La política i la por de la gent

Un dels assassins en el barri londinenc de Woolwich

Un dels assassins en el barri londinenc de Woolwich

Controlar la velocitat del canvi ha esdevingut un dels reptes més notables del nostre temps. També és una tasca gegantina cercar les causes que expliquin el desconcert i les pors que ens esvaloten a tots. Tenim por i estem desconcertats. No sabem què passarà amb l’euro, amb les relacions d’Alemanya amb la resta d’estats i pobles europeus, com serà l’Europa que sortirà després d’aquesta crisi que pot durar un cert temps.

D’ençà de l’onze de setembre del 2001 s’han fet i s’han perdut dues guerres que estaven pensades per combatre el terrorisme d’origen islàmic. L’Iraq està pitjor que abans de la intervenció, amb un reguitzell de morts setmanals i una divisió tribal i religiosa que fa el país ingovernable. El cas de l’Afganistan és igualment frustrant si tenim present que el control governamental del país, encara protegit pels Estats Units, no arriba més enllà dels suburbis de Kabul. En els últims dos mesos s’han perpetrat tres atemptats que la policia ens diu que tenen origen islàmic. El primer fou a la meta de la marató de Boston; el segon, en un barri de Londres, i el tercer, a París. Les víctimes no arriben ni a la mitja dotzena. Però la lògica reacció dels EUA, la Gran Bretanya i França ho veuen com una amenaça seriosa perquè la seva procedència prové del radicalisme islàmic que té tantes branques arreu del món.

La guerra contra el terror decretada pel president George W. Bush i les seves teories sobre la guerra preventiva han estat un fracàs estrepitós, després de despeses militars descomunals i de desenes de milers de morts en actes de guerra. Pel camí s’ha dilapidat la suposada superioritat moral d’Occident en escenes tan tenebroses com les de la presó d’Abu Graib, a Bagdad, i l’opacitat procedimental i jurídica de Guantánamo. Ja sabem que en cap guerra hi ha mans innocents i que la primera víctima d’un conflicte és la veritat. El fet és que la força no ha estat suficient per combatre eficaçment el terrorisme que colpejà els Estats Units, Londres, Madrid i altres indrets del món, també allí on hi ha majoria musulmana. No més de deu persones detingudes estan en els casos del terrorisme més canibalesc com el que hem vist amb ganivets sagnants al barri de Woolwich de Londres o el que aquest cap de setmana s’ha perpetrat en un barri de París.

Milers de policies britànics i francesos estan mobilitzats per defensar l’ordre als carrers dels seus països respectius però sense saber gaire qui tenen davant i com han d’actuar per tal de fer front a un perill que és evident però que no està localitzat enlloc.

Els conflictes o les guerres del futur no es lliuraran als camps de batalla, no hi haurà trinxeres, ni artilleria pesant. En tot cas, uns quants drones, artefactes anònims, malèvols i destructius, s’encarregaran de fer la feina bruta dirigida des de sales plenes d’ordinadors i de personal desconegut que no té cap responsabilitat davant ningú i que executarà les ordres provinents de despatxos de polítics que no han de donar explicacions a ningú.

Les guerres passaran per la informació, per la propaganda, pels ordinadors, per les xarxes socials, o per qualsevol nou estri que mantingui entretinguda la població pensant que està ben informada quan, ben al contrari, estarà badant creient-se que ho sap tot quan en realitat només sabrà el que estigui degudament filtrat per les autoritats polítiques i militars pertinents.

Què en sabem, del ciutadà marroquí que ha estat sobtadament deportat al seu país amb l’explicació oficial que era un perill per a la seguretat nacional i que tenia llaços amb cèl·lules d’ensinistrament de terroristes a Barcelona i altres llocs d’Europa? No en sabem res, tot i que des de Catalunya s’ha acusat al govern de Madrid d’haver-lo expatriat perquè simpatitzava amb la causa sobiranista catalana. Ha sortit dos o tres dies a les notícies però no n’hem sabut res més.

