Historia, memoria, perdón

La sombra de la fatalidad ha perseguido a Polonia a lo largo de la historia. El pacto entre Hitler y Stalin fue una repetición de la partición del país entre la zarina Catalina de Rusia, Federico el Grande de Prusia y la emperatriz María Teresa de Austria en 1772. No recuperó su independencia hasta 1918 al término de la Gran Guerra.

Ciudad de Vida y Muerte

Polonia se ha movido como un Estado sobre ruedas. Perdió territorio a favor de Alemania o tuvo que cederlo a Rusia como consecuencia de las guerras perdidas. La matanza de Katyn, obra de Stalin, no ha sido reconocida hasta hace unos años. El primer ministro Putin acudió hace tres semanas al lugar de los hechos y reconoció la «memoria y la vergüenza compartidas». Pero no pidió perdón.

La tragedia del avión siniestrado ha servido, cuando menos, que la película Katyn de Andrezj Wajda fuera vista por los rusos que siempre habían asegurado que aquella tragedia había sido obra de los nazis. No ha pedido perdón Rusia. Ni tampoco lo han hecho los japoneses por las atrocidades cometidas en China en los años treinta.

La película Ciudad de Vida y Muerte no ha sido exhibida en China a pesar de los bárbaros atropellos de las tropas imperiales niponas. Es importante este film que explica la animadversión de los chinos hacia los japoneses.

Helmut Schmidt dice que la diferencia entre alemanes y japoneses es que los alemanes han pedido perdón de todas las perversidades del nazismo. Japón ha reconocido ambiguamente los hechos pero no ha pedido perdón.

Hoy he moderado una mesa redonda sobre las relaciones entre Turquía y España. Ha salido necesariamente el genocidio de los otomanos, hoy turcos, contra los armenios que fueron asesinados en más de un millón de indefensos ciudadanos de aquel rincón del imperio otomano.

Turquía se resiste a admitir la palabra genocidio aunque acepta que se produjo una matanza tenebrosa. La historia, decía Benedetto Croce, es el pasado que no pasa. Siempre vuelve y siempre se asoma al presente para recordar lo que pasó. La memoria es el fundamento de toda identidad. No se borra aunque caiga en el olvido.

En España todavía nos persigue la memoria de lo que ocurrió en la Guerra Civil y en el franquismo. No se elimina. Pero la historia no es un tribunal penal ni moral, sino el intento de comprender cómo y por qué sucedieron los hechos.

La historia no la modifican las leyes de hoy. Lo que ha pasado está ahí y perdura en el recuerdo de los hombres y mujeres del presente. Lo más inteligente es cómo se instrumentalizan los recuerdos para construir un futuro en el que la convivencia sea posible.

No hace falta recordar que los crímenes los han cometido no sólo los regímenes tiránicos sino también los democráticos, responsables de cínicas hecatombes en el pasado más lejano y en el más reciente. Otra película, Green Zone, por ejemplo, pone de relieve cómo la invasión y guerra de Iraq eran evitables. Se ha demostrado que una democracia como la norteamericana utilizó la mentira para lanzar una guerra que ha causado cientos de miles de muertos. Y tampoco ha pedido perdón.

Publicado en La Vanguardia.es el 14 de abril de 2010

7 comentarios

  7 comments for “Historia, memoria, perdón

  1. muy bien
    16/04/2010 at 18:19

    Echo de menos que la derecha española pida perdón por los crimenes de la guerra civil y el Franquismo

  2. Africa
    16/04/2010 at 17:36

    Sr Foix:Un excelente libro para recordar que la guerra de Iraq era evitable.»Sin cobertura»de Jordi Bordas y Eduardo Martín de Pozuelo, Ed. RBA

  3. Julia
    16/04/2010 at 16:11

    Y tanto que nos gusta que nos engañen, lo que menos nos gusta es
    oir la verdad y si además son mentiras de hace tiempo entonces
    ni te cuento.

  4. Antoni
    16/04/2010 at 16:02

    Los Estados Unidos declararon la guerra a España por haber hundido al Maine en Cuba. Nos quitaron la isla y más tarde se ha demostrado que fue un accidente fortuito por la combustión espontánea del carbón de sus calderas que hizo saltar la santa bárbara. Undieron nuestra flota al mado del almirante Cervera en un cruel ejercicio de tiro al blanco, mataron a muchos españoles y como si tal cosa…
    Asi se escribe la historia,

  5. 16/04/2010 at 11:58

    Me quedo con esta frase: «Lo más inteligente es cómo se instrumentalizan los recuerdos para construir un futuro en el que la convivencia sea posible».

    Desgraciadamente la inteligencia y la racionalidad, son atributos que los humanos suelen tener individualmente, pero que, por alguna misteriosa razón, desaparecen o se trastocan al pasar del individuo al colectivo.

  6. 16/04/2010 at 08:40

    Sr.Foix: Cuando la manipulación se transforma en ciencia política se le denomina diplomacia, Maquiavelo en El principe lo deja claro,» «Es necesario ser un gran simulador y disimulador: y los hombres son tan simples y se someten hasta tal punto a las necesidades presentes que el que engaña encontrará siempre quien se deje engañar». Con demasiada frecuencia nos dejamos manipular y engañar, nos agrada que nos cuenten la historia que nos hubiera gustado vivir y no la que hemos sufrido.

  7. Albert
    16/04/2010 at 08:17

    Hola Sr. Foix. Un altre article mes dels bons i actuals, seus. Todo lo expresado en este articulo es verdad y ha ocurrido. Ninguna nación esta libre de este mal de haber causado grandes injusticias y crimenes de guerra. Porque como dicen en castellano… » El poder corrompe «. Por ejemplo: Alguno/s, que no todos,ni mucho menos, que aprovechan la ocasión del cargo que ocupan, para medrar a costa del sistema y van corrompiendo todo lo que tocan, para enriquecerse a mansalva, son los principales hacedores de estos grandes males de la humanidad. Porque, primero desequilibran el estatus económico y luego es cuando viene el caos por la miseria.

Comments are closed.