Sociedades más desnudas

Hong Kong and Shanghai Banking Corporation y los miles de evasores fiscales

Hong Kong and Shanghai Banking Corporation y los miles de evasores fiscales

El cerco se estrecha para esconder dinero opaco en paraísos fiscales. Será una de las grandes batallas en esta primera parte del siglo, en el que incluso las entrañas de los bancos pueden ser escrutadas por espías, policías, hackers o, simplemente, empleados despechados. Julian Assange lleva más de dos años refugiado en la embajada de Ecuador en Londres después de haber puesto patas arriba inconfesables secretos del Departamento de Estado y de la seguridad de Estados Unidos. Edward Snowden está protegido en alguna parte de Rusia para no ser detenido por las autoridades norteamericanas por haber revelado secretos de la Agencia Nacional de Seguridad.

El fin del poder llega cuando no controlas la información. Esta es una de las tesis de Moisés Naím, que ha sido incluido en el nuevo club de lectura por el propietario de Facebook, Mark Zuckerberg, y que seguramente habrá sido consultado por cientos de miles de lectores globales.

Lo que está transformando el mundo de hoy está relacionado con el ascenso de los micropoderes que desafían a los grandes poderes establecidos. No los doblegarán ni los harán desaparecer. Pero limitarán sus posibilidades de actuar de forma oscura o secreta. Para Aristóteles, recuerda Naím, el poder, la riqueza y las amistades eran los tres elementos que constituían la felicidad de una persona.

Sin entrar en discusión con el filósofo griego, la felicidad es mucho más simple y asequible porque se puede ser feliz sin tener poder y sin ser millonario. Las amistades que perduran sí que pueden acercarte a un cierto grado de felicidad transitoria.

El poder y las riquezas están expuestas al juicio público sin necesidad, a veces, de la intervención de los poderes de los estados. La novedad es que la transparencia en cuestiones de dinero será imprescindible porque ya no será posible esconder fortunas en lugares remotos y fuera del control fiscal local o global.

Hervé Falciani, exinformático del banco HSBC, ha puesto en circulación una lista de varios miles de impositores en la delegación suiza de este banco, que tiene la sede central en Londres, pero que responde a una sigla en inglés que significa Hong Kong and Shanghai Banking Corporation y constituye una de las mayores organizaciones de servicios bancarios y financieros del mundo.

Unos cincuenta medios de comunicación internacionales han constituido un consorcio de periodistas de investigación y van ofreciendo con cuentagotas la lista de personas conocidas que tienen o han tenido sumas importantes de dinero en el HSBC. Hay banqueros, deportistas, reyes, empresarios, artistas, diseñadores y demás personal de patrimonios notables que se acogieron a las arquitecturas financieras del HSBC para evadir impuestos en sus respectivos países.

Una de las causas de la ira de muchos griegos fue la publicación de listas robadas en bancos suizos que demostraban la existencia de cuentas de políticos y figuras de las élites griegas que se refugiaban en el secreto bancario que hace de Suiza la patria segura de defraudadores. El Estado del bienestar en Europa ha sido castigado severamente por la evasión de capitales a refugios que garantizan la opacidad fiscal. Estas prácticas tan generalizadas y que comportan cientos de millones de euros escondidos significan un indecente puntapié a la justicia, a la equidad y a un mínimo de equilibrio social. Los autores de estas ocultaciones de dinero saben, además, que cometen un delito sino pagan los impuestos como cualquier asalariado. Es una manera de corrupción que frena el progreso, limita las libertades y aumenta las desigualdades en las sociedades democráticas.

Se han dado pasos para acabar con esos abusos. En Estados Unidos y en Europa. La UE pretende, por ejemplo, que Suiza ponga fin al secreto bancario para el año 2018. Jean-Claude Juncker, presidente del Colegio de comisarios de Bruselas, tendrá que convencer a las autoridades luxemburguesas de que no pueden albergar más dinero opaco. Andorra tendrá que dejar de ser refugio de dinero oscuro. Lo que ha ocurrido con la familia Pujol y otros casos menos conocidos les obligará a ser más transparentes. Lo mismo ocurre en las islas del Canal, en Guernsey, en Liechtenstein, en Gibraltar y tantos otras pequeñas patrias que viven de la corrupción de clientes sin escrúpulos.

