Nit de confusió a Londres el 23-F

Era un dilluns molt fred a Londres. La ciutat despertava emblanquinada per una nevada suau que cobria l’herba dels grans parcs. Aquell dia, una fracció de laboristes s’havien escindit per formar un nou partit. Els diaris anaven assumint els primers postulats de la senyora Thatcher. Feia un mes que Ronald Reagan havia entrat a la Casa Blanca engegant la revolució conservadora que encara perdura.

Vaig llegir els diaris i telefonar a unes quantes persones. Havent dinat vaig agafar el metro a l’estació de Finchley Road fins a Charing Cross. Tot caminant per el Strand m’atansava a Fleet Street després de superar Bush House, seu central de la BBC, el Tribunal Suprem i les redaccions dels grans diaris que es concentraven en aquell mític carrer. El despatx de La Vanguardia estava tot just davant del Daily Mail, a Bouverie Street, encabit en una saleta petita al costat de l‘ amplia redacció de la United Press International.

Era un dia rutinari. Em llegí tots els teletips del dia tot escoltant la ràdio i preparant la crònica que enviaria aquell vespre. Una col·lega hebrea em convidà a prendre un té. Total tranquil·litat en aquella planta en la que els silencis eren d’una absoluta monotonia. De sobte, sonaren les campanetes del teletip. Això passava dos o tres cops al dia, sempre que es produís una notícia important. En atansar-me llegí amb lletres majúscules i en vermell només una frase: Shots have been fired in the Spanish Parliament.

No m’ho podia creure. Els telèfons començaren a sonar. Els periodistes anglesos, americans, polonesos, hebreus i iugoslaus que compartíem aquell gran espai entraren al despatx preguntat-me què estava passant a Madrid. Vaig trucar a Carles Nadal, cap de la secció d’Internacional de La Vanguardia, i només em va dir que hi havia un cop d’Estat. No calia que enviés cap crònica en aquella nit incerta. L’ambaixador espanyol era Fernando Arias Salgado, fill del que fou Ministro de Información d’un govern franquista. Em trucà varies vegades fins a la matinada. No tenia cap notícia. I jo em fiava del butlletins de la BBC i d’altres ràdios. Els companys de El País, ABC i les agències estaven desconcertats. Se sabia que un tal Tejero, amb tricorni i pistola, havia entrat al Congrés segrestant als diputats i al govern.

Unes hores més tard arribà la còmica i tràgica fotografia del tinent coronel a la tribuna del Congrés, pistola en ma i tot l’hemicicle ajupit. Tenia un aire grotesc que els anglesos no acabaven de fer-se’n la idea. Consulto el dietari d’aquell dia i llegeixo “es matinada i el tinent coronel Tejero està encara a dintre del Parlament i no se sap exactament el que passarà. Ha donat una puntada a les parts del president Suárez, una empenta al tinent general Gutiérrez Mellado, els dos únics que s’han mantingut dempeus. És tan grotesc el que ha passat avui que no acabo de creure-ho. Ja fa quasi vuit hores que dura la murga. Radio Nacional de España donà primer el tiroteig, després marxes militars, alguna notícia en compta gotes, tangos i música folklòrica fins que finalment ha parlat el Rei fent una declaració política desautoritzant els colpistes. Estic pendent de la ràdio i sembla que Tejero no es rendeix… “

Vaig passar la nit sintonitzant varies ràdios, parlant amb companys periodistes, rebent trucades de funcionaris de l’ambaixada, dormint alguna estona, fins que cap allà les sis de la matinada un comunicat deia que Milans del Bosch s’havia rendit a València. Quina nit i quina confusió. A les nou del matí del dimarts Tejero encara estava al Congrés. Però el cop havia fracassat.

La tarda del dia següent vaig anar a les preguntes a la primera ministra al Comuns. Thatcher declarava que donava tot el suport a la democràcia espanyola. Els diaris demanaven saber les causes del que havia passat. Ja en aquells primers moments, alguns companys de diaris espanyols a Londres sostenien que el Rei estava darrera de tot i que al general Armada se li havia desbocat Tejero. Foren 48 hores molt intenses, incertes, preocupants. No era com ara que se sap tot en temps real.

