La prioridad europea

Habrá que esperar a las elecciones del 26 de mayo para ver el mapa político que surgirá en España tras el descalabro del PP en las generales. Se da la paradoja de que Pablo Casado y Albert Rivera están disputándose quién será el líder de la oposición. Aritméticamente, el puesto le toca al líder popular por ­mucho que el ímpetu de Ciudadanos le quiera arrebatar el papel de primer opositor al gobierno por el simple hecho de que ha ganado 25 escaños mientras Casado ha perdido 71. Lo que es paradójico es que los dos partidos de la derecha compitan por liderar la oposición cuando esta carrera ha sido habitualmente para conseguir el poder.

Para Pedro Sánchez será difícil gobernar con tres partidos haciendo oposición a cual más intensa desde la confrontación. Pero el problema mayor no serán las distintas tonalidades de la oposición sino la solidez del gobierno, que sólo contará con los 123 escaños socialistas y tendrá que disponer primero de los 42 de Unidas Podemos y los que quieran sumarse para asegurar la investidura y dibujar después un pacto de legislatura.

El endémico problema territorial de España no se va a resolver actuando contra Catalunya ni tampoco ignorando a una parte muy significativa de catalanes independentistas que no se sabe exactamente cómo quieren convivir con el resto de los españoles sin la celebración de un referéndum. La vía unilateral es impracticable porque no será aceptada por España ni tampoco admitida por la comunidad internacional. El juicio al procés y los políticos fugados y desperdigados en el extranjero complican todavía más el paisaje confuso en el que no se observa ni una tenue luz al final del túnel.

El nombramiento de Miquel Iceta como presidente del Senado puede indicar que la mayoría socialista en la Cámara quiere abordar tímidamente una reforma territorial que permita parchear temporalmente el conflicto abierto entre el Estado y el independentismo catalán. La situación actual no se puede prolongar indefinidamente.

Pero mientras se trenzan alianzas para el futuro gobierno y la composición de las instituciones, parece como si las elecciones municipales, autonómicas y europeas fueran los postres de un banquete que ya se ha celebrado. Y me parece que no es así. Unos resultados en Europa que rompieran el frágil equilibrio actual entre conservadores, socialdemócratas y liberales tendrían consecuencias muy ­lamentables. La probable participación con desgana de los británicos, que están de salida, apunta a una inquietante subida de fuerzas que pretenden introducir la xenofobia, el populismo y el nacionalismo exclusivo en las agendas políticas de la futura Europa.

Si se pierden las ideas centrales que han hecho de Europa el espacio más grande de convivencia, respeto y solidaridad interna y externa, se vendría abajo todo el edificio del modelo social que ha garantizado un cierto bienestar y progreso como nunca antes había existido. Por eso las elecciones europeas pienso que son prioritarias.

Publicado en La Vanguardia el 9 de mayo de 2019

10 comentarios

  10 comments for “La prioridad europea

  1. Albert.
    12/05/2019 at 10:29

    Sr. Foix :
    » La prioridad europea. » … SI. …
    – España : Reforma de la Constitución : SI. …

    – Unidad de España, Cataluña incluida : SI …

    – España con autonómiastado federal unido : SI …

    – España : Control del controlador principal, de la Caja fiscal recaudatoria del propio Estado y de su posible corrupción : SI …

    – España… Sobretodo no olvidemos el Control sobre los tolerantes y permisividad de la corrupción institucional arraigada y aceptada… SI

  2. Ramon
    11/05/2019 at 00:32

    En recuerdo de Rubalcaba, político inteligente y federalista…ver min 27 reforma constitución y min 29 reforma del senado como cámara territorial como el bundesrat de los landers alemán https://www.youtube.com/watch?v=RMZHBd26BSg&feature=youtu.be&fbclid=IwAR32o_PjIfSCrUCladlhh64wnnIAs7-mMMIIaB1s9w1XWDggFT4dRYAKkZY y proyecto Granada https://cronicaglobal.elespanol.com/politica/rubalcaba-y-su-solucion-para-cataluna_243882_102.html?fbclid=IwAR39dIY51XONL0fyFtx1K086-FvxjLc0YoVcL8lmI1s9jlSHC1Tk4kuLUxo

    • Albert.
      12/05/2019 at 10:42

      Ramón , Muchas gracias por pasarnos la web, para escuchar la instervención talentuda, en el Congreso de los Diputados, llena de sabiduria y sentido común de la realidad, por Don Alfredo Pérez Rubalcaba. Un gran estadísta como pocos.

