El diálogo ha de conducir a pactos

Pedro Sánchez en su intervención en el Liceu anunció los indultos intentando romper la rigidez de todas las partes en el litigio catalán desde el 2006

Es discutible si el indulto de los nueve independentistas presos debía anunciarse en el Gran Teatre del Liceu con el deco­rado de La Bohème de Puccini como telón de fondo y con las banderas de Catalunya, España y Europa, detrás de la ­tribuna desde la que habló Pedro Sánchez con una protesta ruidosa de un miembro de Arran.

Los beneficiados por el indulto no van a rechazar esta medida de gracia, pero ya han manifestado que es insuficiente y que el objetivo sigue siendo la amnistía, el referéndum de autodeterminación y la independencia como meta final.

El gesto de Sánchez viene a corregir la rigidez que se ha apoderado de la política española y catalana desde que el Constitucional afeitó severamente el Estatut del 2006 sancionado con todos los requisitos que establecían las leyes, es decir, aprobación por el Congreso y ratificación en referéndum por los catalanes.

Sánchez ha roto el hielo de esta rigidez ambiental sabiendo que le puede salir bien o le puede costar el cargo. El riesgo que corre es grande, pero las oportunidades para salir de la política de bloques o de confrontación en la que estamos instalados desde hace unos años son también muy relevantes. El litigio es viejo y las soluciones no son inmediatas ni simples. Un porcentaje muy elevado de catalanes piensa que la ruptura con España es la única salida posible, mientras que muchos otros piensan aquello que decía Azaña en 1932, que “los catalanes nos dicen que quieren ­vivir de otra manera dentro del Estado ­español”.

El Gobierno Sánchez sabe lo que se juega en esta apuesta que resumió al final de su intervención diciendo que “no podemos empezar de cero, pero podemos empezar de nuevo”. Catalanes, os queremos, terminó copiando lo que David Cameron decía a los escoceses en el referéndum del 2014.

Es interesante señalar que un gobierno socialista, coaligado con la izquierda radical hasta que Pablo Iglesias hizo mutis por el foro, sea el gran aliado de los empresarios catalanes y, hasta cierto punto, de las clases conservadoras no independentistas de Cata­lunya. La rigidez de Artur Mas, de Mariano Rajoy, del independentismo en sus diferentes variantes, del grado de las penas aplicadas por el Tribunal Supremo, de los discursos mediáticos aquí y allí, de la intolerancia de unos y otros, no puede prolongarse indefinidamente. Sánchez ha pinchado el globo para poder decir que ha movido pieza aunque el independentismo considere que le ha echado un mendrugo de pan y que el Partido Popular de Pablo Casado le recrimine que está rompiendo España.

Es evidente que este gesto de Sánchez no es tanto por convicción sino por buscar una salida al laberinto en el que se encuentran las relaciones entre Catalunya y el Estado. Es curioso que el independentismo, desde Pere Aragonès hasta Carles Puigdemont, rebaje el valor de los indultos, entiendo que por considerar que la libertad de los nueve presos resta fuerza al argumentario victimista de quienes rompieron la legalidad constitucional sabiendo lo que ello podía comportar.

Cuenta Amadeu Hurtado en sus memorias de cuarenta años de abogado que “cuando Lluís Companys decidió el golpe espec­tacular de la noche del 6 de octubre de 1934, se dio cuenta enseguida de que había abierto una de aquellas crisis emocionales que estimulan nuestras multitudes a sentir el gusto de la agitación por los problemas permanentes de nuestra vida pública”. Impulsar la salida de las multitudes a las calles es relativamente fácil, como advirtió Manuel Chaves Nogales a la vuelta de Companys del penal de El Puerto de Santa María (Cádiz), am­nistiado por el Frente Popular, en marzo de 1936. Otra cosa más compleja y más larga es que los manifestantes regresen a sus casas.

La pugna ideológica y política se está planteando ya en términos de idealismo y realismo. Las turbulencias de los últimos años hacen improbable que la vía unilateral se vuelva a plantear para la ruptura con España. En Escocia y en Quebec no ha sido así.

