Alambradas y vallas en Europa

Alambradas entre Hungría y Serbia. Niños intentando atravesarlas

Alambradas entre Hungría y Serbia. Niños intentando atravesarlas

El invierno va a mostrar con más crudeza los pasillos y vías de refugiados detenidos por alambradas, verjas, paredes y policías. Cientos de miles de refugiados e inmigrantes caminan hacia Europa atravesando la Anatolia turca, el Mediterráneo, las islas griegas, Macedonia, Serbia, para llegar a la frontera de Hungría, que desde hace varios días se ha convertido en un tapón político y humano para que no circulen más refugiados por su tierras.

El Gobierno de Viktor Orbán no podría ingresar hoy en la Unión Europea si no cambiara su política xenófoba y no aceptara la legislación comunitaria. Las decisiones en Europa son lentas porque no se saltan las garantías y los pactos establecidos en los tratados y en la política del día a día. Pero los miles de niños y jóvenes, familias enteras que huyen de la persecución y la muerte van transformando sus miradas de esperanza en rostros de preocupación y angustia.

Llega el frío, las lluvias, los vientos y la nieve en Europa central. Los ministros se reúnen en Bruselas. El egoísmo de los estados forma diversos frentes. Hungría está levantando una valla con la frontera de Serbia y ayer anunció que construirá otra con los límites de Rumanía.

La valentía de Angela Merkel ante un crisis humanitaria de estas dimensiones ha arrastrado a varios gobiernos europeos a cambiar de políticas sobre refugiados. Francia ha estado siempre a su lado y Mariano Rajoy se ha sumado a lo que haga falta. La Inglaterra de Cameron va por su cuenta y varios países del Este que tan bien conocen las restricciones fronterizas en los años de la guerra fría responden sin generosidad alguna a las decisiones de acogida de la Unión Europea. Italia y Grecia han respondido.

A la lógica lentitud de los gobiernos para prever todas las eventualidades de una llegada masiva de refugiados ha surgido un amplio movimiento social de generosidad y compasión que ha descolocado a muchos políticos. No es cierto que la sociedad de hoy sea en su conjunto más egoísta e insensible al dolor ajeno. Todos venimos de antiguas o recientes migraciones.

Los republicanos que pasaron a Francia y luego a América Latina, los 15 millones de desplazados, principalmente alemanes y polacos tras la Segunda Guerra Mundial, griegos, judíos armenios, vietnamitas, chinos, ucranianos, tártaros, emigrantes económicos o perseguidos por sus ideas, todos ellos están en esta convulsa patria de la memoria que es Europa.

Las iniciativas de la UE son las que tienen mayor garantía jurídica y social. Pero, mientras tanto, muchos miles de europeos se implicarán, cada uno como pueda y sepa, para proteger a tantas personas que huyen de la guerra y la persecución y pueden tropezar con la indiferencia o la hostilidad. Es una oportunidad para los que llegan y para los que estamos aquí. Esto es también alta política de calidad.

Publicado en La Vanguardia el 17 de septiembre de 2015

18 comentarios

  18 comments for “Alambradas y vallas en Europa

    • Rosamaria
      19/09/2015 at 13:21

      Hay muchos intereses de por medio dogbert. No te engañes. El objetivo de la banca, es el dinero, no el bienestar ni la justicia, ni tan solo la democracia…Harán lo que sea para mantenerse donde estan y mantenernos a nosotros donde nos tienen….

    • Rosamaria
      19/09/2015 at 13:23

      Dóna un cop d’ull a aquest vídeo de YouTube:

      http://youtu.be/GUvo4sjigLM

  1. felipe
    18/09/2015 at 11:55

    Estoy totalente de acuerdo en que la única solución a este problema es atacarlo en su origen: La terrible guerra civil en Siria sustentada por las potencias occidentales, Iran y Arabia Saudi, hay que terminar con ella. Por otra parte tratar de mejorar las codiciones de vida en los países subsaharianos. ESto es fácil de decir pero no se como proponer la solución.

  2. dogbert
    17/09/2015 at 17:18

    LLegara alguien que no necesitara improvisar ni inventar, solo rimar el murmullo tisico de los humillados y ofendidos y volver a conferir un ritmo arrebatador a la utopia y revolver estos tiempos extraños hacia otros de esperanza, de dignidad y de libertad. Para todos.

    • 17/09/2015 at 17:57

      Bienvenido al Club Dogbert…

      • dogbert
        17/09/2015 at 20:14

        Gracias Bartolome. Revolvi el 15 y ya me abriria otra vez a la vista del panorama de aqui, alla y aculla. Estar en contacto contigo y con todos los amigos del blog hace mas digerible todo. Un abrazo.

    • Rosamaria
      18/09/2015 at 10:43

      Quant de temps !!! Quina sorpresa més agradable !!…T’hem trobat a faltar…pots comprobar-ho en un parell d’articles enrera….ens preguntavem el perque de la teva absència i silenci….Bartolomé ens va tranquil.litzar…assegurant que feies vacances…. BENVINGUT !!!

      • dogbert
        18/09/2015 at 18:09

        He estado por ahi, pelin lejos y me he cerciorado Rosamaria que la distancia es como el viento, apaga los fuegos pequeños y alimenta a los grandes. Lo mio es un incendio, ya sabes.
        Gracias a todos por vuestros siempre cariñosos comentarios y al Sr. Foix agradecerle in eternum que nos permita estar en linea por aqui con absoluta libertad.

  3. Albert
    17/09/2015 at 15:36

    Sr. Foix: Penso que, els que fugen de la ja, 3ª guerra Mundial, están ja trucant a les nostres portes i a el nostre cor adormit fins ara.

    • 17/09/2015 at 17:00

      A veces dudo Albert que tengamos corazón…

      • francis black
        17/09/2015 at 17:08

        Hombre corazón si que hay, todo el mundo quiere a alguien a lo largo de su vida, pero somos egoístas y en el mundo pasan muchas desgracias y penurias ahora te llegan todas, es normal que exista un sentimiento de culpa desde la parte afortunada del mundo e impotencia ante la complejidad de las soluciones, pero a nivel micro siempre se pueden hacer cosas, en cualquier esquina se puede ayudar a alguien.

  4. anibal
    17/09/2015 at 12:35

    que pena que europa despierte a la crisis humanitaria cuando la tiene encima y no al momento de generarla. Tantos años dictaminando politicas humanistas y regodeandose en su etica para terminar aceptando que la muerte de los perseguidos por las consecuencias de su accionar belicista, en invierno, se torna inevitable. Tanta hipocresia…. Tanto dolor… Tanto sufrimiento….

    • 17/09/2015 at 17:00

      No aprendemos Anibal…repetimos errores una y otra vez…

  5. 17/09/2015 at 12:09

    Sr.Foix: las alambradas y vallas que vemos levantarse, no son nada más que el reflejo de las alambradas y vallas mentales que hace tiempo estamos padeciendo…

    • Rosamaria
      18/09/2015 at 10:45

      … a veces tus comentarios son tan profundos…que dan vértigo de tan ciertos….

      • 18/09/2015 at 11:56

        Todo aquello que nos da vertigo Rosamaria es porque nos emociona…debemos emocionarnos continuamente para sentirnos vivos y en esta sociedad en que vivimos, hasta las emociones nos las quieren programar según sus intereses…

Comments are closed.