Año de urnas y de ficciones

2014, el incierto año que termina hoy

2014, el incierto año que termina hoy

El año que se va ha sido crudo, tenso y desconcertante. Pienso que el estado de ánimo de muchos europeos es el desconcierto que se manifiesta en la política, la economía y el futuro. En cualquier caso, no lo perdamos de vista, ha sido mejor que el de hace un siglo, aquel año desgraciado de 1914 que abrió las compuertas de dos grandes guerras monstruosas, nuestra particular Guerra Civil, la larga guerra fría entre dos ideologías y dos sistemas de entender la vida, y una concatenación de crisis que han dejado muchos millones de muertos y desesperados en los recodos de la historia.

El 2014 ya tiene su balance. Se ha superado como se superará también el año que empieza mañana. Globalmente, el número de ciudadanos que han ingresado en la franja de lo que entendemos por clases medias ha sido de más de 300 millones de personas en el mundo. Hay más riqueza, el conocimiento se ha socializado y las expectativas pasan de nuevo por el esfuerzo personal y colectivo.

Pero en el balance hay que incluir también las rampantes desigualdades que se han ampliado y consolidado en el ancho mundo. Hay menos que tienen mucho más y hay muchos más que tienen menos. El equilibrio y la equidad serán los objetivos que buscarán las sociedades que todavía creen en el humanismo en la política y en la economía.

Los desastres anunciados no se han materializado todos. Grecia sigue estando en el euro, la gran coalición alemana parece que es estable, Francia sigue sumida en estado de depresión, los británicos no saben si irse o quedarse en Europa. Curiosamente, Barack Obama es muy mal valorado por las encuestas, pero la economía norteamericana marcha disparada, el paro ha disminuido a niveles muy bajos y se va a acabar más de medio siglo de ausencia de relaciones entre Washington y La Habana. El castrismo habrá dejado una huella imborrable, pero millones de cubanos huyeron y los que se quedaron viven con las restricciones de los sistemas estatalistas y autoritarios. No deja de ser una paradoja que el solo descenso del precio del petróleo haya tenido consecuencias tan inesperadas, hasta el punto de que el presidente Maduro preside una Venezuela más cercana al colapso interno que al expansionismo triunfalista bolivariano. Vladímir Putin ha podido tragarse Crimea y fomentar las tensiones en el este de Ucrania, pero la crisis ha puesto de manifiesto su fragilidad ante los suyos y ante el mundo.

En nuestro universo más inmediato, el año nos ofrecerá una gran actividad electoral. Las urnas pueden dar un vuelco en las municipales, y si las encuestas aciertan en sus pronósticos, nuevas caras aparecerán al frente de la política española y de varias comunidades autónomas. Catalunya no será una excepción.

Los efectos de la corrupción estructural se notarán en las urnas. También el paro, que afecta a más de cuatro millones de personas, los ajustes y recortes, la desconfianza en las elites que han gestionado malamente las consecuencias de la crisis.

Sabremos en pocas semanas si la alianza entre Artur Mas y Oriol Junqueras se recompone y se convocan elecciones anticipadas o bien nos sometemos a otra incertidumbre de prolongar los presupuestos sin que se tenga la sensación de buen gobierno, tan necesaria en tiempos de precariedad. Lo que no se acepta es la política ficción, la apariencia, el intentar hacer ver que las cosas van bien cuando la realidad se encarga de negarlo minuto a minuto.

Llevamos demasiado tiempo en Catalunya con un único problema político al que no se ofrece una solución asequible. Esto no puede perdurar indefinidamente. Mientras tanto, Pablo Iglesias cosecha votos a capazos con sólo señalar algunas de las cuestiones que no han sido abordadas por los partidos clásicos y mayoritarios.

Las cifras macroeconómicas, el crecimiento positivo este año y el próximo, serán el arma electoral de Rajoy, que lo concentra todo en el crecimiento económico sin tener en cuenta que hay más de dos millones de personas que viven por debajo del umbral de la pobreza, sin esperanza de encontrar trabajo ni de mejorar su situación.

Año de elecciones, año de ficciones y de imposturas. Es propio de los años electorales aquí y en todas partes. La batalla de las urnas empezó con la comparecencia de Rajoy en rueda de prensa el pasado día 26. El año próximo será mejor que el que acabamos de pasar, dijo Rajoy remarcando unas cifras que no son percibidas igualmente por buena parte de una sociedad que se siente insegura. Rajoy insiste en las cifras porque no puede referirse a la corrupción ni tampoco al litigio abierto por Artur Mas frente al Estado. El Gobierno no ha lanzado ningún cable para intentar trazar puentes con Catalunya, limitándose a fomentar acciones jurídicas y judiciales que debería saber que no reducen la tensión, sino que la aumentan.

Tenemos la fortuna de que la Unión Europea es la garantía de que no se tomen atajos en España ni en Catalunya para resolver un conflicto siempre latente en la historia de los dos últimos siglos. Europa no tiene un ejército ni toma decisiones coercitivas. Su fragilidad es su fuerza. Desde las imperfecciones impone la necesidad de las reglas de juego democráticas, libres, abiertas, sin negar la singularidad de todos. Menos mal que Europa nos protege a todos de nuestros demonios.

