Hemos abandonado los matices, lástima

Donald Trump, el candidatdo más populista de unas elecciones norteamericanas

Donald Trump, el candidatdo más populista en unas elecciones norteamericanas

El complejo momento político requiere calma, reflexión, tranquilidad. Menos tertulianos y más pensadores. No me cansaré de repetir lo que el gran liberal Isaiah Berlin decía sobre nuestra época. No necesitamos, decía, más fe, una dirección más severa o una organización más científica, sino, por el contrario, menos ardor mesiánico, más escepticismo culto, más tolerancia con las idiosincrasias, medidas ad hoc más frecuentes para lograr los objetivos en un futuro previsible, más espacio para que los individuos y las minorías logren sus fines personales.

La época nuestra ha abandonado el matiz, el contrapunto, el equilibrio. Estamos inmersos en el blanco y negro, en el desprecio al adversario, en echar al otro de nuestro entorno. Los populismos avanzan rampantes y la racionalidad, el valor de los hechos, retroceden.

Posiblemente desde el fin de la guerra mundial la propaganda y la mentira habían campado tanto a sus anchas por el amplio mundo democrático, libre, occidental. Donald Trump es un indicio de hasta dónde puede llegar la banalización de la política. A las mentiras se añaden las groserías que ofenden a minorías, mujeres y extranjeros.

Ahí tenemos a Trump como si no pasara nada. Hillary Clinton no entusiasma a muchos a los americanos pero tiene mucha experiencia en todos los campos. Haber soportado a Bill Clinton cuando su impetuosidad sexual era discutida en el Congreso de Washington quiere decir, por lo menos, hasta dónde llega su ambición. Pero Hillary sabe lo que está en juego y lo que se lleva entre manos desde la Casa Blanca. Trump es un arribista impresentable que se pone al mundo por montera.

La campaña americana está dominada por el populismo. Toda Europa se somete a fuertes descargas xenófobas con partidos que avanzan en esta dirección. Surgen líderes de los armarios de la propaganda más rastrera y elemental. Lo dijo Max Weber hace muchos años: “la dirección de los partidos por jefes carismáticos comporta la deshumanización del séquito”.

La rivalidad siempre está presente en la política. Ante el adversario y ante el compañero de partido. El poder no tiene parientes. Pero los utiliza cuando los necesita. Édouard Balladur en su Maquiavelo en democracia es de una frialdad extrema. Van a sus intereses más inmediatos. De Gaulle no era amigo de Churchill ni de Adenauer como Churchill no lo era de Roosevelt, ni Kohl de Gorbachev, ni Tito de Nasser, ni Reagan de Thatcher. Simplemente, en un cierto momento histórico sus puntos de vista concordaron. Detrás de las maneras falsamente fraternales, las rivalidades siempre están presentes.

La política, en buena parte, consiste en armonizar los intereses personales o de partido con los intereses generales. Este es precisamente, a mi juicio, el gran problema de España y Catalunya en estos tiempos.

 

  13 comentarios por “Hemos abandonado los matices, lástima

  1. Sr. Foix y compañeros/as del apreciado foixblog, se nos ha colado un… ” mosquito Tigre “, … que pretende picar a nuestro estimado Sr. Lluis Foix.
    No comment.

    • ¡Qué es esto que retumba en mis oidos,
      zumbido machacón y provocante
      que de repente alerta mis sentidos!
      ¡Porque se me erizan los vellos,
      mientras mis ojos todavía entrecerrados
      se dirigen del uno al otro lado.!
      ¡Dó está la causa del desasosiego.!
      Eres tú, mosquito del demonio,
      que planeas feroz sobre mi cama,
      y buscas hueco bajo mi pijama.
      Acepto pues tu desafío suicida;
      no buscaré entre las sábanas refugio.
      Me voy ya mismo a por insecticida…

      • ¡ Con tanto desasosiego y tanto embustero prometedor, te acompaño a por el insecticida,..pues que empieza por un mosquito tigre, que nos parece insignificante, pero detras le sigue la manada.

