Elites intranquilas en Davos

En el forum de Davos chocan las visiones de Trump y las de la mayorìa de líderes mundiales.

Los asistentes al foro de Davos exhiben poder, inteligencia, grandes fortunas y estrategias para los problemas que vive el mundo, muy lejos del frío y la nieve que inmortalizó Thomas Mann en el balneario de La montaña mágica. Más de tres mil personas desfilan por esa ciudad alpina en la que se detectan las grandes tendencias que afectarán al mundo.

Fue en Davos donde se teorizó sobre la globalización cuando ya estaba en marcha en buena parte del planeta. En los primeros días han hablado el primer ministro canadiense, Justin Trudeau; el primer ministro indio, Narendra Modi, y también el rey Felipe VI, que ha expuesto los atractivos para invertir en España y, de pasada, se ha referido al conflicto de Catalunya con la idea de que las leyes hay que cumplirlas, como se encarga de repetir cada día el Gobierno Rajoy. Catalunya como síntoma del secesionismo ha salido en varias sesiones.

El primer ministro indio ha denunciado que cada vez son más los países ensimismados y que la globalización está en retroceso por los egoísmos nacionales. La solución, dijo Modi, es el entendimiento entre los pueblos y aceptar los cambios derivados de la globalización. India está en la línea del crecimiento inclusivo abierto a todos. Lo dice Modi, un político muy nacionalista.

Trudeau es un joven liberal canadiense que está llevando a su país a una apertura social, económica e inmigratoria que le convierten en el líder que supone el contrapunto más notable al populismo y al nacionalismo retórico de Donald Trump.

En Davos se está debatiendo sobre las desigualdades, la inmigración y las corrientes populistas que frenan el progreso y entorpecen la libertad en países de larga tradición democrática.

El año pasado, el presidente Xi Jinping se convirtió en el portavoz mundial de la globalización y del libre comercio presentando a China como seria aspirante a liderar el mundo desde el punto de vista económico y político.

Un profesor de la Universidad de Princeton, Jean-Werner Müller, trató del populismo con claridad diciendo que nadie se cree populista pero todos los políticos se apoyan en el pueblo para proclamar políticas identitarias y excluyentes. Citó a Hungría y a Polonia.

Mañana llega Donald Trump, el primer presidente estadounidense que acude a Davos en los últimos dieciocho años. Trump no es Woodrow Wilson, ni Kennedy ni Reagan. Ha dimitido de los compromisos con el cambio climático, cierra fronteras, desprecia a minorías y exhibe retóricamente un supremacismo que rompe con la tradición social de su país.

La cita de las élites mundiales en Davos no es sólo una reunión de poderosos sino el encuentro en el que se detectan las corrientes de fondo del mundo actual, sus problemas, sus frustraciones y sus posibles soluciones. La globalización está encogiendo el mundo en vez de expandirlo. El Brexit es el precedente más inquietante. Y la retórica aislacionista de Trump es igualmente peligrosa y puede ser expansiva.

Publicado en La Vanguardia el 25 de enero de 2018

16 comentarios

  16 comments for “Elites intranquilas en Davos

  1. Joan martorell i barbera
    29/01/2018 at 12:52

    De: ARTORELL BARBERAJO
    Asunto: la veu del REI A DAVOS

    A Espanya les lleis es compleixen va afirmar el Rei a Davos,amb l’intenció clavada a Catalunya.

    Per tant Puigdemont no ho dubtis, si el teu partit legalitzat per la llei, si el Parlament de Catalunya perfectament llegal, t’envesteix president , torna tranquil, la llei et protegeix, pura lógica…

    Tu, Puigdemont , demanes una garantía escrita i tens raó.. hi ha tantes formes d’interpretació de la llei,estem tant ennuvolats de paraules equívoques “de simple ornament”, que millor ben escrit i clar.

    JOAN MARTORELLI BARBERÀ

    CARRETERA DE TERRASSA 30

    TELF 9037870535

    DNI39054045E

  2. Albert
    26/01/2018 at 13:00

    Sr. Foix : Mi opinión solo la refereriré exclusivamente a lo que más nos afecta, a los ciudadanos, es decir : Me pregunto …¿ Seguiremos perdiendo aún más tiempo para hallar un gobierno estable, formal y aceptable para toda la ciudadanía, de Cataluña y de España, que consiga el gobierno de la Generalitat de Cataluña,pero que satisfaga los intereses de todos, tanto de Independentistas como de los no Independentistas.

