Una noche en el Patio de los Leones

El Patio de los Leones de la Alhambra, restaurado tras diez años de trabajos

La Alhambra ha pasado por una nueva etapa de restauración. En la noche del jueves, el Patio de los Leones, volvía a escuchar el salto del agua que sale de la boca de los doce leones que vuelven a estar en su sitio, restaurados, limpios y ajenos al paso de las horas y los siglos.

La Alhambra iluminada es tan fascinante si se pasea por sus secretas estancias en una noche de verano, la luna en cuarto creciente, el olor inconfundible de árboles y plantas que procedían de otras culturas, como si se observa de día, al caer la tarde, desde el mirador de San Nicolás. Misteriosa Alhambra, misteriosa Granada y misteriosa Andalucía.

Diez años tardaron los restauradores en poner a punto los viejos leones del patio que fue pieza central del palacio de los Nazarís, desde que en el siglo XIV tomó cuerpo la inconfundible fortaleza de los reyes moros. Una visita nocturna de tres horas por los interiores de la Alhambra sólo te causa impresiones sentimentales, románticas, de los tiempos en los que los sultanes vivían de puertas adentro en la complicada organización de los harenes.

El poder que se administraba desde los rincones trabajosamente elaborados de los patios desde los que se domina la vega granadina apenas se perciben. Se observan la sensualidad, el buen gusto, las traducciones de poemas árabes que hablan de amor y de guerra, de las secuencias del Libro del Profeta que se cuelan en las columnas de mármol o en los techos de maderas orientales.

La rendición no fue cruenta. Los Reyes Católicos dieron todas las facilidades al último sultán nazarí, Boabdil, que se rindió por no poder pagar los impuestos de las majestades católicas le exigían y no tras librar una cruenta batalla.

La transición duró dos o tres generaciones. Los moriscos que quedaron se refugiaron en La Alpujarra mientras que Granada quedaba cautivada y penetrada por ese espíritu íntimo, desconfiado y sensual que todavía perdura en nuestros días. Lo importante en las casas, al igual que ocurre en la Alhambra, no es la fachada y las puertas labradas de madera. Lo que cuenta son los interiores, los patios, los rincones en los que se puede hablar, cuchichear, urdir y fantasear.

El interior de la Alhambra es una referencia descomunal de lo que son los Carmenes de Granada, las casas señoriales en el Albaycin o las estancias amplias y frescas en las que viven uchos granadinos. Son una copia en pequeño, ínfima en muchos casos, de lo que es la Alhambra.

Impresiona el Palacio del emperador Carlos I con su atrio circular abierto al cielo donde la voz se transmite con una sonoridad que no supera ni una orquesta sinfónica. La palabra se mueve amplificada, como en el Templo del Cielo de Pekín o como en los espacios redondos que se encuentran en el ancho mundo. No vivió aquí el emperador Carlos.

Pero sí que lo hicieron los Reyes Católicos que dejaron huellas arquitectónicas en la Alhambra para adecuarlos a la cultura que representaban. No hicieron grandes cambios. Simplemente se limitaban a incrustar la I y la F, Isabel y Fernando, en aquellos espacios emblemáticos del inmenso palacio y fortaleza. Los Reyes Católicos descansan en la Capilla Real, cabe la Catedral de Granada, acompañados por los restos de Juana la Loca y de Felipe el Hermoso.

Cuántas cosas han transcurrido en la Alhambra. La unión de las dos coronas, el posterior decreto de la expulsión de los judíos, la reconquista de todas las tierras peninsulares. Aquí vino Colón para pedir recursos a los Reyes para emprender su aventura de las Indias y aquí florecieron varias culturas que no han ido mezclando hasta llegar a la Granada de hoy, una ciudad moderna, universitaria, abierta y a la vez reservada, dueña de sus secretos y de sus fantasías. Una ciudad con un cierto aire funcionarial que se aprecia en la parsimonia y estricto cumplimiento de los horarios en los espacios públicos.

Una ciudad en la que habría que pasar mucho tiempo para llegar a entender algo de lo que significan sus calles empinadas del Albaycin, la Alhambra misma, la presencia de cultura árabe en los alrededores de la catedral, las tiendas que no difieren de las que se encuentran en Casablanca o Marraquech, ese acento cerrado, cortado, brusco, con el que hablan los granadinos viejos, atentos, serviciales con el forastero, con muchos siglos de historia a sus espaldas.

10 comentarios

  10 comments for “Una noche en el Patio de los Leones

  1. 30/07/2012 at 18:23

    !Que suerte!Es lo que nunca nadie nos podra quitar mientras nos quede un hilito de vida . La sensibilidad y el amor a la belleza . Es importante . Me alegro que las haya sentido Vd., aunque no es raro tratandose en Granada. Felicidades.

  2. David
    30/07/2012 at 09:59

    Estimado Sr. Foix.
    Creo que ha sabido acertadamente compendiar lingüísticamente la belleza de la Alhambra. Granada y el conjunto de palacios de la Alhambra me recuerdan el verso de Francisco Icaza que reza así:
    Dale limosna, mujer
    que no hay nada en la vida nada
    como la pensa de ser
    ciego en Granada.

