Periodismo en tiempos de crisis

Me apetece dedicar nuevamente un espacio en estos inicios de año al oficio del periodista, reflexionar sobre las fábricas de noticias y de opiniones, sobre la opinión públic que mueve la voluntad de gobierenos y de gentes de todo el planeta. El periodismo no es un laboratorio perfeccionista. Dicho de manera más directa, el periodismo no coincide siempre con la verdad. Muchas veces porque la verdad se resiste a manifestarse en toda su complejidad y simplicidad. Otras porque los que intentamos atraparla y transmitirla no conocemos todos los datos.

Rupert Murdoch

Comentaba en una sobremesa el antiguo director del The Times, William Rees-Mogg, que un periodista ha de estar abierto a todos los puntos de vista lo que no significa que sea indiferente a todas las actitudes. Un periodista ha de ser fiel transmisor de hechos, declaraciones y comentarios. Pero es mucho más que todo esto. Ha de saber situar todos sus conocimientos al nivel de los códigos de conducta que son norma general en cualquier otra profesión.

Hacer apología de la trampa, del mal, del terrorismo o del engaño sería un mal servicio a la sociedad y a la opinión pública. Es obvio que lo tiene que explicar y comentar todo, con pelos y señales, pero sabiendo que hay unos límites que no se pueden traspasar. Uno de esos límites es la mentira o, lo que es peor, las medias verdades. Cuantas opiniones se forman a partir de medias verdades.

La concentración de grandes medios de comunicación es una necesidad de los tiempos. Con un riesgo añadido nada despreciable. Si se trata la masa crítica de la información y de la opinión como un gran negocio y no como una empresa para contribuir a la creación de la opinión pública desde la libertad, los resultados pueden ser muy alarmantes.

No hay manos inocentes en el periodismo. El escándalo del The News of the World ha derribado una torre tan alta como la de Rupert Murdoch que dominaba y hasta cierto punto domina la opinión pública de Inglaterra, Estados Unidos y Australia. El semanario británico delinquió obteniendo informaciones escuchando teléfonos. Espió y fue descubierto. Directores, ejecutivos y accionistas del Grupo News International han dimitido o se someterán a juicio. Los medios de Murdoch hacen política con trampas, delitos, amenazas y coerciones. Dibujan el mundo que pretenden confeccionar y no se ocupan tanto de describir el mundo en el que viven. El prestigio de este acaudalado octogenario australiano ha quedado trastocado. Ha sido un caso que enaltece una profesión que con frecuencia cae en las tentaciones de querer transformar la vida en vez de contarla.

Nos encontramos ahora en que el mundo capitalista, en su versión más radical, ha socializado la información. No lo han hecho los comunistas o los socialistas. Lo han hecho los capitalistas en nombre de la libertad de expresión y del servicio a la sociedad. Bienvenido sea este nuevo instrumento del conocimiento y de la comunicación. Siempre y cuando sea en servicio de la libertad. Nos encontramos en que cada vez más son menos los que deciden lo que se dice o se calla, lo que se emite o no se emite, los que fijan los criterios de lo políticamente correcto en cada momento y circunstancia.

Este monopolio de la información y de la opinión no puede tener larga vida. Por una razón muy sencilla. En este mundo comunicativo cada vez más socializado ya no son los periodistas y las empresas los únicos que tienen el privilegio de decidir lo que hay que decir o no decir. Hay cientos de miles de ciudadanos en todo el mundo que hacen de periodistas porque tienen los instrumentos imprescindibles para crear y difundir información y opiniones en tiempo real por todo el planeta.

Suscribo lo que publica hoy La Nación de Buenos Aires con la firma de Fernán Saguier, su subdirector, que de hecho es el director del diario y unos de los hermanos propietarios. La Nación cumplio 142 años el pasado 4 de enero. Les copio los diez puntos que enumeera el señor Saguier con lo que coincido plenamente.