Publicat a la revista Presència el 20-2-2011

19 comentarios

  19 comments for “Nit de confusió a Londres el 23-F

  1. 22/02/2011 at 08:32

    Tenia 11 anys el 23 de febrer de 1981. Llavors no acabava d’entendre del tot quines podien ser les conseqüències. Ara si que entenc quines podríen haver estat les conseqüències si el cop hagués tingut exit, i sé també quines han estat les conseqüències perquè si bé no van aconseguir fer-se amb el poder, si que van aconseguir posar un fre al camí cap a un Estat de les autonomies, que malgrat tot va acabar desenvol·lupant-se, encara que ara estigui en via morta.
    Vist ara aquell cop va ser una escena patètica amb un senyor amb bigoti i pistola segrestant el Congrés dels Diputats.
    No era cap broma en aquell moment, la democràcia espanyola era molt fràgil, i Espanya té un llarg historial de colpisme i pronunciaments militars, difícilment es podia saber com podia acabar allà donat que estava fet per una colla de destralers.

  2. Fernando
    21/02/2011 at 23:10

    Fíjese Señor Foix, recuerdo muy bien aquellos momentos; yo estaba de permiso de prelicencia militar, teóricamente ya no tenía que volver al cuartel. Aquella tarde estuve escuchado por la radio las votaciones de investidura para presidente de Calvo Sotelo. Los congresistas iban dando su voto uno a uno, dos tiros interrumpieron la votación. El locutor, ya en voz baja, comenzó a narrar cómo había entrado en el congreso la Guardia Civil. Se oyeron voces de fondo, un silencio y un ruido de cables; luego se cortó la comunicación. Llamé por teléfono a un amigo y le dije; creo tenemos un golpe de estado. Yo no quería volver al cuartel de Sevilla donde había realizado el servicio militar obligatorio, pero era consciente de que aún era un militar.
    Recibí un telegrama del teniente coronel del cuartel para que me presentara allí. No estuve seguro de qué hacer, bajar a Sevilla o quedarme en mi tierra, temía que pudiera haber de nuevo una guerra civil y no quería estar en ningún frente. Me aconsejaron que volviera al cuartel. Las noticias eran confusas, pero cuando vi al Rey en la televisión con el traje de capitán general solicitando calma, pensé que aquello no iba a pasar de un susto. Cuando iba a tomar el tren para Sevilla, vi un escaparate con varias televisiones encendidas que mostraban la salida de los asaltantes al Congreso. Ya un poco más tranquilo me puse en marcha. Fue un viaje de ida y vuelta.
    Desde entonces tengo bastante respeto por el Rey, creo que el sistema monárquico funcionó. Siempre he tenido la impresión de cierta mezquindad en declaraciones de muchos políticos que nunca han querido reconocer esa labor, cuando en aquellos momentos estaban haciendo las maletas para irse a Francia.

  3. Enric
    21/02/2011 at 12:18

    «Ni el Fondo Monetario Internacional pudo prever la crisis», se defendió el pasado miércoles el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en el Congreso de los Diputados. Pero su Gobierno fue informado hace cinco años por la inspección del Banco de España, en un explosivo documento confidencial al que ha tenido acceso EL MUNDO, del peligro para la economía española de los errores de la banca con el entonces floreciente sector del ladrillo y de las consecuencias que «podría tener para un número considerable de familias una posible evolución adversa del entorno económico».

    El Estado ha apoyado ya al sector financiero español con 11.000 millones de euros y se dispone a inyectar otros 20.000 millones de dinero público tras el decreto aprobado el pasado viernes, pero habría sido innecesario si el Gobierno hubiera aplicado desde 2006 las recomendaciones de los inspectores del Banco de España.

    Su «nota informativa» fue recibida a las 13.03 horas del 26 de mayo de 2006 en el Ministerio de Economía, según el registro oficial, y no ha trascendido nunca hasta ahora a la opinión pública. Constaba de una carta explicativa destinada a la jefa de gabinete del entonces vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Solbes, y un anexo dirigido directamente a éste.

    En el texto, los inspectores advirtieron que se estaba produciendo una burbuja inmobiliaria en el sistema financiero español de peligrosas consecuencias. Frente a los entonces triunfalistas discursos oficiales de la época, el informe tachaba ya la situación económica de «delicada» y al estado del sector inmobiliario de «frágil».

    • Enric
      21/02/2011 at 12:18

      Para que luego nos cuenten cuentos chinos.

  4. Enric
    21/02/2011 at 11:28

    Quizá algún día llegue la democracia en España, pero no es democracia ni mucho menos lo que tenemos ahora. Tenemos un nefasto bipartidismo político, una corrupción política que ninguna sociedad decente puede tolerar y asumir, una completa dictadura económica y niveles bajísimos de educación, amén de una justícia poco clara, supeditada a intereses políticos (no es independiente)y muy lenta. Todo eso junto y sumado no es ni mucho menos democracia.

