No, no es sólo la economía

Lema de la campaña de Bill Clinton en 1992

Lema de la campaña de Bill Clinton en 1992

La frase se la echó en cara Bill Clinton a George H.W. Bush, padre, en las elecciones de 1992. Las encuestas favorecían al presidente que había puesto fin a la guerra fría y había ganado la guerra del Golfo. La popularidad de Bush llegó a alcanzar cotas históricas. Bill Clinton no podía ofrecer la talla de estadista ni competir en política exterior. Recurrió al conocido eslogan de «la economía, estúpido» que contribuyó a su victoria pero que sentó un convincente y lamentable precedente al desautorizar la política frente a la economía desde entonces hasta nuestros días.

En los tres libros leídos estos días desde la lejanía de los apasionados debates locales se hace referencia a la relegación de la política ante el avance de la economía, las nuevas tecnologías y las exigencias del mercado como regulador de las relaciones entre ciudadanos y gobiernos.

En el diálogo entre Leonidas Donskis y Zygmunt Bauman se habla de la ceguera moral y de la pérdida de sensibilidad en la modernidad líquida. Tal vez estemos atrapados, dice Donskis, en la nueva bar­barie que aún no ha llegado a Occidente y que se explicita en un capitalismo sin democracia, con China y Rusia a la cabeza, un libre mercado sin libertad personal, el reforzamiento de la dictadura económica y la paralela desaparición del pensamiento político… con gobiernos elegidos por los sectores más poderosos de la sociedad, al margen del control público, quizá en manos de la burocracia centralizada, los negocios y los medios de comunicación.

No estamos ante tamaña desgracia, pero es preciso saber detectar los signos de los tiempos y evitar que la política pierda su necesaria autonomía para actuar en bene­ficio del conjunto de la sociedad. La política comporta corrupción. En todas las épocas y circunstancias. Pero su formidable tarea es deshacerse de ella a medida que las ins­tituciones del Estado van pidiendo cuentas a los que han sido descubiertos en abusos ­impropios de sus cargos. Para ello son imprescindibles unos medios de comunicación libres.

La otra lectura ha sido la encíclica Laudato si’ del papa Francisco. Es una invitación a ­tomarse en serio de una vez el deterioro del planeta pero es también una reivindicación de la política solidaria para acabar o disminuir las desigualdades entre ricos y pobres, entre Norte y Sur, entre quienes viven en la tranquilidad de sus ­posesiones y los des­cartados de la tierra. Es verdad, dice el Papa, que hoy algunos sectores económicos ejercen más poder que los mismos estados.Y llega a la con­clusión que no se puede justificar una economía sin política. Concreta diciendo que si el Estado no cumple su papel en una región, «algunos grupos económicos pueden apa­recer como benefactores y detentar el ­poder real, sintiéndose autorizados a no cumplir ciertas normas, hasta dar lugar a diversas ­formas de criminalidad organizada…».

Si la política no es capaz de romper esta lógica perversa seguiremos sin afrontar los grandes problemas de la humanidad. No basta, dice Francisco, con incluir considera­ciones ecológicas superficiales mientras no se cuestione la lógica subyacente en la cultura actual.

El descrédito de la política no ayuda cier­tamente a elaborar proyectos a largo plazo que no pasen por el juego sucio, grande o ­pequeño, que comporta ganar las siguientes elecciones. Quizás hay que tener en cuenta algo que hoy sigue siendo vigente y que se podría resumir en que la sociedad en que vivimos, hiperinformada de ­todo y de todos, no perdona la falta de coherencia entre lo que se dice y lo que se hace. No se tolera la mentira porque se descubre con más facilidad que nunca.

El tercer libro es un conjunto de artículos publicados por Tony Judt y cuidadosamente editados por su viuda. El título, Cuando los hechos cambian, se inspira en la famosa cita atribuida a John Maynard Keynes y que dice: «Cuando los hechos cambian, cambio de opinión, ¿usted qué hace, señor?».

En estos tiempos de miedos y temores, sobre todo el pavor a la velocidad incontrolable de los cambios, es preciso volver a confiar en la política por muy desprestigiada que esté. En gran parte del mundo desarrollado el menosprecio al sector público se ha convertido en algo normal. En los tres textos no se sugieren soluciones mágicas, que no las hay, pero sí que se insiste en la urgencia de políticas más equitativas que tapen las grandes grietas que se han abierto en los sistemas donde la economía ha pasado por encima de la política, la ha pisoteado, y ha creado mayores desigualdades de las que existían.

