Auge de las fronteras

La construcción del muro entre Estados Unidos y México es una promesa electoral de Donald Trump. Se levantan vallas y se fortalecen las fronteras en todo el mundo.

Los rusos han prohibido la entrada de chinos como precaución para evitar que el coronavirus penetre por los más de cuatro mil kilómetros de frontera entre los dos países. Los chinos tampoco podrán entrar en Rusia a través de puertos y aeropuertos. Se calcula que unos veinte millones de chinos, entre turistas, técnicos y empresarios, visitan cada año al gran vecino euroasiático.

La frontera no se cierra por razones políticas, militares o ideológicas. Se impide la entrada de chinos por si transportan el virus que está causando grandes estragos en la población china y provoca inesperados efectos económicos negativos en todo el mundo. La suspensión del Mobile World Congress en Barcelona es uno de ellos.

La tendencia a reducir la movilidad humana es creciente en todo el mundo y por causas muy diversas. El pasaporte es cada vez más imprescindible cuando se creía que era un invento de las guerras entre los estados en el siglo pasado. Antes de la Gran Guerra, un ciudadano de Lisboa se podía presentar en San Petersburgo sin que nadie le pidiera un solo papel. Bastaba que dispusiera de las onzas de oro suficientes para sufragar los gastos.

El Gobierno Sánchez ha quitado las concertinas de Ceuta y Melilla pero ha levantado un 30% más las vallas entre Marruecos y las ciudades autónomas. Italia ha convertido la llegada de migrantes cruzando el Mediterráneo en uno de los debates más agrios de la siempre acalorada política del país.

Los partidos de extrema derecha crecen en prácticamente toda Europa por el miedo a los forasteros que supuestamente quieren cambiar nuestras formas de vida y subvertir nuestros valores. Una pregunta: ¿qué pasaría en nuestro país si de repente se fueran todos los inmigrantes que han llegado en los últimos quince años? Pienso que vendría un colapso eco­nómico.

Donald Trump y Boris Johnson metieron el miedo en el cuerpo a sus electorados levantando vallas físicas o prometiendo el control estricto de cuantos extranjeros llegaran al país.

El Gobierno británico anuncia ahora una ley de inmigración que exigirá un nivel suficiente de inglés y solo podrán entrar quienes tengan una oferta de trabajo o académica. Siempre hay una razón nacionalista. En el libro blanco se indica que las reglas europeas perjudicaron las necesidades de los británicos. Nunca entraron en el es­pacio Schengen. Da igual. La culpa es del otro. Será muy difícil, por razones muy diversas, conseguir la movilidad universal en estos tiempos globali­zados.

Publicado en La Vanguardia el 20 de enero de 2020

4 comentarios

  4 comments for “Auge de las fronteras

  1. Albert Peris
    23/02/2020 at 08:11

    Sr. Foix : Pienso que la primera y más importante valla, es la invisible, pero real y autentica valla, … de los desequilibrios socio económicos,… que existen entre la sociedad de la opulenta e indiferente sociedad del bienestar y de la abundancia, enfrentada, a la auténtica yl vivida sociedad del malestar, la desesperanza, las necesidades básicas, el trabajar salarios y horarios de esclavitud, ect. ect. el sin puesto de trabajo permanente, el sin vivienda, ect. ect.

    Es la realidad de las vallas sociales socio-económicas, invisibles pero reales y ciertas.

    Al buen entendedor…

    • Albert
      23/02/2020 at 08:42

      P.D. Comparese el resultado y los beneficios de saldo negativo, de la economía del campesino – agricultor con el resultado positivo de los beneficios del comerciante-intermediario de los productos agricolas, del campesino-agricultor.

      Actualmente el campesino-agricultor protesta, porque actualmente, encuentra una valla insalvable en los precios obligados y los beneficios negativos obtenidos, que le empobrecen real e injustamente, juntado al esfuerzo humano gratuido e invisible, que comporta.

      Es otro ejemplo de Valla invisible.

  2. R
    22/02/2020 at 17:46

    Por motivos de riesgos de pandemia, es comprensible, por otros motivos, es debatible.
    Esta es la causa el riesgo de contraer enfermedad, las empresas no se arriesgaran a que sus directivos les demanden con juicios millonarios si enferman en un congreso.
    No encuentro mal los paises que reciben a extranjeros sabiendo idiomas, cultura y una minima preparación, que se demanden unos minimos, no creo que se pueda criticar.

  3. dogbert
    20/02/2020 at 20:43

    Un planeta triston.
    Pertrechados detras de la tecnologia.
    Miedosos del otro.
    Recelosos.
    Infelices.
    Egoistas.
    Envidiosos.

    Un paramo.

Comments are closed.