Las nuevas barreras del miedo

El tráfico en las fronteras ha descendido espectacularmente como consecuencia del miedo causado por el coronavirus

Son escasos los coches con matrícula extranjera que circulan por nuestras carreteras. He viajado en dos ocasiones desde la terminal 1 del aeropuerto de El Prat desde el fin del estado de alarma y la sensación de andar por una zona abandonada era grande. Tiendas cerradas, cafeterías semivacías, largas caminatas por las avenidas que hace un año transitaban ríos de viajeros.

Las estadísticas hablan de caídas que alcanzan el 80 por ciento de los años en los que se llegó a crear un cierto ambiente de hostilidad hacia el turista que traqueteaba con sus maletas por las aceras de las ciudades.

Fueron los gobiernos los que empezaron a sugerir restricciones ante la repentina aparición del coronavirus a principios de marzo. Se cortó en seco la movilidad de so­ciedades enteras. Una de las primeras recomendaciones del nuevo primer ministro de Francia, Jean Castex, fue ­señalar Catalunya como lugar poco recomendable para ­visitar.

Otros gobiernos selec­cionaron también Aragón y Navarra. Desde los Países Bajos se re­co­mienda no visitar Madrid, y la cancillería de Angela Merkel advierte a los cuarenta mil alemanes que se encuentran de vacaciones en las islas Baleares que lo mejor que ­pueden hacer es volver a casa cuanto antes. El espacio Schengen, uno de los logros más importantes en generaciones para facilitar el libre tránsito de personas por los ­veintiséis ­países que lo firmaron, en la ­pequeña localidad luxemburguesa que ­lleva el ­nombre del tratado, está vigente aunque se levanten fronteras oficiales o imaginarias entre ­muchos de sus estados.

No ha sido una guerra, ni unas elecciones, ni un cambio del tratado. Es el miedo a la reproducción masiva del virus el que ha quebrado la confianza con que cualquier europeo se movía como en su casa en Berlín, Lisboa, Marsella, Nápoles, Varsovia, Praga o Budapest. Recuerdo los pasaportes cosidos a sellos nacionales de los países occidentales o del este de Europa cada vez que cruzabas una frontera.

Pensábamos que habíamos recuperado lo que Josep Maria de Sagarra menciona en sus espléndidas Memòries, el libro en catalán del siglo pasado mejor apreciado por el voraz lector Néstor Luján, al decir que puso punto final a sus recuerdos biográficos el año 1914, que comportó, de hecho, la instauración de los pasaportes en la Europa que creó varios estados sobre los imperios derrotados. Se podía viajar de Barcelona a Moscú, menciona Sagarra, con unas cuantas onzas de oro y nadie te preguntaba de dónde venías o adónde ibas.

Los conflictos exigen la identidad de los adversarios o de los sospechosos. La expresión cordón sanitario tiene su origen en la barrera levantada para evitar la expansión de una enfermedad infecciosa. Hace unos dos meses el Gobierno de Boris Johnson decretó la cuarentena para todos aquellos que llegaran a Inglaterra procedentes de España y ahora ha hecho extensiva la medida a todos los que procedan de Francia y Bélgica. Jamás me habría podido imaginar que un día los norteamericanos no podrían entrar en mi país por una decisión guber­namental basada en recomendaciones sanitarias.

Las medidas para restringir y controlar a los que llegan a cualquier Estado europeo son de difícil cumplimiento porque las presiones internas para evitar el hundimiento de la industria turística son muy grandes. Pero también para no detener la actividad económica, que en muchos estados occidentales ha descendido alrededor de un diez por ciento del PIB en el segundo trimestre.

No se trata solamente de proteger el turismo del que se benefician en grado diferente la gran mayoría de los países. Es cuestión también de fomentar el comercio, la cultura y el respeto entre los pueblos europeos que pensábamos que la libre movilidad cruzando fronteras que habían permanecido cerradas durante generaciones era el mejor antídoto para evitar los conflictos y las guerras que de manera casi ritual se habían venido incubando en Europa.

Es evidente que las recomendaciones sanitarias que anuncian los gobiernos son de obligado cumplimiento para el bien de todos mientras no se disponga de una vacuna que nos quite el miedo que muchos llevamos en el ­cuerpo.