Judt recoge las reflexiones de Keynes cuando dijo que «lo importante no es que el gobierno haga cosas que los individuos ya están haciendo y que las haga un poco mejor o un poco peor, sino que haga las cosas que ahora no está haciendo nadie». Si la política democrática no actúa se abre un vacío que lo ocupa la economía, los mercados, los medios o las frivolidades varias.

Publicado en La Vanguardia el 12 de agosto de 2015

14 comentarios

  14 comments for “No, no es sólo la economía

  1. José A. García
    13/08/2015 at 22:16

    Mi percepción es que hemos perdido referentes de trascendencia espiritual. No se trata de nuevas formas de conocimiento pero si a percibir que los seres humanos no podemos aceptar que el poder está por encima del amor. Y también a considerar que el poder, sin más, es una fuente de perversión y del mal.

    • francis black
      14/08/2015 at 00:24
      • 14/08/2015 at 17:53

        Lo que cuenta en la vida son las relaciones humanas que has tenido con los otros…

        • francis black
          14/08/2015 at 20:41

          Si ese vídeo de Bobbio y este de Russell me parecen importantes :

          https://www.youtube.com/watch?v=eQYkqUlsIq0

          • 14/08/2015 at 21:55

            Cuales son los hechos y cuales la verdad que los hechos revelan…???
            Magnífico.

        • José A. García
          15/08/2015 at 17:21

          Una buena frase para reflexionar y meditar.

      • José A. García
        15/08/2015 at 17:25

        Gracias Francis por el enlace, muy revelador y sabio.

  2. Rosamaria
    13/08/2015 at 10:22

    El Titol de l’article d’avui seria més ajustat a la realitat si digués :
    » No, no deberia ser solo economia «.

    Si diem «no, no es solo economia», estem afirmant que hi ha alguna cosa més a banda de l’economia. Jo personalment penso que no hi ha res més. Que l’ economia mana i que tots els governs hi estan sotmesos.

    Fora bo que no fos aixi…però el diner és el rei.

  3. Albert
    13/08/2015 at 07:45

    Sr. Foix: Como siempre Vd. nos hace meditar mucho, con su erudición y su lógica basada también en su buen criterio propio y también en el criterio ajeno.

    Pienso que la Democrácia, la Política, la Economía y el Poder cuando están basados en la ética,la honradez, la fraternidad, la igualdad y que mira solo el bienestar de las generaciones actuales y de las futuras es lo más deseable por todos los seres humanos.

    Pero todos sabemos que cuando la sociedad se deja llevar por los codiciosos de poder y riqueza, que lo corrompen todo con su ludopatia de ambición de riqueza y poder sin límites…entonces tenemos ó comprobamos que la Democrácia, que bobaliconamente no ha controlado, ha permitido y tolerado la citada ludopatia se ha convertido en una Corruptocracia…de corrupción y desigualdes sin solución.

    Estoy con Vd. cuando afirma que se necesita la Democrácia y la Política. Pero la autenticaménte buena y como Vd. también nos dice…» Para ello son imprescindibles unos medios de comunicación libres. «

    • 13/08/2015 at 16:55

      Albert, ha sido hablar de los chinos y ya ve la que nos han montado…

  4. 12/08/2015 at 12:52

    Sr.Foix; hay sectores económicos que tienen más poder que los estados, especialmente los sectores supranacionales, que deciden día a día muchos aspectos de nuestras vidas presentes y futuras…

    • francis black
      13/08/2015 at 01:41

      Por eso necesitamos estado supranacionales fuertes. Hay que tener gestores de próximedad y luego estados fuertes grandes . Cada 2000 km no pude variar todo.

  5. 12/08/2015 at 12:33

    Anotacio. El punt 5 del meu comentari està mal explicat, però crec que ja s’enten el que vull dir

  6. 12/08/2015 at 12:31

    1.El Papa Francesc diu en l’encíclica «Laudat si» que hi ha sectors econòmics que avui exergeixen més poder que els mateixos estats i conclou que no es pot justificar una economia sense política.

    2. A partir d’aquestes consideracions, ¿Us imagineu una Espanya sense Estat?

    3. En aquesta línea, alguns poden, podem, fer-nos aquestes preguntes: ¿Per qué ens hem d’imaginar una Catalunya sense Estat?

    4. ¿Per què no imaginar que entre un estat espanyol i un estat català sobirans la relacio podria ser mes lliure i més solidaria.

    5. En aquesta situació, alguns es treuen del barret a corre-cuita el conillet del financement. Però com diu el títol de l’escrit de Lluis Foix: «No, no es nomes economia». O com diu el lema desacomplexat de la campanya de Bill Clinton el 1992: «It’s the economics,stupid».

    6 (Entre parèntesi, val la pena fer-ne un tuit a la web http://www.insaeculasaeculorum.cat)

Comments are closed.