Todo pasará en paz, pensaban

Manuel Azaña en Barcelona junto a Lluís Companys y Josep Tarradelllas

Desde hace meses nos hemos acostumbrado a tratar como si fuera normal la situación más grave que ha vivido Catalunya con respecto a España desde la llegada de la democracia.

La actitud de unos y otros es que no va a pasar nada porque nadie se atreverá a pisar lo que hemos dado en llamar las líneas rojas, que en unos casos es la vulneración de la ley y en otros es el clamor de la voluntad popular expresada en las urnas y manifestada masivamente en las calles.

La visita de Manuel Azaña a Barcelona para alejarse de la política madrileña que estaba en manos de la derecha después de las elecciones de 1933 coincidió con la muerte de Jaume Carner, a cuyo funeral asistió. Carner había sido ministro de Finanzas del segundo gobierno Azaña en representación de ERC, aunque no tuvo un papel principal en la fundación del partido que presidiría Francesc Macià en 1931.

Azaña plasmó las vivencias de aquellos días, en Mi rebelión en Barcelona, un libro que merece la pena repasar en estos días en los que parece que la cosa no va ir a más y que la otra parte va a ceder para negociar. Se quejaba Azaña de que la República no había superado el atavismo de una centralización exagerada del Estado.

Tras el funeral de Carner se quedó unos días más en Barcelona donde fue homenajeado en multitud de actos. Su estancia coincidió con la proclamación de “la República Federal Española y el Estado Catalán dentro de ella”, por parte de Lluís Companys el 6 de octubre de 1934. El recién formado gobierno Lerroux acusó a Azaña de haber estado detrás de aquel golpe contra la República que comportó la disolución del régimen estatutario y el envío al buque prisión Uruguay de todo el Govern de Lluís Companys, del alcalde de Barcelona, Carles Pi i Sunyer, y unos días más tarde, también de Azaña.

Estando en el hotel Colón de la plaza Catalunya, Azaña no se atrevía a salir a la calle y mataba las horas en conversaciones de salón dando vueltas a “mis reflexiones personales que me inducían por momentos, contra todos mis hábitos, a creer en la fatalidad”. Recibió la vista del que entonces era conseller de Obras Públicas, Joan Lluhí i Vallescà, persona muy conocedora de lo que se estaba preparando en la Generalitat y que tenía una relación fluida con las fuerzas políticas en Madrid. Cuenta Azaña que Companys confiaba en una explosión de sentimiento popular semejante a la del 14 de abril de 1931 cuando se proclamó festivamente la República.

Azaña saca la impresión que Lluhí y otros se iban a salir con aquella proclamación y el pueblo barcelonés, por lo menos los obreros, los republicanos y todas las fuerzas catalanistas, harían una demostración como ocurrió el 14 de abril de 1931 y que todo iba a pasar en paz; que el gobierno de Madrid transigiría y se llegaría a negociaciones. Algunos decían que “luego cederemos unos y otros, como hicimos con la República catalana, cuando vino la República española; en Madrid también cederán, y todo pasará en paz”. Azaña le dijo a Lluhí que estaba en un error porque el gobierno reaccionaría, tal como ocurrió al día siguiente. Lluhí le dijo que era un pesimista y, acabada la conversación en el hotel Colón, se marchó. A los pocos días se encontrarían de nuevo en el buque prisión Uruguay.

Los momentos más tensos del conflicto, desde el 6 y 7 de setiembre del 2017 cuando se aprobaron las dos leyes de ruptura con la Constitución hasta la aplicación del artículo 155 por parte de Mariano Rajoy, venían precedidos por la percepción de que la otra parte no se atrevería a dar un paso que supondría la inevitable confrontación política. El president Quim Torra conoce muy bien los episodios de aquellos días de la República que se saldaron con más de cinco meses de cárcel para Companys hasta el indulto que vino dos semanas después de la victoria del Frente Popular en las elecciones de febrero de 1936.

Rajoy no sé si lo sabe con la documentación periodística y académica de Torra. La alianza forzosa, casi contra natura, entre el Gobierno Rajoy, Pedro Sánchez y Albert Rivera sólo se explica en razón de lo que piensan muchos españoles cuyos votos se están ahora rifando sobre quién es más severo con Catalunya. Pienso que es temerario que Puigdemont y Torra hayan decidido incluir en el Govern a personas que tienen cuestiones pendientes con la justicia o que residan permanentemente en Bruselas. Puede que sea legítimo, pero no es posible tal como están los ánimos entre los catalanes y entre la Generalitat y el Estado. Si no hay un pacto que reconozca errores por las dos partes para construir un clima de confianza mutua, se pisarán muchas más lí­neas rojas que pueden fomentar violencia.

