Vigencia periodística de Camus

España Libre de Camus contiene una serie de artículos sobre España publicados en la revista de la resistencia Combat. Fue editado en México en 1966

La actualidad de Albert Camus se ha puesto de relieve nuevamente en las II Trobades Literàries Mediterrànies celebradas en Sant Lluís, Menorca, la limpia villa blanca, rectilínea, fundada durante la breve dominación de Francia de 1756 a 1763. Primavera suave, sol tempranero, piedras calcáreas que marcan el orden de una isla perfectamente troceada por los minifundios ancestrales. De esta pequeña localidad emigró a Argelia, hace más de cien años, la abuela de Albert Camus en el trayecto a la inversa del que miles de africanos realizan hoy hacia Europa para encontrar trabajo y nuevos horizontes vitales.

Tres días de debate en los que destacados expertos camusianos, muchos de ellos franceses, compartieron el bagaje literario, combativo y rebelde del autor de La peste con medio centenar de artistas, pensadores y periodistas que interpretaron la obra de Camus desde ángulos muy diversos. Su obra es de gran actualidad porque resalta conceptos universales como la justicia, la verdad, la libertad, la compasión y el intento de distinguir entre el bien y el mal en la condición humana.

En sus escritos en la revista Combat, órgano de la resistencia durante la Francia de Pé­tain, sometida a la ocupación nazi, habla mucho de España y de las secuelas dolorosas de la Guerra Civil. Un libro con los artículos sobre España se editó en México en 1966 y hace poco se ha re­editado con el título original de España libre.

En uno de esos artículos, publicado en septiembre de 1944, Camus habla de periodismo y de libertad. En mi intervención en una mesa redonda cité una de sus frases que tienen hoy tanta vigencia como entonces: “Se quiere informar rápido en vez de informar bien. La verdad no sale ganando”.

Las noticias falsas son tan viejas como los siglos y suelen difundir la maldad en tiempos convulsos disfrazadas de rumores, medias verdades, anonimatos, mentiras y burda propa­ganda. La guerra y sus prepa­rativos son terreno abonado para que las fake news abanderen ­falsedades que se convierten en catastróficas realidades. ­Donald Trump no ha leído a Camus.

Fue muy crítico con la prensa que “antes de la guerra estaba perdida en sus ­principios y en su moral”. “El apetito del dinero y la indiferencia hacia las cosas impor­tantes consiguieron dar a Francia una prensa que, salvo raras excepciones, no ­tuvo otro objetivo que aumentar el ­poder de unos cuantos mientras debilitaba la ­moralidad de todos”, escribió.

El Albert Camus periodista guarda una cierta semejanza con el periodismo que practicó George Orwell. Los dos intentaron describir la cruda realidad que afectaba a los más frágiles y desfavorecidos. Los dos siguieron los planteamientos del comunismo y los dos, cada uno a su manera, dijeron un no rotundo a las brutalidades de Stalin. También los dos se rebelaron contra la injusticia y las arbitrariedades cometidas por los más fuertes.

Camus decía que cada vez que un hombre en el mundo es encadenado, todos nosotros quedamos encadenados. La libertad debe ser para todos o para nadie. Esta es la sola forma de democracia que merece el sacrificio de todos. Tenía una fuerte preocupación por la libertad humana, la justicia, la paz y la eliminación de la violencia. En el manuscrito que se halló en el coche después del accidente que le segó la vida prematuramente en 1960 se encontraba la auto­bio­gra­fía que sería publicada póstumamente bajo el título de El primer hombre.

Cuenta la muerte de su padre en la batalla del Marne en la Gran Guerra (1914) cuando él sólo tenía un año, una madre analfabeta en una Argelia pobre y una colonia dominada por la cultura y el poder de Francia. Son metáforas de sus vivencias de la guerra que aparecen en el relato de Orán, aquella ciudad “llena de dormidos despiertos que no escapaban ­realmente a su suerte sino esas pocas veces en que, por la noche, su herida, en apariencia cerrada, se abría bruscamente”.

Su espíritu de rebeldía se atemperaba en un espíritu de moderación, un distanciamiento para comprender mejor la realidad, propio de un moralista que distinguía sin vacilar entre el bien y el mal, pero que se abstenía de condenar la flaqueza humana. El personaje central de La peste, Monsieur Ri­eux, no da soluciones a las desgracias, puesto que Camus era un moralista pero no un moralizador. Dice Rieux: “Por el momento hay unos enfermos que hay que curar. Después ellos reflexionarán y yo también. Y lo más urgente es curarlos. Yo los defiendo como puedo”.

Me quedo con una secuencia de su discurso de aceptación del premio Nobel de Literatura en diciembre de 1957: “Por definición el escritor no puede ponerse al servicio de quienes hacen la historia, sino al servicio de quienes la sufren”. La rebeldía más rotunda es la del que sabe decir no desde la libertad.

Publicado en La Vanguardia el 8 de mayo de 2019

7 comentarios

  7 comments for “Vigencia periodística de Camus

  1. carlos
    10/05/2019 at 18:11

    Un periodista ha de ser crítico con la injusticia y no ser acomodaticio, pero sobre todo, que la información esté por encima de la opinión.
    Como siempre la sapiencia del maestro ilunina estos tiempos negros donde el corazón y los sentimientos superan el raciocinio y la reflexión-
    Gracias.

  2. 09/05/2019 at 10:06

    Sr.Foix: hace un siglo Menorca se despoblaba y sus habitantes emigraban a distintos destinos…Menorca estaba como Orán, “llena de dormidos despiertos que no escapaban ­realmente a su suerte sino esas pocas veces en que, por la noche, su herida, en apariencia cerrada, se abría bruscamente”…

  3. dogbert
    08/05/2019 at 21:15

    Nuestro anfitrion mas que leido y sabio hace turismo cultural y (nos) aporta regularmente articulos del todo recomendables. Rara avis que se agradece. He tenido que releer varias veces el punto en que refiere el comunismo (no stalinista) del propio Camus y de Orwell. El temps i la distancia tot ho possa al seu lloc.
    La caida del comunismo como concepto, como contrapeso, es uno de los grandes desastres de final del siglo pasado.
    Agradezco una vez mas al Sr. Foix, su ecuanimidad y su sapiencia.

    • R
      09/05/2019 at 13:24

      Como concepto no esta mal, como guia social no esta mal, pero en lo economico,tanto en la teoria macro y micro con garves errore como en la practica, la planificacion fuera del mercado ha sido un desastre. Pero ojo el big data y las nuevas tecnologias pueden permiter una mejor planificacion de recursos, pero debe ser dentro de una economia de mercado (economia social de mercado o bien ordoliberalismo)

    • R
      09/05/2019 at 13:25

      Ahora el contrapeso es China, partido unico, capitalismo finaciero donde les interesa y planificacion con ingenieria economica donde les interesa, con las malas artes de todos los gobiernos, espionaje industrial, embajadas, guerra cibernetica etc

  4. R
    08/05/2019 at 17:57

    Ayer pasaron otra vez el documental en la 2, sobre la vida y muerte del General Prim (anatomia forense) y como resuena la historia..rima y mucho. https://www.youtube.com/watch?v=GbwVjCQhy0U http://www.rtve.es/alacarta/videos/otros-documentales/otros-documentales-prim-anatomia-general/5185619/

  5. Alfred
    08/05/2019 at 11:04

    Una gran frase de su discurso. Fue un hombre incómodo incluso para los suyos.

Comments are closed.