El huracán Sandy y las elecciones

La capacidad de resistencia de los humanos es extraordinaria. Estoy siguiendo en directo la llegada del huracán Sandy a las costas americanas. Docenas de focos informativos, gobernadores en estado de alerta, el presidente Obama interrumpiendo la campaña electoral advirtiendo de que se trata de un gran desastre que se acerca.

El huracán Sandy

¿Tendrá consecuencias electorales?, fue la única pregunta que Obama admitió en la sala de prensa de la Casa Blanca. No, dijo. Lo prioritario ahora es la seguridad de 60 millones de personas que viven bajo la amenaza del huracán que la próxima noche alcanzará su cota devastadora más alta. Pues, sí, tendrá consecuencias electorales como las segundas elecciones que ganó Gerhard Schröder en Alemania con ocasión de las inundaciones.

La política lo penetra todo. También los desastres de la naturaleza. Son aprovechados para probar el temple de los políticos. Obama ha estado bien. Ha obligado a su contrincante Romney a cancelar actos electorales. Ha sido el segundo.

Es trepidante el ritmo de movimiento de personas para huir del peligro. Se improvisan barcas, se deja flotar coches, se evacuan zonas enteras para evitar los efectos del huracán. Las calles de Manhattan se muestran desiertas, silenciosas y tristes en espera de algo que no se sabe qué magnitud tendrá. El Metro no funciona y el transporte público tampoco.

Es impresionante ver el despliegue de las televisiones que llevan a todos los rincones del mundo un desastre anunciado. Obama dijo que habría muchos árboles derribados, casas inundadas y una destrucción que tardaría mucho tiempo en repararse. Advirtió sobre la peor adversidad que puede producirse: la falta de energía que puede prolongarse durante un cierto tiempo.

Escuelas y universidades clausuradas, empresas cerradas, millones de personas atrincheradas en sus casas con maderas compactas cubriendo las ventajas y puertas. Desde los estados de Virginia hasta Massachussetts. Todo es grande. También las tormentas.

  7 comentarios por “El huracán Sandy y las elecciones

  1. Una vez más EEUU consigue que todo el planeta esté pendiente de sus vicisitudes. En este caso un fenómeno de la naturaleza. Otra vez la civilización más desarrollada a los pies de la naturaleza.
    El mismo huracán ha causado devastaciones en Cuba (ha reducido a la mitad la cosecha de café), Jamaica, República Dominicana y sobretodo Haití nuevamente castigada, donde el huracán ha dejado a 18.000 familias sin casa y ha arrasado los campamentos de las 370.000 víctimas del terremoto de 2010. Van contabilizados más de 50 muertos en el Caribe.
    Sin embargo el seguimiento y la difusión de estos estragos no han sido comparables al que nos ocupa y ocupará en los próximos días. Ojalá los daños no sean irreparables, que no haya víctimas , es una sociedad que tiene medios para protegerse , pero que tendrá que ser humilde ante el poder de la naturaleza en una de sus manifestaciones más asoladoras.

    • Pues no se si el Sr. Foix habra seguido tambien en directo cuando Sandy ha pasado por el Caribe y ha dejado el panorama que Sip nos cuenta. Me temo que no, nuestro anfitrion posiblemente solo tiene cobertura autolimitada a zonas prime.

      La “ventaja” que tendran en esas zonas “subprime”, es que no tendran que aguantar el teatrillo USA, de amagar y atacar politicamente con Sandy a cuenta de las proximas elecciones.

      Todo es un mercadillo de votos, incluyendo la desgracia y la desolacion. No solo es made in USA, pero ellos lo manejan con un cinismo y una hipocresia de nota.

  2. Con algo de suerte igual no pasa gran cosa. Mi apuesta se basa en el nombre del huracán: Sandy, un diminutivo muy americano de Alexander.
    Los huracanes que han hecho más daño todos tenían nombres rusos: Katrina, Ivan, …

    • Sandy (nombre) – Wikipedia, la enciclopedia libre
      es.wikipedia.org/wiki/Sandy_(nombre)
      Sandy es un nombre propio ambiguo (para hombre y para mujer) que deriva de Sandro y Sandra. Sandro y Sandra, a su vez, derivan de Alejandra / Alexandra ..

  3. Sr.Foix: Ultimamente vemos que cuando llegan las elecciones cualquier acontecimiento es usado en provecho propio, ahora se trata de demostrar que la máquina funciona frente a la llamada Tormenta Perfecta, y no se escatimarán medios para demostrarlo, esta vez Obama lo tiene más complicado, se ha puesto la venda antes de la herida…

Comentarios cerrados.