Publicado en La Vanguardia el 23 de mayo de 2018

13 comentarios

  13 comments for “Todo pasará en paz, pensaban

  1. R
    26/05/2018 at 12:50

    L FEDERALISMO PLURALISTA: DEL FEDERALISMO NACIONAL AL FEDERALISM O PLURINACIONAL -MIQUEL CAMINAL- 2002

    Este libro defiende la tesis de que el federalismo ha servido a la construcción y permanencia del Estado nacional, perdiendo así su independencia ideológica y normativa como forma de organización política y social. Para ser una vía o modelo de transformación y superación del Estado nacional, el federalismo tiene que liberarse del nacionalismo y recuperar su fuerza normativa como modelo alternativo y superador de la era de los nacionalismos. A este federalismo, como medio y vía de transformación del Estado nacional, se le da la denominación de federalismo pluralista en contraposición al federalismo nacional que ha sido la forma federal dominante en los dos últimos siglos. El federalismo sólo puede ambicionar ser una vía para resolver y superar la confrontación nacionalista si su uso jurídico e institucional se hace sobre la base de una cultura federal. No hay lugar para las soluciones federales dentro de la cultura nacionalista. Siempre quedará un pero del que piensa que tiene derecho a más y un recelo de quien piensa que ha cedido de más. La cultura nacionalista defiende el nosotros, la cultura federal es imposible sin el otros. Es verdad que mientras se viva en la era del nacionalismo y de los Estados nacionales (el blanco) no hay argumentos para negar el principio de las naciones a la autodeterminación (el negro) en un eterno círculo vicioso. Al fin y al cabo los Estados son los únicos que se han autodeterminado. ¿Por qué no pueden hacerlo las naciones sin Estado? ¿Por qué Israel y no Palestina? El federalismo pluralista se ofrece como una vía posible de transformación del Estado en la era de la globalización, donde el espacio político estatal deja de estar delimitado por muros o fronteras nacionales, para penetrar y ser penetrado por la acción política transnacional que irá dejando en la obsolescencia el viejo Estado soberano.

    Por su parte, la propuesta de federalismo pluralista de Miquel Caminal, cuya tesis central es la separación del federalismo político de los nacionalismos estatales, aboga por una constitucionalidad sobre la base de una cultura federal, que permita desarrollar y profundizar la democracia: […] La razón positiva del federalismo frente al nacionalismo es que puede promover el pluralismo en varias dimensiones: policentrismos frente al monocentrismo , plurinacionalidad frente a la nacionalidad única, multiculturalismo frente al monoculturalismo. […] La razón federal negativa, que defiende el espacio de libertad, de seguridad y de gobierno ante y junto al otro, y la razón federal positiva, que promueve la participación política y la interrelación cooperante y solidaria entre los diversos actores políticos vinculados por el pacto federal, son los pilares de un federalismo republicano y pluralista como vía de continuidad y cambio de las actuales democracias liberales en el proceso de profundización de la democracia (Caminal, 2002: 156). …

    https://www.pressreader.com/spain/la-vanguardia/20180124/281814284287563

    https://elpais.com/autor/miquel_caminal_badia/a/

  2. R
    25/05/2018 at 18:53

    Si los políticos, negocian, pactan, se comportan como estadistas y no aplican el infantilismo politico (del tipo lazos si lazos no, como hoy en el parlament catala) quizás exista una solución.
    Soy pesimista con los actuales «lideres» de ambos lados,que claro esta, entrecomillo la palabra lideres.

  3. alfred
    24/05/2018 at 10:27

    Se trata de hacer limpieza de todos los políticos corruptos que utilizan los medios para beneficiar a la sociedad, en en el suyo propio y en atizar confrontaciones que sirven de cortina de humo para sus maldades.

  4. 24/05/2018 at 09:37

    Sr.Foix: siempre he dicho que unos pagamos la fiesta y otros viven de la fiesta…confiemos que tengamos la fiesta en paz…

    • R
      26/05/2018 at 12:54

      De sabios es rectificar
      Las causas raiz de la situacion actual » El problema de fondo que ha descubierto el proceso de reforma del Estatuto de Autonomía de Cataluña es que no se quiere ver la necesidad de la reforma constitucional»
      «..es inexcusable saber que la política útil y positiva no vive de las esencias patrióticas, sino del dominio de los tiempos reales.»

      https://elpais.com/diario/2010/07/12/opinion/1278885604_850215.html
      Miquel Caminal Badia
      12 JUL 2010

  5. Albert
    24/05/2018 at 08:43

    Sr. Foix: Pienso que la Democràcia nunca es perfecta. Pues tener mayoría por votación y clamor popular no autoriza en el caso de Cataluña, ni permite canviar las normas y las leyes en que se basa el estado de derecho de una nación.

    Me pregunto : ¿ Quien tiene el poder absoluto sobre el poder real del gran capital y que en realidad es el que importa, porque es el que decide ?

    Y se ha visto que el gran capital de Cataluña actua formando unión y equipo con el gran capital del resto de España. Y es totalmente lógico, pues teme los cambios de poder.

