Viejo y nuevo periodismo

noticias mundo

El periodismo sigue más vivo que nunca a pesar de las transformaciones que se están produciendo a una velocidad inalcanzable. Contar lo que pasa, reflexionar sobre los acontecimientos que ocurren, verter opiniones sobre lo que se estime oportuno es la esencia del periodismo y de la libertad.
En las redacciones ya no se fuma, se bebe sólo agua, se habla muy poco. Tampoco se grita o se insulta. Un silencio estrepitoso recorre las salas de ordenadores con los que hablamos como si fueran personas. La información se multiplica, se diversifica, tiene muchos formatos y pocas cosas hay en el mundo que se muevan que no las tengamos delante de la pantalla.
Sabemos mucho, casi todo, però con frecuencia no sabemos lo más importante, aquel detalle o aquella insignificancia que pueden ser la clave que explica la realidad. Este es el punto más relevante del periodismo. Saber relacionar las piezas de una historia hasta hacerla comprensible y veraz. Entre los fragmentos que se conservan del poeta griego Arquileo hay uno que dice que “el zorro sabe muchas cosas pero el erizo sólo sabe una y es la más grande”.
En el libro “Aquella porta giratòria”, premio Josep Pla 2016, rememoro el periodismo que se practicaba hace una generación, unos tiempos en los que no había ordenadores en las redacciones, cuando la información llegaba lenta y fragmentada. No nos podemos imaginar ahora una sala de periodistas hablando en voz alta, discutiendo, criticando abiertamente a cualquiera. Al director, también, por supuesto, porque en el ánimo de cualquier periodista late la convicción de que lo haría todo mejor que el director.
Las nube que almacena toda la información lo ha transformado todo. Ha borrado los diccionarios, enciclopedias, los archivos. Todo está al alcance de la pantalla. No hay que moverse, ni hablar con nadie, ni llamar por teléfono. Todo transcurre en el silencio digital que penetra en los sarcófagos de la información y de la historia.
Pero el reto de hace treinta años es el mismo de hoy. No es otro que saber encontrar una explicación completa, más o menos definitiva, a los acontecimientos que nos toca contemplar para hacer el servicio más categórico a la sociedad. Alcanzar esta lucidez periodística es prácticamente imposible por lo que quien pretenda conocer la política, por ejemplo, tendría que suspender sus juicios sobre las personas y los hechos analizándolos tal como son y no como a uno le convendría que fuesen. Este nivel de objetividad es altamente improbable.
Es aconsejable contar lo que se ve, lo que se puede cuantificar, las ideas que se presume que están detrás de los hechos. Y también ofrecer una opinión de acuerdo con los hechos. Pero si la realidad canvia habrá que modificar también las opiniones.
Antes y ahora es frecuente que veamos pasar por delante personajes, acontecimientos, revoluciones y tragedias sin que alcancemos a visualizar el significado que van a tener. Tuve la oportunidad de cubrir en directo las elecciones en las que Margaret Thatcher fue elegida primera ministra en 1979 y las que llevaron a la Casa Blanca a Ronald Reagan en 1980. Tuvieron que transcurrir muchos años hasta darme cuenta de las repercusiones que tendrían aquellas elecciones que pusieron en marcha la revolución conservadora cuyos efectos todavía perduran en todas las sociedades occidentales.
En el viejo y el nuevo periodismo, con las tecnologías que han marcado las formas de ejercitarlo, hay cuatro cuestiones que no han cambiado y que convendría preservar. Me refiero a la libertad, a la veracidad,, a la justicia y a la compasión. Sin libertad no hay justicia ni democracia. Tampoco se puede llegar a tener una visón aproximada de la realidad.
En estos tiempos de rapidez y precipitación, slogans y frases comprimidas, es necesario poner las informaciones en su contexto. Saber de donde venimos y adonde vamos. Lo que ha ocurrido en el pasado y qué pasa en el presente.
El periodismo no tiene la última palabra. Sólo dispone del primer esbozo de la realidad. Luego vendrán otros periodistas que aportarán más datos y después se presentarán los historiadores que, a su vez, serán superados por otros historiadores con la idea de que la historia no se hace sino que se rehace.
La comunicación, en todos sus soportes de distribución, tiene hoy más importancia que nunca porque llegan a todo el planeta en tiempo real y sin hacer distinción de clases sociales, países, océanos y continentes. Las redes sociales han llegado para quedarse y cambiar la forma de practicar el periodismo.
Pero lo que es una mentira lo sigue siendo, tanto si es publicada en un periódico, es transmitida por radio, se difunde por la televisión o invade las redes. La mentira es el gran obstáculo para el periodista y es un peligro para la sociedad, la paz y la libertad.
En el nuevo periodismo y en el periodismo viejo es imprescindible responder de los propios actos, huir del anonimato, de las trampas, de las fantasías, de las injurias y de las profecías. Está la compasión como elemento importante. Quien no muestra compasión viendo a centenares de personas que se hunden en el Mediterráneo y que son víctimas flagrantes de la injusticia no es un periodista completo. El estar abierto a todos los puntos de vista no significa ser indiferente a todas las acciones. El periodismo ha de contribuir al bienestar de los más desprotegidos favoreciendo su dignidad y su libertad. El objetivo no es hacer caer gobiernos ni enaltecerlos. Simplemente, explicar lo que ocurre en un momento concreto situando los hechos en su contexto político, social, histórico yo humanista.

