Zuckerberg, el paradigma de los tiempos nuevos

Marc Zuckerberg, fundador de Facebook y gran fortuna planetaria

Marc Zuckerberg, fundador de Facebook y gran fortuna planetaria

Mark Zuckerberg, treinta años, multimillonario, inventor de Facebook y ahora propietario de Whatsapp, el gran entretenimiento planetario en el que grabamos nuestras intimidades y nuestros pensamientos banales. Está en Barcelona y ha colapsado los accesos del World Mobile Congress.

Es un paradigma de los tiempos nuevos. Un triunfador de las nuevas tecnologías, un joven que ha puesto a trabajar a un equipo de fieles o esclavos para levantarse como una de las grandes fortunas del planeta.

Ha roto mercados, ha desafiado las grandes multinacionales y ha ofrecido gratuitamente un producto que vale cientos de millones de euros pero que no se sabe si tiene el valor de lo que se ha pagado. ¿Qué puede haber detrás de este gran cambio de costumbres y de comunicarse? El progreso. Es el progreso que todo lo vence, lo allana, lo supera. Es el progreso de la ciencia que no tiene muy en cuenta las humanidades.

En la célebre película de Zuckerberg se veía la frialdad del personaje, su distanciamiento de lo humano, su creencia máxima en las tecnologías con las que influiría decisivamente en el mundo. El fenómeno no es nuevo. Siempre que se han dado pasos de gigante en la ciencia se han producido grandes cambios sociales y anímicos en las sociedades que los han experimentado.

Zuckerberg es la metáfora humana de la nueva realidad. No es mejor ni peor que la que teníamos. Es la que es y hay que aceptarla y utilizarla en toda su extensión. La pregunta, sin embargo, es la de siempre. ¿Para qué?

Me gustaría para que hubiera más justicia, más libertad, más equidad, menos desigualdad, más honestidad y menos corrupción. No estoy nada seguro de que sea así. La tecnología cambia las formas en las que se mueven las personas. Pero el fondo sigue siendo el mismo. Y del fondo, del respeto al otro por ejemplo, nadie habla.

13 comentarios

  13 comments for “Zuckerberg, el paradigma de los tiempos nuevos

  1. Àfrica
    25/02/2014 at 19:56
  2. Rosamaria
    25/02/2014 at 11:44

    No m’he donat mai d’alta a Faceboock, tot i així, és probable que si hi escric el meu nom , alguna cosa hi sortirà indirectament.
    Vaig «twitejar» durant una temporada, la suficient per donar-me el temps necessari per veurem a mi mateixa fent el ridicul. Ho vaig deixar.
    Tinc whatsapp, més per insistencia dels que m’ envolten que no pas per convenciment propi.
    Vaig ser la última persona del meu entorn en tenir móbil.

    Estic amb dogbert….tanta comunicació ens porta a la incomunicació.
    No m’agrada tot això…..

    • Albert
      26/02/2014 at 18:39

      ¡ Cuanta rao tens, Rosamaria. Doncs els cherramentaris mentrestant fan la becaina ó juguen amb el movil, durant el debat del estat de la nació !

      Salutacions.

  3. 25/02/2014 at 10:52

    Sr. Foix:
    Les TIC – Tecnologies de la Informació i la Comunicació i les TAC – Tecnologies per a l’Aprenentatge i el Coneixement han vingut per quedar-se.
    Com tot en la vida és bo i dolent, depenent de l’ús que fem nosaltres mateixos d´elles.
    Les utilitzem segons les nostres necessitats?, Ens venç la publicitat de les operadores telefòniques i dels gurus que mouen els seus fils?, Quant de temps dedico a elles?, Em alliberen i faciliten la meva feina i/o estudis?, Les utilitzo sabent el que tinc entre mans?, Em preocupo de les meves dades personals, seguretat i intimitat?, Quin és el seu cost econòmic mensual en el meu pressupost?,…

    El problema no són les TIC i les TAC sinó l’ús que faig d’elles i de la meva llibertat.
    Per a mi són un canal més de comunicació, no l’únic.
    Amb les TIC-TAC hem de ser crítics com en moltes coses a la vida, però sense por ja que no podran alienar-nos, ni retallar la nostra llibertat si no ho permetem nosaltres.