    Y por ello me vuelvo a preguntar : ¿ Que gran capital y todo su poder está detrás de la presunta futura Republica de Cataluña, pues no se manifiesta ningún equipo ó la mayoría se han largado hacia donde se encuentran más seguros ?

    En resumen : Los ciudadanos en una Democracia de ningún modo somos libres de elegir ó cambiar el estatus del Estado.

    Pues tener la mayoría en Cataluña no vale, porque esta mayoría es una minoria en España.

    Y por otra parte la … Corrupción del poder, … que sea no cambiará por gobernarse con república ó lo que sea.

    Es la realidad…que se niega…

  6. Eduard
    23/05/2018 at 22:54

    Los violentos culpan a sus víctimas de estar ”alli”, de ”ser”. Ese es el nuevo paradigma: que personas pacíficas sean tratadas al mismo nivel que violentos enmascarados que los agreden. Y que el delegado del gobierno español se olvide de ellos para pedir que las victimas dejen de estar en el lugar del ataque.
    Sr. Foix, no hace falta esperar nada, la violencia, la de grupos alimentados por la derecha unionista ya está en la calle debidamente protegida por un estado para el que cualquier medio justifica el fin. Los violentos facistas del atentado en la Blanquerna están en la calle indultados por el Constitucional : esto es la antesala de lo que peude suceder a gran escala si a nivel internacional no se paran los pies a los nacionalistas españoles. No podemos dejar de denunciar lo que sucede, al verdad una y otra vez. Es nuetra única fuerza.

    • david g
      23/05/2018 at 23:38

      unos dicen que los violentos son los otros. otros, que lo son los unos. pero los únicos que han aupado a lo más alto de una institución a un supremacista sectario son los «pacíficos» independentistas. un presidente que considera «bestias con forma humana», «carroñeros» o «hienas» a los conciudadanos que no piensan como él. el independentismo va de víctima pero si torra es president es porque muchos «pacíficos» independentistas en el fondo piensan como él. es público que hay sectores de la izquierda independentista que se han tenido que tapar la nariz ante el nombramiento de torra y callar para no ser acusados de traidores, porque torra representa la cara más excluyente, derechona y abiertamente xenófoba del independentismo. pero entre todos (erc, pdcat, cup) lo han votado. de puertas para adentro servirá para mantener vivo el procés, pero en europa han perdido el relato, por mucho que la justicia europea les esté dando las garantías que ellos no dieron a los propios catalanes el 6 y el 7 de septiembre, violentando por las bravas todo el ordenamiento jurídico. en cualquier caso, la convivencia en catalunya está rota para años y la única duda es hasta dónde llegará el enfrentamiento que ya está iniciado. estamos asistiendo al desmoronamiento a cámara lenta de todo un país. no hemos tocado fondo. los políticos juegan frívolamente a que están ganando la partida y a caricaturizar al contrario pero el destrozo al cual asistiremos en los próximos años será la mera consecuencia lógica de todo aquello que está pasando delante de nuestras narices y que nos negamos a llamar por su nombre.

      • Sinera
        24/05/2018 at 08:57

        No hi puc fer res! Aquest sr anomenat a dit per un altre també anomenat a dit, la seva fatxandaria, els seus tuits i els seus articles… tot plegat, a desgrat de mi mateix, no em cau pas gens bé. No m’hi veig gens representat. Qué malament ho fem, déus dels déus.

        Esperar i veure si els fets rectifiquen les meves intuicions de mal rotllo.

  7. Elena
    23/05/2018 at 18:59

    Matiz: no se trata de ver quien es más severo con Cataluña, sino en todo caso quien es más severo con los políticos golpistas, y quien ayuda a la mayoría unionista de Cataluña a que se respeten sus derechos políticos y lingüísticos.

    • Dídac
      23/05/2018 at 20:55

      Elena, de mayoría unionista nada. Los independentistas declarados superan en número a los unionistas declarados. No metas a los que no lo tienen claro ni a los de Podem en el saco unionista, es un error muy común en medios de información y mitines, pero un error al fin y al cabo. Apropiarse de votos en blanco, abstencionistas o votantes de partidos que no tienen una posición clara, es abusivo. No confundas deseos con realidades.

      • Sinera
        24/05/2018 at 08:45

        Es molt trist que ja ningú parli de catalanisme. Només Indepes i Unionistes… I tots us voleu embutxacar els «no sé», «no contesto», els «callo», els que s’abstenten (sovint pel desprestigi de la classe política que no els metreix cap respecte) i els qui no voten, tan sovint per dignitat.

  8. raimon
    23/05/2018 at 18:50

    Senyor Foix, la violència creix allà on la injustícia hi abunda, i de forma obstinada es malmet la veritat (perquè impedeix veure la part de raó que pugui tenir l’altre). Si hem d’arrelar quelcom començaria per aquí, no pas per falses prudències.

Comments are closed.