Si la recuperación económica se acelera, como estiman los expertos, la fuerza de los hechos se va a imponer sobre las emociones individuales y colectivas buscando otras formas y maneras para convivir con España dentro del marco europeo. Europa, hoy por hoy, seguirá hablando con los estados y no directamente con las regiones o autonomías. En una de las visitas a Estrasburgo acompañando como periodista a Jordi Pujol, el presidente del Parlamento Europeo es­cuchó durante casi una hora un discurso muy reivindica­tivo sobre la lengua catalana. Al terminar su exposición,el galés lord Plumb, a la sazón presidente del Parlamento Europeo, se limitó a comentar a Jordi Pujol que de todo aquello “qué pensaba Felipe González”. Y es que Europa habla con los estados.

En cualquier caso, el paso dado por Pedro Sánchez al otorgar los indultos es tan arriesgado como valiente. Si la situación en Catalunya dentro de un año ha entrado por la vía del entendimiento y de las reformas pactadas, habrá valido la pena tomar la iniciativa del deshielo y hacer un apaño, uno más, en las siempre tensas relaciones entre Madrid y Barcelona. Por la vía de la rigidez mutua no se ve una salida satisfactoria para nadie. Pero el diálogo sirve de poco si no desemboca en pactos más o menos estables.

Publicado en La Vanguardia el 23 de junio de 2021

  13 comentarios por “El diálogo ha de conducir a pactos

  1. Neopujolismo “Más allà del drama personal –que sin duda existe– la sustancia del libro hay que buscarla en el análisis que hace Pujol de la actualidad política, y de lo que ha sido el procés. Afirma, sin ambages, que la independencia es una quimera, y la lucha por ella puede poner en aprietos la estabilidad del estado. Habla, en sintonia con las prédicas de Sánchez y Aragonès, de diálogo, negociación y pacto. Por todo ello creo que el libro es de obligada lectura para todos aquellos que en algun momento han navegado por la galaxia del procés, o hicieron suyo el discurso secesionista. El expresidente pone sobre la mesa reflexiones que pueden ser útiles para todo aquel que quiera abrir un nuevo período en la historia de este país.

    Un mes de mayo de hace tres años un nutrido grupo de amigos, fieles y colaboradores de Jordi Pujol organizó un acto en Barcelona para reivindicar su obra de gobierno. Allí acudieron personalidades como Xavier Trias, Carles Campuzano y diversos dirigentes del PDECat. Tampoco faltaron a la cita ex dirigentes de Unió como Joan Rigol o Joana Ortega. Incluso la talibana Núria de Gispert aplaudió el mensaje de reconocimiento a Pujol que hizo llegar Artur Mas. Pero aquello no fue todo. En febrero del pasado año la misma de Gispert se esforzó en convocar, a contra reloj, una comida de exconsejeros de los gobiernos convergentes. ¿Dónde está ahora y qué piensa aquella gente que reivindicó a Pujol? Un veterano convergente me dijo que, con unos amigos, en un ataque de nostalgia, había adquirido una güija para conectar con el espíritu del ‘seny’ y el ‘peix al cove’ Joan Ferran

    • Creo que esta tormenta se calmara por ambas partes, excepto 4 incendiarios de ambos lados, unos pidiendo dimisiones y otros con las mismas intenciones unilaterales ,creo que si repasamos la história sabiendo que paso, si hay sentido común por ambas partes veremos dialogo, concordia, siempre que los medios de comunicación no amplifiquen a los mencionados pirómanos.

  2. Discrepo de Dogber, sera que hoy me han pillado mas optimista. Creo que despues de 4 años, empiezo a ver la salida de labertinto, si la prensa, los medios de comunicación estan por los pactos y no el frentismo. Si no se encienden fuegos, bien sabemos quien encendio los fuegos hace unos 6 años, el independentismo rondara el 30 %, y no subira a un 48 %.

  3. El agobio es grande Sr. Foix.
    No hay salida.
    Dialogo (de besugos)
    Y la sociedad civil, la del oasis! com ho tenim?
    Hay una triada de actos que marcan el anar fent bullir la olla: el de Foment, el del Cercle i el del Liceu.
    Tot plegat foc de encenalls i volada de coloms.
    Nadie se cree nada de nadie. El peor escenario.

