El electorado fugitivo

30/01/2008
Por

Es estraño que haya una nube tan grande y una sombra tan pequeña. Anoté este verso de un poeta que no sabría especificar si es chino o polaco y que he recuperado de una ficha amarillenta de mi archivo. Me ha venido en mente esta cita al contemplar la cascada de promesas, de ofertas un tanto demagógicas, de retórica propia del programa de pensamiento rápido de 59 segundos o el de Tengo una pregunta para usted.

Se trata al posible votante como a un mendigo de la esquina, con la mano tendida y un letrero recordándonos que no tiene trabajo y ha de alimentar a cuatro hijos. Hace ya tiempo que hemos consolidado un cierto estado del bienestar, construido por los impuestos de todos y repartido de forma lo más equitativa posible para levantar una sociedad más justa.

Zapatero y Rajoy saben que muchos votantes sólo se molestarán en acudir a las urnas si es beneficioso para sus intereses concretos. Muchos pueden hacerlo por motivos patrióticos, ideológicos, simbólicos o culturales. Pero la franja más difícil de seducir y que suele inclinar la mayoría hacia los socialistas o populares o hacia los nacionalistas que también prometen influir en las decisiones que vayan a afectar a sus votantes.

Son más difíciles de seducir porque no se mueven por razones de partido ni ideológicas. Están más atentos a los acabados, a los claroscuros del conjunto del lienzo que cada candidato ofrece, al tipo de sociedad que propugnan, se fijan en el fondo y en el estilo, buscan una cierta complicidad con quien finalmente van a votar.

Cientos de miles de electores navegan por ese espacio central. No se dejan impresionar por regalos de 400 euros ni por promesas de crear unos cuantos cientos de miles de puestos de trabajo más o menos, por la cantidad de plazas de guardería o por la subida del salario mínimo interprofesional. Por la sencilla razón que todos vienen a prometer lo mismo.

Todos se ciernen disciplinadamente a que nadie sospeche que subirá la carga fiscal. Incluso los impuestos de sucesiones y patrimonio van a ser suprimidos o se fijarán muy a la baja, gane quien gane, porque así lo prometen todos. Ya era hora, sea quien fuere el que tome esta decisión desde el gobierno que salga de las urnas en marzo.

Este electorado fugitivo de una formación a otra sin despeinarse le displace el ruido, la demagogia, la comedia y la simulación. Se puede divertir contemplando el espectáculo pero tiene en común la misma ingratitud que los ingleses y los alemanes practicaron severamente respecto a Churchill y Helmut Kohl al término de la guerra y al conseguirse la unidad alemana.

A la larga, como cuenta Balladur en su Maquiavel en democràcia, las sociedades juzgan mejor los actos que las intenciones, las realidades que los discursos, y no se dejan engatusar por promesas de incierto cumplimiento.

Compártelo:Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on FacebookShare on LinkedInPin on PinterestDigg thisEmail this to someone

11 respuestas a El electorado fugitivo

  1. Anonymous
    03/02/2008 at 19:35

    Hola sr. Foix,
    sóc estudiant de periodisme i fa unes setmanes vaig anar la conferència del Col·legi de Periodistes on va parlar, juntament amb Rosa Paz y Rosa Mateo sobr el periodisme ("de la transició a la confrontació").
    Sé que no és el lloc adequat per escriure-li, però només li volia dir que em va agradar molt el que va dir i que m'ha fet reflexionar molt. A més, ara llegeixo el seu blog cada dia. Trobo molt interessant tot el que diu i escriu. Moltes gràcies!

  2. Anonymous
    01/02/2008 at 19:24

    Amigo Foix, le felicito por su impagable Blog, pleno de buenos comentarios, algunos asiduos de indudable nivel, plenos de interes, de conocimientos, un lujo la educación que atesora, le felicito una y mil veces.

    Cordiales saludos-Cesar Vallejo.

