Diez días después de la votación

Foto emblemática del acuerdo de la candidatura de Junts pel Sí

Foto emblemática del acuerdo de la candidatura de Junts pel Sí que obtuvo 62 escaños

Recuerdo que en uno de los paseos por las calles de Londres con Augusto Assía, el que fue corresponsal de este diario en Ingla­terra, me aconsejaba que nunca hablara de victorias aplastantes ni derrotas humillantes. Lo había escrito en una crónica de una elección parcial en la que los conserva­dores habían obtenido un inesperado y ­rotundo resultado sobre los laboristas. La victoria puede ser por un voto o por cincuenta mil. Da igual, me decía Augusto Assía, después de haber comido en el restaurante del hotel Savoy del Strand, muy cerca de la famosa Fleet Street, la gran concentración del periodismo británico en los tiempos de su grandeza.

Una personalidad identificada con la candidatura de Junts pel Sí se lamentaba inútilmente de que con dos escaños más todo sería mucho más fácil. Habían transcurrido tres días desde el 27 de septiembre y el problema era y es cómo designar al presidente de la Generalitat. Con los 62 escaños obtenidos no basta. Y si en una segunda votación no se convence a dos diputados de la CUP, o de otra formación, nos encontraremos con la primera y muy seria dificultad para formar un gobierno. Sostengo que Artur Mas podrá ser investido porque las presiones sobre los cuperos serán de muy alto voltaje y porque entrar en otro periodo electoral allá por el mes de marzo me parece que no conviene a nadie.

Catalunya necesita estabilidad política y atender a los intereses y preocupaciones más perentorios de sus ciudadanos. Ha llegado el día después y las sombras de las incógnitas aparecen como aquellas figuras que adquieren formas fantasmales cuando se transita de noche por un camino so­litario.

Se supone que la legislatura tendrá una duración de 18 meses, según se establecía en la hoja de ruta última y también de acuerdo con las promesas de Artur Mas, que, desde el número cuatro de la lista, nos decía que vivíamos una situación sin precedentes en el mundo y que en un año y medio se habrían terminados los trabajos para poder efectuar un referéndum definitivo sobre la independencia.

La realidad es que estamos en medio de un apagón informativo transitorio de la CUP, que se ha impuesto un plazo de reflexión hasta el próximo jueves. Supongo que el diputado electo, Antonio Baños, o cualquiera de sus nueve colegas van a presentar las condiciones para apoyar la candidatura de Junts pel Sí. Han dicho que no darán su voto a Artur Mas. Pero en política todo es cambiante y posible. El hecho es que diez días después del 27-S vivimos un proceso de interinidad que depende de diez diputados que no saben qué pintamos en Europa, que creen que hay que dar unas cuantas zurras a los bancos y que el sistema capitalista es maldito y perjudicial para todos.

Con dos diputados más no habría que ­pasar por estos desagradables trances. ­Pero los escaños se fabrican con votos y no con declaraciones y menos aún con in­tervenciones de tertulianos que arreglamos el mundo sin saber exactamente cómo.

En estos días ya no se habla de desconexión como el que apaga la luz de la segunda residencia. Ni tampoco de plazos y ni siquiera de cómo se producirá el paso hacia un Estado propio, llevado a cabo con una sonrisa en los labios de una mayoría de catalanes.

Catalunya entra en un periodo de transacciones transversales con ella misma y, en consecuencia, con España y con Europa. La CUP pondrá condiciones muy estrictas para pactar una presidencia de la lista encabezada por Raül Romeva. Puede que una de ellas sea el nombre de la persona que será president. Pero la dificultad no está sólo en los políticos de los dos partidos que confeccionaron la lista electoral, Artur Mas y Oriol Junqueras. El problema no es de nombres, sino de programas, de contenidos y de modelo de país. Es cierto que la independencia es un denominador común que podría superar todos los escollos. Pero la historia demuestra, y las elecciones lo corroboran cada vez que se abren las urnas, que el país es muy plural, diverso y ni siquiera en una cuestión tan crucial existe una única manera de ver las cosas.

Visto con la perspectiva de diez días, se advierte que Artur Mas y sus colaboradores más próximos construyeron una candidatura que sólo contemplaba la independencia, sin concreciones sobre aspectos fundamentales para la gobernabilidad del país. Y se hizo a la greña con España y sin contar con Europa. El problema no es la independencia, sino si una mayoría de catalanes están en condiciones de soportar los costes y las cargas del periodo de transición que no sabemos si sería cosa de dos años o más.

Alex Salmond dimitió después de perder el referéndum de Escocia. Ahora forma parte de la mayoría de independentistas escoceses, 56 de 59, en el Parlamento de Westminster. El domingo insistió en que se puede hacer un referéndum en Catalunya siempre y cuando esté pactado y sea legal. No es lo que se ha hecho aquí.

Publicado en La Vanguardia el 7 de octubre de 2015

 

20 comentarios

  20 comments for “Diez días después de la votación

  1. Albert
    08/10/2015 at 10:11

    Sr. Foix: La ciudadanía nos estamos cansando de tantos ELEMENTOS, que solo quieren llegar a tener la sarten por el mango y con ella la llave de la caja del dinero. Sin más preocupaciones por el bién ajeno.

