Rajoy, entre Berlín y París

Los conflictos serios en la historia de Europa de los últimos dos siglos han tenido su origen en las ambiciones territoriales, militares o económicas de Francia, Alemania, Gran Bretaña y Rusia. Siempre sobre los espacios y las fronteras de Europa Central. Alemania originó las dos guerras mundiales que padeció una sola generación. La última causó unos 60 millones de muertos.

Mariano Rajoy

Es imposible que la historia se repita. Pero las tendencias que llevan a los conflictos entre los estados europeos perduran en el tiempo. Nadie ignora el pasado porque todos sabemos que un pueblo que ignora su historia está condenado a repetirla.

En tiempos de Bush, Blair y Aznar se intentó dividir el continente entre la vieja y la nueva Europa. Francia y Alemania estaban unidas para no sumarse al espíritu belicista de los tres personajes de Las Azores. No lo consiguieron. Europa acababa de inaugurar la divisa común compartida por 17 estados. Los presagios sobre la fuerza del euro eran lúgubres. Pero el tiempo demostró que la moneda única europea, incluso en estos momentos de grave crisis, sigue valorada un veinte por ciento más que cuando fue puesta en circulación.

Gran Bretaña y muchos países que han entrado posteriormente en la Unión no se incorporaron al euro. Londres empezaba una larga carrera para debilitar a Frankfurt, sede del BCE, con la alianza de Wall Street que no aceptó nunca que el euro pudiera ser una moneda de reserva alternativa al dólar.

La crisis en Grecia puso a prueba el euro. Las medidas aplicadas para que los griegos pudieran pagar su deuda y equilibrar su déficit han conducido a la caída de un gobierno, la imposición de un primer ministro tecnócrata, nuevas elecciones, imposibilidad de formar gobierno y otra consulta electoral para el próximo 17 de junio. La deriva griega va arrastrando al euro hasta el punto que hoy los ministros de finanzas han recibido el encargo de estudiar alternativas en caso que Atenas abandone la moneda única.

Las tesis de Alemania se han impuesto. Pero la victoria de François Hollande en las elecciones francesas han cambiado el panorama. El nuevo presidente tiene ideas distintas que la canciller Merkel. Austeridad, sí, pero también crecimiento. Francia tiene una alternativa pero Alemania sigue con la suya. Gran Bretaña se pone al lado de Francia y la España de Rajoy se alinea con Alemania. El problema es que el crecimiento que propone Hollande no se puede llevar a cabo sin la ayuda económica de Alemania que sigue teniendo la última palabra.

No es alentador el panorama porque todos los países europeos están hoy peor que hace dos años. Alemania sola no podrá imponer sus posiciones. Y Francia sola, tampoco. Si no se aproximan las posiciones entre Merkel y Hollande, las consecuencias pueden ser muy peligrosas.

Sería una triste paradoja que la gran consecución del euro se hubiera convertido en el pretexto para deshacer tanto camino andado en Europa durante más de medio siglo.

7 comentarios

  7 comments for “Rajoy, entre Berlín y París

  1. francis black
    24/05/2012 at 08:17

    Hay que meter crédito o es imposible solucionar nada, pero crédito en la calle, el dinero tiene que estar en el campo no en el banco, ya lo dijo Cruyff, visionario el tío.

  2. Ramón M
    24/05/2012 at 00:57

    El grave problema hemos tenido o estado o mercado….cuando en realidad, falta una pata: la sociedad civil
    ————–
    «No puede haber sociedades equilibradas sin que coexistan sociedad civil, Estado y mercado.
    No es posible aspirar a un mayor bienestar social sin que convivan y se fecunden mutuamente valores compartidos de carácter comunitario, fines colectivos garantizados por el Estado e intercambios interesados que se encauzan a través de los mercados» http://elcomentario.tv/reggio/los-reyes-de-la-economia-de-juan-ignacio-palacio-morena-en-el-pais/23/05/2012/…»La exclusión de la sociedad civil favorece la simple iniciativa o medre individual o alternativamente la pasividad del individuo que confía el logro de la justicia social en exclusiva al Estado. Esto, a la larga, entraña un grave riesgo de anarquía social o de populismo que deriva hacia regímenes autoritarios» J.I.P
    ——————
    «Europa tiene que dar una respuesta porque no se puede vivir así (con altas primas de riesgo) mucho tiempo».
    De este modo, tras confirmar el compromiso de España con los objetivos de déficit, ha señalado que «se trata de disipar cualquier duda sobre el euro» y, además, trabajar con unidad en el seno de la UE para lograr una «mayor integración fiscal y política».
    Rajoy ha insistido que el problema a corto plazo que se debe afrontar es la liquidez, la financiación y la sostenibilidad de la deuda de los Estados, y que es el tema que se va a tratar en la cumbre que se celebra esta tarde.
    MEDIDAS PARA EL CRECIMIENTO
    El presidente español ha destacado que hay que tomar medidas que estimulen el crecimiento, además de las políticas de reformas y la estabilidad del gasto público. El primer ministro también ha pedido reformas a nivel comunitario para que se reduzcan los diferenciales en la deuda y que haya liquidez y financiación, en clara referencia al papel del BCE.
    Preguntado sobre Mario Draghi, Rajoy no ha querido hablar directamente, pero ha mantenido que se tiene que hablar de «financiación» y que los diferenciales «no son sostenibles». El primer ministro pidió «un esfuerzo» para sostener la deuda de los países que están cumpliendo sus compromisos y llamó a disipar las dudas sobre el euro para rebajar los costes de financiación.
    «Yo de liquidez, de financiación y de sostenibilidad de la deuda voy a hablar. Además, es lo más importante para mí», aseguro en referencia a la cumbre que se celebrará esta tarde, prólogo de la que se realizará en junio. «Hay que defender el euro», aseguró Rajoy.
    Hollande, por su parte, dijo que el papel del BCE tendrá que ser debatido en la cumbre, así como su forma de aportar crecimiento y liquidez a la economía europea. Además, pidió un papel más importante para el fondo de rescate.
    Respecto a los eurobonos, Rajoy defendió que en el corto plazo es importante resolver el problema de la liquidez, la financiación y la sostenibilidad de la deuda, pero que después hay que hablar de ——«más Europa». ——«Habrá que empezar a pensar si queremos una profundización, y dentro de ello está el tema de los eurobonos», aunque insistió en los otros problemas.
    http://www.eleconomista.es/economia/noticias/3988437/05/12/Hollande-Rajoy-y-yo-estamos-de-acuerdo-en-dar-liquidez-a-la-

  3. 23/05/2012 at 22:19

    Sr.Foix:Todo lo que una persona recibe sin haber trabajado para obtenerlo, otra persona deberá haber trabajado para ello, pero sin recibirlo…
    El gobierno no puede entregar nada a alguien, si antes no se lo ha quitado a alguna otra persona…
    Cuando la mitad de las personas llegan a la conclusión de que ellas no tienen que trabajar porque la otra mitad está obligada a hacerse cargo de ellas, y cuando esta otra mitad se convence de que no vale la pena trabajar porque alguien les quitará lo que han logrado con su esfuerzo, y eso… mi querido amigo…es el fin de cualquier nación.
    “No se puede multiplicar la riqueza dividiéndola”.

    Dr. Adrian Rogers, 1931

Comments are closed.