Assange, la primera causa célebre de la era Internet

Julian Assange, revelador de escándalos que no han sido desmentidos en una entrevista a la revista Forbes

El caso de Julian Assange ha dado un giro inesperado al concedérsele asilo político oficial en la embajada de Ecuador en Londres. Este australiano de 41 años, periodista, programador y activista de Internet ha rozado varias veces las puertas de la cárcel desde que facilitó a cinco medios de referencia occidentales, miles de documentos que ponían al descubierto malas prácticas de la diplomacia norteamericana y la de otros países occidentales.

Le Monde, El País, La Repubblica, Der Spiegel, The Guardian y The New York Times empezaron a publicar documentos secretos que comprometían muy negativamente a los Estados Unidos, Gran Bretaña y cuantos países habían participado en las guerras de Afganistán e Iraq.

La empresa de Wikileaks fue fundada por Assange y otros compañeros. Vale la pena resaltar la vulnerabilidad de los servicios de inteligencia y de información del Departamento de Estado, de Defensa, del Foreign Office y de la propia Casa Blanca. No se ha discutido hasta ahora si las revelaciones son ciertas o falsas. Lo que está en cuestión es cómo pudo enterarse Assange de toda la información que hizo circular por las redes. Assange ha recibido los premios de Amnistía Internacional y también del prestigioso semanario The Economist.

A los pocos meses fue acusado desde Estocolmo de haber violado a dos jóvenes suecas. Fue pedida su extradición a Suecia, una solicitud que fue aceptada por las autoridades británicas pero un tribunal de Londres le concedió un plazo hasta tener la seguridad de que sería tratado con garantías jurídicas por los jueces suecos.

Cuando se publicaron tantas informaciones comprometidas en el Wikileaks masivo de julio de 2010, parecía que la diplomacia occidental no se recuperaría del golpe. No se negó nada y se continuó con la persecución jurídica de Assange que ha tenido el último episodio con la concesión de asilo político por parte del presidente Correa de Ecuador.

El argumento de Assange es que si es extraditado a Suecia puede ser enviado a su vez a Estados Unidos y ser sometido a un juicio por Wikileaks que podría comportar la pena de muerte. La Convención sobre los Refugiados de 1951 contempla la prohibición de no entregar a nadie a otro país si existe un riesgo serio para su vida.

Ha pedido asilo diplomático en el mismo Londres. No es un refugiado sino alguien que teme por su vida. Assange vivía en Inglaterra mientras su caso era estudiado por los tribunales. Al entrar en una embajada pidiendo asilo, había roto el compromiso adquirido con la justicia británica.

El gobierno de Londres insiste en que detendrá a Assange. No dice cómo ni dónde ni cuándo. Sería un riesgo innecesario, para un país acogedor de toda clase de revolucionarios, políticos, dictadores (el último muy representativo fue Pinochet) y gentes perseguidas por regímenes lejanos, el entrar en la embajada de Ecuador en Londres. Si pisa la calle, Assange puede ser detenido inmediatamente por haber vulnerado los términos de libertad que se le concedieron mientras su caso era reconsiderado.

Las presiones de Washington serán fuertes.Y la de otros países occidentales también. Sería de agradecer que los medios de referencia que publicaron las escandalosas informaciones, dieran la cara por él tanto para romper sus lazos informativos con Wikileaks como para explicar qué razones han mediado para que Julian Assange no sea ya el héroe de la información como era presentado hace dos años.

Muchas figuras han permanecido muchos meses y años en embajadas que les protegieron de las autoridades de su propio país. El caso más sonado fuen el del cardenal Jozesf Mindszenty que permaneció 15 años en la embajada norteamericana de Budapest después de la represión soviética de la revuelta de 1956.

La persecución contra Assange no se debe a los posibles abusos sexuales cometidos en Suecia, país al que acudió pensando que era el que mejor le protegería. Se debe a la divulgación de miles de documentos que comprometen a los gobiernos occidentales, principalmente al de Estados Unidos. La pregunta que no ha obtenido respuesta oficial es si lo que divulgó Assange era cierto o falso. Es la primera cause célèbre de la era de Internet.