1. Informar lo que pasa, ateniéndonos estrictamente a los hechos, que son sagrados.

2. Analizar e interpretar la realidad desde una mirada objetiva y profesional, sin segundas intenciones ni otro interés que el meramente periodístico.

3. Opinar conforme a principios basados en una línea editorial que exalta ante todo el diálogo, la concordia y la libertad en todos los órdenes, dentro de valores universales como la democracia republicana y el Estado de Derecho.

4. Dar lugar al más amplio abanico de opiniones e ideas, siempre y cuando se expresen con respeto y no incurran en provocaciones ni agravios.

5. Rectificarnos rápido ante el error, sin vergüenza ni temor por sus eventuales consecuencias. Ser constantemente autocríticos, revisar diariamente nuestro trabajo sin indulgencia, porque es fácil caer en el error y la superficialidad, y de ese riesgo no estamos exentos.

6. Procurar sorprender todos los días al lector con un diario novedoso, inteligente, profundo y cercano, que trate los temas con altura y sencillez a la vez.

7. Preguntar. Preguntar una y otra vez hasta entender y así poder explicar el significado de las cosas de la manera más comprensible posible.

8. Ponernos en el lugar de quien nos lee, estar allí donde él no puede estar para defender sus derechos, así como recordarle sus obligaciones.

9. Ser optimistas, transmisores de buenos ejemplos, reparar en aquellos casos aleccionadores que sirven de modelo y estimulan a la sociedad, porque en los diarios inevitablemente cargamos contenidos duros y descorazonadores que agrietan el ánimo del lector.

10. Contar historias. Tener siempre presente que nuestro papel es el de contarle algo a alguien, y que nuestras páginas deben referirse básicamente a las personas, con sus problemas, alegrías, angustias y vivencias cotidianas.

Son notas básicas del señor Saguier que a veces olvidamos fácillmente. En estos tiempos de crisis en tantos niveles es importante que el periodisme no pierda nunca de vista estas reflexiones. Depende la libertad, la decencia y el bienestar de todos.

19 comentarios

  19 comments for “Periodismo en tiempos de crisis

  1. Ramon
    09/01/2012 at 19:01

    Me aplico la norma 1:
    Informar lo que pasa, ateniéndonos estrictamente a los hechos, que son sagrados.
    http://noledigasamimadrequetrabajoenbolsa.blogspot.com/2012/01/yo-acuso.html
    http://www.cotizalia.com/opinion/perlas-kike-vazquez/2012/01/09/un-fraude-de-magnitud-incalculable-podria-esconderse-tras-mf-global-6481/

    …pero información tenemos abundante en la prensa,solo hay que leer los últimos casos: fraudes en Eres, fraudes en subvenciones…el problema no es de información, el problema es que las instituciones no funcionan ni para prevenir, ni para evitar, ni para que los responsables pasen por caja.

    • Ramon
      09/01/2012 at 19:03

      Hay muchos responsables, que sabían que esta crisis podía suceder,un sistema está expuesto siempre a crisis, pero dependiendo de cómo se gestione la economía y las finanzas tienen diferente grado, hinchar burbujas, expandir crédito, no hacer políticas contracicilicas,fomentar un apalancamiento excesivo, no controlar ni regular ni auditar con instituciones nacionales y supranacionales, pero el asunto más importante que son los mismos quienes ahora intentan solucionar esta crisis aplican medidas de huida hacia delante,con los mismos esquemas una crisis que requiere nuevas recetas.
      —————–
      Francisco expone «Acuso a la clase política mundial de ser la principal responsable de la crisis económica que estamos viviendo. La ciudadanía ha creído, independientemente de las ideologías, que votar era elegir a los que se comprometían a generar el bienestar de los que votaban por ellos. Lo que constatamos hoy en día es que la clase política mundial no ha sido capaz de responder a sus promesas y se ha doblegado a los intereses de los mercados financieros a los que la ciudadanía no ha votado» Francisco A.