    Por cierto …” ¡ Puigdemont …adeu ! ¡ Queda descartado , por el mismo !

  3. Josep Ramón
    26/01/2018 at 07:13

    Casi siempre estoy de acuerdo con nuestro anfitrión Sr. Foix, no obstante detecto en él un sesgo de admiración hacia Woodrow Wilson que no comparto en absoluto.
    Como simple aficionado a la historia, me acerqué a la figura del Coronel House, que por cierto, no era coronel. Se llamaba Edward Mansell House, politólogo por vocación, escribió el libro “Philip Dru. El administrador”.
    Novela en la que un joven aspirante a West Point, narra cómo se hace con el poder en Estados Unidos, marca la política necesaria para llevar al país a la cima, fijando detalladamente los puntos de las políticas militares, económicas, fiscales, sociales, a través de métodos dictatoriales como un nuevo ideal, y finalmente parece que retorna a la democracia.
    Este estudio novelado fue motivo por el que W.W. le contratara para llevar a cabo su primera campaña electoral, que finalmente perdió.
    En la segunda campaña de WW a la presidencia, siguiendo las políticas de Eduard M. House, lo consiguió. Y este permaneció a su lado, incluso hasta la firma del tratado de Paz de Versalles. Ahí terminó su colaboración por el enfrentamiento entre House y la esposa de Wilson. Motivo: la imposición de sanciones económicas a los perdedores de la I Guerra Mundial.
    La miseria impuesta a Alemania, fue el origen del triunfo de un aborrecible personaje como Hitler.
    Podría seguir explicando como en los 14 puntos expuestos de WW son, excepto la imposición de sanciones económicas, obra de Eduard M. House.
    En fin, WW sufrió un problema vascular y quien sigue dirigiendo los EEUU, fue su esposa, hasta el punto de decirse que estaban gobernados por sus enaguas.
    WW fue premio nobel de La Paz, pero por favor, observemos los intervenciones militares de los EEUU durante su presidencia.

    • Josep Ramón
      26/01/2018 at 08:21

      Disculpen los errores ortográficos.

  4. dogbert
    26/01/2018 at 00:38

    Lo de Davos es un descaro mas de los que mandan, gobiernan y ordenan sin contar para nada con las personas.

  5. carles
    25/01/2018 at 21:08

    No es globalización sinó imposición de las reglas por los mas poderosos, codicia y mas codicia.

  6. Ramon M
    25/01/2018 at 20:27

    “Los países son como las personas: reciprocidad y cooperación”
    Anxo Sánchez. “Detecting reciprocity at a global scale” recoge la investigación realizada por M. R. Frank, N. Obradovich, L. Sun, W. L. Woon, B. L. LeVeck e I. Rahwan
    Hasta que a los dirigentes politicos, no se les meta esto en la cabeza,,,iremos escuchando amenazas de proteccionismo, cuando en realidad son un farol, porque en un mundo globalizado, todo esta interelacionado, es un sistema que no puede ya revertirse….modificarse, adaptarse, regularse si, se puede, pero volver hacia un proteccionismo, lo dudo.

  7. RM
    25/01/2018 at 18:01

    Como bien dice Francesc, siempre ha existido la globalizacion, desde que existe el comercio, el mercado, hace doscientos años con otro nombre:mundialización.
    El debate es el de siempre, mas apertura vs menos apertura, mas proteccionismo vs menos proteccionismo, ahora Trump “vende” American Firts….veremos si es posible, no lo creo.