    Pienso que un gobierno corruptoide es malo pero si lo llega a substituir un gobierno de vengativos también corruptoide es aun mucho peor.

    Estamos en el ” Tobe or not To be ” …enfrentado al ” Pita,pita…como no te apartes tu ” …y en medio los DESAMPARADOS…ect…

  2. José A. García
    07/10/2015 at 21:45

    Todo está por hacer. Los nacionalismos se suelen enfrentar siempre que se sienten amenazados, y cuando no tienen nada a ganar y si mucho a perder.

  3. Dogbert
    07/10/2015 at 16:43

    no se me ocurre nada, parezco un politico. Tomare clases de baile que es lo mas cool ultimamente.

  4. Salvador de Lleida
    07/10/2015 at 15:07

    Amics del Blog :
    Faig una aposta a favor de que la solución del conflicto entre JUNTS PEL SI y la CUP será Raul Romeva President de la Generalitat de Catalunya i Artur Mas Primer Ministre.
    Per ser mes clar, com a Alemania, President de la República Federal Alemana Joaquim Gauck i Angela Merkel Primer Ministre.

    • 07/10/2015 at 16:22

      No es una mala apuesta Salvador…

    • Rosamaria
      08/10/2015 at 10:09

      Si, a mi també em semblaria una bona sortida.

  5. francis black
    07/10/2015 at 13:28

    Estoy de acuerdo con Rosamaria, aquí se ha llegado al sucedáneo porque te han bloqueo cualquier opción de hacer algo en serio. Si se mira sin pasión ni romanticismo ni interés persona, lo lógico era plantear un referéndum vinculante y claro, a un par de años vista, con una pregunta clara y hacer contra oferta y durante ese tiempo hacer debates sobre económico, lo social… con datos, puntos de vista diferentes, en medios de comunicación públicos y neutrales. Algo un poco civilizado. A mi el tema no me quita el sueño, no voy con nadie, es lo mismo que pensaría si California se quiere independizar de USA.

    • Rosamaria
      07/10/2015 at 14:23

      …yo no lo hubiera explicado mejor, francis….

      • Rosamaria
        07/10/2015 at 14:51

        …y es que…durante todo este tiempo, no ha habido ningún gesto constructivo, todo han sido puertas cerradas…

        La ultimas declraciones del ultranacionalista, que carga contra cualquier otro nacionalismo que no sea el suyo, me refiero al Sr. Aznar, cargando contra su propio pupilo el Sr. Rajoy y su pésima gestión de gobierno, no cargaba contra la ausencia de gestión, sino solamente contra la único que le preocupa, que Ciudadanos le robe terreno a su partido. No existe preocupación alguna por lo que pasa en Catalunya ni por el porque….somos separatistas y punto…no interesa saber el porque hemos llegado a este punto y mucho menos parece interesar encontrar soluciones o vías de dialogo….con este panorama ….quien querria quedarse en un país asi..???

        Si yo hubiera sido el periodista que entrevistó a Aznar, le hubiera sugerido que quizá no fuera Ciudadanos quien le estaba robando espacio al partico PP, sino que quizá fuera que el electorado estuviera pasando factura por la corrupción de su partido …Bárcenas, Rato….y un largisimo etc ..Ciudadanos es la réplica …por ahora aún limpios…..todo se andará…..

  6. Rosamaria
    07/10/2015 at 12:26

    …i és clar que no és el que s’ha fet aquí !!!…però perquè ??..faltaría el perquè, Sr. Foix. No és igual tenir un govern central que permet un referéndum, que tenir un govern central hemeticament tancat en si mateix i que només entenc el seu propi discurs i ignora el discurs dels altres….

    El problema no es la independencia, sino si una mayoría de catalanes están en condiciones de soportar los costes y las cargas del periodo de transición que no sabemos si sería cosa de dos años o mas….

    Seria interessant també valorar el periode de temps que significaría una Reforma de la Constitució…jo calcul.lo que pel cap baix, trigaria també uns quants anys….amb la incognita certa que, a més, no se si contemplaría les aspiracions de Catalunya….

    No hi ha un cami més fácil que els altres….agafar-ne un o altre , només depen de les afinitats politiques que es tinguin.

  7. 07/10/2015 at 11:16

    Sr.Foix: diez días después veo que han desaparecido las corbatas de las fotos de todos los candidatos…las de tela, no las mentales…que el bailar se está poniendo de moda para hacer más cercanos a los candidatos…y que la disgregación del voto, entre tantos partidos, está generando mucho nerviosismo entre quienes se han quedado fuera del reparto de cargos y una inmensa alegria entre quienes su voto va a resultar decisivo…una situación que me ha recordado la novela de Delibes, El disputado voto del señor Cayo…

  8. francis black
    07/10/2015 at 11:02

    Creo que era Rexach que decía que en la pizarra ganaban todos los partidos, pero que luego los jugadores se movían.

Comments are closed.