      Economía Del Bien Común .. Einstein:»los problemas no se pueden solucionar conn la misma forma de pensar que los creó».

  2. Jaume
    09/01/2012 at 11:21

    PARA LEER Y… ASUSTARSE!!!

    Esta nota me parece simplemente excepcional. Su autor Luciano Pires es brasilero, profesional de la comunicación y Director de Marketing de la empresa brasilera DANA. Hoy podría decirse que es una teoría ya obvia, pero Pires la expone muy claramente.

    Cómo China dominará al mundo…

    Algunos conocidos volvieron de China impresionados. Un producto del que Brasil fabrica un millón de unidades, China en una sola fábrica produce 40 millones.

    La calidad es equivalente y la velocidad de distribución impresionante. Los chinos colocan cualquier producto en el mercado en cuestión de semanas, a precios que son una fracción de los brasileños.

    Una de las fábricas se está trasladando al interior porque los salarios de la región en que se haya instalada son demasiado altos: 100 dólares. Un obrero brasileño gana 300 dólares mínimo que sumados a los impuestos y otros beneficios equivalen a 600 Dólares. Cuando los comparamos con los 100 dólares que reciben los chinos sin prácticamente ningún otro beneficio… nos hallamos frente a una esclavitud amarilla y alimentándola…

    ¿Horas extraordinarias? En la China… Olvídelas!!! La gente allí está tan agradecida de tener un empleo que trabajan horas extras a cambio de nada…

    Detrás de esta “situación” está la gran trampa china. No se trata de una estrategia comercial sino de una estrategia de “poder” para conquistar el mercado occidental. Los chinos están sacando provecho de la actitud de los “comerciantes” occidentales, que prefieren tercerizar la producción quedándose tan solo con lo que le agrega valor: la marca.

    Difícilmente podrá usted comprar en las grandes redes comerciales de los EE.UU. algún producto “made in USA”. Es todo “made in China” con una marca estadounidense. Las empresas ganan riadas de dinero comprándoles a los chinos por centavos y vendiendo luego por centenares de dólares. Solo les interesa el lucro inmediato a cualquier precio. Aun al costo de cerrar sus fábricas y generar una brutal desocupación. Es lo que podría llamarse “estrategia del precio”.

    Mientras los occidentales tercerizan sus emprendimientos y ganan en el corto plazo, China aprovecha ese enfoque e instala unidades productivas de alta performance para dominar en el largo plazo.

    Mientras las grandes potencias mercantiles se quedan con sus marcas, con el diseño..sus garras, los chinos se quedan con la producción, asistiéndolos, estimulándolos y contribuyendo al desmantelamiento de los escasos parques industriales occidentales.

    Muy pronto ya no habrá más fábricas de zapatillas deportivas o de calzados en el mundo occidental. Solo existirán en China. De modo que en el futuro próximo veremos como los producto chinos aumentan sus precios produciendo un “shock manufacturero” como sucedió con el shock petrolero en los años 70. Y entonces será ya demasiado tarde.

    Entonces el mundo se dará cuenta de que levantar nuevas fábricas tendrá costos prohibitivos y deberá rendirse al poderío chino. Se dará cuenta de que alimentó a un enorme dragón y se convirtió en su rehén. Un dragón que aumentará gradualmente sus precios, puesto que será quién dicte las nuevas leyes del mercado y será luego quién mande pues tendrá el monopolio de la producción.

    Ya que será también el dueño de las fábricas, de los stocks y de los empleos y quién regulará los precios.

    Nosotros, nuestros hijos y nuestros nietos asistiremos a una inversión de las reglas de juego actuales, lo que producirá en las economías occidentales el impacto de una bomba atómica…china. En ese momento cuando el mundo occidental se de cuenta será demasiado tarde.