La hoja de ruta para la transparencia fiscal global es larga y tiene muchos tramos intransitables. Pero la novedad es que ya no es tan fácil esconder el dinero. Las sociedades están más desnudas, más interconectadas, más sujetas a que se sepa todo. La revolución de las nuevas tecnologías y de las redes sociales tiene un alcance insospechado.

El año pasado unos 80 países firmaron un acuerdo de common reporting standard (CRS) impulsado por la OCDE que constituye un paso decisivo para intercambiar información entre los países más ricos del ámbito capitalista.

Los españoles de la lista del HSBC tenían 1.800 millones de euros en Suiza. Pero hay muchos más bancos en la Confederación Helvética. El ministro Cristóbal Montoro parecía feliz el lunes cuando dijo que la lista publicada «era un aperitivo de lo que tenemos en Hacienda». Tampoco hace falta, señor Montoro, que asuste al personal. Se trata de que la ley sea igual para todos y que se cumpla.

9 comentarios

  9 comments for “Sociedades más desnudas

  1. francis black
    12/02/2015 at 00:14

    ¿Aristóteles quería amigos para poder pegarles sablazos y así ser feliz?

  2. dogbert
    11/02/2015 at 21:01

    En el interin Sanchez destituye a Gomez por montar tranvias sobre railes de cristal de swaroski en Parla y el socialismo sigue a trancas y simancas hacia el no_nada mas vacuo.
    conveniencia i unio parten peras en el congreso, Cayo Lara reparte camiseta verde a marianin y Monedero departe con Carmen Lomana por la tele.
    Estamos mas solos que la one.
    Que intemperie xD

    • 11/02/2015 at 23:20

      Tranquilo Dogbert…siempre nos quedarán Paquirrín y Belén Esteban…

      • Rosamaria
        12/02/2015 at 09:30

        …ai senyor !!!….ja té raó en dogbert…estem més sols que la una….orfes !!!

  3. dogbert
    11/02/2015 at 20:44

    El Sr. Montoro es un chulito de barra de tasca que dice saber mucho mas sobre el tema y seguro que es asi. El asunto es que esta informacion la mayoria de las veces no trasciende a la opinion publica y solo (no es poco) es un arma para chantajear al contrario y por lo comun la cosa acaba en el hoy por ti mañana por mi.
    Si no fuera por los medios y por algun que otro «robin_hood» que aparece de vez en cuando, desde luego a traves de los politicos no nos ibamos a enterar de nada.

  4. Carlos Mariano
    11/02/2015 at 14:22

    Estimado Foix: En el párrafo que dice «La hoja de ruta para la transparencia … Pero la novedad es que ya nos es tan difícil esconder dinero». No tendrías que decir, la novedad es que ya nos tan fácil esconder dinero? Cordial saludo.

    • Lluís Foix
      11/02/2015 at 18:55

      Muchas gracias. Corregido error. Lluís Foix

  5. Rosamaria
    11/02/2015 at 12:38

    Con todo el respeto para Aristóteles y sin entrar en discusión… los tres puntales que señala podrían satisfacer la vanidad humana quizás, pero en ningún caso la felicidad….

    Por lo demás, «…mas de lo mismo…» seguimos siendo las victimas de la indecencia mas descarada y lo que es peor, pagando y manteniendo a esos indecentes…e incluso aplaudiéndoles y votandoles, a cada uno en su ámbito….

    En cuanto a la actitud del Sr. Montoro…..sin comentarios ( serian ofensivos)

  6. 11/02/2015 at 12:15

    Sr.Foix: leo que existen 27 billones de euros escondidos en estos bancos…dinero suficiente para poner y quitar de cualquier gobierno del mundo a quien moleste…

Comments are closed.