La sombra de Prusia

Emil Ludwig fue un gran biógrafo de los años treinta, un judío de la burguesía de Europa central, que se entrevistó horas con Stalin y Mussolini. De Hitler escribió su semblanza sin haberle entrevistado porque ya había huido en 1932 a Suiza donde adquirió la nueva nacionalidad. Goebbels ordenó quemar sus libros en 1933.

El canciller Bismarck

Escribe las tres semblanzas en 1939 cuando los tambores de guerra tocaban en Berlín y Europa se disponía nuevamente a matarse inútilmente en los campos de batalla. Lo más novedoso de este breve libro publicado por Acantilado es la sorprendente inclusión de Prusia como cuarto dictador. No tiene piedad con Prusia. Hitler, dice, «puede ser sustituido por otro en cualquier momento, pero Prusia es una enfermedad que urge poner en cuarentena». El arquitecto de la unidad alemana fue Bismarck que en la fundación del imperio en 1871 estableció que el emperador tenía que ser siempre el rey de Prusia. Ludwig tampoco muestra simpatías con Bismarck que ganó tres guerras y forjó la unidad alemana para ser destituido después por el kaiser Guillermo.

Todo lo que ha hecho brillar el nombre de los alemanes en el mundo ha nacido fuera de Prusia. En la lista figuran Durero y Holbein, Goethe y Schiller, Bach y Händel, Mozart y Beethoven, Haydn y Gluck, Schubert y Weber, Schumann y Wagner, Brahms y Bruckner, Gutenberg, Lutero, Hegel, Marx, Fichte, Heine… El único prusiano que pertenece al mundo es el gran filósofo Kant que vertió en su libro La paz perpetua un alegato contra el espíritu militarista de su patria lo que le valió una amonestación de un ministro del rey.

Prusia fue descuartizada geográficamente al término de la guerra. Una parte pasó a ser polaca y otra soviética. Lo que quedó en la Alemania del Este fue dividido en varias unidades administrativas. Una Europa unida, vaticina Emil Ludwig, con una gran Alemania como Estado federado sería un motivo de intraquilidad por la tradición guerrera de los prusianos.

Merkel nació en Hamburgo y su padre, pastor protestante, emigró a la RDA. donde la joven Ángela creció con el régimen. La canciller es dura pero no exhibe el carácter militarista prusiano. Su presencia en Reims al lado de François Hollande no es lo mismo que hace 50 años cuando Adenauer y De Gaulle sellaron la paz. Pero los dos han estado ahí como garantía de que Europa no se ha roto.

Publicado en La Vanguardia el 10-7-2012

8 comentarios

  8 comments for “La sombra de Prusia

  1. dogbert
    10/07/2012 at 23:32

    En estos nuevos tiempos con paradigmas nuevos, pienso que no hay que buscar el adn de Prusia e intentar ver el renacer de belicosidades anteriores.
    Si es cierto que Alemania esta ganando con otros ruidos de fondo y esta victoria se la ha ganado a pulso porque son muy alemanes y porque los demas seguimos siendo muy mediterraneos, muy poco serios, bastante mantas y poco de fiar.
    Menos mirar a los prusianos y a poner mas empeño en ordenar lo nuestro que hay tarea para rato.

    • dogbert
      10/07/2012 at 23:37

      Dicho lo anterior, esta claro que estamos ya mas que intervenidos y el viernes nos caera a los de siempre el tercer grado, o sease libertad vigilada al pais de la roja, al pais de merienda-si,merienda-no para los presos, al pais que tiene a Millet tres años de pic-nic, el pais de las maravillas a cual mas excelsa y surrealista.

      • dogbert
        10/07/2012 at 23:41

        Otro si, digo que la Sra. Merkel es un poco adefesio y que el gallego que preside las españas es pelin mas que bobo y con estos mimbres ni por la via no oficial de la seduccion ens en surtirem.

  2. Nano
    10/07/2012 at 18:37

    Como me gustaría que pudiera leer La sombra de Prusia la sra. Merkel.

  3. Jesús
    10/07/2012 at 17:50

    Estamos en la recta final de un período, que hasta los mayas pudieron pronosticar -lo que claramente indica que no hay nada nuevo bajo el sol- de hecho caminamos en círculos, porque hay un grupo que se dedica a cambiar las cosas para que permanezcan iguales, y ha tenido éxito hasta el momento, pues posée el poder. El problema es que la evolución no acepta lo estático, porque lo que no cambia, o se va quedando atrás, o simplemente desaparece. Lo que hace tan complicada la ecuación es la cantidad de variables y elementos, que además están entrelazados unos con otros, y de entrada los 3 básicos son: La economía, la politica y lo social, que son inseparables. Las teorías de todo tipo en las que nos hemos basado, han ya confirmado su ineficacia, y sin embargo no sólo aún se discuten, sino que se sigue intentando poner parches, a sabiendas que no hay alternativa, como no séa un desmantelamiento total (suplantado por otro sistema más racional y equilibrado) y es aquí donde chocamos con el muro de la estupidez y el egoismo, porque los receptores de esos enormes privilegios gracias a sistemas y parámetros caducos (raramente obtenidos de manera honesta) no quieren ceder, ni siquiera un mínimo, y en su inconsciencia, poco o nada les importa o preocupa, lo que pueda suceder con un planeta ya cansado (y de sus sufridos habitántes), confían en que con el poder que tienen podrán adquirir todo lo que les antoje, sin excepción. La enfermedad que padecen es incurable, pero los resultados de su actitud la pagaremos todos en conjunto. Algo que no me parece ni inteligente, ni humano, ni justo.

    • 10/07/2012 at 18:13

      Comparto su opinión plenamente Jesús…

  4. 10/07/2012 at 15:12

    Sr.Foix: Tengo la sensación que la reunificación de Alemanía y el coste que conllevó, está en el origen de la crisis actual…

  5. Rosamariapo
    10/07/2012 at 14:01

    Bon dia,

    Encara no s’ha dit tot sobre Europa.

    Les queixes dels països del Nord d’ Europa respecte l’últim pacte de la darrera cimera, s’han sentit altes i clares: Res de compartir deutes i fer-se també seu el deute dels països del Sud.

    Encara no s’ha dit la última paraula i tinc seriosos dubtes de la viabilitat de tot això.

    De cop, som el Tercer Mon.

    Ben cordialment,

Comments are closed.