El desconcertante mal menor

Javier Fernández, presidente de la gestora del PSOE, ante el difícil dilema de investir a Rajoy o ir a nuevas elecciones.

Javier Fernández, presidente de la gestora del PSOE, ante el difícil dilema de investir a Rajoy o ir a nuevas elecciones.

La teoría del mal menor se ha instalado en la política española, que devora a quienes se atreven a ir contra corriente haciendo valer sus convicciones, que por ser de difícil cumplimiento descabalgan a sus promotores. Pedro Sánchez tenía un punto de orgullo al proclamar el no rotundo a una investidura de Mariano Rajoy. La militancia le seguía, pero sus colegas del comité federal le obligaron a abandonar su cargo saliendo por el garaje tras un día de amargas tensiones en las que los partidarios del mal menor no aceptaban la primacía ideológica sin contar con los votos necesarios.

Los socialistas pueden investir a Rajoy con una abstención vergonzante de una docena de diputados o precipitar unas terceras elecciones en un año con el riesgo de perder más escaños y más votos situando al histórico PSOE más alejado todavía del Partido Popular. El partido anda lógicamente dividido y, en cualquier caso, el electorado no le va a premiar si las enemistades radicales entre barones y viejas glorias siguen abiertas y sometidas al gran público.

Es un error cargar toda la responsabilidad en un partido que ha gobernado más tiempo que ningún otro en los últimos cuarenta años. Los focos de la inestabilidad se centran en los socialistas y sus crisis internas sin reparar en que el Partido Popular de Rajoy no ha querido bajar al terreno de las negociaciones y los pactos serios con ninguna otra formación.

Las revelaciones de Francisco Correa en la apertura del juicio oral del caso Gürtel no pueden quitarse de en medio. Constituyen un freno para la complicidad de los socialistas en la investidura y son una vergüenza para el Partido Popular, que no sabe cómo salir al paso de las evidencias que el corrupto confeso va vomitando ante el tribunal con una tranquilidad asombrosa.

Un país que ha tenido un personaje viviendo en la sede de Génova en los tiempos de José María Aznar –son palabras del propio Correa– necesita un barrido a fondo y entrar en quirófano para destirpar el mal causado por la corrupción, que movía los millones como si fueran calderilla.

Nada humilla más que la pobreza y no hay pobreza que humille más que la que se padece en medio de gente inclinada al enriquecimiento rápido en un ambiente de jolgorio de fortunas y gratificaciones fabulosas construidas de la noche a la mañana, sin escrúpulos y en una estructura corrupta aceptada como algo normal.

Es difícil medir los grados de corrupción y más complicado todavía pretender que se trata de una plaga que sólo afecta a los otros o cuya responsabilidad es únicamente de los que mandan. Erradicar la corrupción, mucho más que la formación de gobierno, es una prioridad. Hay que reconocer que la justicia actúa, tarde y con pocos medios, pero actúa. La justicia en estado puro no existe en ninguna parte. Pero ver que el partido del Gobierno en funciones es juzgado y retransmitido en directo por televisión en los momentos en que su imagen no puede ser más ensuciada por los abusos y corruptelas de hace pocos años es reconfortante. El poder ejecutivo siempre intenta actuar sobre el judicial y los jueces de causas relacionadas con la política podrían avergonzarse y avergonzarnos de casos en los que esta presión ha dado resultados. En todo caso, hay que reconocer que muchos poderosos del ámbito político o civil han tenido que responder de sus delitos ante los tribunales. Proclamar abiertamente que la justicia española, así en general, está sometida al poder político me parece una exageración.

Se da la paradoja, además, de que el caso Gürtel y las revelaciones escandalosas que ha hecho Francisco Correa afecten más a la atribulada gestora de la calle Ferraz, con Javier Fernández a la cabeza, que al partido que hizo rodar los millones de forma fraudulenta y desenfrenada. Desviar la atención insinuando que se trata de cuestiones de la era Aznar o que los hechos ya son muy antiguos me parece una respuesta irresponsable.

Nadie puede presumir de anteponer los intereses del país a los de su propio partido. Pero es hora de hacer unesfuerzo para buscar la solución del desconcertante mal menor y no ma­rear más al personal con unas terceras elecciones.

No hay que repudiar las armonías porque la sociedad en la que vivimos no es sino un gran contenido de armonías, de matices, de cesiones y de reivindicaciones. Las armonías personales y colectivas abarcan los gestos y las actitudes, los miedos y los orgullos heridos.

Para abandonar la calle sin salida en la que se encuentra la política española y también la catalana es preciso hacer un borrado general, volver a empezar, respetar las ideas de los otros y recuperar el espíritu realista, que suele hacer posible lo que parecía del todo imposible. El sistema está gastado, hace aguas y crea tensiones que malgastan muchas energías.

El próximo gobierno, tanto el que pueda salir in extremis a final de mes como el que venga tras otras elecciones, no puede actuar solo. Será necesario el concurso de todos los partidos, agentes sociales, sociedad civil y ciudadanos para construir una alternativa que asegure la convivencia política y la cívica. Así no vamos a ninguna parte.