En nom de la seguretat es prenen decisions que minven seriosament la llibertat de la gent. Una de les coses que fan millor els governs, els autoritaris però també els democràtics, és administrar bé les pors dels ciutadans. La por, la crisi, la manca de seguretat poden arribar a justificar moltes accions polítiques que van en contra dels drets bàsics de la gent del carrer. La BBC es va disculpar la setmana passada en dir que els que tallaren el cap a un soldat britànic eren musulmans. En aquest sentit és significatiu que els representants de les religions més importants del Regne Unit, també la musulmana, s’apleguessin prop del lloc del degollament per donar un senyal d’unitat i de civilitat davant de la tragèdia que va ser vista per tot el món perquè els autors d’aquella barbàrie es deixaren filmar mostrant del que eren capaços.

Europa sap quin és el perill de posar en el mateix cove minories senceres perquè hi ha una o algunes persones d’aquestes comunitats que han comès delictes horrorosos en un moment concret o en una ciutat determinada. No vull fer una defensa del multiculturalisme que no ha funcionat a la Gran Bretanya, però tampoc puc fer una lloança de la integració que no s’ha produït d’una manera plena a França, Alemanya o Catalunya. El que pensàvem que era el model més idoni, quasi perfecte, s’ha esbotzat amb violències inesperades i molt continuades en un suburbi d’immigrants d’Estocolm i d’altres ciutats sueques. La causa més immediata o més raonable seria la falta d’adaptació d’una immigració que s’ha resistit a integrar-se plenament. Potser sí. Però no es pot perdre el referent social que s’ha aguditzat en temps de crisi i que ha fet desaparèixer el matalàs de cohesió social que era la garantia de la pau política i la convivència.

La crisi que viu el món occidental té molt a veure amb la progressiva desaparició de l’equitat, la justícia social, l’empobriment de molts i l’enriquiment de molt pocs. Tornem a societats semblants a les industrials del segle XIX on els obrers i els amos convivien però tenint sempre molt present la diferència abismal que existia entre propietaris i jornalers. No estem avui davant d’un fenomen semblant entre la precarietat laboral i els que estan instal·lats en el mileurisme permanent en contraposició amb les grans fortunes que es fan sovint amb el sou baix dels que no tenen més remei que treballar sigui quina sigui la remuneració per la seva feina? Tinc la intuïció que les coses aniran de mal en pitjor durant un temps però que arribarà un moment en què la societat protagonitzarà uns canvis que jo no sabria endevinar però que passaran per la creació d’un nou ordre que tingui molt més en compte les persones i s’oblidi de l’hegemonia de les finances, dels diners, del poder econòmic i de la cobdícia d’uns quants que han contribuït a malmetre els avenços que s’havien obtingut en el darrer mig segle.

Vindran temps millors. Però caldrà canviar paradigmes, propiciar l’esforç, la responsabilitat i el sentit del deure i la compassió vers els altres. Com més s’eixamplin les diferències entre els molts que tenen poc i els pocs que tenen molt ens atansarem a un conflicte de conseqüències imprevistes.

Publicat al El Punt Avui el 29 de maig de 2013

8 comentarios

  8 comments for “La política i la por de la gent

  1. Electra
    29/05/2013 at 17:53

    Sr. Foix , es cierto: el clima que realmente existe es de miedo . Es imposible no sentirlo cuando se ven ,cercanos, unos acontecimientos que,a veces, parecen irreales. En mi caso personal yo sustituiría la palabra miedo por la de angustia . Quizá esté enlazando el miedo con la tristeza pero con alguna esperanza añadida. Esperanza que no quiero perder pues creo que sin esperanza no hay vida…….Vd. Sr. Foix nos lo acaba de contar » La Marinada sempre arriba » Tiene razón. Agarrémonos a ella . No la dejemos pasar. Sería una lástima

  2. francis black
    29/05/2013 at 17:37

    Una pequeña fábula
    [Fábula: Texto completo]
    Franz Kafka

    ¡Ay! -dijo el ratón-. El mundo se hace cada día más pequeño. Al principio era tan grande que le tenía miedo. Corría y corría y por cierto que me alegraba ver esos muros, a diestra y siniestra, en la distancia. Pero esas paredes se estrechan tan rápido que me encuentro en el último cuarto y ahí en el rincón está la trampa sobre la cual debo pasar.

    -Todo lo que debes hacer es cambiar de rumbo -dijo el gato… y se lo comió.