    Ese día los ejecutivos occidentales mirarán tristemente las ruinas de sus antiguas fábricas, sus técnicos jubilados jugando a las cartas en las plazas y llorarán sobre la chatarra de sus parques fabriles destruidos.
    Y se acordarán entonces, con mucha nostalgia, del tiempo en que ganaban dinero comprando “fardos de mercaderías de los esclavos”, y vendiendo caras sus “marcas registradas” a sus coterráneos. Y entonces, entristecidos, abrirán sus despensas y almorzarán sus marcas que ya estarán pasadas de moda y que por tanto habrán dejado de ser poderosas, porque todas habrán sido copiadas…

    REFLEXIONEN Y COMIENCEN YA A COMPRAR PRODUCTOS DE FABRICACIÓN NACIONAL, FOMENTANDO EL EMPLEO EN SU PAÍS, POR LA SUPERVIVENCIA DE SU AMIGO, DE SU VECINO Y HASTA DE USTED MISMO… Y LA DE SUS DESCENDIENTES.

    Piensen además…

    Y ¿su poderío bélico-militar?

    Quedaremos rehenes y a su merced, es decir, estamos hoy alimentando a la cobra que nos morderá en el futuro.

  3. Francis Black
    09/01/2012 at 09:47

    Falta un punto basico : comprar tu propia imprenta para poder seguir los puntos anteriores.

    • Jaume
      09/01/2012 at 11:23

      Ya no dan creditos para comprar nada.

  4. Albert
    09/01/2012 at 08:32

    Creo que fué Lenin, quien dijo que » la historia se repite «.

    Pero se me ocurre pensar que, lo que se repite una generación y otra, es el comportamiento humano. Codicioso ó no. Inclinado al bién ó al mal. Ayudando al projimo ó mas bién todo lo contrario.

    Ejemplo de la realidad: Incluso se da el caso de que unos de la misma nación fabrican bombas de racimo, las venden y luego otros las bombardean en otra nación lejana, en una guerra inutil e inhumana, que causa y provoca miles de muertos e incapacitados humanos, por la pérdida de brazos, manos y piernas, ect. –

    Pero en cambio tenemos que otros humanos, abnegados de la misma nación que fabrica las bombas, van alli y ayudan a los incapacitados trayendoles hacia el pais que fabrica, para ponerles protesis para ayudarles a sobrevivir.

    En resumen: Pienso que la deducción lógica es que lo que se repite es el comportamiento humano. Para el bién y para el mal.

    Mi padre me contaba que cuando estaba en la guerra, en el frente de Teruel oía que los aragoneses decían: » ¡ Bienaventurados los malos cuando son más que los buenos, porque Dios protege a los malos cuando son más que los buenos !»

    En fin.

  5. anibal
    08/01/2012 at 21:50

    Excelente decalogo!!, Lástima que los Saguier hacen muy poco por leerlo y leerselo a sus periodistas. «haz lo que yo digo….»

  6. Josep
    08/01/2012 at 20:47

    Bones i santes tardes del diumenge final del Cicle de Nadal. El Baptisme de Jesús. Nosaltres ka entindriem ben bé prou amb les PROMESES del BAPTISME. Renunciar i afer el mal i procurar sempre fer el bé. Bon Any 2012. Una abraçada i fins aviat. Josep

  7. dogbert
    08/01/2012 at 19:43

    Estoy de acuerdo con BartolomeC: Una vez leida la noticia de alcance, hay que esperar el comentario del Sr. Foix.
    Sucede sin embargo que hay temas que el Sr. Foix no toca y no creo que sea por falta de informacion o criterio al respective.
    Por ejemplo el tema candente del «Me´n duc de Palma» y todo el tema del gasto de la casa real, su pertinencia, su legitimidad y demas, el Sr. Foix no lo toca. (?). Que hi farem.
    Aprovechando la cosa, tengo que subrayar del punto tres del decalogo de Fernan Saguier que nos transcribe el Sr. Foix y que suscribo, el parrafo «…dentro de los valores universales como la democracia Republicana».
    No se como ve el Sr. Foix lo de la democracia no republicana.