Publicado en la Revista El Ciervo, número de julio-agosto de 2016

10 comentarios

  10 comments for “Viejo y nuevo periodismo

  1. Vincenzo Silvestrelli
    18/08/2016 at 17:55

    Gracias. Ponè el articulo en facebook tambien

  2. francis black
    17/08/2016 at 21:46

    El periodismo es importante pero es difícil fiarte. Hay muchos intereses detrás, políticos , ideológicos, comerciales…..Sacan a columnistas y no sabes la razón. La valentía de las personas es más grande a la que el problema esta más lejano. Nadie va a solucionar los derechos humanos de los trabajores chinos así que de eso se puede hablar e indignarse pero si hay que apoyar al compañero de la oficina mejor callar.

    • 19/08/2016 at 10:32

      El periodismo Francis no es ajeno a las problemáticas de otras profesiones, hay que comer, llegar a fin de mes, sacar la familia y la hipoteca adelante…

      • francis black
        19/08/2016 at 11:02

        Si, pero ellos van dando lecciones morales y el resto no.

  3. 17/08/2016 at 15:40

    Sr.Foix: Su artículo sobre Italia me ha puesto de lo más romántico, por eso a su pregunta sobre el periodismo no me queda otra que responderle así…¡¡¡Qué es periodismo….dices mientras clavas en mi pupila tu pupila azul. ¿Qué es periodismo? ¿Y tú me lo preguntas? Periodismo… eres tú!!!…creo que es de un tal Bécquer…

  4. Albert
    17/08/2016 at 09:02

    Sr. Foix: Nos da una lección magistral de como es y como debe ser el periodismo.

    Pienso que la experiencia sumada de los años, también ayudan al buen periodista a interpretar mejor la verdadera realidad de lo que ve. Asi como adquiere también, una cierta virtud ó sabiduría en saber opinar objetivamente y con bastante seguridad sobre las consecuencias futuras, de las acciones de hoy.

    El felicito Sr. Lluis, doncs voste es un crac invisible del periodisme.

    • Albert
      17/08/2016 at 11:34

      P.D. Claro que también existe el periodista que por necesidad, presuntamente, trabaja al servicio de los poderosos, con las ventajas y las desventajas que ello significa y comporta, de verdades obligadas inevitablemente y mentiras inventadas por el que paga.

    • Albert
      17/08/2016 at 14:30

      P.D. Quiero expresar aquí mi sentimiento y mi reconocimiento a todos los periodistas hombres y mujeres, que a lo largo de los años, han muerto por hallarse en misiones, en zonas de guerra ó asesinados por defender la verdad real, que por lo visto molestaba presuntamente al poderoso de turno.

  5. brunet bellmunt
    16/08/2016 at 17:21

    Luis,

    Increible articulo…, gracias por describirnos con tus sabias palabras, las esencias del «periodismo autentico», que es uno de los origenes de la libertad, de la democracia y del avance de la sociedad hacia una mayor justicia e igualdad entre los seres humanos.

    Quedó en mi mente hace meses o algun año, una frase tuya acerca del oficio de periodista que voy a repetir:
    «Periodista es un oficio en el que debes entender lo que pasa, si crees que lo entiendes bien, puedes explicarlo…, y si ademas de explicar lo que has entendido te atreves a opinar…opina».

    En cualquier caso, viejo y nuevo periodismo siempre nos lleva, como casi todo en la vida al «rigor», a la «honestidad» y a la «humildad del aprendiz»… y de todo ello vamos muy escasos.

    Buen resto de verano,

    Brunet de Bellmunt

Comments are closed.