    FIN

    http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/euro/kafka/pequenya.htm

  3. 29/05/2013 at 12:03

    Sr.Foix: El negocio del miedo se está imponiendo día a día, los noticieros son una versión corregida y aumentada del famoso diario El caso, experto en sucesos escabrosos…interesa que los ciudadanos estemos temerosos, que desconfiemos unos de otros, que cuando vayamos en el Metro o en el Bus no seamos capaces de fiarnos ni de nuestra sombra, ni de darnos los buenos días…sólo así se explica que a un numeroso grupo de carteristas a los que se les había prohibido el acceso a su lugar de delitos cotidianos, se les haya abierto de nuevo las puertas del suburbano para que puedan ir a trabajar cada día…

  4. Rosamaria
    29/05/2013 at 11:57

    Retornem a l’ època feudal, Sr. foix, …..això si, en lloc d’espases, tenim làsers….però segur que hem avançat com a persones ??…

  5. Rosamaria
    29/05/2013 at 11:45

    Aquest article assenyala les causes de la derrota de les esquerres a Islàndia, subratllant la rellevància d’aquest fet per a altres països europeus.

    VICENÇ NAVARRO

    Para muchas opciones de izquierdas, Islandia era un punto de referencia, mostrando el camino que las fuerzas progresistas debían seguir. Esta visión, ampliamente extendida, estaba basada en una lectura de lo que había ocurrido en aquel país durante el periodo entre 2008 y 2009, cuando la población se rebeló en contra de que el Estado salvara a los bancos que habían llevado el país a la ruina mediante sus actividades especulativas. En lugar de salvarlos, la población exigió que se llevara a los tribunales a los dirigentes de los bancos y al gobierno que los había supervisado y ayudado en sus especulaciones, demandando también que se estableciera una nueva Constitución basada en una amplia participación popular, eligiendo una coalición de un partido de izquierda, el Partido Socialdemócrata, con el Partido Verde, para que se constituyera en gobierno y dirigiera el país en el periodo de Transición. Tal versión de los hechos permitía un optimismo a las fuerzas progresistas y democráticas de otros países europeos que habían experimentado crisis financieras semejantes, consecuencia también del comportamiento especulativo de la banca, facilitado por la desregulación financiera, en boga durante el periodo neoliberal iniciado en los años ochenta. Es más, en esta versión se suponía que si un país tan pequeño como Islandia (320.000 habitantes) había hecho lo que había hecho, otros podrían también hacerlo.

    Cinco años más tarde, sin embargo, la coalición de izquierdas fue masivamente derrotada y salió vencedora la única coalición de partidos de derechas, la misma que había sido prácticamente expulsada del gobierno por considerársela responsable de la enorme crisis que llevó al país al desastre. ¿Por qué? ¿Qué había pasado?

    La respuesta conservadora y liberal

    La respuesta que han dado la mayoría de medios conservadores y liberales a esta pregunta es la de que considera la derrota de las izquierdas a su falta de realismo y experiencia de gobierno que, intentando aplicar medidas utópicas e irreales, antagonizaron a la población, votando de nuevo a aquellas fuerzas políticas más realistas, más pragmáticas y con mayor experiencia gubernamental, terminando con el periodo experimental iniciado en las revueltas bien intencionadas (las derechas siempre son muy condescendientes hacia las izquierdas y hacia los movimientos sociales) pero excesivamente ingenuas y poco realistas, del periodo 2008-2009. La votación en la última elección, pues, traduciría una vuelta a la realidad.

    Tal versión muy sesgada a favor de las derechas carece, sin embargo, de credibilidad. Lo que ha ocurrido es muy distinto a lo que se refleja en esta versión de los hechos. En realidad, es casi opuesto a lo que tales voces indican. Lo que pasó fue un indicador más del desfase entre los movimientos sociales que tuvieron un enorme impacto en lo acaecido en el periodo 2008-2009 y los partidos políticos con representación parlamentaria, incluyendo los de izquierda, que intentaron canalizar tales movimientos. Este desfase y distancia explica que, una vez elegidos, los partidos gobernantes de izquierda (el Partido Socialdemócrata y el Partido Verde), aunque sensibles a algunas de las demandas de los movimientos sociales y del enorme movimiento popular, siguieron políticas distintas, e incluso opuestas, a las que tales movilizaciones habían exigido, creando una gran frustración y decepción, que explica su merecida derrota en las últimas elecciones, las primeras en las que la población pudo expresar su desagrado. Veamos los datos.