    Desconozco si usted lee alguno de los comentarios que los lectores le hacen. Pero aún a riesgo de que no sea así, me gustaría compartir con los lectores que puedan algún día visitar Granada, un rinconcito del Albaicín… mejor sería decir el rinconcito más hermoso del Albaicín, con unas vistas espectaculares de la Alhambra: me refiero al Carmen Abén Humeya. Fue hace dos años y todavía estoy enamorado de ese rinconcito de Granada. Os lo recomiendo, y a tí también, estimado Lluis.

  3. Rosamariapo
    29/07/2012 at 15:47

    Benvolgut Sr. Foix,

    Si hi ha algún moment que recordi amb especial predilecció , és sens dubte, l’Alhambra de nit.Ja fa anys que vaig estar-hi i tenia clar que la visita habia de ser nocturna per diverses raons, la primera, que t’estalvies les aglomeracions perque practicament ningú la fa de nit, la qual cosa és maravellosa perque estàs practicament sol. La segona és que la visita és gairebé una experiencia mística : el silenci que si respira et permet sentir les teves propies passes, la teva respiració, els teus pensaments,…seure en un racó i escoltar la remor dels sortidors d’aigua; la foscor de les estances, només il.luminades estratègicament ,amb mans de mestre, assenyalant només allò més preciós i deixant en penombre la resta: la fresca dels patis i els passadissos…Una marevella realment !!! Una nit màgica que, si tot va bé, tornaré a repetir ben aviat.

    I canviant el terç,però seguint dintre dels grans monuments arquitectònics que tenim a Espanya, voldria comentar una noticia que vaig llegir no fa pas gaire i que em vaig quedar una vegada més de pasta de «moniatu», veient el nivell d’algun politic espanyol, en aquest cas concret afecta al Sr. Aznar. La noticia deia que la Mezquita de Córdoba ( no tan preciosa com l’ Alhambra, però gens ni mica despreciable – digne de veure – ) ja no és Patrimoni Nacional, sino que ha passat a ser Propietat de l’ Esglesia, gracies al Sr. Aznar. Ara donç, tots els ingressos que pel pagament de les entrades per la visita turística de la Mezquita,paguem tots els mortals, ja no van a les arques de l’ Estat, sino que van directament a la caixa de l’ Esglesia i no solament això, sino que a més, aquests ingressos no paguen impostos perque es consideren «donatius».
    Algú sap si això és cert ? Vostè en sap res d’això ??
    Al marge de la peculiaritat del tema, en el sentit que ja té la seva gracia que , una «mezquita» sigui propietat de l’ esglesia «catòlica» ???, el tema monetari sobrepassa ja tota mena de moral i decencia.
    En fi…..»Spain is diferent» !!

    • 30/07/2012 at 18:34

      Rosa maria , siento que un moento tan maravilloso como el placer del sr.Foix ante una belleza,como la visita a la Alhambra , quede empañada por una vision materialista. Creo que no es acertada , aunque estoy seguraque no tiene malicia. Un saludo.

  4. Josep Ricard
    29/07/2012 at 12:10

    Veinticuatro horas después de que el Parlament se pronunciara por el concierto económico para Catalunya, el president de la Generalitat, Artur Mas, convocó a Palau a todos los altos cargos de la institución. Secretarios generales, directores generales, directores de empresas públicas… Los consellers sentados en primera fila. Eran unos 300. Fue un acto extraordinario pero interno, sin luz, ni taquígrafos, ni periodistas. El president les convocó a participar en «una misión histórica»: «Sois los generales de un ejército que es la Generalitat y que tiene una gran misión. De la Generalitat depende la suerte del país».

    Según varios asistentes, el president planteó esa «misión histórica» como un desafío doble, superar la crisis y cambiar la relación entre Catalunya y España: «Nos encontramos en una situación muy dolorosa, pero también es una gran oportunidad para cambiar la historia». Son los dos objetivos que marcan la agenda política del Gobierno catalán que, en ambos casos, tendrá al Ejecutivo de Mariano Rajoy como interlocutor… como adversario… o ambas cosas a la vez.

    http://www.lavanguardia.com/politica/20120729/54331745769/mas-moviliza-al-govern-para-cambiar-la-historia.html#ixzz220bumeca

  5. 28/07/2012 at 23:03

    Sr.Foix: Me imaginaba que no dejaría Vd de hacernos una mención especial de su estancia en Granada y que no dejaría de enviarnos una fotografía de ese patio de los leones restaurado, mil gracias por no defraudarnos…por cierto…nosotros también estamos a punto de rendirnos por no poder pagar más impuestos…

    • Àfrica
      30/07/2012 at 19:13

      Y con la pena de no haber vivido en La Alhambra!!anda que no se lo montaban bien..

  6. Santi
    28/07/2012 at 22:27

    Molt be, Lluis, veíg que tho passes be

Comments are closed.