  5. Pere
    21/02/2011 at 11:10

    Algún día, tal vez alguien tenga la necesidad, la capacidad y la honradez de contarnos qué fue realmente aquel 23 F, el quién, el por y el para qué, el qué en una palabra. Mientras, más papel, más fábula. Mientras, significa que los ciudadanos de este país tienen más gusto por las historietas que por la Historia, y no es que esta haya tenido nunca, o vaya a tener, toda la objetividad que se le pediría, sus personajes son hombres y el hombre no está hecho de una pieza, ni siquiera los malos, pero tampoco los buenos. Pero sí una mayor necesidad de acercamiento convincente a todo ello, algo que convenza porque las piezas del puzzle no encajan. De momento, ni hablar.

  6. Albert
    21/02/2011 at 09:36

    Sr. Foix i companys del blog: El que no sabían aquells rebels, que varen fer el cop d’estat contra el Parlament Central d’Espanya, d’un gobern legal i democráticament establert es que si li haguessin fet a en Franco, durant la seva dictadura, éll els hagues fet afusellar a tots. Sense excepciò.

    En cambi amb la democràcia en varen sortir ben parats. Els molt poca-vergonyes i bretols.

    • 22/02/2011 at 08:20

      Molt més que ben parats, alguns van ser ascendits després de la seva participació en el cop.

  7. sip
    21/02/2011 at 00:37

    Aquí en el interior Sr. Foix la confusión era la misma o mayor. Yo estaba en mi trabajo en un barrio céntrico de Madrid y la primera noticia llegó en forma de llamada de teléfono con el siguiente mensaje:»parece que los de ETA disfrazados de guardias civiles han entrado en el Congreso y han secuestrado al gobierno y el parlamento». Las calles estaban desiertas, la odisea de la vuelta a casa de muchos es inolvidable, la noche entera pegados a los transistores, los señalados como de izquierda huídos de sus domicilios, la amanecida tensa con los diputados secuestrados,etc…
    Quiero recordar en este momento la primera masiva e impresionante manifestación de los ciudadanos que nos echamos a la calle para defender la libertad y el estado de derecho. El comportamiento de los ciudadanos de este pais en un momento crucial fué impecable, no había miedo en las caras de los manifestantes había determinación. Un protagonismo y un compromiso que practicamente están evaporados.

    • 21/02/2011 at 01:40

      Sin duda aquel fogonazo y aquellas brasas posteriores sacaron lo mejor de nosotros. El asunto es que ahora no percibo el temple ciudadano de aquellos tiempos y se me ocurre pensar que ni unos ni otros lo hemos hecho medianamente bien.

  8. 20/02/2011 at 23:22

    Una secuencia excelente del Sr. Foix en su 23F. Treinta años despues aunque queda mucho por saber, por ejemplo el motivo de las lagrimas del borbon, el contenido de las cintas y la trama civil que se saldo con el procesamiento solamente de Garcia Carres.
    Hoy los picoletos cumplen una magnifica labor y el ejercito esta profesionalizado y solo mermado por misiones de «pacificacion» fuera de españa. Unos y otros siguen aguantando bajas.
    Los medios de comunicacion cumplieron una mision determinante sin duda en el 23F de 1981. Tengo sudas de que ahora mismo los medios de comunicacion sean positivamente determinantes ya no en otro 23F que es impensable, sino en las cuitas de la sociedad actual de nuestro pais.

    • Jaume
      21/02/2011 at 23:53

      Una cosa que me genera dudas…Si el golpe de estado era para instaurar de nuevo un totalitarismo de derechas, sin monarquia, como se nos ha contado siempre…Por qué tejero grita?? «Viva España, Viva el Rey!!»

  9. 20/02/2011 at 21:47

    Sr.Foix: He leido que el Rey lloró cuando escuchó las cintas de las conversaciones que se hicieron ese día desde el Congreso, me gustaría saber por qué los ciudadanos no podemos tener derecho a escuchar aquellas cintas…

    • Jaume
      20/02/2011 at 23:02

      Así vamos, treinta años después y todavía hay que pedir que nos aclaren lo que pasó. ¡¡Qué país!!.

    • Pere
      21/02/2011 at 11:00

      El 23/F está envuelto en un mar de dudas y confusiones, nos han contado un cuento con final feliz y nos han ocultado la mayor parte de lo sucedido, sabemos entonces más por lo que nos han querido ocultar que por lo que nos han querido vender.

Comments are closed.