Dos guerras perdidas en Oriente

No ha habido una sola guerra que se haya ganado limpiamente. Tampoco los balances de los conflictos suelen ser objetivos. Los vencedores sólo hablan de la victoria como objetivo cumplido y al margen de qué medios se han utilizado para alcanzarla. La guerra es la barbarie total que no la evitan ni la gran lectura, ni la música, ni el arte, ni la cultura en general. En ocasiones incluso la justifican.

Protestas en Kabul contra la quema de libros del Corán

Estamos asistiendo al fin de dos conflictos que marcarán seguramente un antes y un después sobre cómo pueden librarse y ganarse las guerras modernas. La de Iraq ha sido una calamidad estratégica y moral de dimensiones históricas por haberse comenzado a partir de hipótesis falsas. Una guerra sin una causa justificada puede ganarse militarmente pero acabará perdiéndose también por la fuerza al cabo del tiempo.

Las guerras de Iraq y Afganistán empezaron a perderse cuando aparecieron las imágenes vejatorias a presos iraquíes en la cárcel de Abu Graib de Bagdad. Una democracia occidental no puede digerir esas torturas que destrozan la dignidad humana de los derrotados. Las convenciones de Ginebra sobre algunas reglas humanitarias en las guerras no suelen cumplirse. Tampoco ayudó el traslado de varios centenares de detenidos a la cárcel de Guantánamo, un espacio en la isla de Cuba que no es de jurisdicción americana, sin que fueran asistidos jurídicamente y sin los focos de los medios de comunicación. Son daños colaterales que ensucian el prestigio de quien los comete o autoriza.

Los más recientes incidentes sobre torpezas cometidas en un país ocupado se refieren a la quema de ejemplares del Corán que fueron arrojados en una incineradora de la base aérea de Bagram, a unas decenas de kilómetros de Kabul. El ejército norteamericano se ha disculpado diciendo que los prisioneros talibanes utilizaban los libros sagrados musulmanes para intercambiar mensajes políticos. El general Allen, jefe de las fuerzas aliadas, afirmó que les garantizaba que esas acciones no habían sido intencionadas.

Son dos guerras que se dan por perdidas, y Estados Unidos y la OTAN buscan una salida ordenada y sin excesivos costes humanos, también de Afganistán que, paradójicamente, fue el conflicto que recibió la aprobación de las Naciones Unidas por entender que desde Kabul se había adiestrado a los terroristas del 11-S contra Nueva York y Washington.

Aunque parezca insólito los argumentos que se cruzan entre afganos y occidentales son de carácter identitario, religioso y cultural. Entre fieles e infieles. Quemar un montón de coranes puede ser tan incendiario como arrojar muchas bombas sobre un objetivo militar. Occidente ha de recapacitar y ver cómo ayuda a organizar la convivencia en esos pueblos que ha ocupado y ahora abandona. No lo hará sólo con la fuerza.

Publicado en La Vanguardia el 23-2-2012

4 comentarios

  4 comments for “Dos guerras perdidas en Oriente

  1. 23/02/2012 at 16:20

    Perdón si no viene demasiado a cuento, pero esta mañana he tenido ocasión de escuchar una breve intervención de Pius Alibek, asirio de origen iraquiano y establecido en Barcelona desde 1981, que me ha impresionado. Políglota, culto, humilde y sensato –todo lo cual no le impide regentar y servir personalmente en su pequeño restaurante de la calle Verdi– ha puesto un ejemplo que ha dejado poco menos que sin palabras a sus contertulios: si en Zaragoza, que está a unos pocos kilómetros de Catalunya, se tergiversa, porque prácticamente se desconoce, la realidad de Catalunya, ¿como puede tanta gente –«no me refiero a ustedes, claro»– pontificar sobre lo que sucede en Iraq, que está a tres mil kilómetros y tiene una cultura totalmente distinta?

  2. Àngel
    23/02/2012 at 14:04

    Penso que el problema de fons es una altra vegada els interessos econòmics. Amb la guerra de l’ Irak s’ha encetat un procés, que si potser existia a petita escala, s’ha multiplicat de manera alarmant i que ens pot portar per camins molt, molt perillosos.
    Las grans empreses han assaltat el poder. La línea de separació entre l’Estat i l’entramat empresarial s’ha fet tan difós, que ja ni es veu, o potser ha deixat d’existir.
    Avui els interessos politics i econòmics ja formen un plasma on no hi ha frontera.
    Politics com Rumsfeld,Cheney, Baker entre d’altres van desafia les lleis mantenint els seus interessos privats mentre formaven part del govern.
    The New York Times quant Baker va ser fitxat per al govern va denunciar que mantingues la seva participació a Carlyle i Beker Botts. Baker va continuar amb la seva posició privilegiada.
    Rumsfeld mentre va estar al govern va veure com les seves accions a l’empresa Gilead, propietària del TAMIFLU -recordeu la alarma de la grip aviar- van pujar de 7,45 dòlars a 67,60 dòlars cada una.
    Jack Abramof va oferir vacances amb golf a tots els membres del congres
    Sobre Halliburton –Cheney- os adjunto un article de Europa press
    HOUSTON (ESTADOS UNIDOS), 23 (EUROPA PRESS)
    Tras la invasión de Irak en 2003, a Halliburton le fueron adjudicados contratos millonarios que no fueron sometidos a concurso público, algo de lo que se acusó a la Administración del presidente Bush. De hecho, investigadores federales concluyeron el pasado mes que Halliburton es responsable de la cuarta parte del total de 10.000 millones de dólares (7.614 millones de euros) procedentes de las arcas gubernamentales de Estados Unidos y destinadas a la reconstrucción de Irak que se perdieron en recargos y gastos no justificados.
    La compañía estadounidense de servicios petroleros Halliburton obtuvo un beneficio neto atribuido de 2.839 millones de dólares (2.184 millones de euros) en 2011, lo que representa una mejora del 54,7% respecto al ejercicio precedente, informó la empresa.
    La cifra de negocio de la compañía texana alcanzó los 24.829 millones de dólares (19.099 millones de euros), un 38,1% por encima del dato de 2010.
    En el cuarto trimestre del año, Halliburton obtuvo un beneficio atribuido de 906 millones de dólares (697 millones de euros), un 49,7% más, mientras su facturación creció un 36,9%, hasta 7.064 millones de dólares (5.434 millones de euros).
    CARLYLE
    The Carlyle Group es una firma de manejo de fondos de inversión, que administra fondos por más de $81.100 millones de dólares norteamericanos. . Es, además, la undécima contratista de defensa más importante del mundo, y suministra armas en casi todos los lugares inestables del mundo.
    Es curiós que sembla que en una de les seves filials espanyoles hi treballin ex ministres catalans del govern d’Espanya.
    S’està instal•lant aquest plasma polític empresarial a EUROPA ?

    Estem vivint “ al filo de la navaja” com diuen en castellà?

  3. Josep
    23/02/2012 at 12:37

    NO, a totes les GUERRES….també NO, a tots FONAMENTALISMES. Que hi hagi PAU i BÉ arreu, amic Lluís. Una abraçada Josep

  4. 23/02/2012 at 11:03

    Sr.Foix: Esta crisis que padecemos originará un tipo de guerras completamente distintas a cuantas hemos conocido, el control de los paises productores de materias primas y crudo se han vuelto prioritario para las economias emergentes y hay un nuevo posicionamiento mundial al respecto, la distribución de fuerzas ha cambiado en el mundo, veremos cosas que pensabamos que no veriamos más…

Comments are closed.