia española», y todos se congratularon de que la democracia fuera restablecida. En estos hechos del Capitolio no han irrumpido militares sublevados si no que el asalto lo han llevado a cabo seguidores o partidarios de Donald Trump, que en turba han llegado hasta el hemiciclo, previamente evacuado. Por lo que no ha habido tampoco ningún secuestro. Esto no significa que estos hechos no sean graves, son muy graves. La otra ocasión en que se produjo algo parecido fue en 1814 cuando, en un contexto de guerra entre la joven democracia americana y el Reino Unido -no lo olvidemos matriz de los Estados Unidos que previamente fueron trece colonias más de Imperio-, los soldados británicos quemaron las Casa Blanca e irrumpieron en el Capitolio para sacar a un grupo de resistentes. Desde entonces nunca más. Hasta ayer. Hechos diferentes. Pero vivimos en tiempos extraños. Este asalto me recuerda mucho al que se dio en el Parlamento de Kiev en el 2013 en el contexto del Euromaidán que terminó por hacer huir a Rusia al presidente Víctor Yanikóvich y que podemos calificarlo como un golpe de Estado. Donald Trump desde que perdió las elecciones ha estado denunciando un gran fraude electoral por parte de los demócratas, pero tan gigantesca operación en la que por fuerza debería implicar múltiples personas, no arroja ni testigos ni pruebas contundentes para que el Tribunal Supremo proceda a la anulación del proceso electoral.

    Nada esto evidentemente evita que los seguidores de Trump dejen de creer en el fraude electoral y movilicen hasta el punto de asaltar la sede de la democracia americana. Por lo que en este mismo artículo hemos aportado debería quedar claro que todas estas personas cabreadas no se mueven sólo por iniciativa propia si no que han sido convocados por Donald Trump y su equipo político, ese que ahora, ante estos hechos y la violencia que va a venir, está abandonando el barco en desbandada. Pedro Baños afirma que estos hechos a quién más perjudican es al propio Donald Trump, el que ya manifestó su voluntad de presentarse nuevamente a las elecciones dentro de cuatro años, pero es difícil de creer que el presidente en funciones, en el caso que no tuviera nada que ver con el asalto, no calculara el alcance de su poderoso mensaje. Tampoco cuadra que el Capitolio estuviera tan parcamente protegido por las fuerzas policiales. Lo cierto es ya se sabia que podía pasar algo, porque tanto Donald Trump como las redes de la conspiración con QAnon a la cabeza, que siguen millones de partidarios de Trump, habían convocado a toda esta gente a Washington, y no precisamente a una fiesta. Sin embargo, lo que se desconocía es que iban a hacer realmente. En otros artículos he tratado de ver los aspectos menos malos de Donald Trump, sobre todo en política internacional, para mi que Estados Unidos no inicie una nueva guerra es algo importante, y claro también el porqué le votaron tantos y le sigan apoyando. Pero toda esta historia, que Trump empezó a sembrar con sus constantes ataques a la oposición, a la prensa, y a cualquiera que le criticara, y sobre todo sus formas soeces, desde que se presentó a las elecciones desde el 2017 y durante todo su mandato, que han llevado a romper literalmente en país en dos mitades con los estallidos raciales, me recuerda épocas pasadas, que nosotros como europeos conocemos bastante bien. Lo de ayer en Washington si no es una muestra de fascismo se le parece bastante.

  6. Buenos días, estoy totalmente de acuerdo con el artículo, pero creo que hay una apreciación que me gustaría hacer, hacer una similitud con el 23F no es del todo correcta, me explico; el 23F fue un asalto armado al Congreso de los diputados, promovido por militares y ejecutado por estos, es decir fue en toda regla un acto de rebelión armada. Lo del asalto al Congreso de EEUU ha sido bastante más similar a lo que intento UP con el “rodea al Congreso”, ambas han sido para forzar una votación o para forzar una cosa, es decir una perversión en toda regla de la democracia, lo mismo que se hizo con el parlamento andaluz.
    SAludos

  7. Los USA han entrado es su etapa de decadencia, el ritmo de los tiempos y su comportamiento, inclinan la balanza hacia otros derroteros. Es la tónica de la historia, los imperios se forman, crecen y mueren.

    • Ciertamente se puede pensar así. La historia vista en larga perspectiva nos enseña eso. A no ser que el Partido Republicano reaccione pronto y cambie las cosas, tanto a sus dirigentes, como que empiece a convencer a todos sus votantes que el camino que marcaba Trump no es democrático.

  8. Sr. Foix y compañeros del blog : Estoy de acuerdo en todo y me sumo a todos vosotros. Es la verdad pura y dura. Trump, presuntamente … desgraciadamente es un multimillonario de mente bipolar hitleriana criminal.

    Se comporta como se comportaba el FURER HITLER.

  9. Ha tocado techo, mañana no tendra apoyo, ni los medios de comunicación, ni su propio partido. Bilden sale reforzado.

    • Estoy de acuerdo con R. Pero el sistema esta muy tocado y en cualquier caso la fisura USA y del planeta es y sera abismal.
      Añadanle lo del covid19-20-21 y ahora que nos hablen del 14F y de aplecs de barretina i cuarto de reixa.
      por favor!

  10. desde que se conocieron los resultados de las elecciones americanas hace semanas, tenía claro que trump se iría sin reconocer la derrota. y lo mantengo: a pesar de todo lo visto hoy, trump seguirá sin reconocer su derrota.

    pero más que autoritario y tirano (que también) yo lo calificaría como un ególatra narcisista brutal. su principal problema es que es absolutamente incapaz de reconocer una derrota. es un personaje que disfruta disparando a diestro y siniestro “you are fired!” a los demás pero es incapaz de encajarlo cuando le toca a él.

    morirá (políticamente) matando, lo tengo claro.

    el problema, que bien apunta el sr. foix, es que 70 millones de descerebrados lo han vuelto a votar sabiendo ya el percal. soy ideológicamente muy flexible tanto en el eje izquierda-derecha como el nacional, pero trump se sale de tabla: personaje machista, narcisista, clasista, ególotra como ya he dicho, fuerte con los débiles y débil con los fuertes, maleducado, prepotente… votar a tipos así no es propio de demócratas sino de anormales. y, por desgracia, hay muchos en el mundo, a izquierda y derecha del espectro ideológico.

    no sé si estamos mejor que en el siglo xx. quiero pensar que sí, pero tal vez solo es el miedo a la destrucción mutua asegurada lo único que nos impide matarnos los unos a los otros, en lugar del convencimiento por la empatía y el respeto al otro.

  11. Este individuo tiene el boton nuclear a mano.
    El sistema esta en fase de descabello.
    Toma ya cuesta de enero!
    Sr. Foix, mientras lo podamos seguir comentando…

Comentarios cerrados.