Pero este confinamiento nacional tiene connotaciones que van más allá del aislamiento que se nos pide. Están creando barreras de miedo, reales o imaginarias, que van en contra del progreso, la libertad y la paz entre los pueblos de los distintos estados que convi­vimos en Europa y de tantos millones de ciudadanos que han llegado de otras latitudes para construir sus propios horizontes vitales.

Quiero pensar que de esta crisis que tiene su origen o su pretexto en el coronavinus saldremos reforzados. Nos hará más realistas y más interdependientes, más solidarios y más respetuosos con las necesidades y la seguridad de los otros.

Publicado en La Vanguardia el 19 de agosto de 2020

14 comentarios

  14 comments for “Las nuevas barreras del miedo

  1. BartoloméC
    25/08/2020 at 09:15

    Sr.Foix: el miedo siempre ha sido y será un gran negocio…

  2. RamonM
    22/08/2020 at 13:24

    Porque se insiste ne la manipulación? acaso no hemos asumido que resolver una pandemia es un tema muy complicado, porque aun hay factores del virus que se desconocen, y otros que se acaban de descubir, como su transimisión por aerosoles…
    Se debebate el miedo a la verdad? o se debate la ignorancia? debemos asumir que somos ignorantes cuanto hablamos de un virus nuevo aunque sea de la familia de los coronavirus

  3. Albert Peris
    22/08/2020 at 10:50

    Sr. Foix y compañeros/as del blog: He releid con atención el artículo de Lluis Foix, titulado … » Las nuevas barreras del miedo » … también he releido las respuestas de los compañeros/as y lo he sumado todo.

    Pero nos falta hablar del …FACTOR HUMANO…Y SU INFLUENCIA DIRECTA EN LA ECONOMÍA, LA RIQUEZA, LA DESIGUALDAD ECONÓMICA Y LA POBREZA.

    Para simplificar solo citaré, como ejemplo, al empresario Henry Ford, que se le ocurrió subir el sueldo a sus empleados, … alegando que …quería que ellos, pudieran adquirir los automóviles que fabricaban.

    Luego les estableció la jornada laboral de 8 horas. Que hasta enconces era de 12 horas.

    Estas dos ideas, fueron unica y exclusivamente de Henry Ford senior y no de los sindicatos, tampoco de los políticos y… ni mucho menos de
    la patronal.

    Observo que los economistas y financieros especuladores de riqueza y beneficios económicos nunca hablan de la gran aportación de ideas económicas, de crear consumidores, felices, satisfechos y contentos, que
    cestableció personalmente Henry Ford, en su fábrica de automviles en cadena.

    Resumiendo : Crear consumidores bien pagados y con horarios justos.

    A los buenos y buenas entendedoras

    • Albert Peris
      22/08/2020 at 13:30

      P.D.

      Creemos robots, solo para substituir al ser humano, en trabajos, en que el ser humano corra peligro de muerte real.

      Por ejemplo : El trabajar en el interior de una mina y ademas, a gran profundidad, con agua mojando, gases peligrosos, peligro de explosión, ect.
      Un tio mío,… murió a los 19 años, trabajando en el interior de una mina, de Teruel, con agua hasta las rodillas.

      Que utilidad y beneficio para la empresa ó el Estado, el substitui por robots informatizados, … a personal cobrador del, metro, mujeres y hombres.

      * Substituimos a consumidores y cotizantes al Estado y a la Seguridad Social, que además al ser consumidores, consumen otros artículos y por lo tanto, están creando otros consumidores, que a su vez, hacen idem, al ser consumidores. Y asi sucesivamente.

      * No es aconsejable robotizar mas de la cuenta, los servicios y fabricaciones, que bien las puede hacer el ser humano, cotizante al Estado y a la Seguridad Social y que contribuye a crear nuevos consumidores, cotizantes al Estado y a la Seguridad Social.

      * Tampoco es aconsejable el robotizar, trabajos informáticos ´o contabalidad , desde casa ó domicilio. El ser humano necesita relacionarse y perjudica el solo verse y relacionarse por pantalla internetizada.

      No es lo mismo hablar enpantalla por internet a miles de personas, que hablar en privado ó en grupo pequeño ó mediogrande.

