Retrato de una época

Lletres de combat, una novela histórica de Josep M. Quintana sobre los años sesenta y setenta con el Concilio Vaticano como telón de fondo.

La novela histórica es una explicación complementaria que enriquece la tarea del historiador, que nunca se puede dar por terminada porque siempre aparecen nuevos datos que modifican total o parcialmente el relato. La historia no se hace sino que se rehace, decía Jaume Vicens.

Josep M. Quintana representa al tipo de menorquín ilustrado, de profesión liberal, ateneísta, escritor y periodista, que enriquece la vida intelectual de una isla muy relacionada con la cultura catalana y marcada por el dominio británico durante casi un siglo. Acaba de publicar Lletres de combat (Pagès Editors), un retrato de una época marcada por los cambios que supuso el concilio en una España instalada en el franquismo.

El ámbito principal de la recreación de aquel periodo histórico es una familia burguesa barcelonesa muy conectada con las corrientes católicas del tardofranquismo y con un familiar próximo situado en las altas esferas de la diplomacia vaticana y en la curia romana.

El conocimiento social de la Barcelona de los años sesenta y setenta hace de este libro una historia tan verosímil como fueron los Episodios Nacionales de Galdós o la gran novela Guerra y Paz de Tolstói. El autor traza un debate intelectual y religioso entre dos hermanos que se ordenan sacerdotes y que recorren trayectorias divergentes. Uno es un intelectual reflexivo y fiel a la ortodoxia, mientras que el otro es de ideas más radicales y defensor de la teología de la liberación.

Un aspecto interesante de las cartas cruzadas entre los dos hermanos es el reconocimiento mutuo de las limitaciones personales a la hora de mantener sus principios. Los escenarios del viaje intelectual y religioso de Quintana abarcan desde la Guerra Civil, el franquismo, el concilio, una transición ya en ciernes y el asesinato del hermano más rebelde por un pelotón del Chile de Pinochet.

El libro que se presenta esta tarde en Menorca bajo los auspicios del Ateneu de Maó aguantará el paso de los años, no tanto por las controversias humanas, políticas y espirituales que relata sino por ser un reflejo de una sociedad en momentos de convulsiones y cambios profundos. Se percibe la sintonía histórica entre Barcelona y Roma, que no siempre ha pasado necesariamente por Madrid. Una gran novela erudita que atraviesa la historia reciente y dibuja las tensiones internas y externas de una Iglesia que ha vivido controversias internas y ataques externos desde el primer siglo de nuestra era.

Publicado en La Vanguardia el 17 de julio de 2020

 

4 comentarios

  4 comments for “Retrato de una época

  1. Albert Peris
    22/07/2020 at 09:15

    Sr. Foix : » Retrato de una época » … Siempre es bueno, repasar la historia, aunque sea novelada, pero con la condición de que nos refleje la realidad imparcial, pero real.

    Pienso que gobernar, no es tarea facil, porque el que gobierna, no tiene ninguna experiencia personal vivida en la realidad de todo aquello, que pretende dirigir ó gobernar. y todo su equipo idem.

    Me explicaré :Pienso que para dirigir, por ejemplo una empresa, deberiamos primeramente haber empezado primero, por ser aprendiz, desde muy jovenes, pasando progresivamente, por todos los trabajos, fisicos y mentales propios, del tipo de empresa que sea.

    Solo asi, esa persona estará realmente capacitada plenamente y mentalmente, para dirigir la empresa.

    Y esto aun sirve necesriamente e inprescindiblemente para dirigir ó gobernar un estado ó nación.

    Nos sirve, el ejemplo de Henry Ford, … el cual empezó de aprendiz y acabo dirigiendo de propietario, de una de las mas grandes empresas automovilistas.

    Debido a su experiencia vivida, fué el primero que se le ocurrió pensar en aumentar el sueldo a sus trabajadores, con el argumento de que, quería que pudieran adquirir ellos también, los omoviles que fabricaban.

    También estableció la jornada de 8 horas, que antes era de 12 horas.

    Y esto lo hizo el personalmente y no obligado por los trabajadores ó sindicatos.

    Esa es la idea. Para dirigir ó gobernar deberíamos primeramente haber pasado por todas las fases, de las etapas que pretendemos dirigir ó gobernar, sentados desde la butaca del despacho, que sea ó del partido político que sea.

    Sin experiencia vivida personalmente, fisica y mentalmente, durante años,…… como el ejemplo vivido y aprendido por Henry Ford, … es totalmente imposible gobernar una Nación ó Estado.

    Espero que se sumen las opiniones de los/as compañeros/as del blog. Porque solo la mía, no me vale, pues solo las oiniones de todos/as sumadas, son las validas.

    • Albert Peris
      22/07/2020 at 09:38

      P.D.

      Correción de error involuntario.

      En la última linea, del parrafo 7, donde dice » los omoviles que fabricaban » … debe decir : … los automóviles que fabricaban.

      También en la última linea, del último párrafo, donde dice… » las oiniones de … » debe decir … las opiniones de…

  2. BartoloméC
    20/07/2020 at 18:33

    Sr.Foix: Vd ya sabe bien que, desde Menorca, siempre se tiene una perspectiva distinta de todo…

  3. Salvador de Lleida
    19/07/2020 at 09:23

    Llegiré aquesta novela històrica. M´agraden les noveles històriques i soc concien que tenen un tant per cen de llegenda. Moltes tenen aquet tan per cen mes minso que la història «oficial», sempre a la sombra dels guanyadors.

Comments are closed.