El pasado nos observa

Captura de pantalla 2016-07-08 a las 20.35.12Las sociedades siempre se decantan hacia el lado donde se encuentra el punto de gravedad en cada momento. Las masas se inclinan hacia lo que es más conveniente, lo que toca lo más cercano, sin consideraciones de carácter histórico o previsiones sobre las consecuencias de los actos personales o colectivos.

Olvidar la historia es abrir la puerta al disparate. Lo decía Edmund Burque, un historiador y ensayista británico que estudió las consecuencias de la Revolución Francesa. Burque era realista y sabía cómo se había producido la Revolución Gloriosa en Inglaterra un siglo antes que en Francia. Aportaba el carácter práctico de las decisiones políticas personales. Ninguna acción es inocua. Todo repercute, desde los actos personales y privados hasta las acciones colectivas.

Nuestros políticos y buena parte de los grandes mediáticos que mantienen en vilo a una sociedad con prisas, con slogans, con pensamiento rápido no reparan en el pasado. Ni les interesa. La Memoria Histórica convertida en una de las asignaturas políticas necesarias para construir un discurso políticamente correcto no tiene nada que ver con la veracidad histórica, el basarse en los hechos, en la realidad para saber qué ha condicionado nuestro presente.

Tzevetan Todorov, el filósofo búlgaro afincado en París desde hace décadas, una referencia en Francia y en Europa, dice que “en la actualidad ya no hay redadas de judíos ni campos de exterminio. No obstante, tenemos que conservar viva la memoria del pasado: no para pedir una reparación por el daño sufrido, sino para estar alerta frente a situaciones nuevas y, sin embargo, análogas.”

Sería positivo que desde la política, la academia y los medios de comunicación se buscaran analogías no muy lejanas y estudiar las consecuencias que tuvieron los populismos y autoritarismos de hace casi un siglo. Manuel Chaves Nogales, el periodista sevillano del que hemos descubierto ahora muchos de sus libros, decía al abandonar Madrid hacia el exilio en la primavera de 1937 que se iba porque después de esta guerra vendría una dictadura. No sé si será de izquierdas o de derechas. La hubo, de derechas, durante cuarenta años.

Chaves Nogales escribió unos espléndidos relatos sobre la guerra que no gustaron ni a vencedores ni vencidos. Trataba de mostrar la realidad tal y cómo la veía y no cómo le habría gustado que fuera. Quizás por esta posición su obra estuvo ignorada durante muchos años porque no gustaba ni a vencedores ni vencidos.

El miedo es siempre lo que nos puede ocurrir. No sobre lo que ocurre que lo vamos soportando como estoicos o desde la alegría. Saber dónde está la línea divisoria entre un tiempo que pasó, el tiempo actual y el tiempo futuro es difícil de apreciar. Decía Hannah Arendt que esta línea entre una era y la siguiente apenas si es visible mientras la traspasamos; sólo cuando el hombre las ha sobrepasado, las líneas se convierten en muros tras los que queda el pasado irrecuperable.

Todos los tiempos han caminado sobre cambios espectaculares que no se supieron detectar. El cambio que ahora nos toca vivir tiene unas consecuencias que no sabemos controlar porque van a una velocidad sin frenos ni volantes. Lo que circula por las arterias de la sociedad de hoy no son ideas, programas o conceptos sino emociones, impactos, encuestas, opiniones… Si la racionalidad no sabe construir los relatos serán los imaginarios simbólicos los que van a dibujar un futuro sin haber dedicado un tiempo para observar el pasado.

7 comentarios

  7 comments for “El pasado nos observa

  1. 10/07/2016 at 11:37

    Sr.Foix: la política es una veleta que apunta siempre en la dirección de dónde sopla el viento…

  2. xaviérður justóson
    09/07/2016 at 14:19

    Lluis Foix parla des de la saviesa i també des de l’experiencia. El seu article cal llegir-lo i rellegir-lo. Te moltes derivades. Diu moltes coses més del que cada linia indica. Hi ha frases que tenen un contingut complet Per exemple: Ninguna acción es inocua. Todo repercute, desde los actos personales y privados hasta las acciones colectivas
    Aquesta unica frase es tota una filosofia. La podem aplicar a qualsevol àmbit. Es fruit de l’aprenentatge. Una paraula mal dita, una discusió, un exabrupte, pot tenir unes consequencies letals. Sovint, una paraula o frase que ens fa guanyar una discusió o un debat, ens fa perdre o se’ns fa pagar en el futur.
    Foix es un savi. Per això el 8tv del divendres es del millor que hi ha. I penseu una cosa: sovint els 3 «tenors» no parlen de res en concret i encara aixi el debat es immens. Cosa que no puc dir d’altres debats i tertulies, com la del dissabte nit d’una cadena «progre» on l’insult i el «tu más» es nauseabund.

