Afganistán, cementerio de imperios

Foto tomada en enero de 1980 en Kabul con tres soldados afganos que fueron anulados por la entrada masiva de tropas soviéticas.

Hace treinta años el futuro de la Unión So­viética liderada por Brézhnev se libró en Afganistán. Pero la presidencia de Jimmy Carter se perdió en Irán tras la toma del poder del ayatolá Jomeini en febrero de 1979. La operación para rescatarlos fue un fiasco. Y perdió las elecciones.

Un informe del KGB indicaba que Afganistán se podía invadir en cuestión de semanas y Brézhnev dio la orden de ocupar un país entero, la última invasión en toda regla que se ha producido en el mundo. Era la Navidad de 1979 cuando diez batallones entraron en el país cruzando por las altas rutas de los Himalayas y entrando sin resistencia en las planicies de Kabul. Tuve ocasión de observar durante tres meses aquella ocupación de un país que había sido uno de los cementerios del ejército británico en el siglo XIX.

Afganistán ha humillado a los ejércitos británicos, soviéticos y norteamericanos

El presidente Carter denunció que se trataba de la intervención más peligrosa que se había producido en el mundo desde 1945. Los soviéticos ­pensaban que se podrían bañar en las aguas del Golfo sin pensar que aquella invasión iba a poner de manifiesto la fragilidad del Ejército Rojo.

Afganistán fue también el cementerio del ejército soviético que tuvo que retirarse sin haber controlado a un país que, curiosamente, sería el laboratorio ideológico alimentado por la guerrilla que fue apoyada por Carter y también por Reagan a partir del año siguiente. Osama bin Laden era uno de los jefes que lucharon contra los soviéticos con la ayuda de la inteligencia y las armas de Estados Unidos.

Afganistán, decía el primer ministro Harold Macmillan, es como la estación Victoria de Londres, la puerta principal para cualquier expedición fuera de Inglaterra. Es un país con pocos recursos pero ha sido el epicentro de muchos de los conflictos desde los tiempos de la expansión victoriana.

Fue en Afganistán donde se formaron los talibanes que perpetrarían los ataques del 11 de septiembre del 2001 a las Torres Gemelas de Nueva York. Se respondió con una guerra internacional, aprobada por la ONU, para derrocar a los talibanes que fueron echados del poder.

Pero la guerra continúa. La respuesta para castigar a los causantes de la matanza del 11-S se ha saldado, hasta ahora, con un millón de muertos en Oriente Medio. La guerra de Afganistán es la más larga que han librado tropas norteamericanas. Y no se sabe cómo acabarla. Los talibanes vuelven a controlar el poder y el territorio. Los afganos saben que han vencido al imperio británico, al soviético y también al norteamericano.

Publicado en La Vanguardia el 2 de enero de 2020

15 comentarios

  15 comments for “Afganistán, cementerio de imperios

  1. Àfrica
    03/01/2020 at 16:00

    Disculpad mi ignorancia.Para què querian invadir Afganistan?

    • Francesc
      03/01/2020 at 17:28

      Àfrica, a grandes rasgos:

      Por su situación geoestratégica entre el resto de los territorios (repúblicas ex soviéticas, Irán, China, Pakistán) y las aguas del Océano Índico. Primero porque por ahí iban rutas comerciales y luego se pensó en la construcción de oleoductos y gasoductos. Luego, el principal cultivo durante mucho tiempo ha sido el de la amapola del opio. En la Guerra Fría fue disputado por las dos superpotencias.

      En la historia reciente se lo disputaron los rusos y los británicos. En el momento en que los soviéticos entran en la guerra lo hacen a petición del gobierno de Kabul que previamente quería implantar el socialismo en todo el país, algo que modernizó el país, pero que no encajaron bien muchos afganos, sobre todo del mundo rural, aferrados a la tradición. Los Estados Unidos, Pakistán, y Arabia Saudita, armaron, entrenaron, y financiaron a los «muyahidin» (luchadores por el islam) en contra del gobierno socialista y los soviéticos.

      Se dice que para la Unión Soviética la Guerra de Afganistán fue su Vietnam. Y esto es una de las muchas razones de su colapso. Durante la esa guerra en Irán se dio la Revolución Islámica, una teocracia chiita, que irrumpía como un tercer poder entre el capitalismo y el socialismo. Los afganos que hacían la guerra a los soviéticos eran -y siguen siendo sus descendientes- sunitas: durante esos años muchos recibieron el fundamentalismo procedente de Arabia Saudita que se antepone al chiismo.

      En la guerra contra los soviéticos decenas de miles de “muyahidín” procedentes de toda la región llegan a Afganistán para hacerles la guerra.
      Finalmente, los soviéticos se retiran, pero estos guerrilleros entran en una guerra civil siguiendo a diferentes señores de la guerra, hasta que los talibanes (estudiantes del islam), que se habían formado en Pakistán, entran en acción y toman el poder. Los Estados Unidos invaden Afganistán bajo la acusación que uno de los grupos que vincularon con el 11S se había entrenado ahí y ahí se escondía. En esta invasión recibieron ayuda de los grupos que formaban la Alianza del Norte, que en su tiempo lucharon contra los soviéticos.

      Todos los ejércitos que han querido conquistar Afganistán han fracasado.

      • Àfrica
        03/01/2020 at 19:36

        Como siempre, muy bien explicado! Muchas gracias!!!

      • Francesc
        03/01/2020 at 19:48

        De nada Àfrica para mi es un placer!

      • Albert
        04/01/2020 at 08:15

        Francesc, como dice Africa, … » muy bien explicado » … Ets un crac.

        Aprofito per a desitjar-vos bon any 2020 i tambe per tots els anys suxcesius a tots plegats.

        • Francesc
          04/01/2020 at 16:44

          Graicas Albert,
          Buen año para ti y para todos,

      • Isabel perez sanchez
        04/01/2020 at 15:04

        Gracias.

  2. Albert
    03/01/2020 at 08:11

    Sr. Foix : Despues de leer su artículo de hoy y las respuestas de dogbert, de Francesc, y de BartoloméC, estoy meditando y acabo pensando que la codicia humana y la ludopatia de la corrupción y su tolerancia, no tiene limites, ni sentimientos humanos.

    De hecho, provoca las criminales guerras, exclusivamente para el enriquecimiento multimillonario de unos cuantos pocos.

    Dicho esto cambio de tercio y paso a referirme a los que nos interesa, a los que no inventamos guerras.

    Leo en la Vanguardia, por internet :

    * E-Konomia – Gay de Liébana – » Cataluña sube los impuestos, ¿ bien hecho ?
    * El alquiler sube en Barcelona, rompe la barrera de los 1.000 euros.
    * Las guerras de Trump en el 2020.

    No comment.

  3. dogbert
    03/01/2020 at 00:07

    Siempre estamos en guerra, lo unico que cambia es el ruido de fondo.
    Un «tamayazo» este proximo finde produciria una guerra con sonido de empastre vodevilesco de fondo.
    Feliz decada (prodigiosa) a todos!

  4. Francesc
    02/01/2020 at 16:18

    Muy bueno Lluís

  5. 02/01/2020 at 12:19

    Sr.Foix: las guerras continuan…son un gran negocio…

    • R
      04/01/2020 at 11:41

      Siempre, y no es creible que el unico responsable sea Trump. esto suele ser una decision de los generales, de la industria belica,de los centros de inteligencia, etc…y preparadas con meses de antelación.

Comments are closed.