    Aparte: Mañana lunes y nueve, empieza el año en serio y sin festivos a corto. Le deso al Sr. Foix y a todos los compañeros de esta comunidad de su blog, una travesia sensacional. Que nos sigamos leyendo con esta actitud que tambien comenta Albert.
    Una actitud decidida a mejorar; para ello les sugiero de entrada una trampa semantica, pero que es util, olvidense de la palabra crisis.

    • 08/01/2012 at 19:58

      ¿Crisis…? ¿Qué crisis…?

  8. pep
    08/01/2012 at 19:19

    Buenas tardes Lluís, estoy de acuerdo con todo lo que dices, en este largo e interesante articulo. Es cierto que hoy en dia tenemos miles de ciudadanos haciendo de periodistas por todos los extremos del mundo, han desaparecido los límites para la noticia.Tenemos que aceptarlo debido a la enorme tecnologia disponible para casi todo el mundo; pero para los peridistas universitarios no todo vale, ni mucho menos.Pienso que tienen que cumplir escrupulosamente su l código deontologico, o no ?
    Después de haber leido los 10 puntos del Sr. Ferran Saguier, me quedo con ellos con los ojos cerrados. Porqué serà que me han enamorado ? No deberian ser noticia ! Però si el Sr. Foix los saca a colación, es porquè ya està bien de la falta de honradez de su profesión, y de que de medias verdades se saquen conclusiones y que prevalga el negocio por encima de la libertad, la decencia y el bien común. Yo no soy mejor que nadie, ni mucho menos, pero en la consulta nunca se puede ultrapasar la intimidad de la persona, bajo ningún concepto. La gente cuenta lo que quiere contar y no somos nadie para urgar en su intimidad ni en su mundo secreto que todos tenemos.Nos conformamos con escribir en su historial la verdad que nos cuenta el paciente sin traducirla. Asi, nunca hay malos entendidos, y la historia siempre se podra recuperar y volverla a contarla. No podria entenderlo de otra manera. Pienso que en el mundo del periodismo hay que hacer un esfuerzo constante para no apartarse de estos diez puntos, que tanto me han gustado a mi. Si supieran usedes los periodistas con el cariño que les leemos dia a dia los lectores, sin dudar de lo que nos dicen. Udes. llegan a ser referentes para nosotros, que menos que sean veraces, nos conformaremos con esto que no es poco. No podem passar de tots vustès, els necessitem. Bon Any.

  9. 08/01/2012 at 19:15

    Sr. Foix:
    Totalment d´acord amb la seva reflexió i amb el decàleg del Sr. Saguier. De vegades trobo a faltar en alguns periodistes de casa nostra (Ràdio, TV, i sobretot Premsa escrita) més independència(potser la paraula adient seria: «distància»)respecte a la classe política. Això ens portaria més periodisme d´investigació i més contrast i riquesa informativa als/les ciutadans/es.

  10. Albert
    08/01/2012 at 18:25

    Me gusta este Foixblog porque empezando por nuestro amable Sr. Luis Foix y siguiendo con los demás compañeros/as del blog, se respira humildad, veracidad y lógica.

    Muchas gracias a todos.
    Albert

    • Jaume
      09/01/2012 at 11:23

      Gracias a ti tambien.

  11. 08/01/2012 at 17:55

    Punto nº11.-Una vez informados de la noticia leer la opinión de Lluís Foix…en su Blog…

    • Jaume
      09/01/2012 at 11:24

      Punto numero doce, leer los comentarios de los compañeros.

      • Àfrica
        09/01/2012 at 14:01

        Punto nº 13.-Intentar superar la agudeza comentarista de los compañeros…buff..quina feinada!!

  12. 08/01/2012 at 17:15

    Muy bueno el decálogo periodístico de Fernán Saguier.
    Y gracias por transmitirlo!
    Un nuevo saludo de
    J. M. Caparrós Lera

Comments are closed.