Publicado en La  Vanguardia el 31 de diciembre de 2014

 

Deseo a todos los participantes en este blog que el 2014 les haya sido leve y que el 2015 les sea todavía mucho más soportable, a pesar de las curvas que vienen y de las mentiras que son las principales responsables del mal que nos rodea. Bona nit, bon any i sigueu compassius i optimistes.

17 comentarios

  17 comments for “Año de urnas y de ficciones

  1. Fernando
    03/01/2015 at 11:09

    Que tengamos todos un buen año 2015. Bon any sr. Foix, y que siga escribiéndonos como siempre.

  2. Rosamaria
    02/01/2015 at 12:59

    MOLT BON ANY PER A TOTHOM…!!! …espero i desitjo que tot sigui a fi de bé. Segur en veurem de tots colors aquest any. Una abraçada…

  3. José A. García
    01/01/2015 at 16:42

    BON ANY NOU 2015, i que la felicitat ens arribi a tots i a tothom amb pau i fraternitat.

    • Bru Duran Gili
      01/01/2015 at 18:58

      Senyor Foix, li desitjo un bon any 2105 i que podem veure com els politics del arc parlamentari de Catalunya es posen d’acord de una vegada, deixant de fer el ridicul i encarant el tram de la independencia. Surti o no, peró votem ja.

  4. Albert
    01/01/2015 at 10:07

    Bon Any 2015 a tots/totes.

    Estem farts de tanta ficció, de tantas mentidas i de tanta frustració.

    Estem gobernats nomes per polítics mes ó menys ben intencionats i no pas per estadistas talentuts i sabis experimentats per la seva edat, haber viscut la vida, els seus sufriments i els seus desenganys.

    Desde la meva posició de apolític, que no em sento, ni tampoc m’inclino pas, per cap partit polític, penso que » Podemos » els hi estar ben empleiat tant a el PSOE, el PP, el CIU, per habernos frustrat i enganyat a tort i a dret. Per haber procurat i pensat nomes en el benestar dels seus partits. Com deia Mr. Winston Churchil, cuan es refería a els polítics.

    Actualment encara fan igual. I no miran pas, el benestar de les generacions futures. Com tambe deia En Winston Churchil, referintse a els estadistes.

    » PODEM «…ha nascut perque expresa la frustració, la indignació i la irritació dels ciutadans contra la corrupcio generalitzada, la tolerancia d’ella e inclus la prevaricaiói altres, ect.

    Pero, desgraciadament per experiencia sabem que tampoc será la solució.

    El bon entenedor…

    • Àfrica
      02/01/2015 at 14:09

      Bon any,Albert i ….agafa-t’ho amb calma !!

      • Albert
        02/01/2015 at 14:23

        Bon any, Àfrica…el que trobo mes ha faltar es la » pasta «. Perque d’afecta ja en tinc…ect.

  5. francis black
    01/01/2015 at 05:40

    A ver que pasa. Me voy a dormir. Buen año a todos.

  6. Josep Vinyas Baron
    01/01/2015 at 01:56

    Des de Melbourne, on, de moment, podem encarar el futur sense problemes massa greus, li desijo un bon any 2015. Gracies pels artcles que publica. Els trobo tots molt informatus.

  7. 31/12/2014 at 21:40

    Año de urnas y de fricciones diría yo…Sr.Foix y compañeros de fatigas del Blog, apretaros el cinturón que comienza el 2015…

    • Àfrica
      02/01/2015 at 14:11

      Ay,Bartolomé !!Tu crees que nos quedan agujeros todavía?

      • 02/01/2015 at 18:21

        Me refería al de seguridad Àfrica…Bon Any !!!

  8. 31/12/2014 at 21:23

    Sr. Foix i participants del foixblog:

    QUE L´ANY NOU 2015 ENS RENOVI LES IL·LUSIONS,ESPERANCES, I PROJECTES…
    FELIÇ ANY NOU 2015 !!!

    Amb els millors desitjós de Felicitat, Pau i Esperança.

  9. 31/12/2014 at 21:08

    Benvolgut Sr. Foix,

    També li desitjo un BON 2015 i manifesto el meu agraïment pels seus assenyats articles.

    Salutacions del seu lector

    J. M. Caparrós Lera

  10. Francesc
    31/12/2014 at 21:03

    Lo mismo digo, muy buen año Lluís y a todos los participantes y lectores del blog,

  11. dogbert
    31/12/2014 at 21:02

    Seremos optimistas, claro que si, y queremos seguir siendolo por aqui y con Vd. Sr. Foix.
    El 2015 se presenta «per llogar cadira» y aqui estamos en primera fila preferente.
    Feliz Año Sr. Foix.

    • Sinera
      01/01/2015 at 13:07

      Serà dur aquest 2015. Estem instaurats en la mentida, la manca d’informació contrastada i real i la propaganda, el que dóna ales a la manipulació dels ciutadans acrítics, d’un munt de ciutadans que s’arrapen als eslògans investits de tons messiànics i patrioters. Un munt de ciutadans manipulats pel fum i la boira, que no fan l’esforç crític mínim per entreveure la realitat, amb permís dels mitjans tan propensos a distorsionar la realitat per afavorir a qui els paga amb publicitat i d’altres dàdives irreverents.

      Serà molt dur aquest nou any… Ple de mentides, de buits informatius, de grans eslògans, de sabiduria messiànica i d’entelèquies que arrossegaran multituts enfervorides, quasi fanatitzades…

      Un mal any. No massa propens a despertar optimismes.

Comments are closed.