  3. Doctor
    09/07/2016 at 09:21

    Brillant Lluís encara que, tot i els comentaris, em sembla que et refereixes a quelcom que va mes enlla que la situació catalana actual.

  4. 09/07/2016 at 07:46

    Sr. Foix: Despues de leer su documentado artículo, donde nos describe con habilidad y maestría, los actos y las consecuencias de las decisiones, las interpretaciones de la sociedad humana, por el comportamiento humano frente a todo ello y también nos previene con clarividencia del posible futuro que nos espera, si nadie lo remedia, mi respuesta es la misma que escribí en mi respuesta a su artículo: » La retórica de unos jovenes profesores. » by Lluis Foix.

    También tomo buena nota, de las sabias respuestas de los compañeros del blog…francis black, Francesc y dogbert.

    De todos se aprende mucho.

    Resumiendo…La Codicia lleva a los corruptores a corromperlo todo y a los panzacontentos con su frescura a tolerarlo todo, a pesar de saberlo y beneficiarse esplendidamente con ello.

    El resultado es que… los corruptores son culpables pero sin la colaboración ó tolerancia/ aceptación de los panzacontentos, tolerantes y frescales no sería tan posible la corrupción generalizada y estatalizada.

    De la misma manera que en la trata de las esclavas sexuales. Si no hubiera quién pagara y aceptara sus servicios, no sería rentable y por lo tanto es posible que desapareciera por falta de clientes.

  5. dogbert
    09/07/2016 at 01:33

    El pasado nos observa.
    El presente nos retrata y el futuro nos pasara factura.

    Este perdedor que hoy ha enterrado a CDC, corruptos de Catalunya para entendernos, no ha podido ni salvar el rifirafe de encontrar un nombre que borre su pasado que etiquete su presente cada vez mas menguante y que por fin le desahucie del futuro politico.

    Lo del Forum de hoy certifica la deriva definitiva de una manera de entender Catalunya como coto privado de toda una jauria de catalanets que con la cosa del som i serem han campado a sus anchas demasiado tiempo.

    De derrota en derrota hasta el desastre final.
    El futuro les juzgara y formulara juicio sumarisimo. El pasado los observara siempre y nosotros no les olvidaremos nunca.

  6. Francesc
    09/07/2016 at 00:10

    Si nos atenemos al término memoria histórica este queda cojo porque la memoria a veces es traicionera, podemos no acordarnos de un hecho o transformarlo en una cosa distinta. En cambio la Historia pretende dejar sentados los hechos objetivamente y los historiados interpretarlos, circunstancia que en última instancia siempre está a merced de la subjetividad del historiador. Los hechos son sagrados pero las interpretaciones son libres. El problema es que podemos escoger los hechos que queramos.

    Pero cuando hablamos de memoria histórica nos referimos a una convención para referirnos a aquella historia de la que se acuerdan y cuentan los supervivientes o simplemente los que aún están vivos sobre hechos principalmente silenciados, siendo por lo tanto una memoria soterrada que termina por salir a la superficie. De ahí que muchas veces se considere la memoria histórica como algo vivo porque los que la narran aún no han desaparecido.

    Testimonios en última instancia que forman parte también de la Historia como una fuente más. No nos deberíamos llevar las manos a la cabeza sobre esto, el Periodismo, que debería ser la historia del presente, utiliza estas fuentes constantemente.
    Cuestión diferente es el uso político que se hace de la memoria histórica o de la propia Historia para sus fines ideológicos. Los problemas del presente se han de resolver conociendo los antecedentes históricos pero con soluciones hechas en el presente, porque de lo contrario estaríamos haciendo una política para los muertos.

    Pero no dejará nunca de sorprenderme que lo que sirve para otros en este país no se aplique. Será que aún está muy viva la idea de las dos Españas, y las dos Cataluñas, irreconciliables y por eso somos incapaces de construir un relato, sobre el que podamos opinar lo que queramos, pero imparcial a fin de cuentas, sobre nuestra historia más reciente.

    Y no he dicho hasta ahora nada sobre los desaparecidos y las fosas.

  7. francis black
    08/07/2016 at 21:54

    » La salvación, el recogimiento, la meditación y el renacer de un pueblo no se realiza en la superficie ni tiene lugar en las masas, sino que acontece, de modo silencioso y recatado, en los individuos» Herman Hesse. » Usted dice que la búsqueda del yo es menos importante que el dar con las justas relaciones respecto a los demás. Pero no se trata de dos cosas dispares. El que persigue ese yo auténtico persigue al mismo tiempo la norma de toda vida, pues el yo más íntimo es igual en todos los hombres.Es Dios, es el «sentido». Por eso el brahman dice de todo ser extraño tat twan asi= eso eres tú. Sabe que no puede hacer daño a otro ser sin dañarse a si mismo y que el egoísmo no tiene sentido. » Herman Hesse.

Comments are closed.