  4. Por Joaquim Coll: “necesitamos que la España constitucional construya una identidad territorial con nombres y apellidos que refleje su unidad en la diversidad, que sepa poner a raya el egoísmo nacionalista, y disponga de un proyecto mínimamente ilusionante para el conjunto de la sociedad española. Y esa construcción solo puede ser federal”

  5. Los empresarios, industriales, hoteleros, financieros, conocen las cuentas y las sufren.asi que nde debe extrañar su pragmatismo. En 2018 Cataluña perdió su puesto como locomotora económica del país en beneficio de Madrid, que selló un leve sorpasso que se consolidó en 2019, cuando la región central contribuyó un 19,3% al PIB español frente al 19% catalán. Según las últimas cifras del Instituto de Estadística de Cataluña (Idescat), el PIB regional habría retrocedido un 11,5% en el conjunto del 2020 (frente al 10,8% nacional), mientras que en el primer trimestre de 2021 lo habría hecho un 4,3% (frente al 0,5% español). Con la recuperación en los dos proximos años, el que ha marchado o ha tenido que cerrar se acordara de ello, al resto no le importara “no es su problema”

  6. El Consell d’Europa desqualifica Espanya com “unidad de destino en lo universal”

    1.- Diàleg i pactes entre Catalunya i Espanya. Un factor de l’afer històric i actual entre ambdues realitats nacionals es que l’annexionisme, també en el règim borbònic en forma de PSOE o de tripartit PP/VOX/Cs, manté Espanya como “unidad de destino en lo universal” d’adn joseantoniano i franquista. El Consell d’Europa desqualificr de manera rotunda els aparells judicials i repressors d’aquesta Espanya. L’auto denominat “constitucionalisme” polític i mediàtic, però, ho amaga de manera vergonyant. Significatiu.

    2.- El demolidor informe aprovat per l’Assemblea Parlamentària del Consell d’Europa, ai las, coincideix en el temps amb l’indult a nou presos polítics catalans que no tanca aquest afer històric i actual entre Catalunya i Espanya. Un estrany indult que es una mena de llibertat provisional, segons el catedràtic Joan J Queralt. La repressió, dirigida avui per Pedro Sánchez i la seva fiscalia, continua. Més de tres milers d’encausats, molts gent poc coneguda. Exiliats que son lliures a Europa però son perseguits com perillosos criminals violents pel règim espanyol. Els interrogants queden oberts. ¿Per què no l’amnistia per a tothom? ¿Que passa amb les institucions espanyoles cada vegada més desacreditades, des de la monarquia de Felipe VI i Juan Carlos I al sistema judicial i policial? ¿No han de rectificar res de res? ¿Es tancaran les clavegueres de l’estat? ¿Descarten un altre repressor 155 i, fins i tot, un criminal GAL? ¿Pot promoure´s i actuar en llibertat per la sobirania i la república catalana? ¿Pot defensar-se la llibertat, com diuen, sempre que no s’exerceixi la llibertat?

    3.- Miquel Iceta adverteix o amenaça: “No hi haurà amnistia ni autodeterminació. Hi haurà diàleg i política”. També Pedro Sánchez: “Catalunya sense Espanya no seria europea ni pròspera”. No, Miquel. Els independentistes catalans demòcrates i pacífics volem política, diàleg, amnistia, autodeterminació, respectar el referèndum. Entre Constitució espanyola i Declaració Universal dels Drets Humans optem por la Declaració Universal dels Drets Humans. I no Pedro Sánchez. Espanya és un estat tenebrós a la turca i no es autènticament democràtica si viola o no respecta els drets i les llibertats de totes les persones i de tots els pobles. També els drets i les llibertats de Catalunya. ¿Per què tens por de que Catalunya s’expressi en les urnes sobre el seu present i el seu futur?

    4.- Pedro Sánchez, Miquel Iceta, Salvador Illa i companyia han de respectar els dictàmens del Consell d’Europa i les resolucions del sistema judicial de la Unió Europea. ¿O no? Han de ser radicalment demòcrates i europeistes. ¿O no? Han d’abandonar el mite de l’Espanya como “unidad de destino en lo universal”. ¿O no? I, en canvi, han d’acceptar que l’independentisme català democràtic i pacífic planteja una relació entre Catalunya i Espanya basada en la democràcia, la llibertat, la solidaritat, l’eiuropeisme i el mutu respecte a la sobirania d’ambdues nacions.

    5.- Ja ho diu el poema “Ara mateix”, de Miquel Marti i Pol, sense la manipulació grollera de Pedro Sánchez al Liceu… “Cridem qui som i que tothom ho escolti. / I en acabat, que cadascú es vesteixi / com bonament li plagui, i via fora!: QUE TOT ESTÀ PER FER I TOT ÉS POSSIBLE”.