      No es lo mismo. No fue lo mismo, para el que ordenó el bombardeo por bomba atómica, en Hirosima y Nagasaki, que para el piloto ó pilotos, que llevarón a cabo el propio bombardeo.

      Asi lo debemos aplicar para todo.

      Antes de robotizarlo todo, debemos respetar y tener en cuenta al factor humano y valorar los beneficios ó al daño que le hacemo substituyendolo por una máquina, que no cotiza, ni consume, ni crea consumidores u más puestos de trabajo.

      ¿ Donde está ó reside el beneficio real para la Sociedad humana ó el Estado ?

  4. Javier Carrillo de Albornoz
    20/08/2020 at 13:14

    simplemente creo que nos están manipulando cómo borregos. Somos menos libres y mucho más pobres. La desigualdad vá en aumento y los ricos son cada vez más ricos. Como soy mayor , como tú , luis , prefiero no ver el final de ésta historia.

    • Albert Peris
      20/08/2020 at 13:42

      Cierto, Javier. Estoy de acuerdo.

  5. Desiderio de Sota
    19/08/2020 at 18:18

    L’EPIDÈMIA DE LA POR ( enviat també per e-mail)
    Res ens ha de fer més por que la por mateixa. Això deia Franklin D. Roosevelt quan s’enfrontava a la més gran tragèdia del segle XX, la Segona Guerra Mundial.
    L’actual pandèmia de la CoViD-19 s’ha qualificat també com l’epidèmia de la por, especialment per tot el que ha succeït en aplicar mesures de control: confinament, mascaretes, cancel·lació de vols aeris, tancament d’escoles, d’espectacles, fàbriques i llocs d’oci, que han trasbalsat tot l’entramat social, especialment a Occident. En formes d’enfrontar l’adversitat se n’ha escrit molt, sovint en llenguatge bèl·lic o militar. Els militars s’enfronten amb situacions de perill només que ocasionalment, en períodes de guerra. Alguns passaran la seva vida professional sense haver intervingut mai en un conflicte bèl·lic. Però el seu llenguatge, els costums i els comportaments van farcits de referències al valor, la valentia, del que fan glosa i celebració. Al contrari que la por o la covardia, rebutjades i bescantades com el pitjor. També però, s’ha escrit que la història la fan els valents, però l’acaben d’escriure els covards, que són els que sobreviuen.
    De fet, els valents són els que corren riscos, mentre que els covards els eviten. Però el principal és què, en la vida de cada dia, els valents corren riscos per benefici dels seus conciutadans, mentre que els covards són egoistes insolidaris. Per cert que, en grec antic, els egoistes insolidaris que no participen en les activitats comunitàries se’n deien “idiotes» (ιδιώτες)
    Davant d’un enemic fort i poderós, alhora que elusiu i amagat com el virus de la COVID-19, la idea de qui s’arrisca i qui s’amaga o aïlla, i qui és més valent o més covard és dispar.
    Qui s’amaga, es tapa la boca amb un morrió, s’allunya una distància sanitària, que no social, es renta les mans com un cirurgià, és el veritable valent. Ho fa solidàriament per a protegir als altres i a si mateix. I té més possibilitats de sobreviure.
    El que s’arrisca i va de valent, és un idiota.

  6. Francesc
    19/08/2020 at 15:42

    Dejo esto por aquí sobre la Gran Guerra:

    https://cutt.ly/PfeKFfS

    Saludos,

    Francesc

  7. 19/08/2020 at 12:06

    POR I ESPERANÇA

    1. ¿Les noves barreres de la por? ¿I per què no plantejar el risc de la por i l’oportunitat de l’esperança? Ho fa Montserrat Camps Gaset (professora de filologia grega a la UB i teòloga) a un número de “El Pregó” titulat “La sotragada de la Covid-19”