  2. Personalmente creo que también hay que considerar que se menosprecia bastante la opinión de gente de una cierta edad q con su trayectoria personal y profesional han demostrado su cultura, su coherencia y capacidad de reflexión, de solución de conflictos y/o de gestión. Hay muchos políticos o personas influyentes relativamente jóvenes que pueden estar técnicamente bien preparadas (para q negar que no todas, por supuesto) y pocas más maduras que aporten y compartan su experiencia a la vez q su riqueza intelectual. También algunas de éstas me sorprenden por su radicalización aunque luego observo donde pueden estar en realidad sus intereses y me ayuda a entender. Pero nada cambia el hecho de que los años vividos pueden ser un plus extraordinario. Seguro q la mayoría no nos reconocemos en nuestra visión de las cosas con unas décadas de por medio. Es necesaria mucha información, cultura, reflexión y diálogo para “armonizar los intereses personales o de partido con los intereses generales” . Seguro que concordarían muchos puntos de vista para no repetir errores y avanzar.

    • Estoy totalmente de acuerdo, Olivia Sola. Pues también es mi teoría lo de la edad. Pues con la edad se obtiene la sabiduría, debido a la experiencia de los años. Se ven y se juzgan las cosas, los hechos, las actitudes y los comportamientos humanos con una perpectiva mucho mas amplia, mas real y mas abierta a las ideas y a lo universal.

      Sabemos por adelantado, que las afirmaciones dialectivas de hoy, de de los políticos en campaña, la mayoría de veces no se realizan nunca jamas. Sino siempre es todo lo contrario, lo que si se realiza.

  3. Según Nicholas Nassim Taleb, una posible solución sería un sistema basado en la epistemocracia que se puede definit como un gobierno en el que predomina la prudencia y la sabiduría basada en el reconocimiento de que es más lo que no sabemos que lo que aparentamos saber. Estas personas deberían poseer un conocimiento de los riesgos asociados a sus decisiones, no a corto plazo, sino a medio y largo plazo. Las ciencias sociales no poseen un conocimento científico de la socieda dado que la estadísitca que emplean no se ajusta a la denominada distribución de campana; es decir que la conducta social no es previsible matemáticamente; ello implica una sabiduría muy diferente a la de la econometria clásica.

    • Disculpen he cometido un error: las ciencias sociales no predicen el comportamiento social porque USAN la curva de campana (o de Gauss) y la estadística aplicable a la sociedad debe ser diferente a esa estadística gaussians, o normal, que si funciona en experimentos en los laboratoriso cientítficos con variables bajo control, y no siempre.

  4. Propongo que te comas tú sólo, tertulianamente hablando en ocho, la Damkimunada del día, investiga, investiga, que todos vamos a colaborar hasta el viernes cunillero uasjausjausiajs.

    • No entiendo que estas diciendo ni insinuando. Te estas metiendo con el por el hecho de participar en una tertulia de 8 al dia?. Si es así ¿que tiene de intrínsecamente despreciable?

  5. Sr. Foix: Buen artículo como siempre nos tiene acostumbrados.

    Me quedo con el último parrafo, que es donde reside la síntesis del artículo.

    Por mi parte, no digo nada más, porque lo que diría, ya lo tengo manifestado en recientes respuestas a articulos anteriores.

    La codicia convierte al ser humano en ludopata del afan de riqueza y poder, todos sabemos que impide grandemente hacer una buena política de igualdad económica, ect, con ética y honradez, en beneficio de toda la sociedad humana.

    Añadiría que incluso, acaba provocando grandes revoluciones de rebeldía, protestas e irritación explosiva y a la larga grandes guerras con bombardeos tipo terremoto con bombas rebienta manzanas.

    De hecho la Codiciosis y la Corruptosis son …dos armas psicológicas… de destrucción masiva real. Que nos pasan desapercibidas, debido a que sus efectos duran varios años en manifestarse en toda su inmensa gravedad real.

    • P.D. Aplicado a España y Cataluña, es idem de idem.

      Pues la codiciosis y la corruptosis hacen que se abuse gravemente de la carga económica impositiva fiscal y que no se reconozcan tampoco ninguno de los derechos humanos, sociales y linguisticos. Que todo ello junto, acaba afectando a la dignidad humana con sus consecuencias de rebeldia contra los abusos en la recaudación fiscal y la injusticia real que conlleva, ect.

Comentarios cerrados.