La campaña del Mediterráneo

Barco de Refugiados hundido en las costas italianas hace unos días

Barco de Refugiados hundido en las costas italianas hace unos días

Es infrecuente trasladar la campaña electoral a países lejanos. Albert Rivera ha pasado unos días en Venezuela para presenciar el autoritarismo del régimen de Maduro, la falta de libertades, los presos políticos y la precariedad de alimentos y medicinas.

Todo lo sabíamos. Antes de él habían pasado por Caracas Felipe González y Rodríguez Zapatero. La visita a Rivera tenía también como objetivo poner en cuestión la independencia de Pablo Iglesias y de Podemos respecto al chavismo. Para atacar a Podemos se acude a Venezuela.

Que Caracas sea el centro de la campaña electoral del próximo 26 de junio no es normal. No ocurre en muchos países democráticos. Si hay que trasladar la campaña fuera de nuestras fronteras cabría también acudir a lugares más cercanos. Las costas griegas e italianas en las que arriban miles de refugiados, migrantes económicos, pobres de la tierra… bien merecerían una visita de los candidatos de los grandes partidos.

Simplemente para comprometerse a aceptar los refugiados que la Unión Europea ha asignado a España. Rajoy podría haber visitado Lesbos o Lampedusa. Lo mismo Pedro Sánchez o Pablo Iglesias. En todo caso, podrían todos hacer más presión a Europa para que no de la espalda a tantos cientos de miles de personas que van en busca de refugio y de dignidad. La campaña del Mediterráneo, este cementerio repleto de cadáveres, sería tanto o más útil.

La dimensión europea de esta campaña es pequeña. Hay demasiada confrontación interna para pensar en las ideas motrices que tanto han contribuido a la transición y a la democracia españolas. Para combatir a Podemos hay que hacerlo en las plazas españolas, con argumentos, con programas, con liderazgo y con ideas.

 

5 comentarios

  5 comments for “La campaña del Mediterráneo

  1. Olivia
    30/05/2016 at 01:14

    Me parece estupendo q A Rivera viaje, es lo q le toca hacer. El 11 d Mayo estuvo visitando un campo de refugiados en Grecia, tomamdo impresiones e información de primera mano de ACNUR. Lo mismo en Venezuela.

  2. José A. García
    28/05/2016 at 19:43

    Cambiar las incercias cainitas de España no es asunto fácil. Pensar más allá de las ideas de cada partido tampoco parece fácil. Ayudar a quién lo necesita si no obtienes réditos resulta poco atractivo. Obervar estas conductas frusta muchas esperanzas.

    Europa vuelve, y España también, a sus viejos demonios y la demagogia es un recurso muy fácil para los que son incapaces de crear ilusiones y esperanzas.

  3. 28/05/2016 at 13:02

    Sr.Foix: lo de los refugiados sirios ya clama al cielo, no sé cómo no se les cae la cara de verguenza a algunos que tardaron dos segundos en intervenir en un país, en el que decían que había armas de destrucción masiva y permiten ahora esta otra destrucción masiva de personas…lo de las visitas a Venezuela de algunos, lo de los cobros de Venezuela de millones de euros de otros, lo de las declaraciones del inmaduro presidente venezolano y lo del cariz que está tomando esta campaña electoral, creo que para entenderlo estamos llegando a límites cannábicos…

  4. Albert
    28/05/2016 at 09:15

    Sr. Foix: Leido su artículo. Estoy totalmente de acuerdo. Solamente acierto en decir por triplicado : VERGONYA !!!…VERGONYA !!!…VERGONYA !!!… para el ser humano y su comportamiento…

    • Àfrica
      29/05/2016 at 20:43

      I jo encara diria més,Abert….VERGONYA !

Comments are closed.