11 comentarios

  11 comments for “Assange, la primera causa célebre de la era Internet

  1. José Renalba
    17/08/2012 at 15:51

    Por lo visto, en la sociedad actual necesitamos relatos simplistas. El de Assange cumple perfectamente, un sólo hombre perseguido por el gobierno más poderoso del mundo. Tensión: ¿Cómo acabará? No es un caso fácil como el del soldado, que está bajo su jurisdicción y sabemos que dará con sus huesos en la carcel todos los años que quieran. En cambio, en esta historia hay suspense, componentes internacionales, primero eran Suecia y UK, ahora EEUU, Ecuador…. Un juez español en busca de justicia universal….
    APASIONANTE. Lo que se decide en el día a día de nuestros parlamentos, cuánto vale la gasolina, quién va al paro y quién no, qué será de nuestros hijos, eso no interesa, eso es con taquígráfos, pero sin luz, sin la luz de los medios de comunicación.

  2. francis black
    17/08/2012 at 14:41

    El tipo tiene un problema, no puedes chantajear a perpetuidad a todo el mundo. Con Putin se ha metido ? creo que no, no es tan suicida. Es más yo creo que el karateca con cara de mayordomo tiene algo que ver, pero no voy a cantar.

    • 17/08/2012 at 16:49

      A Putin ni lo nombres en este blog Francis, una bellisima persona, todo el día entregado a sus labores…

  3. Àngel
    17/08/2012 at 09:36

    Ostres!… I jo que pensava que les democràcies occidentals eren exemple de societats lliures. Es a dir els conceptes de llibertat i transparència, eren clars i nítids.
    I la tan escatainada llibertat d’expressió?
    Pena de mort als Estats Units de Nord-America? No foti. El paradigma de la llibertat, dels drets humans, de la democràcia. Pensava que això nomes era possible en el govern del insigne ministre del franquisme, el “demòcrata Sr. Fraga”, al que ens va condemnar un altra insigne “demòcrata”, el “Sr. Churchill “.
    Fen ostentació del seu gran sentit de la “democràcia i justícia”, en aquest possible judici al Sr. Assange, als EEUU , seuran a la banqueta dels acusats els propietaris de
    Le Monde, El País, La Repubblica, Der Spiegel, The Guardian y The New York Times
    culpats de complicitat y amb posibilitat de pena de mort.
    Oh no!… No recordava les concesions d’inmunitat que aquests monstres, en el sentit mes pejoratiu de la paraula, de del periodisme hauran pactat a canvi de continuar enganyant-nos als ignorants ciutadans.
    L’altra dia escrivia que en la evolució natural no hi podiem fer res. Vull aclarir que hem referia a nosaltres els ignorants ciutadans. Avui que som capaços mitjançant la ingenieria genètica de segmentar i recombinar segments de ADN, es clar que part de la evolució natural es veurà intervinguda per la ma humana. A l’any 1975 a Asilomar la ciència en un gest de responsabilitat es posava límits a ella mateixa. Ignoro quins son exactament aquests límits i si ja han sucumbit a les pressions financeres.
    El ADN ha demostrat que tenim un tronc comú tots els humans i els animals, siguin jueus o no, tinguin premis Nobel o no. Els humans pertanyem a la raça humana i si que podem influir, ignorants i no tan ignorants, molt en la selecció, evolució, social.
    Vull dedicar, si ella m’ho permet, aquest últim punt i apart a la Julia i al seu missatge de desesperació. Dir-li que jo també comparteixo aquesta desesperació, però l’evolució, selecció, social ens mostra diferents camins i podem influir per prendre el mes convenient per aquesta raça, que avui permet que el Capitalisme, i encara que els seus amants s’excusen en el topic de lo del menys dolent, permet que cada vegada que vostès companys contin fins a quatre, sense parar de contar, es mori una persona de fam. Mentre els especuladors tenen emmagatzemat l’aliment amb la finalitat de crear escassetat i augmenti el seu preu. Cal que ens traguem les venes dels ulls i diguem ja prou.

  4. Bill Featherstone
    16/08/2012 at 19:40

    Julian Assange teme por su vida. Yo también temo por su vida. La libertad de expresión consagrada por la 1ª enmienda a la Constitución de Lo Estados Unidos no aplica a ciudadanos de otras nacionalidades. Cuando puedan lo matarán.

  5. 16/08/2012 at 17:32

    Sr.Foix: Julian Assange ya no es el héroe de hace unos meses debido a que muchos medios que le encumbraron a la fama han visto como las subvenciones que recibian, del sistema que Assange denunciaba,estaban en peligro…La duda para mi ahora es saber si al denunciar esas verdades Assange y su grupo esperaban otro tipo de contestación, no me cuadra que se hayan dejado cosas en el tintero después de haberlas planteado y pudiendo denunciarlas…Lo que es evidente es que para el sistema Internet ha dejado de tener la cara amable que tenía…

Comments are closed.