  3. J.Vilá.
    31/01/2008 at 19:54

    Debe ser mucho pedir que los políticos se dejen de tener ideas geniales y se dediquen a hacer que todo funcione de forma eficaz, debe ser algo díficil porque a la más mínima te regalan con planes que no se le ocurririan ni al maestro armero. Pero puestos a pedir yo también pido un piso, no vaya a ser que me quede sin sacar algo de todo esto.

    Un saludo, J.Vilá.

  4. ///ENRIC///
    31/01/2008 at 17:58

    Hay que aprender ingles por decreto-ley y a la orden de YA. Vamos bien.
    Yo ya me cuento entre el electorado fugitivo, me cansa tanta tomadura de pelo.

  5. Africa
    31/01/2008 at 17:55

    Brian : Aquí no se disculpa nada si antes no aflojas los 400 euros.Vale?
    Anónimo: la "x" está casi debajo de la "s", a veces las prisas son malas, de acuerdo.
    Sr Foix: Un saludo

  6. Anonymous
    31/01/2008 at 11:46

    lluís, si empiezan a meterse con la gramática, entonces malament.

  7. Brian
    31/01/2008 at 11:46

    Hoy voy a saltarme el tema del día. Espero sabrán disculparme.

    Sr. Foix,

    Esta mañana en el programa del Sr. Cuní, al hilo de la noticia de que el conocimiento del inglés será obligatorio para obtener un título universitario, ha dicho usted: "no sé com s'ho faran, si no porten 4.000 professors de Angleterra o Irlanda" (o palabras del mismo efecto).

    Sé que traer el tema aquí es un off-toppic, y vuelvo a pedir perdón por ello, pero quería hacerle llegar que no puedo estar más de acuerdo. Esta misma reflexión me saltó como un muelle a la mente cuando el conseller Maragall enunció que en 2 o 3 años se estaría en condiciones de que los alumnos terminaran la secundaria sabiendo inglés. (Además de catalán y castellano). ¿¡Pero quién coño (con perdón) les va a enseñar inglés!?, me pregunté. La respuesta no podía ser más inane: cursillos reciclajes y demás zarandajas. Nadie que haya intentado estudiar una lengua extranjera (y quién más quién menos lo ha intentado) puede imaginarse que tras unos cursillos se esté en condiciones, no ya de hablar inglés, sino de ¡enseñarlo!.

  8. BartolomeC
    31/01/2008 at 10:08

    Sr.Foix: Hace poco he tenido ocasión de asitir a una inauguración de viviendas sociales, allí un nutrido grupo de personas de etnia gitana rodearon al político de turno a la salida de su coche oficial y una de ellas, con un niño de pecho en brazos, le inquirió a bocajarro cogiendole del brazo, " Dame un piso que somos muchos de familia", del pedigüeño y ancestral "Dame algo" de las clases menos favorecidas y necesitadas, hemos pasado al "Dame un piso" y es que los políticos son vistos ya como meros donantes de las prebendas que administran y ellos lo tienen asumido. Nuestros abuelos ya lo decían "a mi que no me den, pero que me pongan donde hay".

  9. Balanza
    31/01/2008 at 09:12

    Me cuesta encontrar esa complicidad con los políticos.Cada vez que hablan e intentan decir algo más ,por ahora, me lo tomo a risa.¡Es que son geniales!¡ Han superado a los personajes del guiñol!

    Me resisto a tirar mi voto,por lo que sigo indagando a ver si me identifico con alguno.

    Bon día!

  10. Anton Albajes-Eizagirre
    31/01/2008 at 02:12

    Respectuosament:

    'Pero la franja más difícil de seducir y que suele inclinar la mayoría hacia los socialistas o populares o hacia los nacionalistas que también prometen influir en las decisiones que vayan a afectar a sus votantes.' -> esta frase no verbo

    ant

  11. Anonymous
    31/01/2008 at 00:16

    Es extraño que una buena anotación, comience con un "Es estraño"…

    Más extraño aun si el que escribe, es Licenciado en Derecho y Periodismo y ha sido director de un periódico en castellano.

SUSCRIPCIÓN GRATUITA A FOIXBLOG.COM

Email:

CATEGORÍAS

Etiquetas 3D