Publicado en La Vanguardia el 19 de octubre de 2016

 

12 comentarios

  12 comments for “El desconcertante mal menor

  1. Sinera
    21/10/2016 at 19:34

    «Pero es hora de hacer un esfuerzo para buscar la solución del desconcertante mal menor y no ma­rear más al personal con unas terceras elecciones.«…

    I com pot arribar a ser de contradictori en un mateix article, benvolgut!

  2. Olivia Sola
    21/10/2016 at 16:12

    Una abstención a Rajoy no es vergonzante en absoluto , es lo que siempre ha procedido. Y pasar a trabajar y a votar con honradez en el Parlamento. Decir q la corrupción q se juzga es de la època de Aznar, equivale a minimizarla en cuanto a que indicaría q ahora no se produce. Esperemos q sea asi. Un sño sabático para la política del Estado. Espero q haya sido para bien.

  3. Rosamaria
    20/10/2016 at 10:22

    Tal i com diu el Sr. Foix, és més prioritari acabar amb la corrupció, que formar un govern, per tant, perque tanta oposició a Pedro Sánchez ??, la única cosa pretenia aquest señor, era impedir que els corruptes tornessin a gobernar. Ojalà el PSOE faci unes primaries i torni a gunayar Pedro Sánchez…..és el millor que els hi podría pasar…a ells i a nosaltres….

    • Sinera
      21/10/2016 at 19:34

      Amb tu, Rosamaria.

  4. 20/10/2016 at 09:28

    Sr.Foix: Creo que ya no estamos en ninguna parte…ni con el GPS les localizo…el sistema necesita un antivirus y un reset ya mismo…

  5. Albert
    20/10/2016 at 07:50

    Sr. Foix : El PSOE está tan desacreditado y desmembrado como …CIU, …i el PP…idem de idem. Que no se hagan ilusiones ni los citados, ni tampoco los partidos que aspiran también al poder y a la riqueza del Estado.
    Porque recordemos una vez más, que …» El poder corrompe »
    Y la codicia y la corruptosis aun más.

    Ejemplo : El tren de alta velocidad AVE, Madrid-Sevilla. Epoca PSOE. Presupuesto inicial : X, Coste real al terminar : XX. El doble de coste.

    El tren de Alta velocidad por el tan demandado, tan solicitado y tan necesario para el transporte de mercancias desde Europa, sur de Europa, España y Africa del Norte y viceversa. Solicitado encarecidamente por la empresa multinacional FORD, de Almusafes ( Valencia ). Solicitado, aconsejado y exigido por la UE.

    Aconsejado encarecidamente por los beneficios al Comercio , la Economia y porlo tanto la creación de puestos de trabajo, consumidores, cotizantes al Estado y a la Seguridad Social, ect.

    Pero no. Han transcurrido 30 años, durante los cuales PP y PSOE, han hecho caso omiso ante esta necesidad vital para España. En cambio mientras se han creado aeropuertos innecesarios totalmente. Como también lineas de AVE muy costosas y casi nada viajadas por persona alguna.

    Esto ha sido debido a la corruptosis institucional. No hay otra explicación que lo justifique. Como tampoco tienen explicación obras inproductivas, muy costosas en milloones y millones de euros, pero no husadas. Incluso Hospitales., ect.ect. Y lo dejo aqúi. Porque el abuso de poder, debido a la corruptosis, ha vaciado las arcas del Estado y ha hipotecado el presente y el futuro de nuestros hijos y nietos.

    Y luego con los sueldos, privilegios y prebendas que cobran sus señorias, han transcurrido 9 años, desde el rebenton de la burbuja de la construcción a mansalva y aún estamos asi…» Sin gobierno y sin ideas »

    Mientras los poderos paises emrgentes como China, han aprovechado la ocasión sabiamente …y se han ido introduciendo silenciosamente en España, comprando con sus millones y millones de dolares y euros, todas las voluntades, todos los comercios que les ha dado la gana y además sus bazares y sus toda clase de productos fabricados en China.

    Y España sigue durmiendo la siesta de los Panzacontentos, frescales y tolerantes de la criminal Corruptosis institucional.

    VERGONYA !!!…VERGONTA !!!…VERGONYA !!!…

    • Albert
      20/10/2016 at 08:11

      P.D. Mas de 3.000.000.000 de personas, en el mundo, viven en la pobreza, la miseria, elhambre, la sed y finalmente muchos sde ellos, mueren por inanición total, ect.
      Mientras miles de privilegiados viven en la opulencia, panzacontentos, frescales e inhumanamente insensibles ante este hecho real y comprovable.

      Unos comen demasiado y los otros … No comment.

  6. Àfrica
    19/10/2016 at 23:31

    Sr Foix: si Correa hubiera hecho las declaraciones antes de las elecciones….sacan mayoría absoluta

    • 20/10/2016 at 09:26

      Era la correa de transmisión económica Àfrica…

      • Àfrica
        20/10/2016 at 14:13

        Ja ni de pandereta,no sóc d’eixe món….diacríticament…

    • Rosamaria
      20/10/2016 at 10:18

      …això que dius Àfrica és el que sorprén més, és el més escandalós de tot, el més vergonyós de tot i el que ens diu en quina mena de país estem….

      • Àfrica
        20/10/2016 at 13:55

        Ja ni de pandereta,no sóc d’eixe món….diacríticament…

Comments are closed.