    El colapso de los tres bancos (que se dejaron colapsar por parte del Estado) –Glitnir, Kaupthing y Landsbanki- en 2008 era inevitable y hubiera sido imposible para el Estado poder absorber su deuda (que era diez veces mayor que su PIB). La exigencia del Fondo Monetario Internacional (FMI) de que Islandia pagara a los acreedores –principalmente bancos británicos y holandeses- era irrealizable. De ahí el enfado e indignación de la mayoría de la población que salió a la calle. Tal exigencia del FMI era, además, profundamente injusta, pues demandaba que fuera la población islandesa la que pagara a los acreedores por deudas contraídas por responsables bancarios islandeses en complicidad con personalidades políticas, que carecían de mandato popular para llevarlas a cabo (una situación idéntica a la ocurrida, por cierto, en España).

    En respuesta a este enfado, la estructura de poder (banqueros, magnates de flotas pesqueras y grandes empresas) se vio en la necesidad de ceder, pues la situación había alcanzado niveles amenazantes para sus intereses. Pero su intento se basó en diluir la aplicación de tales exigencias. Un banquero, por ejemplo, fue llevado a los tribunales, pero muchos otros (la mayoría) salieron ilesos. Y la coalición elegida contribuyó en gran manera a esta dilución. Lo que los conservadores y liberales definieron como realismo era una moderación y practica pactista parlamentaria que frustró a los movimientos sociales que les votaron. Ni que decir tiene que tal coalición hizo reformas que paliaron algo la situación desastrosa que la crisis había creado entre la clase trabajadora. (ver Laurie Penny “Iceland’s elections: A shattered fairy tale”, New Stateman, 08/05/2013).

    El desfase entre el Nuevo gobierno y los movimientos sociales

    Pero el gran error de la coalición gobernante fue creer que el futuro de Islandia estaba en la Unión Europea. Tal creencia estaba reflejada en su programa electoral, elemento no compartido por la mayoría de la población, que estaba en contra de la integración de Islandia en la UE. La coalición de izquierdas que se había opuesto a las exigencias del FMI (a que se pagara a los acreedores europeos) aceptaba ahora, en cambio, las políticas de austeridad que dictaba la Troika (el mismo FMI junto con el Banco Central Europeo y la Comisión Europea) como condición para su entrada a la Unión Europea. La aceptación de tales prácticas de austeridad fue la causa de la enorme frustración y desencanto de la población hacia el gobierno de coalición de izquierdas y su posterior derrota electoral. Fue este movimiento a la derecha del gobierno de izquierdas el que causó su fracaso electoral, tal como ha ocurrido en todos los gobiernos de izquierda que han seguido tales políticas de austeridad en la UE (ver José M. Tirado “Iceland’s Crippling Elections”,CounterPunch, 29.04.13). Este gran desfase entre los movimientos sociales (que exigían cambios más profundos, e incluso opuestos en algunos puntos importantes, a los que se estaban realizando) por una parte, y los partidos de izquierda (que se caracterizaron por su gran moderación y escasa vocación transformadora, temerosos de enfrentarse con la estructura de poder del país) por la otra, originaron este debacle electoral. Contribuyó a ello la desmovilización de los movimientos sociales tras la elección del gobierno de coalición de izquierdas.

    Fue esta derrota de las izquierdas la que causó la victoria de las derechas, las cuales no compartían el entusiasmo de las izquierdas por la Unión Europea. El partido mayoritario dentro de las derechas era el partido agrícola y de la pesca, temeroso de la integración en la UE. Y un elemento central de sus campañas fue prometer reducir el enorme endeudamiento familiar a base de concesiones públicas que, con carácter de rentabilidad, tenían gran atractivo popular. Ahora bien, la mayor causa de la derrota de la coalición de izquierdas fue la enorme decepción que sus políticas crearon. País tras país, partidos gobernantes de izquierda han sido expulsados del poder por aplicar políticas de austeridad que carecían de apoyo y mandato popular. Así de claro.

Comments are closed.