      «El estadista … mira por el bienestar y el futuro de los descendientes ( » Sir Winston Churchill » )

  3. José A García
    09/05/2019 at 18:37

    ¿Qué esperamos de Europa? Esta pregunta debe tener una respuesta clara. Una como se menciona en el artículo es evitar la repetición de los conflictos que condujeron a las dos guerras mundiales. Una de las causas fue la lucha entre los imperios europeos (sobre todo en la primera): Francia, Reino Unido, Alemania, Austria-Hungría y Rusia. Después de la debacle aparecieron el fascismo y el comunismo totalitario como contendientes. La II Guerra Mundial acabó el año 1989, no en 1945. Una vez derrotada la Unión Soviética, el neoliberalismo impuso el sistema económico y social actual.

    Hoy Europa no es el actor principal. EEUU, China y Rusia son las potencias militares y las dos primeras las económicas. Europa fracasó en la creación de un estado confederal cuando la Constitución Europea perdió dos refrendos, uno en Francia otro en Holanda, lo que no la invalidava ya que se necesitaban cinco países para que fuera rechazada. Sin embargo, no se cumplió la propia norma o ley de votación. Mal ejemplo.

    No hace mucho Europa no evitó, sino que incluso fomentó, la destrucción de Yugoeslavia, una guerra que de algún modo aún permanece y en la que los EEUU aprovecharon su poder para disputar el control a Rusia en esa zona. Aún hace menos Europa fracasó en su política respecto a Ucrania. Hace muy poco, Europa no tiene una política común para la inmigración y permite la existencia de gobiernos de dudoso cumplimiento de los derechos humanos.

    Entonces, sí, claro que es decisiva la votación de mayo, pero no para esperar que puede hacer Europa para nosotros sino qué podemos hacer nosotros por Europa. Aquí en Catalunya hemos abandonado la política española cuando es en la Península Ibérica donde se juega gran parte del futuro de Catalunya, si no somos capaces de contribuir a la mejora de la situación política en España no iremos muy lejos. Como dice el Sr. Juliana los mapas, los mapas… Para un partido de izquierda es insostenible salvar, dudoso éxito, la clase trabajadora catalana mientras se abandona a la clase trabajadora española a su albur, donde está la solidaridad.

    Europa no es la solución pero es el camino para que el mundo sea mejor, pero claro una Europa con una política liberal y socialdemócrata, la que hoy no está en boga. Una Europa donde el capital tenga frenos a su descontrol y a la creciente explotación de la mayoría por unos pocos a los que no les importa el sufrimiento de los seres humanos.

  4. Salvador de Lleida
    09/05/2019 at 17:53

    Iceta estuvo a favor de la aplicación del 155.
    Montilla se salió de la Camara y no votó a favor del 155.
    No creo que PdeCAT y ERC se hayan olvidado y están de acuerdo en el cambio Montilla-Iceta.

    • José A García
      09/05/2019 at 18:48

      ¿Por qué Europa no reconoció la independencia de Catalunya? A esta pregunta no se ha respondido con transparencia. ¿Es posible la independencia sin un conflicto abierto y hostil? ¿Hemos olvidado qué hay en juego más allá de la proclamas emocionales en las partes en conflicto? ¿Quién puede asegurar que el conflicto no devenga en un conflicto violento? ¿Dónde queda la prudencia de la política en beneficio del bien de la mayoría? No creo que los políticos estén interesados en mejorar el bienestar de los ciudadanos, les preocupa más el poder y su control… Mientras nos distraen con conflictos que convienen a élites específicas (lo que antes se llamaría la clase burguesa catalana y la española) y como siempre los ciudadanos tendremos que poner todo el esfuerzo para salir de este desastre social en el que cabalgamos dormidos.

  5. R1
    09/05/2019 at 13:31

    Hoy me permito una broma o un poco de ironia…Miquel Iceta como presidente del Senado…tiene conexión con Valls, que quiere instaurar los premio Grammy de musica en Barcelona? Es para que siga bailando Iceta?
    Ahora en serio….Iceta como Federalista deberia proponer un sendo tipo Bundesrat, como los landers en Alemania, es la Solución territorial

  6. R
    09/05/2019 at 13:29

    Europa es nuestro aliado, hay que apoyarlo. Falta una europa de estadistas como antaño.Falta una Europa tipo Estados unidos de Europa, federal. Itnneraty decia hoy en un articulo en LVanguardia, que es un grave error …seguir pedaleando como estrategia (la teoria de la bicicleta)

  7. dogbert
    09/05/2019 at 12:41

    Estoy de acuerdo con el Sr. Foix. Lo importante ahora (y siempre) es Europa. El espectaculo interno es deplorable y solo por elevacion (Europa) podremos mantener la esperanza de un futuro mas digno y mas equitativo.
    Hay que militar activamente en el europeismo inclusivo y humanista, antipodas de ideas excluyentes y xenofobas.

Comments are closed.