    Finalment us recomano dos interessants llibres sobre el tema que ens ocupa avui:

    Dieta digital
    Levanta la vista de la pantalla y recupera el control de tu vida
    ISBN: 978-84-15750-31-4
    http://www.plataformaeditorial.com/ficha/271/1/3339/dieta-digital.html

    Desnudando a Google.
    La inquietante realidad que no quieren que conozcas.
    http://www.desnudandoagoogle.com/el-libro/

  4. ROBERTO MARTIN
    25/02/2014 at 09:51

    Yo también soy de la clase de «dogbert», solo estoy enganchado a este blog y mi teléfono lo uso para hablar con gente.

  5. Albert
    25/02/2014 at 09:17

    Sr. Foix: He leido con atención su articulo. Me quedo con los 3 últimos parrafos. Donde expresa las reflexiones y la incògnita del futuro.

    Compañeros/as del blog, también tomo nota de vuestras acertadas reflexxiones.

    Por mi parte pienso, lo que algunas veces, ya he expresado aquí mismo.

    » Mucha informàtica, mucho internet, muchos robots que lo hacen todo, però el pan aun tenemos que sudarlo. Y que no ha cambioado tanto nuestra vida. »

    De hecho, aún no hemos digerido el efecto que tiene sobre nuestra mente y sobre la mente de nuestros hijos pequeños y jovenes, las nuevas tecnologies como la televisión, la informàtica, internet ect.ect.

    • francis black
      25/02/2014 at 09:19

      Ahora los niños ya no roban el Playboy en los kioskos.

  6. francis black
    25/02/2014 at 08:52

    Yo estoy como Dogbert. Todo es un problema de distancias e intentar en la medida de lo posible marcalas tu, con Halle Berry no lo he conseguido.

  7. sip
    25/02/2014 at 01:41

    En esto , como en casi todo el equilibrio , el uso, es lo que marca la diferencia. Tener los ojos y los oidos abiertos a todo lo que llega no implica necesariamente abandonar aquello que nos parece básico y fundamental para ir por la vida sin herir ni despreciar a nadie ni nada.
    Podemos pensar que somos víctimas de una red que almacena toda la info posible sobre nuestras preferencias y gustos y lo utiliza para venderselo a multinacionales que nos espían y/o nos venden viagra , pero tambien deberíamos ser conscientes de que podemos actuar «sin red». Hablo de libertad frente a los cocos que nos atemorizan continuamente.

    Las redes sociales suponen un paso más en la desaparición de lo real en favor de lo virtual, pero las tecnologías de la información son simples herramientas: lo que nos depare el futuro depende de nosotros.

    El Roto nos lo cuenta en tres frases demoledoras: «Gracias a las nuevas tecnologías, me informo al segundo y lo olvido al instante».

    Un niño frente a un ordenador:»Sospecho que me han dado este ordenador para que no mire por la ventana».

    Un adulto frente a su Pc: «Me estoy buscando en internet para saber quien soy».

  8. dogbert
    25/02/2014 at 00:25

    Debo confesarles que no estoy en Facebook, tampoco en Twitter, no tengo whatsApp…soy un indigente tecnologico y ante la insistencia de mis amigos, conocidos y saludados que me invitan a sus redes, quedo como un asocial troglodita. Lo llevo con resignacion.

    Aun asi mantengo una razonable vida social, no se me escapa ningun tema profesional por no estar en lo ultimo de la pomada tecnologica y creo estar al corriente de lo que pasa al tiempo que contemplo con escepticismo como a mi alrededor va creciendo el aislamiento, el autismo, la mala educacion y unas nuevas adicciones, en este caso en principio tecnologicas.

  9. 25/02/2014 at 00:10

    Sr.Foix: reconozco que uso el Whatsapp como el que más, pero me tiene mosqueado su bajo coste…me suena a los que dan drogas gratis hasta que te enganchas a ellas…este fin de semana al irse la red de Whatsapp durante cuatro horas he visto síndromes de abstinencia Whatsappianos que me han llamado la atención…

    • Àfrica
      25/02/2014 at 23:28

      Barrtolomé,este fin de semana mi móvil decidió dárse un baño y falleció en el intento.Reconozco que hasta que no he recibido el sustituto me he sentido aislada, ha sido una situación rara..

      • Àfrica
        25/02/2014 at 23:29

        Me he pasado con las erres,disculpa.

Comments are closed.