    • entre los 3.000 “represaliados” contáis los cdr violentos y no pacíficos que quemaron, destrozaron y saquearon barcelona en las protestas y contra los que cargaron los mossos, que es la policía de la propia generalitat que gobernaba el independentismo. en otras palabras, esa vez eran los mossos de la generalitat los que daban los palos, bajo la tutela del conseller d’interior, pero luego esos “represaliados” los adjudicáis al estado para engordar la cifra y el mito… de chiste, como todo el argumentario que rodea el procés.

  7. EL CONSELL D’EUROPA DESQUALIFICA ESPANYA COM “UNIDAD DE DESTINO EN LO UNIVERSAL”

    1.- Diàleg i pactes entre Catalunya i Espanya. Un factor de l’afer històric i actual entre ambdues realitats nacionals es que l’annexionisme, també en el règim borbònic en forma de PSOE o de tripartit PP/VOX/Cs, manté Espanya como “unidad de destino en lo universal” d’adn joseantoniano i franquista. El Consell d’Europa desqualificr de manera rotunda els aparells judicials i repressors d’aquesta Espanya. L’auto denominat “constitucionalisme” polític i mediàtic, però, ho amaga de manera vergonyant. Significatiu.

    2.- El demolidor informe aprovat per l’Assemblea Parlamentària del Consell d’Europa, ai las, coincideix en el temps amb l’indult a nou presos polítics catalans que no tanca aquest afer històric i actual entre Catalunya i Espanya. Un estrany indult que es una mena de llibertat provisional, segons el catedràtic Joan J Queralt. La repressió, dirigida avui per Pedro Sánchez i la seva fiscalia, continua. Més de tres milers d’encausats, molts gent poc coneguda. Exiliats que son lliures a Europa però son perseguits com perillosos criminals violents pel règim espanyol. Els interrogants queden oberts. ¿Per què no l’amnistia per a tothom? ¿Que passa amb les institucions espanyoles cada vegada més desacreditades, des de la monarquia de Felipe VI i Juan Carlos I al sistema judicial i policial? ¿No han de rectificar res de res? ¿Es tancaran les clavegueres de l’estat? ¿Descarten un altre repressor 155 i, fins i tot, un criminal GAL? ¿Pot promoure´s i actuar en llibertat per la sobirania i la república catalana? ¿Pot defensar-se la llibertat, com diuen, sempre que no s’exerceixi la llibertat?

    3.- Miquel Iceta adverteix o amenaça: “No hi haurà amnistia ni autodeterminació. Hi haurà diàleg i política”. També Pedro Sánchez: “Catalunya sense Espanya no seria europea ni pròspera”. No, Miquel. Els independentistes catalans demòcrates i pacífics volem política, diàleg, amnistia, autodeterminació, respectar el referèndum. Entre Constitució espanyola i Declaració Universal dels Drets Humans optem por la Declaració Universal dels Drets Humans. I no Pedro Sánchez. Espanya és un estat tenebrós a la turca i no es autènticament democràtica si viola o no respecta els drets i les llibertats de totes les persones i de tots els pobles. També els drets i les llibertats de Catalunya. ¿Per què tens por de que Catalunya s’expressi en les urnes sobre el seu present i el seu futur?

    4.- Pedro Sánchez, Miquel Iceta, Salvador Illa i companyia han de respectar els dictàmens del Consell d’Europa i les resolucions del sistema judicial de la Unió Europea. ¿O no? Han de ser radicalment demòcrates i europeistes. ¿O no? Han d’abandonar el mite de l’Espanya como “unidad de destino en lo universal”. ¿O no? I, en canvi, han d’acceptar que l’independentisme català democràtic i pacífic planteja una relació entre Catalunya i Espanya basada en la democràcia, la llibertat, la solidaritat, l’eiuropeisme i el mutu respecte a la sobirania d’ambdues nacions.

    5.- Ja ho diu el poema “Ara mateix”, de Miquel Marti i Pol, sense la manipulació grollera de Pedro Sánchez al Liceu… “Cridem qui som i que tothom ho escolti. / I en acabat, que cadascú es vesteixi / com bonament li plagui, i via fora!: QUE TOT ESTÀ PER FER I TOT ÉS POSSIBLE”.

Comentarios cerrados.