Rajoy, con el Marca en la mano

Rajoy con el Marca en el puño al abandonar Valladolid. Fotografía de Claudio Álvarez en El País.

Rajoy con el Marca en el puño al abandonar Valladolid. Fotografía de Claudio Álvarez en El País.

La imagen de Mariano Rajoy abandonando la Convención de Valladolid con el diario Marca enrollado en su mano es el relato gráfico más elocuente de ciertas prioridades. Acababa de echarle en cara a Rubalcaba de llevar a España a la ruina, pidió al líder socialista que se callara, invocaba por enésima vez la indisoluble unidad de España y anunciaba rebajas de impuestos para 2015.

Pero al subir al coche que le alejaría de Valladolid llevaba el Marca en la mano. No había jugado todavía el Atlético ni el Real. El Barça iba todavía líder pero se sospechaba que por pocas horas.

Mariano es un adicto al ciclismo y al Marca. Se exhibe con discreción pero el fotógrafo Claudio Alvarez, de El País, captó la instantánea. Resulta que lo que se llevaba el presidente de Valladolid era un diario deportivo. Lo entiendo. Cada cual se solaza y se entretiene con lo que quiere. El mensaje es que los domingos lo que le importa de verdad al presidente del gobierno es la marcha de la Liga. Por la noche, a su llegada a La Moncloa, tuvo tiempo para seguir los dos encuentros en el Manzanares y en San Mamés. Se quedaría un poco intranquilo al enterarse de que el Madrid sólo arrancó un punto y sigue tercero en la Liga.

Sorprende este cambio de registro presidencial. Venía de garantizar la unidad de España ante sus partidarios y se despedía con la mente en los deportes. No hay contradicción. Pero después de la gravedad de las afirmaciones, alguien le tendría que haber aconsejado que el mensaje del Marca era demasiado vulgar.

No se puede caminar hacia la Edad Media, decía Rajoy al referirse al contencioso con Artur Mas y Catalunya. Por supuesto que no. Pero leer un periódico deportivo saliendo de Valladolid tiene algo de monarca medieval exhibiendo sus gustos ante sus súbditos. ¿No valdría la pena bajar a la arena, sentarse con Mas, hablar y ver cómo se puede salir de esta confrontación que acabará produciendo algún destrozo? ¿Cabe la posibilidad de que la unidad se base en la diversidad y pluralidad? ¿No se puede encontrar un punto en el que todos se puedan sentir cómodos? Parece que no. Qué pereza instalar hospitales de campaña a lo largo del trayecto. La solución, en cualquier caso, no está en el Marca.

 

7 comentarios

  7 comments for “Rajoy, con el Marca en la mano

  1. Albert
    04/02/2014 at 09:51

    Sr.Foix: Roda el mon i torna al born. Es decir : Ir de Bar y de Cenas, Dictadura, Democràcia orgánica, Democràcia, Corruptocrácia,
    Dictat-Dura con democràcia orgànica y vuelta a ir de Bar y de Cenas.

    En todos los paises del mundo cuecen habas y en el nuestro a calderadas.

    España no es diferente.

    • Albert
      04/02/2014 at 10:42

      P.D. Pienso que el que quiera governar en democràcia, debe de ser dialogante y escuchar e interpretar las razones que expone el interlocutor. Y más aun si el interlocutor, también forma parte del gobierno de España.

      Aunque sea el de una autonomia. Como la de Cataluña, por ejemplo. Que también forma parte del gobierno de España. ¡ O no es verdad !

      El buen dialogar, es imprescindible, porque reconduce las cosas y los intereses para que todos salgamos beneficiados y satisfechos. Y así eviar rupturas y desafectos, provocados por los abusos de poder del Dictat no dialogante. Basado en una democràcia orgánica.

      Todo lo demàs se percibe como una Oligarquia dominante de democràcia orgánica.

  2. 03/02/2014 at 22:10

    Muy bueno, Sr. Foix, su comentario sobre la frivolidad del MARCA.
    Le saluda cordialmente

    J. M. Caparrós Lera

  3. Jordi P.
    03/02/2014 at 20:44

    Sr. Foix, jo no li donaria tanta importància al fet de portar un diari esportiu. Com qualsevol altre ciutadà del món té dret a desconnectar dels problemes de cada dia, siguin polítics, econòmics, de salud, … El que em sembla molt greu és aquesta insistència en el NO a qualsevol tipus de diàleg i aquesta obsessió en la unitat d’Espanya, quan una part dels «per ara espanyols» -seguint la seva legítima i lliure opció- no la vol. És un elemental acte de convivència pacífica deixà parlar i escoltar.

    • Àfrica
      04/02/2014 at 10:19

      Hi estic d’acord,Jordi.

  4. dogbert
    03/02/2014 at 19:35

    No guardan ni las formas y les importa un pito tot plegat de lo que nos suceda al paisanaje, son gente extraña que ademas cada dia parecen un poquito mas paralizados dentro de su propia cortedad.
    Son ademas unos cutres de solemnidad.

    Unos con el Marca, pero ojo por aqui otros babeando en entrevistas en La Vanguardia llenando espacio para no decir nada y por la noche con el Evole en un mano a mano de naftalina con Felipe Gopnzalez.

    Unos y otros ya pueden ir pasando al museo de cera porque la que arde ya se esta acabando.

  5. 03/02/2014 at 19:20

    Sr.Foix: el presidente Rajoy se marchó de Valladolid con lo que viene a ser la Marca España…Fútbol enrollado por un tubo…

Comments are closed.