  8. 25/01/2018 at 17:03

    Felipe VI amaga la realitat a Davos.
    1. Felipe VI, mai votat a les urnes, és fill de Juan Carlos I, rey imposat pel dictador Francisco Franco i que va jurar els Principios del Movimiento franquista.
    2. Felipe VI diu que s’ha de complir la llei però amaga que el seu cunyat ha estat condemnat per corrupció i no està a la presó sino que es dedica a esquiar i a la bona vida.
    3. Felipe VI parla de Catalunya però amaga que la policia espanyola va reprimir durament el dia 1 d’octubre a catalans pacífics i desarmats.
    4. Es podrien dir mes coses… i Lluis Foix no escriu res del que amaga el borbó

  9. 25/01/2018 at 16:56

    Sr.Foix: visto lo visto creo, que a no tardar, trabajaremos como chinos para los chinos…al tiempo…

  10. Francesc
    25/01/2018 at 13:56

    Lo primero que deberíamos tener en cuenta es que siempre ha existido la globalización. Podríamos relatar toda la historia de la humanidad en términos económicos. La actividad económica que va más allá de las fronteras de un país determinado. La diferencia estriba en versatilidad y la rapidez de las comunicaciones, en la perdida de protagonismo de los estados, y en la caída del velo que nos hacía pensar que se cuidada de los súbditos, luego ciudadanos, de cada uno de estos estados. En 55 días en Pekín de Nicholas Ray tenemos una zona internacional donde se encuentran las embajadas de las potencias que están ocupando la China con su poder económico y sus soldados. Con la reacción de los bóxers contra los extranjeros que cuenta con la aquiescencia imperial no se sabe que hacer. Se teme que si responden les expulsen y se teme que la ruptura del acuerdo tácito entre las potencias para mantener el estatus quo lleve a un enfrentamiento entre estas mismas potencias.

    Ahí lo tenemos todo. Los prolegómenos de lo que fue la Primera Guerra Mundial, una guerra en Europa, pero también en las colonias, por querer cada potencia quedarse con el trozo de pastel que tenía otra potencia. Eran otros tiempos, pero también existía la globalización. La diferencia es que la defensa del poder económico la hacía el estado y la defendía por las armas. Por esa razón a muchos términos como proteccionismo, aislacionismo, y nacionalismo les produzca urticaria. Porque saben que eso fue también lo que llevo a gran parte de la humanidad a las guerras mundiales. Pero vale la pena tener en cuenta que el orden mundial instaurado tras la Segunda Guerra Mundial no es el que tenemos hoy. Fue un momento de optimismo que desapareció al comprobarse que se iniciaba la Guerra Fría y que al finalizar ésta no sólo el mundo no se unió si no que se delegó totalmente “la carga del hombre blanco”, que decía Kipling para justificar el imperialismo, a las multinacionales.

  11. Francesc
    25/01/2018 at 13:06

    La globalización que tenemos tal como la entiendo es un asunto generado y operado por las grandes multinacionales defendidas por las Jefaturas de Estado del Primer Mundo. Queda lejos de Star Trek (la auténtica) y se parece mucho a Alien el Octavo Pasajero. Por la búsqueda de nuevos mercados se puede sacrificar a la propia tripulación. Se dice que ha generado y ha repartido la riqueza levantando las economías de países empobrecidos, pero se dice menos que sus efectos más nocivos son la destrucción de países y la expulsión de millones de refugiados tradicionales y económicos. Contemplen las fotografías de Éxodos de Sebastião Selgado. Cuando estas grandes multinacionales se llevaron la industria al Tercer Mundo por haber ahí sueldos de hambre y una inexistencia de leyes laborales sus efectos más nocivos llegaron también al Primer Mundo. Es toda una paradoja que las naciones que lanzaron la globalización económica hoy en sus ciudadanos reciban lo peor de la misma y terminen convirtiéndose en fervientes nacionalistas por puro materialismo. Por lo tanto, en efecto hay una nivelación entre las economías de naciones y pueblos, pero esta hacía la miseria no hacía una economía de la abundancia para todos. Es toda una paradoja que la Dictadura Comunista de China se muestre como el ejemplo a seguir para el libre mercado y la globalización. Puede ser que la igualdad entre capitalismo y democracia no sea exacta. Uno de los efectos y causa eficiente de la globalización, Internet, está censurado en China, el país que nos suministra todos los dispositivos. ¿Todo es negativo? La Tercera Guerra Mundial no ha sido anunciada y eso ha sido posible también por la globalización económica.

Comments are closed.