    2. FRAGILITAT I SOLIDARITAT. “De tot plegat, què n’hem aprés? La fragilitat de l’existència humana, la humilitat de ser una peça de l’entorn natural, la necessitat de la col·laboració social. El caràcter efímer de la vida, la presència de la mort i el sofriment, la incertesa del futur. La desigualtat, la pobresa, les diferències entre els qui tenen recursos per a fer front a les inclemències i els que no tenen res (…) Però també la solidaritat, la capacitat de sobreviure a les maltempsades, la capacitat de compartir. La capacitat de crear solucions, la riquesa espiritual i moral de l’individu que pot crear xarxa amb els altres i construir una força de resistència. La capacitat de reinventar-se de transformar-se, de confiar en els altres”

    3. LA CULTURA DE LA POR. “Davant l incertesa d’aquesta situació, hi ha la possibilitat de deixar-se vèncer per la por o d’assumir el present com una oportunitat d’esperança (…) La por no és solament la por del contagi, sinó del futur, del desconegut, de tot allò que no hem resolt o afrontat mai. Hi ha tot un discurs de la por que, certament, ens perjudica com a individus i com a societat. Hi ha el risc de sucumbir, com a col·lectivitat, a la cultura de la por (…) Al costat d’això, hi ha la possibilitat de vèncer el risc convertint-lo en oportunitat. És l’ocasió de repensar el món i les estructures de la societat (…) Convé repensar tot el sistema de producció i de relació humana, tota l’economia, tot el sistema de valors i de prioritats (…) Un món d’on s’hagi erradicat la fam, que és l’epidèmia més greu i estesa de totes”.

    4. “NO TINGUEU POR”. “Quan Jesús ressuscita5t s’apareix a les dones o als deixebles, sempre clmença ambm la mateixa expressió: ‘No tingueu por’. Escoltem.lo”

  8. RamonM
    19/08/2020 at 11:22

    Exactamente existira el miedo hasta que se tenga un farmaco que evite la letalidad del virus, o bien una vacuna. Esta vez como otras importantes estamos en manos de los cientificos.
    El problema del turismo y su dependencia, es la misma que teniamos con el sector inmobiliario y su dependencia en la pasada crisis 2007-2017. La única forma de no depender de un sector, es con reformas estructurales, que se piden desde hace años, asi como la industrialización del pais, con una politica economica europea industrial común. De momento como se esta resolviendo?…como siempre, con mas deuda, porque el Banco central es el que acaba salvando a los estados y a los ciudadanos.

    • RamonM
      19/08/2020 at 11:23

      Catalunya, un replanteamiento económico global
      Esteve Almirall, Xavier Ferràs, Antoni Garrell, Xavier Marcet https://www.lavanguardia.com/opinion/20200818/482876297246/economia-modelo-industria-bienestar-investigacion-emprendeduria.html?facet=amp&utm_source=twitter&utm_medium=social&utm_content=opinion&__twitter_impression=true&fbclid=IwAR2d2yO1VOsQ-Se2SUp7xcofNqjGjcWzvV0NzOkUJ-eF9LPJzVrBNnPgHe4

      Habla de la situación, y la salida, económica de Catalunya que es aplicable a toda España. Son cosas tan básicas que da hasta pena tener que decirlas y leerlas. Ojalá aparezca en algún momento un líder político capaz de hacer estos cambios y cambie un poco la mentalidad de los emprendedores y empresarios.Las reformas en nuestro pais, hace tiempo que las demandan muchos organismos, muchos expertos, a quien no se les ha querido hacer caso

      • José A García
        19/08/2020 at 12:20

        El análisis adecuado de las causas de los problemas económicos es fundamental. Pocos cuestionan si la economía neoliberal es el problema dada su fragilidad y sus valores. Cada vez hay menos actividades que sean intensivas en trabajadores. La industria se puede robotizar a niveles que no imaginamos. Cómo pensamos a corto plazo, cuatro años como mucho, tenemos un problema de perspectiva. Invertir en I+D es obligatorio, así como en actividades tecnológicas para las que un país de servicios está poco preparado. Se suele buscar la innovación sobre lo que ya se conoce, pero no sé desarrolla conocimiento nuevo y.disruptivo.

        • RamonM
          19/08/2020 at 18:03

          Asi es Jose, el gran reto es la transformación, no hay preparado ni la universidad ni lo enlaces empresa universidad, para los cambios que se preveen con la IA y la robotización, este sera el problema fundamental de las proximas decadas, sera muy dificil adaptar el mundo laboral a estos cambios

Comments are closed.